Colombia: el estado cipayo

Amenazada Venezuela por inminente acuerdo militar entre Colombia y EEUU

ABN

uribe

Nuevamente las relaciones de Venezuela con Colombia entran en revisión, y esta vez en condición de alerta, luego de que el Gobierno de Bogotá admitiera oficialmente que negocia con Washington un acuerdo para la instalación de contingentes militares estadounidenses en por lo menos tres bases de la Fuerza Aérea colombiana y en dos de la armada. El Gobierno colombiano, siguiendo razonamientos de Washington, dice que la presencia de militares estadounidenses en bases colombianas no necesita aprobación del Congreso. El Ministro de Defensa, Freddy Padilla, manifestó que los expertos asesores norteamericanos en el tema de la cooperación militar, consideran que el Congreso colombiano no tendría que aprobar esta ayuda, porque la misma formaría parte de un convenio ya existente.

Casi al filo de la media noche del lunes 20 de julio, el presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció que había ordenado la revisión de las relaciones con el vecino país, por considerar que ese proyecto representa una amenaza para la seguridad de Venezuela.

El proyecto colombo-estadounidense fue sacado a luz por la revista neogranadina Cambio, en su edición del pasado 02 de julio, hecho que fue criticado por el ministro de Defensa de Colombia, Freddy Padilla.

El ministro dijo: «Rechazo y critico a los colombianos o estadounidenses que filtraron esa información, porque este es un acuerdo entre dos naciones serias, que se hace con la reserva debida por lo delicado del tema».

El semanario reveló que las conversaciones, llevadas subrepticiamente por las partes, están en su fase final y que el acuerdo al cual se arribará, tendrá una duración de 10 años.

La quinta y última ronda de negociaciones se llevará a cabo en Washington, a principios de agosto, ha dicho la fuente periodística

Señala asimismo, que el convenio tiene la finalidad de «suplir» las operaciones de la estratégica base estadounidense de Manta, en el Pacífico ecuatoriano, la unidad militar de Estados Unidos más importante en Latinoamérica, cuyas actividades deben cesar el próximo mes de septiembre, luego de que el Gobierno del presidente Correa se negara a renovar la vigencia del tratado que lo hizo posible.

Nueva concepción estratégica

Las tareas de control y vigilancia que sobre el movimiento de los insurgentes colombianos, el tránsito del narcotráfico y las operaciones militares de los gobiernos del área, venía haciendo el Comando Sur de Estados Unidos, desde la base de Manta, serán asumidos por las nuevos establecimientos norteamericanos en Colombia.

Se trata de una nueva concepción estratégica que descentraliza las operaciones focalizadas en Manta para redistribuirlas, con nuevas funciones, mayor penetración e igual alcance, en puntos específicos del territorio colombiano.

Bases colombianas

De acuerdo con lo revelado por el semanario Cambio y con lo admitido por el gobierno de Bogotá, son cinco las bases involucradas en la negociación.

Tres de la Fuerza Aérea: «Malambo», al sur de Barranquilla, en el norte colombiano; «Palanquero», en el Departamento de Cundinamarca,en el centro del país, y «Apiay», al sur, en el Departamento del Meta.

Los otros dos puntos son dos bases de la Armada: Málaga, en el Pacífico, y Cartagena en el Caribe (Atlántico).

Palanquero como eje

La base «Capitán Germán Olano», ubicada en «Palanquero», en el departamento de Cundinamarca, en el centro del país, será el eje operacional del acuerdo.

Esta base, sede del Comando de Aéreo de Combate Nº 1 (CACOM 1), de la Fuerza Aérea colombiana , tiene una pista de aterrizaje de 3.500 metros, mucho mayor que la de Manta que es de 2.900 metros, donde pueden despegar y aterrizar tres aviones al mismo tiempo.

Está provista de cerca de 60 aviones, entre los cuales destacan el grupo de Mirage 5, de fabricación francesa , y el Kfir, de factura israelí. Además cuenta con » barrera de frenado», un sistema de redes que detiene al avión que aterriza a altas velocidades.

Palanquero es un complejo militar que puede hospedar a 2.000 hombres, con casino, supermercado, hospital, teatro, y dos hangares que pueden albergar entre 50 y 60 aviones, cada uno.

Las otras son «Malambo», ubicada en un poblado que coexiste en conurbación con Barranquilla, al sur de esta ciudad de la costa Caribe, cerca de la Guajira venezolana, sede del Comando Aéreo de Combate Nº 3 (CACOM 3), y «Apiay», en la población de Villavicencio, en el Departamento del Meta, asiento del CACOM 2.

Las bases navales incluidas en el proyecto, como dijimos, son: Cartagena, en el Caribe colombiano, y Málaga, en el Océano Pacifico.

La legalidad

 

Este lunes 20 de julio se reiniciaron las actividades legislativas en el Congreso colombiano. Los liberales plantearon la discusión del tema de la presencia estadounidense en las bases colombianas.

Se anunció la citación a cámara de tres ministros para que expliquen la situación que ha comenzado a generar consecuencias, y que, según varios legisladores, es violatoria del Artículo 173 de la Constitución Nacional de Colombia, que sólo permite el tránsito por el territorio nacional de contingentes militares extranjeros, previa aprobación del Senado.

Los ministros que han sido llamados son Fabio Valencia Cossio, de Relaciones Interiores; Jaime Bermúdez, de Relaciones Exteriores, y Freddy Padilla, de la cartera de Defensa.

Pero el Gobierno colombiano, siguiendo razonamientos de Washington, dice que la presencia de militares estadounidenses en bases colombianas no necesita aprobación del Congreso.

El Ministro de Defensa, Freddy Padilla, manifestó que los expertos asesores norteamericanos en el tema de la cooperación militar, consideran que el Congreso no tendría que aprobar esta ayuda, porque la misma formaría parte de un convenio ya existente.

Y subrayó además, que las aeronaves que ingresen al país en el marco de este acuerdo son de cooperación técnica y no estarán equipadas con armamento de ataque.

«Este acuerdo -expresó- es más de lo mismo. Hace parte de la misma cooperación, además, es un acuerdo que contempla la Constitución de Colombia.

Por su parte, el presidente Uribe dijo a la prensa: «…obtener acuerdos con países como los Estados Unidos, para que , con todo el respeto a la Constitución colombiana, a la autonomía de Colombia, nos ayude en esta batalla contra el terrorismo, contra el narcotráfico, es de la mayor conveniencia para el país».

Soldados y dólares

El nuevo acuerdo militar que discuten Colombia y Estados Unidos, contempla la presencia en suelo colombiano de otros 1.400 efectivos militares: 800 soldados y 600 contratistas, en un estatus legal que debe dirimir el asunto de la inmunidad de ese personal ante la justicia de Colombia.

Asimismo, el acuerdo contemplaría un desembolso de 5 mil millones de dólares por parte del gobierno de Washington, durante los 10 años de vigencia del acuerdo.

Alcance aéreo y marítimo

La base de «Palanquero», eje de este convenio, situada en Cundinamarca, permitirá a las fuerzas militares de EE.UU, continuar operando los aviones radar AWAC E3 y los aparatos de reconocimiento P3, que desde Manta, en el Pacífico, han sobrevolado toda la región del norte de Suramérica.

Es por eso que a esta base aérea, descertificada por Washington, luego de que en 1999 partiera de allí la misión que bombardeó el caserío Santo Domingo, en Tame, Arauca, causando la muerte de 18 campesinos, le ha sido restituida su condición de receptora de ayuda financiera para la lucha contra el «narcoterrorismo».

El convenio contempla también la presencia en aguas cercanas a Colombia, de un portaaviones de la armada de Estados Unidos.

Interrogado por la prensa sobre este punto, el Ministro Padilla dijo que era posible, aunque dijo que eso podría ocurrir, incluso, si no se firma el acuerdo.

«El portaaviones lo señalan en aguas internacionales, es decir, que con o sin acuerdo puede estar ahí», puntualizó.

La amenaza sobre Venezuela

Las cinco bases colombianas que albergarán contingentes militares estadounidenses, incrementarán la amenaza potencial que, hasta ahora, han significado para Venezuela.

Están dispuestas de tal manera, que cubren de norte a sur el flanco occidental del país, de la siguiente manera: Al norte, en aguas del Caribe colombiano y a la altura de la Guajira venezolana, la base naval de Cartagena.

Un poco más abajo, también muy cerca de la frontera del Estado Zulia, la base aérea de Malambo, sede del CACOM 3.

En el centro de Colombia, Cundinamarca, a nivel del Táchira y Barinas, la base de «Palanquero», sede del CACOM 1.

Al sur, en el Departamento del Meta, a nivel de los estados Apure, Bolívar y Amazonas, la base aérea de Apiay, asiento del CACOM 2.

Y más al sur, la base naval de Magdalena, en el Pacífico colombiano, completando el barrido completo del flanco occidental de Venezuela.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.