#QuiénElige? : Los gritos del silencio

Artículo recomendado: Sin palabras

A lo largo de este traumático viernes, cada acción tocó un punto neurálgico del dolor que produce la actualidad argentina.

En un día que conmueve, la Fuerza Artística de Choque Comunicativo – un grupo que reunió a más de 500 artistas autoconvocados- realizó una serie de manifestaciones artísticas y coordinadas en todo el país bajo la consigna #QuiénElige?. Con máscaras de pájaros de mal agüero y una banda sonora, señalaron cuatro símbolos del poder: los tanques petroleros en Comodoro Rivadavia; la residencia de los Blaquier en Ledesma, Jujuy; el Escuadrón n° 36 de Gendarmería en Esquel; y el Congreso Nacional, en Buenos Aires. La última acción, cargada de la noticia de que el cuerpo hallado pertenece a Santiago Maldonado, desbordó en llantos, aplausos y reacciones que catalizaron un sentimiento colectivo. Cómo fueron las acciones en cada lugar, quiénes es la FACC y cómo es el arte cuando ataca.

Una pregunta inquietante comenzó a poblar las calles de la ciudad de Buenos Aires desde el miércoles por la madrugada: #QuiénElige? decía el afiche acompañado por un dibujo de una máscara de pájaro de mal agüero. Recién dos días más tarde, hoy, se conocería la línea que conecta la campaña gráfica con la acción concreta en cuatro puntos cardinales del país.

La FACC es un grupo artístico que realiza acciones en el espacio público desde el 2016. Esta vez, trabajó en silencio durante meses junto a artistas de cuatro ciudades distintas (Comodoro Rivadavia, Libertador General San Martín, Esquel y Buenos Aires) llegando a reunir más de 500 personas involucradas en esta acción coordinada y pautada para el viernes 20 de octubre, dos días antes de las elecciones legislativas.

#QuiénElige ?  sintetizó así una pregunta artística que se encargó de señalar puntos claves del poder, bajo tres lemas contundentes:

Comodoro Rivadavia: “Esto es dictadura corporativa”.

Ledesma: “Esto es explotación asesina”

Esquel: “Esto es terrorismo de Estado”.

La acción en Buenos Aires, frente al Congreso Nacional, reunió las tres consignas y sintetizó la carga simbólica y concreta que tuvieron las cuatro acciones encadenadas. Fue, también, la más grande: reunió por sí misma a más de 200 artistas y una banda de músicos que crearon un sonido ambiente de película de terror.

Y, de pronto, el silencio.

Un silencio que grita una pregunta:

#QuiénElige ? Seguir leyendo “#QuiénElige? : Los gritos del silencio”

Anuncios

Eduardo Galeano: Curso básico de racismo y machismo*

saudaderadio.com

*Fragmento  Eduardo GaleanoPatas arriba: la escuela del mundo al revés.

Por algo fueron mujeres las víctimas de las cacerías de brujas, y no sólo en los tiempos de la Inquisición. Endemoniadas: espasmos y aullidos, quizá orgasmos, y para colmo de escándalo, orgasmos múltiples. Sólo la posesión de Satán podía explicar tanto fuego prohibido, que por el fuego era castigado. Mandaba Dios que fueran quemadas vivas las pecadoras que ardían. La envidia y el pánico ante el placer femenino no tenían nada de nuevo. Uno de los mitos más antiguos y universales, común a muchas culturas de muchos tiempos y de diversos lugares, es el mito de la vulva dentada, el sexo de la hembra como boca llena de dientes, insaciable boca de piraña que se alimenta de carne de machos. Y en este mundo de hoy, en este fin de siglo, hay ciento veinte millones de mujeres mutiladas del clítoris.

  No hay mujer que no resulte sospechosa de mala conducta. Según los boleros, son todas ingratas; según los tangos, son todas putas (menos mamá). En los países del sur del mundo, una de cada tres mujeres casadas recibe palizas, como parte de la rutina conyugal, en castigo por lo que ha hecho o por lo que podría hacer:

  —Estamos dormidas— dice una obrera del barrio Casavalle de Montevideo. —Algún príncipe te besa y te duerme. Cuando te despertás, el príncipe te aporrea.

  Y otra:

  —Yo tengo el miedo de mi madre, y mi madre tuvo el miedo de mi abuela.

  Confirmaciones del derecho de propiedad: el macho propietario comprueba a golpes su derecho de propiedad sobre la hembra, como el macho y la hembra comprueban a golpes su derecho de propiedad sobre los hijos.

  Y las violaciones, ¿no son, acaso, ritos que por la violencia celebran ese derecho? El violador no busca, ni encuentra, placer: necesita someter. La violación graba a fuego una marca de propiedad en el anca de la víctima, y es la expresión más brutal del carácter fálico del poder, desde siempre expresado por la flecha, la espada, el fusil, el cañón, el misil y otras erecciones.

Fuente: http://www.saudaderadio.com/2017/08/eduardo-galeano-curso-basico-de-racismo.html

Fuente de ilustración: Esta tira pertenece a “Mafalda” de Quino.

FACC. #FemicidioEsGenocidio: una acción poética y un mensaje contundente a los tres poderes del Estado.

La vaca.org

#FemicidioEsGenocidio

Fue la acción artística en el espacio público más conmovedora de los últimos tiempos. Ciento veinte  mujeres miran de frente -en silencio y en posición firme-los edificios que representan los tres poderes del país. Se paran frente a la Casa Rosada, Tribunales  y el Congreso Nacional. Son 120, dijimos, y esa sola cifra impacta, pero los femicidios que se cometieron en lo que va del año son más: 133. ¿Impacta esa cifra? ¿Cómo? ¿Dónde? Son preguntas importantes para comprender el significado de esta acción. La necesidad de señalar que hay tres poderes del Estado que no reaccionaron y por eso este mensaje, escrito con los cuerpos y un grito estremecedor.

La acción comienza de a poco. Mujeres paradas frente a los edificios que representan a esos tres poderes. Una orquesta,  conformada por otras doce mujeres, toca entonces música de cámara. Alertan así a los que pasan por la calle que algo está por suceder. Los atrapa.

Hombres y mujeres de paso quedan en silencio,  mirando absortos  lo que está por suceder.

Qué nos dijeron:

El golpe de un tambor marca el cambio en la escena. Las mujeres comienzan a desnudarse. Quedan expuestas al frio, a las miradas, a la interperie. Lentamente, de a una, de a tres, de a seis, vana conformando dos pilas de cuerpos inertes, rodeadas de otros cuerpos que se desparraman sin vida por la acera.

La voz de una mujer con megáfono comienza a recitar entonces un discurso que hilvana fragmentos de tres poesías – Nombremos a todas, de Paula Heredia (Córdoba); Otro sí digo, de Gabriela Robledo (Córdoba); India, Patricia Karina Vergara Sánchez (Méjico)- con datos extraídos de Taringa que informan algunos de los métodos que fueron utilizados para asesinar mujeres. El discurso se clava como un cuchillo en la garganta de quienes escuchan.

Dice así:  Seguir leyendo “FACC. #FemicidioEsGenocidio: una acción poética y un mensaje contundente a los tres poderes del Estado.”

FACC. Genocida suelto: Estado cómplice ayer y hoy

LaVaca.org

#GenocidaSuelto

“¿Por qué llorás?, le preguntó una nena a una de las artistas al terminar la performance. La caravana poética transmitía con los cuerpos y las lágrimas eso: la impunidad duele.

Un grupo de artistas de FACC (Fuerza Artística de Choque Comunicativo) realizó una manifestación poética en el barrio de Belgrano, uniendo en una caravana 5 domicilios de genocidas que cumplen en sus casas condena por delitos de lesa humanidad. Más de 150 jóvenes fueron convocados por redes sociales para acompañar a los artistas que organizaron la marcha. Son los mismos que durante toda la semana se plantaron frente a distintos ministerios, la Nunciatura y la Casa Rosada vestidos de pájaros de mal agüero y con una consigna #EstoHueleMal. Ayer, sumaron otro mensaje: “Genocida suelto: el Estado es cómplice, ayer y hoy”.

En vivo y en directo

La caravana poética se trasmitió en vivo desde cuatro puntos de la ciudad en vivo, proyectadas sobre:

  • Gurruchaga y Santa Fe, sobre una comisaria frente al Botánico.
  • Defensa y Belgrano
  • Lacroze y Delgado
  • Sarmiento y Paraná, sobre la fachada trasera del Teatro San Martín.

Entre domicilio y domicilio, la transmisión completaba la espera con la información sobre los genocidas que serían marcados.

Puerta 1: Néstor Horacio Falcón

  • Ex jefe del Batallón de Comunicaciones 601 de City Bell.
  • Fue condenado a 12 años de prisión por considerarlo autor penalmente responsable del delito de asociación ilícita en el marco del denominado Plan Cóndor.
  • Fue condenado por el delito  de privación ilegitima de la libertad cometida por funcionario público con abuso de sus funciones en perjuicio de Elba Lucia Gándara Castromán. Elba tenía 33 años y 4 hijos. Fue secuestrada el 18 de febrero de 1977, en su domicilio de la calle Hilario Lagos 466, de Florencio Varela, Provincia de Buenos Aires. Se la mantuvo clandestinamente en cautiverio en el Regimiento Séptimo de Caballería, que dependía del comando operacional del Primer Cuerpo de Ejército y luego en el centro clandestino llamado Vesubio. Fue torturada. Su esposo narró cómo le hicieron presenciar la sesión de tortura a la que la sometieron. Luego de dos meses de cautiverio él fue liberado. Sus torturadores le dijeron que tenía que irse de Argentina con sus hijos. Antes, le permitieron despedirse de Elba, que aun continua desaparecida.
  • Falcón fue también condenado por ser el máximo responsable del operativo que terminó con dos personas muertas y el secuestro de 3 niños, en el ataque a una casa del barrio Villa España de Berazategui, en 1977. Los documentos militares y los testimonios de los niños durante el juicio probaron que en ese operativo mataron a su madre, María Nicasia Rodríguez, y a Arturo Alejandrino Jaimez, un hombre que vivía junto a ellos, ambos militantes de la organización Montoneros. El cuerpo de la mujer fue enterrado como NN e identificado en 2007, mientras que Jaimez permanece desaparecido. Los niños fueron separados. La mayor, de 12 años, padeció un periplo de tres meses por centros clandestinos del sur del Gran Buenos Aires, mientras que su hermano de 10 y la beba un año y medio fueron derivados a la Policía bonaerense y finalmente entregados a su familia biológica.

Seguir leyendo “FACC. Genocida suelto: Estado cómplice ayer y hoy”

¿Nuestro pasado en peligro?

Lucila Svampa  (CONICET/IIGG-UBA)

Revista Bordes

nuestro-pasado-en-peligro

“… Las políticas memoriales mediante las cuales un gobierno establece una relación específica con su tiempo pueden manifestarse en distintas formas. Esto significa que a la hora de examinar cuáles son las medidas que impactan en las representaciones colectivas de la historia de una nación, no solo debemos detenernos concretamente en acontecimientos legislativos, como podría ser un indulto, sino también en recursos que no tienen necesariamente la fuerza de una ley, pero no por ello son menos poderosos. La construcción de lugares de memoria, la creación de archivos y la promoción científica de investigaciones sobre el pasado reciente constituyen también iniciativas que impactan enormemente en la imagen del pasado. Pero ¿podría pensarse a la inversa? ¿Ostenta el Estado elementos capaces de hacernos olvidar?…”

En el último año nos volvimos testigos de medidas que afectan la vida pública de los recuerdos referidos a la última dictadura militar. La disminución del 15% del presupuesto nacional destinado a Derechos Humanos, el desmantelamiento de grupos especializados para la extracción de muestras de ADN para la restitución de la identidad de nietos robados, la desarticulación de cuerpos pertenecientes a ministerios que asistían al Poder Judicial en las causas vigentes, la pérdida de los datos atesorados por Infojus, las recientes declaraciones sobre el número de desaparecidos, la eliminación de las investigaciones sobre los crímenes económicos durante la dictadura y los sistemáticos beneficios (como el otorgamiento de prisiones domiciliarias) a exrepresores, que están siendo hoy juzgados, hablan de una profunda transformación en el modo en que se promueve una determinada imagen del pasado. Todos estos cambios plantean una amenaza a la memoria de los crímenes perpetrados en los años setenta en Argentina, construida tras inclaudicables luchas y resistencias de los organismos de Derechos Humanos. La necesidad de elaborar dicho pasado traumático tuvo como motus no solo rastrear en algunos casos el paradero de los desaparecidos o incluso de sus hijos vilmente apropiados, sino además, hacer visible algo que se buscó silenciar por muchos años, que no es sino una verdad histórica. Ahora bien, si podemos hablar de políticas de memoria ¿podríamos interpretar las actuales medidas como políticas de olvido?

Los procesos de justicia transicional enfrentan a las sociedades a enormes desafíos que plantean revisar su pasado, atendiendo a las heridas de los sobrevivientes de experiencias traumáticas y estableciendo reparaciones de distintos tipos. Esto es naturalmente complejo porque implica por un lado establecer responsabilidades de un sector de la población que estuvo involucrado en dichos eventos y por otro, porque confronta a quienes protagonizaron dichos episodios a recuerdos dolorosos, contradicciones, vergüenzas y culpas. Más allá de que sus testimonios revelan historias únicas y enunciadas en primera persona, estos constituyen sin lugar a dudas una fuente de gran importancia para la memoria colectiva Seguir leyendo “¿Nuestro pasado en peligro?”

Las Escuelas del Pueblo: Bachilleratos Populares

Juan Wahren   (IIGG/UBA-CONICET)

Revista Bordes

las-escuelas-del-pueblo1

“…Los bachilleratos populares no son escuelas con un formato que se encuentre suturado y donde uno pueda encontrar una lógica homogénea y continuada en el tiempo en las diferentes experiencias, por el contrario, son experiencias que “están siendo”, que se construyen diariamente por el proceso dialectico de discusión y praxis que permiten reinventar, modificar, ampliar y reforzar la experiencia entre educandos y educadores. Cada Bachillerato Popular, con sus particularidades expresa un proceso único que continúa (re)creando los procesos pedagógicos de su propuesta. Lejos de remitirse a “tapar un bache” u ofrecer solamente una solución concreta a los problemas dentro del barrio, los BP tienen la perspectiva de “una escuela nueva para un mundo nuevo”, y en estos procesos el hecho de ser parte de movimientos sociales más amplios les aporta una perspectiva emancipatoria enraizada en territorios practicados y habitados por los propios sujetos. Espacios geográficos, atravesados por conflictualidades y complejidades, contradicciones y potencialidades que se retroalimentan con los otros proyectos y prácticas de las organizaciones en la construcción paulatina, lenta y compleja de la conformación de estos “territorios insurgentes” y de prácticas político-pedagógicas innovadoras y prefigurativas del cambio social…”

El contexto de surgimiento de los Bachilleratos Populares

En las últimas décadas la Argentina fue parte de distintos procesos históricos que marcaron y reconfiguraron a los movimientos sociales (MS). Por un lado, la última dictadura militar eliminó físicamente a una generación de dirigentes y militantes populares y estimuló la apertura de los mercados financieros y el desmantelamiento de gran parte del andamiaje productivo. Por otra parte, los diferentes gobiernos democráticos, principalmente el menemismo de la década de 1990 y su continuidad del gobierno de la Alianza con De la Rúa, impusieron reformas estructurales de corte neoliberal que cambiaron radicalmente el modelo económico y social del país.

Asimismo, en el plano educativo, el neoliberalismo impulsó importantes reformas que afectaron fuertemente la calidad y el alcance de la educación pública, siendo el cambio más paradigmático la promulgación de la Ley Federal de Educación y la Ley de Educación Superior durante la década del noventa. A esto se sumó el deterioro de los salarios y la situación laboral de los docentes, la crisis de infraestructura de los establecimientos escolares, así como la pauperización de gran parte de la población escolar (precarización laboral, altos índices de desocupación, aumento de los niveles de desnutrición y de pobreza, etc.), generando una crisis en el sistema educativo en general, agravándose particularmente en el caso de la Educación de Jóvenes y Adultos. El cierre de la Dirección Nacional del Adulto durante estos años -hasta entonces organismo responsable del área desde el nivel nacional- constituye una clara manifestación de ello.

Dentro de este marco los movimientos sociales desplegaron sus acciones de resistencia, propuestas y prácticas alternativas tendientes a la construcción de “poder popular” y “cambio social”. Así, (re)emergieron nuevos y viejos movimientos sociales: fábricas recuperadas, movimientos de trabajadores desocupados, movimientos juveniles y estudiantiles, centros culturales, sindicatos combativos, y, también pueblos indígenas y organizaciones campesinas, entre otros actores urbanos y rurales. Cada uno de estos movimientos, con sus particularidades y sus diferentes territorialidades, comenzaron no sólo a resistir sino también a ensayar respuestas alternativas a estas reformas neoliberales. Comenzaron a organizarse de forma horizontal y asamblearia, a construir sus propios espacios de socialización política Seguir leyendo “Las Escuelas del Pueblo: Bachilleratos Populares”

Estación Central: Brasil, cine y política (Descargar Texto)

Ramiro Hernández Romero

Rebelión

estacion-central

El objetivo del presente trabajo es analizar la película Estación Central. Me voy a centrar en algunos elementos para comprender la realización de dicho film. En primer lugar conviene hablar, en términos sociales, del Brasil de los años en que se filmó la película. En segundo lugar hablaré de la película: su contenido, año de su filmación y el mensaje. En tercer lugar el contexto cinematográfico en que se realiza la película. Por último un intento de interpretación con la política. Es decir, la relación cine y política. Cada uno de estos elementos me parece que son importantes para realizar un análisis en el que la realidad social y el cine están, de alguna manera, íntimamente ligados. Cine y política-económica forman parte de un mismo contexto de la realidad social latinoamericana y brasileña(…)

El film narra la vida de un Brasil profundo. De sectores excluidos por la sociedad capitalista brasileña. Incrustados en la pobreza y la ignorancia. La vida al margen de un mundo lleno de contradicciones. Las relaciones de poder político constituyen una manera de representarse en el film. La cruz se manifiesta en el personaje de Dora, pero va cambiado a medida que sus circunstancias sociales la llevan por otro rumbo. Las relaciones de poder de la cruz, la espada y el hambre, al principio, son sumergidas en la indiferencia y la impunidad. Luego pasan a una especie de solidaridad, del afecto, del encuentro de sí mismo y con los demás.

Contenido:

I. Contexto de Brasil

II. El film Estación Central

III. Contexto cinematográfico de Brasil

IV. Cine y política

-Conclusiones

Descargar Texto. Estación Central: Brasil, cine y política