La OMC aterriza en Latinoamérica

Javier Calderón Castillo

CELAG

Del 10 al 14 de diciembre, se realizará la 11º Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio en la ciudad de Buenos Aires (Argentina), donde se espera la participación de los 164 países miembros[1], para continuar las intensas negociaciones en torno a las medidas neoliberales (arancelarias, patentes, agropecuarias, industriales y de servicios) promovidas desde los países centrales (PC) para ser incorporadas por los países periféricos (PP), mientras los “grandes”, Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea, reclaman para sus países mayor protección y desconocimiento de las reglas que ellos mismos proponen, pero que no están dispuestos a cumplir[2].

En el contexto político actual, resulta una conferencia riesgosa para Latinoamérica porque dos importantes países de la región, Brasil y Argentina, a partir del golpe de Temer y el triunfo de Macri, se han mostrado aliados de las posturas hegemónicas de la OMC, contrarias a las políticas orientadas a recuperar o preservar la soberanía sostenidas hasta el 2015. Esta postura se había materializado en reparos y vetos a las condiciones inequitativas y asimétricas sobre las leyes de propiedad intelectual (patentes, copyright), de eliminación de aranceles de los mercados no agrícolas (NAMA), y de salvaguardas agrícolas (de los países centrales). Vale destacar que más allá de una reversión de procesos en este sentido en América latina, todavía hay actores que generan contrapeso en la OMC, como los RICS (Rusia, India, China y Sudáfrica), sumados a la resistencia de algunos países a las imposiciones comerciales.

La situación de la OMC no es homogénea, en los 22 años de funcionamiento se fueron creando bloques de países que comparten intereses políticos y económicos, como forma de sumar fuerzas en las negociaciones internas del organismo multilateral. Esto ha propiciado la conformación de bloques volátiles, no formalizados en la OMC, con intereses disímiles. Unos grupos son constituidos para imponer la globalización neoliberal y para consolidar las ventajas de los países desarrollados (G7, G20). En otros casos, se trata de bloques construidos a golpe de necesidad ante la inminencia de imposiciones (G90).

El bloque llamado “Quad” o cuadrilátero, está compuesto por Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y Canadá (al que se suman Australia y Taiwan) con el objetivo principal de unificar y consolidar una línea opuesta a China y de marcar la agenda de medidas librecambistas en el organismo multilateral[3]. Estos países están organizados para incidir en la OMC a favor de las empresas y en desmedro de los intereses nacionales de los otros 160 países miembros del organismo, se orientan por mantener sendas salvaguardas sobre sus productos agrícolas, industriales y de servicios, al tiempo que garantizan la inequitativa división internacional de la producción, impuesta desde el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio –GATT (por sus siglas en Inglés). De este orden desigual centrado en el rezago industrial-tecnológico de los países periféricos, se desprenden también la lógica de los tratados de libre comercio, que hoy toman más fuerza en Latinoamérica como parte de la ofensiva neoliberal[4]. Seguir leyendo “La OMC aterriza en Latinoamérica”

Anuncios

Alegoría – Luis Fernando Verissimo

Luis Fernando Verissimo.

Brasil (1936)

Había una vez un Rey que quiso cambiar el mundo. Llamó al mago de la Corte, Tecnocratus, y le dijo: “Todo debe cambiar. Quiero que el Sol nazca al Oeste y se ponga al Este. ¡Disponga!”.

El mago Tecnocratus reunió a todos los sabios del reino y transmitió el pedido del Rey. Si no lograban que el Sol naciese al Oeste y se pusiese al Este, ¡todos perderían la cabeza!

Los sabios pensaron en todo: en pociones mágicas… en plegarias… en huir… Pero no hubo caso. Para estudiar mejor el problema, mandaron a un sirviente traer una Rosa de los Vientos. El sirviente la trajo, más, al entrar a la sala, dejó caer la Rosa de los Vientos y, luego, la paró cabeza abajo… ¡Ahí estaba la solución! Los sabios ordenaron que todas las Rosas de los Vientos fuesen repuestas con el Norte al Sur, el Sur al Norte, el Este al Oeste y el Oeste al Este. El Rey quedó contentísimo. Los sabios quedaron con sus cabezas. Tecnocratus quedó con un enorme prestigio. El sirviente fue decapitado para que aprenda a no dejar caer las cosas.

Cuento tomado de Entremeses literarios (CXC): http://eljineteinsomne2.blogspot.com.ar/

Régimen de excepción y superexplotación del trabajo

Emir Sader

El telégrafo

“Los regímenes de excepción, en que el Poder Judicial ya no es garante del Estado de derecho, en que gobiernan los banqueros, en que se impone la tercerización de las relaciones de trabajo, en que se retira las defensas de los sindicatos para defender las conquistas de los trabajadores, en que se impone el Estado mínimo, con la centralidad del mercado, es el mejor escenario político para que la superexplotación de los trabajadores se imponga”

Conforme los trabajadores fueron logrando disminuir la duración de la jornada de trabajo, los grandes empresarios fueron implementando métodos nuevos de explotación de la fuerza de trabajo. Como no podían disponer de los trabajadores por tantas horas, han tenido que implementar la productividad del trabajo, la utilización de la mano de obra de manera más intensa, para mantener e incluso extender la extracción del excedente.

En el centro del capitalismo ese mecanismo ha permitido un gran ciclo de desarrollo económico, que ha combinado expansión e integración de amplios sectores de la clase trabajadora. Mientras que, en la periferia, los mecanismos han sido otros. Llegando retrasada al mercado internacional, las burguesías periféricas han intensificado la explotación de la clase obrera para lograr condiciones competitivas en el plan internacional, que les permitiera encontrar espacios en ese mercado. De ahí que los mecanismos de superexplotación se hayan desarrollado tan ampliamente en la periferia Seguir leyendo “Régimen de excepción y superexplotación del trabajo”

Planeta de ciudades miseria (Descargar Libro)

Mike Davis

En el Tercer Mundo la elección de la vivienda supone un complicado cálculo de variables poco claras.  Los pobres urbanos tienen que resolver una complicada ecuación para intentar optimizar los costes de la vivienda, la seguridad de la propiedad, la calidad del refugio, el desplazamiento al trabajo y algunas veces la seguridad personal. Para algunos, incluyendo muchos de los que viven en la calle, la localización cercana al trabajo, a un centro de producción o una estación de tren, es más importante que el propio techo.

Fragmento

Probablemente hay más de 200.000 áreas hiperdegradadas sobre el planeta, con una población que oscila entre unos centenares y más de un millón de personas. Las cinco grandes metrópolis del sur de Asia (Karachi, Bombay, Delhi, Calcuta y Dacca) cuentan ellas solas con unas 15.000 comunidades diferentes de este tipo, cuya población total es superior a los 20 millones de habitantes. Cuando las barriadas de chabolas y los asentamientos ocupados se desarrollan en cinturones continuos de pobreza y vivienda informal, asistimos a la formación de megaáreas urbanas hiperdegradadas. Un ejemplo de esta evolución es Ciudad de México, donde en 1992 se podía encontrar a 6,6 millones de personas con rentas bajas, viviendo en un espacio continuo de 348 kilómetros cuadrados de vivienda informal. Lo mismo sucede en Lima, donde la mayoría de la población sin recursos se concentra en tres grandes conos periféricos que parten del propio centro. Estas grandes concentraciones de pobreza urbana son también frecuentes en África y Oriente Próximo. En el sur de Asia, la pobreza urbana tiende a repartirse entre un número más elevado de áreas, diseminadas por todo el tejido urbano y dotadas de una complejidad digna de los fractales. En Calcuta existen miles de thika bustees (aglomeraciones de cinco barracones de 45 metros cuadrados cada uno con una ocupación media de 13,4 personas por barracón) mezcladas con otras formas de vivienda y de uso de la tierra. En Dacca tiene más sentido considerar las zonas no degradadas como enclaves en medio de un panorama de pobreza abrumadora.

Aunque algunas de estas zonas tienen una larga historia a sus espaldas –la primera favela de Río de Janeiro (Morro de Providencia) se remonta a la década de 1880–, la mayor parte de las megaáreas urbanas hiperdegradas se han desarrollado a partir de la década de 1960. Ciudad Nezahualcóyotl, por ejemplo, apenas tenía 10.000 residentes en 1957; en la actualidad esta empobrecida área de Ciudad de México tiene 3 millones de habitantes. El floreciente Manshiet Nasr a las afueras de El Cairo nació en la década de 1960 a partir de un campamento para los trabajadores que levantaban el barrio de Nasr City; mientras que Orange/Baldia, la extensa área urbana hiperdegradada que se extiende sobre la colina en Karachi se fundó en 1965 con una población mixta de refugiados musulmanes de India y pastunes de Afganistán. Una de las mayores barriadas de Lima, Villa El Salvador, se creó en 1971 con el mecenazgo del gobierno militar y pocos años después alcanzaba una población de más de 300.000 personas (…)

Libro tomado de: http://redpaemigra.weebly.com/

Descargar Libro: Planeta de ciudades miseria

Brasil: Henrique Meirelles impone el Consenso de Washington

Samuel Pinheiro Guimarães

Brasil 24/7

El Consenso de Washington es una lista de diez políticas elaborada por técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Mundial, del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y por académicos estadounidenses, para ellos las políticas más adecuadas y (hasta las únicas) capaces de promover el desarrollo de los países atrasados, subdesarrollados, como Brasil:

  • -disciplina fiscal;
  • -reducción del gasto público;
  • -reforma tributaria;
  • -intereses de mercado;
  • -cambio de mercado;
  • -apertura comercial;
  • -eliminación de las restricciones a la inversión extranjera directa;
  • -privatización de empresas estatales;
  • -desregulación;
  • -derecho a la propiedad intelectual.

1. El programa económico del Sr. Henrique Meirelles, actual Ministro de Hacienda; ex presidente del BankBoston entre 1996 y 1999 y FleetBoston Financial; ex presidente del Banco Central de 2003 a 2010, y entre el 2012 y el 2016, Presidente del Consejo de Administración del holding J & F, de Joesley Batista, es el Programa del Mercado.

2. Es el programa deseado con ardor (y promovido con recursos) por los banqueros, rentistas, grandes empresarios comerciales e industriales, grandes propietarios rurales, dueños de grandes órganos de comunicación, gestores de grandes fortunas, ejecutivos de grandes empresas y sus representantes en el Congreso .

3. El Mercado puede ser definido como integrado por cerca de 200 mil personas que declaran, espontáneamente, al llenar sus declaraciones anuales de Impuesto de Renta, tener rendimientos mensuales superiores a 80 salarios mínimos (unos 80 mil reales al mes).

4. Los integrantes de esa entidad, creada y llamada Mercado por los medios y por la academia, son en número inferior al 0,2% de la población adulta brasileña (de unos 120 millones de individuos) y se enfrentan con los otros 207 millones de individuos, que son más del 99% del pueblo brasileño. Entre los 26 millones de brasileños que deben, de acuerdo con la legislación, presentar declaración de ingresos y de bienes son ellos menos del 1% de los declarantes del impuesto sobre la renta.

5. El programa de reformas de Meirelles, son en realidad contrarreformas que promueven un retroceso económico y social al período anterior a 1930. Estas contrarreformas, que la abrumadora mayoría del pueblo rechaza, son un programa impuesto de forma implacable a Brasil, y en realidad la ejecución (anacrónica) de las políticas recomendadas por el Consenso de Washington Seguir leyendo “Brasil: Henrique Meirelles impone el Consenso de Washington”

Imaginar un país. América Latina, procesos constituyentes y proyecto de nación en México (Descargar Libro)

“…Construir alternativas de acción implica una complejidad mayúscula, la participación política casi está condenada a experimentar frustraciones antes de comprender cabalmente la complejidad estructural y del día a día, mientras se cae en un pavoroso vértigo ante la aceleración de las coyunturas políticas de la urgencia: presos políticos, desapariciones forzadas, procesos de desinstitucionalización, crímenes de Estado, masacres, genocidios, despojos, vulneración de derechos. En términos generales, la reducción de la política a formas de lucha en clave de supervivencia…”

Hace años que México atraviesa por una crisis de largo aliento, combinada con sucesivos estallidos de indignación y reclamos populares. Este texto propone ubicar y pensar la crisis de México a nivel específico del estado, considerándolo en su doble faz de instrumento de dominación y promesa no inocua de bienestar y evitando salidas sencillas. Este tipo de crisis no es nuevo en la región latinoamericana, por lo que recurrimos a otras experiencias (Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela) con ánimos de analizar qué podemos recuperar. El factor que nos permite la comparación con estos casos es la instancia de renovación constituyente: la convocatoria a renovar los acuerdos más básicos que nos ligan como pueblo. Pensamos la renovación constituyente no como simple recambio legal o técnico, sino como la convocatoria amplia a re-construir la nación a partir de acuerdos sociales básicos. ¿La figura del Congreso Constituyente es útil para estos fines? ¿Cuál ha sido la experiencia al respecto en América Latina en el último movimiento constituyente? ¿Cómo se ven las perspectivas de México a la luz de esas experiencias? Estas son las preguntas que guían el texto.

Francisco José Cantamutto. Antonio Hernández. Daniel Vázquez. [Autores]

ISBN 978-607-97498-4-2

Fundación para la Democracia, Alternativa y Debate A.C.. CLACSOhttps://www.clacso.org.ar/

Ciudad de México. Mayo de 2017

Descargar Libro: Imaginar un país. América Latina, procesos constituyentes y proyecto de nación en México

Brasil en crisis: ¿Qué pasa si cae Temer?

Camila Rodrigues da Silva

Brasil de Fato

El diario O Globo reveló que, en una grabación, el presidente Michel Temer avaló la compra del silencio del ex jefe de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, para ocultar la corrupción en Petrobras. Cunha está condenado a 15 años de prisión por su participación en el caso de la petrolera estatal. La oposición pide la renuncia del mandatario y que se convoque a elecciones.

Según la Constitución, serían convocadas elecciones indirectas, pero ya hay parlamentarios presionando por “Directas ya”

La delación premiada de Joesley Batista y su hermano Wesley, dueños de la empresa frigorífica JBS, publicada este miércoles (17) en el diario O Globo, colocó en el horizonte una gran posibilidad de impeachment o incluso la propia renuncia del presidente golpista Michel Temer (PMDB).

En una de las grabaciones divulgadas, Temer oyó de Joesley que el empresario estaba dando al ex diputado Eduardo Cunha y al operador Lúcio Funaro una mesada en la cárcel para que se quedaran callados. Frente a esa información, Temer le dijo: “¡Tenemos que mantener eso, entendiste!”.

Los diputados federales Paulo Teixeira (PT) y Alessandro Molon (Rede) fueron los primeros en iniciar peticiones de impeachment en la cámara, enseguida que se divulgó la denuncia. Uno de los textos dice que “frente a la gravedad de los hechos, es imprescindible la instalación de un proceso de impeachment para comprobar la vinculación directa del Presidente de la República con el intento de callar a un testigo”.

Si alguna de las peticiones fuese aceptada, se tramitará en dos turnos en la Cámara y el Senado, como ocurrió con la ex presidenta electa Dilma Rousseff (PT).

¿Pero quién asume el cargo presidencial si cae Temer? Seguir leyendo “Brasil en crisis: ¿Qué pasa si cae Temer?”