La Colombia del 2018 al 2022: gobernabilidad, guerra y coca (Descargar Texto)

Cristian Camilo Barrera  Rebelión

Iván Duque, candidato del denominado Centro Democrático, partido político creado por el ex presidente Álvaro Uribe en el 2013 ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales el domingo 17 de junio de 2018.
Duque, más que el heredero del capital simbólico de Uribe, es el paladín del grupo terrateniente, mafioso y ganadero que movió sus influencias y poder para hacerlo candidato y luego presidente. Duque no representa al conjunto de la ciudadanía y tampoco es heredero de una corriente política tradicional del país, él solo representa a esos poderes que han acumulado y escalado importantes escenarios dentro de la institucionalidad y en los territorios en menos de dos décadas.

Resulta importante resaltar como en la elección de Duque como presidente se manifiesta de manera evidente un patrón histórico del poder político estatal en Colombia, donde se entrecruza y encuentra un complejo híbrido entre lo legal y lo ilegal, ya que si bien las funciones del nuevo presidente deberán dar cuenta de lo institucional y lo legal, al tiempo él representa y está muy bien respaldado por poderes ilegales que son efectivos donde el Estado se aleja totalmente de esa ficción idealizada como forma de organización política que funciona y opera en función de lo púbico y la ciudadanía, y en lugar de existir como un ente neutral, es en realidad un aparato amarrado por un poder mafioso que regula y administra a su conveniencia las funciones, los beneficios y los castigos (…)

Descargar Texto: La Colombia del 2018 al 2022: gobernabilidad, guerra y coca

Artículo relacionado:

El triunfo del uribismo y los dilemas de la paz neoliberal

Anuncios

AMLO y el poder real

Como dice Ilán Semo, en México la Presidencia de la República encierra potencialidades simbólicas insospechadas; una suerte de carisma institucional. No importa quién la ocupe, incluso a un inepto (pensemos en Vicente Fox), el cargo le trasmite un aura: es el Presidente. Tras la Independencia, la Reforma y la Revolución Mexicana, AMLO quiere trascender a la historia como el hombre de la cuarta transformación. Pero para ello se necesita un cambio de régimen e impulsar grandes saltos en la conciencia política de los sectores populares; sin un pueblo organizado y movilizado tras un proyecto de cambio radical y profundo, no hay carisma que alcance.

Carlos Fazio

La Jornada

El primero de julio,   millones de mexicanos salieron a votar, y si no hubo un fraude de Estado monumental, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) será el próximo presidente de la República. De no ocurrir nada extraordinario en el periodo de transición, el primero de diciembre próximo AMLO deberá asumir el gobierno. Pero en ese lapso, y aún más allá del mediano plazo, el poder seguirá estando en manos de la clase capitalista ­trasnacional.

Es previsible, también, que a partir de este 2 de julio, el bloque de poder (la plutonomía, Citigroup dixit), incluidos sus medios hegemónicos (Televisa y Tv Azteca, de Azcárraga y Salinas Pliego, ambos megamillonarios de la lista Forbes), y sus operadores en las estructuras gubernamentales (el Congreso, el aparato judicial, etcétera), escalarán la insurgencia plutocrática buscando ampliar sus privilegios y garantizar sus intereses de clase, y para seguir potenciando la correlación de fuerzas en su favor.

Más allá del ruido de las campañas, el proceso electoral transcurrió bajo el signo de la militarización y la paramilitarización de vastos espacios de la geografía nacional, y de una guerra social de exterminio (necropolítica) que elevó los grados de violencia homicida a límites nunca vistos en el México moderno, similares a los de un país en guerra (naturalizándose en vísperas de los comicios el asesinato de candidatos a cargos de elección ­popular).

Como recordó Gilberto López y Rivas en La Jornada, ese conflicto armado no reconocido es la dimensión represiva de lo que William I. Robinson denomina acumulación militarizada, cuya finalidad es la ocupación y recolonización integral de vastos territorios rurales y urbanos para el saqueo y despojo de los recursos geoestratégicos, mediante una violencia exponencial y de espectro completo que es característica de la actual configuración del capitalismo; el conflicto y la represión como medio de acumulación de la ­plutonomía. Seguir leyendo “AMLO y el poder real”

Siete cuestiones sobre el proceso electoral en México (Descargar Texto)

Esta ha sido la campaña de la bilis, del sentimiento y de la pasión. O a favor de López Obrador o contra él, o defensores del status quo (que es el PRI o casi lo mismo) o aborrecedores del partido tricolor. Sin medias tintas, la mentira o las medias verdades se han posicionado como un elemento central de todas las campañas. Quizás por aquello de que una mentira repetida muchas veces puede convertirse en verdad, la guerra sucia ha alcanzado en estas elecciones niveles insospechados: desde la presentación de imágenes trucadas para demostrar lo indemostrable hasta el empleo de datos falsos respecto a casi cualquier asunto al que pudiera echársele mano para ganar unos cuantos votos (…) El país se enfrentó, expectante, a la peor de sus realidades: la política es hoy incapaz de solucionar (quizás nunca lo fue) alguno de los graves problemas que vive el país. Las cúpulas partidistas, como jaurías, se discuten el hueso del poder en nombre del bienestar público, del progreso y de la justicia. Mienten a todos, incluso a ellos mismos, y lo hacen con total desparpajo incluso cuando se les pone frente a sus propias mentiras.

Eduardo Pérez Otaño y Yatziri Mejía

Rebelión

El domingo primero de julio los mexicanos irán a dormir con la confirmación de un nuevo presidente. Si las encuestas no cometen otra barrabasada como lo ocurrido con Donald Trump en Estados Unidos, el Brexit en Reino Unido o el referéndum por la paz en Colombia, a Los Pinos (residencia presidencial) llegará Andrés Manuel López Obrador en su tercer intento.

Una campaña electoral demasiado extensa (más de seis meses si se suman los períodos de campaña y precampaña), llena de regulaciones y normativas que se cumplen a medias o se violan sin consecuencias evidentes, y marcada de principio a fin por la violencia, son algunas de las claves. Sin embargo, las elecciones de este año son las más grandes que se hayan organizado en el país: además del presidente se eligen 128 senadores, 500 diputados, 9 gobernadores incluido el de la Ciudad de México, además de diputaciones locales, presidencias municipales, alcaldías, juntas, concejales, e integrantes de ayuntamientos. En total, 3416 cargos se someterán a elección, con distritos donde el ciudadano deberá elegir en 8 boletas distintas.

Complejo, como ninguno otra en la historia mexicana, se antoja este proceso electoral que, por si fuera poco, presenta otras características que dejan ver la profunda crisis social y política existente y que, lejos de ser resuelta, se ha profundizado en los últimos sexenios. Presentamos entonces siete cuestiones sobre el proceso electoral en México, una suerte de síntesis de aquellos elementos más distintivos en una campaña histórica para el futuro del país.

Contenido:

  • -El fin de las ideologías
  • -La violencia: un actor clave
  • -La urgencia del cambio o todos contra el PRI
  • -El reacomodo de los medios
  • -De mentiras y medias verdades
  • -La recomposición de las élites
  • -Las redes sociales, otro actor fundamental

Descargar Texto: Siete cuestiones sobre el proceso electoral en México

México: De la militarización al golpismo, decisión del general de cinco estrellas

Nuestro país sufre ya el poder del militarismo sustituyendo al Estado de Derecho. Por lo que en lugar de Constitución, brillan las cinco estrellas del general Peña… Peña quiere convertir al país en un Estado de México; en un Estado Unitario a la Santa Anna. No se ha necesitado el feroz golpismo a la Pinochet, pero sí más de un cuarto de millón de homicidios, secuestros, desapariciones, feminicidios, para que Peña haya decidido quitarse el traje de civil y ponerse el uniforme de general de cinco estrellas. Se trata sólo de la seguridad del régimen priista. De sabotear las elecciones del 2018 en complicidad con el INE, Trife y la Corte; institución que ya recibió la orden del general Peña para que, cuando conozca de las quejas, se pronuncie a favor de esa Ley de Seguridad. El terrorismo militar reinará con más prepotencia, más corrupción y más impunidad.

Álvaro Cepeda Neri

Voltairenet

Hemos entrado a una época donde los militares, marinos y la Fuerza Aérea decidan, con su jefe nato (hoy Peña, mañana Meade), donde implantan la guerra interna para combatir a las delincuencias (y en los fuegos cruzados asesinar a inocentes), sin tener que informar; y dizque procurar la paz social, pero sólo disparando a matar sin responsabilidades penales ni civiles. Y con unas fuerzas militares vueltas hacia dentro contra una población sometida, parafraseando a Harvey Wheeler, cuando dice que el autoritarismo se convierte en despotismo, disminuyendo la democracia representativa y cancelando las protestas de la democracia directa (La democracia en una era revolucionaria, Monte Ávila, editores). A la par de aprobar esa nazifacista ley de seguridad, se aprobó la figura de “daño moral” para recortar las libertades de expresión cerrando más la pinza antidemocrática. Seguir leyendo “México: De la militarización al golpismo, decisión del general de cinco estrellas”

Hegemonía y democracia en disputa. Trump y la geopolítica del neoconservadurismo (Descargar Libro)

 

Marco A. Gandásegui, hijo. Jaime Antonio Preciado Coronado. [Coordinadores] 

Colección Grupos de Trabajo. 
ISBN 978-84-17290-14-6 
CLACSO. https://www.clacso.org.ar/

Buenos Aires. Noviembre de 2017 

En los tiempos de incertidumbre que vivimos, editar un libro sobre la trascendencia de las elecciones de Estados Unidos en la geopolítica mundial y de manera particular en américa Latina, es tarea urgente y necesaria.

El presente libro plantea por ello de qué manera las elecciones en Estados Unidos recordaron al mundo la existencia de los olvidados y mostraron la realidad de una sociedad “violenta en lo individual y belicosa en lo social”, en la cual el uso del lenguaje políticamente correcto se convierte hiperbólicamente en elemento represor. También se expone cómo los poderes fácticos y revisa muchas categorías políticas tales como el racismo, la discriminación machista y patriarcal, el populismo, la soberanía popular, el nacionalismo y plantea interrogantes cruciales para entender la geopolítica actual.

Descargar Libro: Hegemonía y democracia en disputa. Trump y la geopolítica del neoconservadurismo

Brasil: irrumpe el golpismo en la crisis política

Información del 7 de abril: Tras varias horas de tensión, Lula se entregó a la Policía Federal

Jorge Altamira

¡Los procesos judiciales por corrupción no buscan ‘la transparencia’, ni tienen una finalidad ‘ética’ – son la pantalla que oculta una lucha por el control del mercado y la economía! Los izquierdistas que reclaman una condena de Lula como aquellos que quieren la absolución, simplemente no advierten que el proceso político de las dos décadas últimas se ha quebrado sin remedio y que su superación pasa por una lucha de clases estratégica contra el conjunto del régimen político y del gran capital, y no por parches judiciales de uno u otro tipo, que no son más que la cortina siniestra de una conspiración para que las masas paguen el costo imposible de una salida de miserias. Lula ha tejido en el último tiempo un acuerdo con partidos similares al PT, otros de izquierda y otros de derecha, que plantea una política de crecimiento industrial y fomento de exportaciones, en un vano intento de reconquistar una confianza del capital, y salvarse de la cárcel. El capital, sin embargo, de ningún modo puede ni quiere soportar la carga de experiencias fracasadas. El pronunciamiento golpista del comandante en jefe del Ejército, general Vilas Boas, en la víspera de la reunión del STF, es una conclusión política que va ganando adeptos de la clase dominante. Brasil se encamina hacia una mayor crisis política completamente inevitable (…) Las instituciones políticas brasileñas han perdido cualquier legitimidad; están cuestionadas la acción de gobierno, la acción legislativa y la acción judicial. A Lula lo deberá juzgar una corte judicial elegida por los trabajadores – no la que actúa por indicación del Departamento de Justicia norteamericano, ni la que encubre a una laya enorme de ladrones. Acá hay un problema político – de poder. En estos términos debe actuar una izquierda realmente revolucionaria. Ha habido un planteo golpista y enseguida una división militar. La intervención militar a la Seguridad ha establecido en Río de Janeiro un régimen de apartheid – sólo falta que se erija un muro contra los morros favelados.

El Tribunal Superior de Justicia de Brasil, por un voto de 6 contra 5, ha privado a Lula de la posibilidad de esperar en libertad la apelación final, a la que tiene derecho, contra la condena a doce años de cárcel, decidida en dos instancias judiciales anteriores. La expectativa del ex presidente era que la prolongación de esa apelación en el tiempo fuera suficiente para permitirle concurrir a las elecciones previstas para octubre próximo. La aplicación inmediata de la condena desbarata ese propósito: una ley, aprobada bajo el gobierno de Lula, exige a los candidatos tener una “ficha limpa” para ser admitidos por la Justicia Electoral. Seguir leyendo “Brasil: irrumpe el golpismo en la crisis política”

Macri: orígenes e instalación de una dictadura mafiosa (Descargar Libro)

Jorge Beinstein

Este libro reúne una serie de textos producto de la reflexión acerca de la prolongada degradación de la sociedad argentina. Nos encontramos ante una situación que escapa a los viejos paradigmas aunque las cabezas de muchos argentinos no perciben esa nueva realidad, en especial las de su clase política.

Fragmento

No es la primera vez que eso sucede, la derecha pero también la izquierda (salvo unas pocas excepciones) no supieron entender la naturaleza de los cambios que se habían producido en los años 1940; la industrialización, la emergencia de las masas obreras y de formas culturales nuevas descolocaron a quienes seguían pensando en términos de una realidad superada. El ascenso peronista quebró prejuicios, hizo obsoletas interpretaciones que formaban parte del llamado sentido común. El fenómeno se produjo en un contexto internacional signado por la declinación de la superpotencia imperial dominante: Inglaterra, que entre las dos guerras mundiales fue perdiendo fuerza acosada por candidatos a la primacía que fracasaron como Japón o Alemania y de otros que desde 1945 pasaron a dominar el escenario global: los Estados Unidos y la Unión Soviética.

La mutación industrial con fuerte contenido nacionalista con sus sindicatos obreros, las masas populares peronistas, los discursos encendidos de Evita, la llegada del voto femenino… aparecían ante los ojos y oídos de los grupos sociales tradicionales como una aberración destinada a evaporarse como un mal sueño o como una desviación demagógica pasajera. No se daban cuenta que, más allá de la duración de la presidencia de Perón, se habían producido cambios estructurales y culturales profundos enlazados a nivel global con el ascenso del keynesianismo, de la intervención del estado en la economía, la promoción del mercado interno, la integración de las clases bajas y la ampliación del espacio de los “países socialistas” desplegado por Eurasia desde Alemania oriental hasta China.

Como sabemos, la dictadura militar instaurada en 1955 no pudo retrotraer al país al mundo anterior al aluvión peronista. La república oligárquica agroexportadora había quedado enterrada en el pasado aunque muchos de sus mitos persistieron en extendidos grupos de las clases medias y altas nutriendo al régimen dictatorial iniciado en 1976 y reapareciendo triunfalistas en el golpe blando de 2015 (…)

Contenido

Prólogo del autor (Noviembre de 2017)

  1. Una introducción necesaria. Orígenes y auge del poder mafioso en Argentina (Septiembre de 2017) 5
  2. En torno del concepto de dictadura mafiosa (Septiembre de 2017) 9
  3. Argentina en contrarrevolución accidentada (Abril de 2017) 15
  4. Las lumpenburguesías latinoamericanas. Élites económicas y decadencia sistémica (Mayo de 2016) 21
  5. Después del golpe blando (Abril de 2016) 27
  6. Ilusiones progresistas devoradas por la crisis (Marzo de 2016) 34
  7. Tiempos oscuros (Diciembre de 2015) 40
  8. Los avatares de un sujeto casi inexistente. Democracia ilusoria y reproducción del sistema (Septiembre de 2015) 45
  9. Economía de penuria y revuelta popular (Agosto de 2001) 48
  10. La instalación hegemónica del parasitismo argentino (1981) 5

Ediciones virtuales Waiwén Diciembre de 2017 Contacto: waiwen2017@gmail.com

Página del autor: https://beinstein.lahaine.org/

Descargar Libro: Macri – orígenes e instalación de una dictadura mafiosa