Un submarino que explotó, tropas extranjeras, bronca y furia en la Argentina

Rubén Armendáriz

Rebelión

Lectura recomendada:  La verdad sumergida

En primer lugar el gobierno del presidente Mauricio Macri deberá explicar a la población y al Congreso por qué estaban militares y científicos de la estadounidense Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) desde la segunda quincena de octubre y por qué llegaron a Ushuaia buques el 31 de ese mes, lo que es absolutamente ilegal. También debe explicar si ya estaban haciendo maniobras naves estadounidenses de la Cuarta Flota y otras que habían participado recientemente en Chile de un simulacro de desaparición y hundimiento de un submarino. Si en función de la búsqueda del ARA San Juan, Estados Unidos, que envió aviones Galaxy, estaría instalando una base militar y otra de control de ensayos nucleares en Tierra del Fuego, la llamada isla del fin del mundo, más despoblada ahora al cerrarse en los pasados dos años las fuentes de trabajo.

Dolor y mucha furia fue la reacción de los desesperados familiares de los 44 tripulantes del submarino argentino ARA San Juan, que desapareció en el Atlántico sur en la mañana del 15 de noviembre, cuando un jefe de la Marina utilizando un lenguaje científico les comunicó sobre un evento violento, singular, anómalo, corto y no nuclear consistente con una explosión.

Para los familiares de los 44 tripulantes la explicación sonó a burla, ya que la tragedia se resumía en una corta frase: el sumergible explotó. Y de allí los gritos y los insultos que no dejaron que se acabara de leer el informe en la base naval de Mar del Plata revelaron un profundo descontento que iba mucho más allá de esta tragedia, describe la periodista Stella Calloni.

El dato trascendental acercado a la Armada por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares confirmó las peores presunciones: el ARA San Juan sufrió un evento cataclísmico en plena navegación hacia Mar del Plata, a unas 30 millas náuticas al nornoreste de su último punto de contacto radiofónico, a más de 400 kilómetros de la costa patagónica, frente al golfo San Jorge. Seguir leyendo “Un submarino que explotó, tropas extranjeras, bronca y furia en la Argentina”

Macri contra la guerra del cerdo

José Natanson

Le Monde Diplomatique

“Desde luego, no hay nada muy agradable en ser viejo” Adolfo Bioy Casares. Diario de la guerra del cerdo

“…Por una cuestión de nivel socioeconómico, tradición ideológica o estatus pulsional, las generaciones más viejas se inclinan por el macrismo. Y el macrismo lo sabe: si se mira bien, las dos decisiones que le insumieron un mayor esfuerzo fiscal estuvieron nítidamente orientadas a sus dos núcleos principales de adhesión: el campo, beneficiado por una baja de retenciones que sin contar devaluación implicó resignar 70.000 millones de pesos de recaudación en 2016, y la reparación histórica a los jubilados, un gasto extra de unos 150.000 millones de pesos. Al tiempo que afianza un modelo que va iluminando su cuadro de ganadores y perdedores, el gobierno despliega medidas específicas para premiar a su electorado…”

Es curioso cómo suceden las cosas, pero se ha instalado un consenso analítico entre los observadores de la política según el cual el macrismo ha logrado retonificarse a partir de un discurso más enérgico y confrontativo, que le permitió galvanizar su minoría intensa de apoyos incondicionales. Renacido como “partido del orden”, como una fuerza que aspira a evitar los desbordes y encarnar los valores de la república frente a los intereses sectoriales de los gremios y las organizaciones sociales, el gobierno va encontrando una línea a partir de la cual consolidar el apoyo del 30% aproximado de la sociedad que lo votó en las PASO y la primera vuelta del 2015, su núcleo duro de votantes, casi diríamos su Cámpora Seguir leyendo “Macri contra la guerra del cerdo”

Un año de Macri: Ajuste, mentiras y videos

Marcelo F. Rodríguez

Rebelion

argentina-el-pais-atendidos-por-sus-duenos

“Liquidemos el pasado, miremos al futuro, el pasado no importa. El neoliberalismo es la política del olvido, de transformar a la memoria histórica en una mercancía, sin ningún otro valor que el que pueda darle el mercado, sin presencia en el día a día y por eso es que la mentira es su herramienta” …  Federico Sturzenegger, presidente del Banco Central de la República Argentina.

macri-censuraEn una nota de “Opinión” publicada el domingo 18 de diciembre en el diario español El País, el presidente Mauricio Macri hace gala del relato “new age”, voluntarista y mentiroso con el cual la pretendida “nueva” derecha argentina describe su primer año de gestión.

Argentina pasa página, se titula el articulo con la clara intención de marcar una nueva era en nuestro país, acentuando que algo se dio por terminado, se olvida y se avanza hacia el futuro sin mirar atrás.

Una pretenciosa sentencia para afirmar que se transita por un nuevo camino donde el trabajo en equipo, el dialogo, el respeto a las instituciones, la transparencia, la previsibilidad y el vamos juntos accionan como mantras que se repiten ante las nunca impertinentes “preguntas” de los periodistas adeptos, en videos gubernamentales y en todo terreno amigable en el cual el presidente y sus CEOs-funcionarios manifiestan su relato esperanzador del “si se puede”

Un “sí se puede” meritocrático, en donde el pasar la página significa una suerte de sálvese quien pueda, donde siempre se salvan los mismos, e individualista, donde la solidaridad y el bien común solo se corporizan en los marketineros slogans de las ONGs bien abastecidas económica e ideológicamente por el imperialismo para contener a quienes “por falta de meritos propios”, quedan afuera del sistema Seguir leyendo “Un año de Macri: Ajuste, mentiras y videos”

Clarín y Macri: ¿tambores de guerra?

Fernando Rosso

La Izquierda diario

clarin-y-macri-tambores-de-guerra

“…Se multiplican las críticas del Grupo hacia Macri y Cambiemos. ¿Negociación o aviso de ruptura? El gran diario argentino, los negocios y las apuestas políticas… El funcionamiento histórico del Grupo, un fiel representante de la fantasmal burguesía nacional, tiene una regla de hierro: arranca todo lo que puede de entrada y se prepara para el futuro. Quizá el futuro llegó, hace rato. Más aún si aumenta el malestar de su público, no tiene problemas ni sentimentalismos para preparar los papeles del divorcio. ¿Será que se confirmará nuevamente la quintaesencia del magnettismo y la paz habrá sido sólo un efímero momento entre una guerra y la otra? El que viva, lo verá. Lo que es seguro es que en todo esto hay cualquier cosa menos “periodismo independiente”…”

En su tapa del domingo 4 de diciembre, Clarín apunta a la línea de flotación de Mauricio Macri. El diario titula: “El primer año de Macri, con balance de gestión negativa y optimismo para el 2017”, en base a una encuesta realizada por Management & Fit, la consultora de Guillermo Seita y Mariel Fornoni.

Veinticuatro horas después, desde Córdoba, el jefe de Gabinete Marcos Peña, desmintió las cifras que disparó Héctor Magnetto desde su portaaviones el día de mayor tirada: “Los números de Clarín no son nuestros números”, aseguró.

La consultora tiene a Fornoni como su cara pública, pero tiene entre sus conductores a Seita, un “monje negro” no tan conocido por el gran público. Exsecretario de Medios durante el Gobierno de Menem y actual operador de dirigentes pejotistas (sin ir más lejos, trabajó para la campaña de Daniel Scioli en 2014). Tiene un pasado setentista en la agrupación de la derecha peronista Guardia de Hierro; en los noventa se convirtió en hombre de confianza de Domingo Cavallo, José Luis Manzano y el suicidado Alfredo Yabrán. Durante el menemismo trabajó con el ex superministro Cavallo en la Cancillería y en Economía, donde fraguó su amistad con otro cavallista: Juan Schiaretti, actual gobernador de Córdoba, exsecretario de Industria en la época donde se cerraban fábricas todos los días, e inolvidable interventor en Santiago del Estero. De ahí los vínculos de Seita con otro peronista de pasado similar: José Manuel de la Sota, aliado de Sergio Massa Seguir leyendo “Clarín y Macri: ¿tambores de guerra?”

Kafka y sus amigos

Juan Forn

El Ortiba

franz_kafka

 

“…Los kafkólogos se jactan de haber reconstruido la vida de Kafka casi instante por instante (“quedan aún algunos momentos poco conocidos”, afirma con petulancia Cermak en cierto momento de su libro). Podrán quizá recitar hora por hora, incluso minuto por minuto, lo que hizo Kafka cada día de su vida, pero es evidente que todavía no han llegado a conocerlo como lo conocieron –y nos lo hacen conocer– Brod y Janouch…”

¿Cuál de todos los Kafka que nos han ido llegando a lo largo del siglo XX es el que más se corresponde con la realidad? Desde que Max Brod, el amigo que salvó su obra del fuego, escribió el suyo, son cientos los que intentaron biografías y ensayos críticos sobre él. Ahora llega Kafka, ficciones y mistificaciones (Emecé), del checo Josef Cermak, con un conspicuo prólogo de María Kodama, que carga vitriólicamente contra el otro Kafka escrito por alguien que lo conoció: el de Gustav Janouch, el joven aspirante a escritor que anotó hasta la última de las conversaciones que mantuvieron. ¿A qué se debe esta resistencia furiosa a estos testimonios directos de quienes conocieron a Kafka?

max_brod-1914El mundo de la kafkología es un mundo signado desde su origen por el desagradecimiento: no hay kafkólogo que no acuse a Max Brod de traicionar a Kafka, en lugar de agradecerle por no haber quemado esos papeles.

Como bien se sabe, Brod incumplió por partida triple aquel pedido postrero de Kafka (“Quémalo todo, sin leerlo antes. Quiero que se me olvide”): 1) no quemó, 2) sí leyó y 3) hizo todo lo que pudo para que el mundo no olvidara nunca a Kafka. Brod dejó a un costado su propia carrera literaria y dedicó veinte años de su vida a trabajar por Kafka. En esos veinte años (de los ’30 a los ’50), la obra de Kafka pasó de ser singularmente imaginativa a ser profética, y de ser profética a ser realista, a retratar como ninguna otra la realidad del mundo.

conversations_with_kafka2Precisamente por esa razón aparecieron en el mundo los kafkólogos. Cuando la primera horneada de aquellos fanáticos llegó en peregrinación a Praga, apenas terminada la Segunda Guerra –recordemos que Brod comenzó a publicar la obra de Kafka en alemán cerca del año ’30, y en el ’33 debió trasladarse a Palestina, lo que dificultó la aparición de los libros de Kafka, y después vinieron la anexión de Austria, la invasión a Polonia y la guerra, y tengamos en cuenta que en los primeros años de posguerra no era nada fácil llegar hasta Checoslovaquia–, así que cuando aquellos kafkólogos iniciales se las arreglaron para llegar a Praga en 1946 y 1947, descubrieron que casi no quedaban con vida personas que hubieran conocido a Kafka personalmente (buena parte de la familia y muchos de los amigos habían muerto en los campos de concentración nazis). Por eso impresionó tanto a los kafkólogos la aparición de Gustav Janouch y sus Conversaciones con Kafka en 1951. Seguir leyendo “Kafka y sus amigos”

El giro de Trump hacia lo desconocido (Descargar Texto)

Claudio Katz

Rebelión

ee-uu-trump-presidente_n

“… El perfil reaccionario de un presidente estadounidense no es una novedad. Trump encarna una vieja tradición rural y protestante, que con el TEA Party afianzó el perfil ultra-conservador de los líderes republicanos… El millonario extremó todos los tópicos de esa tendencia, con retóricas machistas, insultos a las minorías y denigraciones de la mujer…  Tildó de violadores y traficantes de drogas a los dirigentes de incontables comunidades. No se privó, además, de exhibir su afinidad con la Asociación Nacional del Rifle, en un país sacudido por balaceras cotidianas. Repitió todos los delirios de la derecha cristiana sobre el creacionismo anti-darwiniano y ponderó la enseñanza religiosa para atacar el aborto y el matrimonio igualitario… Pero Trump logró desbordar este cerrado entorno derechista al conquistar la adhesión de los trabajadores blancos empobrecidos. Capturó el voto de los distritos industriales con un doble mensaje de crítica a los empresarios (que deslocalizan plantas) y a los inmigrantes (que “usurpan” puestos de trabajo)… Su discurso xenófobo fue brutal. Culpabilizó a los extranjeros por el desempleo, exigió el cierre de las fronteras y reclamó deportaciones masivas. Obtuvo su nominación cuando potenció esa retórica chauvinista…”

El triunfo de Trump ilustra cómo la derecha capitaliza actualmente el descontento popular generado por la mundialización neoliberal. Esa victoria profundiza las tendencias emergieron con el Brexit y el crecimiento de partidos reaccionarios de Europa.

La localización protagónica de este proceso en la primera potencia es un acontecimiento mayúsculo. Estados Unidos es el epicentro de la globalización capitalista y sus procesos internos impactan sobre todo el planeta.

Contenido:

  • -Decepción y hartazgo
  • -Una sorpresa con muchas explicaciones
  • -Outsider, pero no antisistema
  • -Contradicciones económicas
  • -¿Un giro aislacionista?
  • -¿Repliegue del imperialismo?
  • -El impacto sobre América latina
  • -Una caldera en gestación

Claudio Katz. Economista, investigador del CONICET, profesor de la UBA, miembro del EDI.

Descargar Texto: El giro de Trump hacia lo desconocido

FACC, arte y política: cuando el cuerpo habla

Lavaca.org

genocida-suelto-2-accion-poetica-facc

“En la inacción somos cómplices; en la acción, compañeros”

Qué es la FACC

Se bautizaron Fuerza Artística de Choque Comunicativo (FACC)  y se propusieron poner el cuerpo en acción.

Con el lenguaje del arte y en el espacio público, intervienen en temas de actualidad que los movilizan.

Se presentan así:

“FACC es un equipo no partidario de artistas activándose con la urgencia de enfrentar cualquier máquina de violencias que pretenda disciplinar nuestros destinos sociales. Tenemos la certeza de que, hoy más que nunca, es trabajo y responsabilidad del artista poner sus herramientas al servicio de desmantelar desde un acto de comunicación, cualquier iniciativa que sesgue el espíritu libre. Haciendo de la calle y los edificios públicos nuestro escenario y foco de operaciones.

Invitamos a quien decida declararse en estado de emergencia a accionar en consecuencia. Artistas que entiendan que es momento de priorizar. De decidir dónde poner sus energías, en dónde invertir su fuerza, en dónde correr sus riesgos. Individuos deseando un cuerpo colectivo. Dispuestos a transgredir e inclusive romper reglas para lograr efectos performáticos que revelen ideales; que construyan otro discurso. Un discurso intransigente, desde el potente grito del artista”.

Durante toda la semana un grupo de artistas autoconvocados sacudió a la ciudad con acciones poéticas de alto impacto, frente edificios de gobierno, en shoppings, la Casa Rosada y los domicilios de genocidas que cumplen en sus casas condenas por delitos de lesa humanidad. El grupo no se preocupó por firmar la actividad, pero el mensaje no era anónimo: pusieron el cuerpo para dejar el claro una mirada política y poética sobre la actualidad. Como siempre, otros aprovecharon para atribuirse el esfuerzo, alentados por la brutalidad de los medios comerciales que confundieron los medios que difundían la acción con sus verdaderos protagonistas. Fin del misterio, confusión y despojo: los autores de toda esta conmovedora movida son la Fuerza Artística de Choque Comunicativo, conocida como FACC. Su lema: “En la inacción somos cómplices; en la acción, compañeros”.

La FACC nació cuando un grupo de artistas, a partir del cambio de gobierno nacional, sintió que les urgía poner el cuerpo fuera de sus teatros. Si bien sus encuentros comienzan a partir del triunfo de Cambiemos, los artistas que conforman la FACC aclaran que no son un colectivo antigobierno, sino que “quieren instalar una simbología en la calle que hable de un grado de resistencia y que explicite que una parte de la sociedad está enojada y en pie de protesta” Seguir leyendo “FACC, arte y política: cuando el cuerpo habla”