Escher: El artista de lo imposible

Academia Play

El artista de lo imposible: Escher en 20 sorprendentes datos y 20 impactantes imágenes

Maurits Cornelis Escher es un artista particularmente conocido por sus famosos cuadros imposibles. Sus teselados, edificios irreales, escaleras interminables que suben y bajan a la vez y espacios paradójicos plasmados con meticulosos y novedosos métodos de representación, hicieron de él un personaje insólito capaz de realizar un trabajo artístico excepcional vinculado a procedimientos matemáticos.

1. Escher nació en el año 1898 Leeuwarden, capital de Frisia, una de las doce provincias del Reino de los Países Bajos. En su etapa escolar no destacó como buen estudiante. Posteriormente empezó a estudiar arquitectura en Haarlem por designio paterno pero no llegó a graduarse. Tras abandonar sus estudios se convirtió en discípulo del profesor de artes gráficas Samuel Jessurun de Mesquita, bajo cuyas enseñanzas llegó a adquirir destreza en el dibujo y en la técnica de impresión con plancha de madera llamada xilografía.

2Dos años más tarde viajó a Italia donde se dedicó principalmente a pintar paisajes. Pasó por España y se fascinó por los diseños geométricos de la Alhambra, lo cual fomentó su interés por la división del plano y los patrones matemáticos. En Italia permaneció hasta 1935 con su esposa, sin embargo, salió del país por la situación política y se estableció en Suiza durante dos años. En ese país no se sintió cómodo, por lo que se trasladó nuevamente a Bélgica, pero la Segunda Guerra Mundial le obligó a volverse a mudar a Holanda.

3. La fama y el reconocimiento artístico le llegaron a finales de los años 50. No obstante, no fue hasta principios de esa misma década que la venta de sus obras no le proporcionaron un sustento económico para vivir independientemente. Escher logró vender copias de sus grabados y hacer diseños por encargo, lo cual le otorgó una situación dineraria óptima a través de una producción y reproducción regular de trabajos. Su actividad se vio reducida tras dificultades de salud. Finalmente, en marzo de 1972 acabó falleciendo en Hilversum. Seguir leyendo “Escher: El artista de lo imposible”

Gauguin y su mito. La imagen de Tahití como paraíso (Y video)

No cierres los ojos Grupo Akal

«Desde hace tiempo yo he querido establecer el derecho de atreverse a todo; mis habilidades (teniendo en cuenta que mis dificultades económicas han sido excesivas para tal empresa) no han dado gran resultado pero, sin embargo, la máquina está en marcha […]. Los pintores que hoy disfrutan de esa libertad, sí me deben algo». Gauguin

La imagen de Gauguin que, tras abandonar una acomodada vida burguesa con su familia en París, decide entregarse de lleno a la pintura y alejarse del mundo civilizado para encontrar un paraíso de ingenuidad y belleza en Tahití, aun teniendo ciertas coincidencias con la historia real, tiene también una considerable proporción de construcción, de ficción interesada. Precisamente por ello, los escritos de Gauguin –cartas, artículos, notas, memorias, libros…– adquieren una importancia crucial para un mejor acercamiento al personaje y al pintor.

Gauguin y su mito

Cuando intentamos reconstruir los hechos que conforman la biografía de Eugène Henri Paul Gauguin (1848-1903), pronto nos damos cuenta de hasta qué punto se trata de una vida poco convencional. A los acontecimientos e iniciativas protagonizadas por el propio Gauguin en vida se suman hechos anteriores a su nacimiento, que otorgan a su estirpe un halo de excepcionalidad.

En efecto, en sus antecedentes familiares se entremezclan el último virrey español del Perú, su tío abuelo don Pío Tristán Moscoso; una feminista y revolucionaria mítica, su abuela Flora Tristán; un hoy oscuro grabador de estampas de plantas y animales exóticos que, enloquecido, acabó encarcelado por haber querido violar a su hija, respectivamente André Chazal, abuelo paterno de Gauguin y Aline, madre de Gauguin; y, por último, un encendido republicano que, ante los acontecimientos de 1849 y presagiando el posterior golpe de estado de Napoleón III, decidió huir con su familia al otro lado del mundo para empezar allí una nueva vida, muriendo en el camino, en el extremo meridional de la remota Patagonia: el periodista de Le National, Clovis Gauguin, padre de Paul Gauguin.

Todos estos antecedentes, verdaderos en cuanto que históricamente constatables, constituyen ingredientes más que adecuados para una buena novela. Si a ellos añadimos algunos de los hechos más notables que jalonaron la vida del propio Paul Gauguin obtendremos en efecto el retrato de un personaje tan extraordinariamente atractivo como extravagante en el contexto de la Francia de la segunda mitad del siglo XIX. Me refiero a hechos como su estancia infantil en Perú, alojado en el palacio colonial de don Pío Tristán, en donde pudo entrever por primera vez ese desbordante paraíso tropical que después buscó toda su vida; sus viajes por mar a lo largo y ancho del planeta entre 1865 y 1871, enrolado en la Armada Francesa; su tensa relación con el mundo nórdico a partir de su matrimonio, en 1873 con la danesa Mette Sophie Gad; su clandestina, romántica y confusa implicación en la causa republicana española de don Manuel Ruiz Zorrilla en 1883; su participación en movimientos artísticos como impresionismo y postimpresionismo, de incalculable trascendencia para todo el arte moderno y de masiva aceptación por el público actual, y su relación con los pintores impresionistas y postimpresionistas, incluyendo el tormentoso y conocidísimo episodio de su estancia con Vincent Van Gogh en Arlés; por último, y sobre todo, su huida del mundo europeo y de todas las convenciones que ello suponía –incluida la familia– y, como consecuencia, sus célebres viajes y estancias, primero en Panamá y Martinica (1887), y posteriormente en la Polinesia Francesa, concretamente en Tahití (1891-1893 y 1895-1901) y luego en las Islas Marquesas (1901-1903), donde murió. Seguir leyendo “Gauguin y su mito. La imagen de Tahití como paraíso (Y video)”

Arte, política y memoria en América Latina (Descargar)

Natalia Aguerre. [Coordinadora]

Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano. N 54

CLACSO. https://www.clacso.org.ar/

Buenos Aires. Marzo de 2018

Fragmento

El cuestionamiento permanente de los artistas da lugar no a un solo muralismo en singular sino a muralismos variados que cumplen con funciones sociales diversas: comunicativa, político-ideológica, de agitación y propaganda, de expresión comunitaria, pedagógica, de demarcación territorial, incluso decorativa en espacios comunes, que exigen definir su particular proceso de producción para lograr su propósito comunicativo. El arte, así concebido, es campo de crítica histórica y de dimensión vital en lo cotidiano; vehículo y herramienta privilegiada para el encuentro de lo común por la afectación sensible que, deseablemente, contribuirá a erigir una subjetividad nueva y en el mejor de los casos, alimentará la acción social colectiva.

Contenido:

  1. La Revolución Mexicana y el Arte Popular Colombiano
  2. Arte público y Muralismo
  3. El cine de Fernando de Fuentes Y Raymundo Gleyzer
  4. El Arte ArquitectónicoBibliografía

Descargar Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano. N 54

El simbolismo y Edvard Munch

No Cierres los ojos  – Grupo Akal

Enfermedad, locura y muerte fueron los ángeles negros que velaron mi cuna al nacer  y me acompañaron toda la vida. Edvard Munch

Simbolismo

Antes:

  • 1884 Se publica A contrapelo, del escritor francés J. K. Huysmans, un hito para el pensamiento simbolista.
  • 1886 El poeta griego Jean Moréas publica en París el Manifiesto del simbolismo.
  • 1890 El belga James Ensor demuestra en Intriga la misma mezcla de detalle autobiográfico e imaginación inquietante característica de Munch.

Después:

  • Principios del siglo XX La obra de Munch influye al expresionismo: las imágenes se distorsionan para expresar sentimientos subjetivos.
  • 1937 Los nazis confiscan 82 obras de Munch de las galerías alemanas por «decadentes».

Seguir leyendo “El simbolismo y Edvard Munch”

Postimpresionismo

No cierres los ojos Grupo Akal

Postimpresionismo

Antes:

  • 1879 Cromática moderna, el influyente libro de Ogden Roods, explora los aspectos científicos del color.
  • 1881 Seurat realiza una copia de El pobre pescador, de Pierre Puvis de Chavannes, cuya obra admiraba profundamente.
  • 1884 Seurat conoce a su compañero colorista Paul Signac en el Salon des Indépendants.

Después:

  • 1888 Paul Gauguin visita a Vincent van Gogh en Arles, pero se va repentinamente tras una crisis de su amigo.
  • 1891 Gauguin se instala en Tahití para escapar de la «artificialidad» de Europa.
  • 1904 El Salon d’Automne acoge una exposición especial sobre la obra de Cézanne

Georges Seurat

georges-seuratSeurat nació en París en 1859, hijo de un agente judicial acaudalado y excéntrico. Muy pronto mostró talento para el dibujo e ingresó en la Escuela de Bellas Artes, pero aprendió más durante el tiempo que pasó junto al pintor simbolista Pierre Puvis de Chavannes. Su primera gran obra fue Bañistas en Asnières, expuesta en 1884, y, con el éxito de Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte, consolidó su reputación dentro de los círculos artísticos progresistas. Seurat afirmaba ser el inventor de la técnica neoimpresionista, que aplicaba a escenas parisinas y a series atmosféricas donde mostraba puertos desiertos en Normandía. Experimentó con ideas muy diversas y cuando una enfermedad no diagnosticada acabó prematuramente con su vida, se encontraba inmerso en investigaciones sobre los efectos psicológicos de la expresividad del color y la línea.

Otras obras clave:

  • 1883–1884 Bañistas en Asnières.
  • 1887 La parada del circo.
  • 1890 Mujer empolvándose.
  • 1890 El puerto de Gravelines.

Una obra de arte que no nazca de la emoción no es arte

Cuando en el año 1886 los impresionistas realizaron su última exposición en París, ya habían instaurado un nuevo estilo pictórico que revolucionó el arte francés. Los impresionistas, siguiendo la consigna de Manet que dictaba que «uno debe ser de su tiempo y pintar lo que ve», habían tratado de captar la fugacidad del momento: movimiento, luz y reflejo. Su interés en el aspecto visual de las obras, no obstante, generó reacciones de otros artistas que deseaban profundizar en temas con una mayor carga intelectual, espiritual o emocional. Esas obras a menudo han recibido la etiqueta de «postimpresionistas», término que no alude a una filosofía ni a un enfoque específicos, sino que engloba a los artistas que surgieron del impresionismo pero que, a la vez, renegaban de él. En concreto, describe la obra de cuatro maestros del arte de finales del siglo XIX –Georges Seurat, Paul Gauguin, Vincent van Gogh y Paul Cézanne– junto a sus respectivos círculos.

Exposición postimpresionista

Ninguno de estos artistas habría reconocido el término «postimpresionista», acuñado en 1910 por el crítico inglés Roger Fry cuando buscaba un título para una exposición en las Grafton Galleries de Londres. La exposición («Manet y los postimpresionistas») estaba dominada por las obras de Manet, Gauguin, Van Gogh y Cézanne. Seguir leyendo “Postimpresionismo”

Arturo Borda. Biografía breve (Y Video)

Arte, pintura y genios

arturo-borda-4

Arturo Borda: Realismo mágico con aroma boliviano.

arturo-borda-1Arturo Borda, pintor y escritor boliviano, (La Paz, 14 de Octubre de 1883- 17 de Junio de 1953). Formado en un colegio jesuita, sus primeros años de estudio nada tuvieron que ver con el entusiasmo por el aprendizaje de conocimientos instrumentales o académicos; sin especial interés por las materias educativas y alejadas del mundo de la pintura, la suya fue una carrera dirigida desde joven (en torno a los 15 años) a la esfera de lo artístico, de hecho no completó estudios secundarios en otras disciplinas.

Inicio su contacto con la plástica a finales de siglo, pasión que no decayó hasta el fin de sus días y por la cual durante las tres primeras décadas del siglo XX fue ampliamente reconocido en los circuitos de la capital boliviana. No en vano, expuso en varias ocasiones en el Círculo de Bellas Artes de La Paz.

Ubicado dentro de las escuelas modernista y simbolista, sus incipientes trabajos como profesional son reflejo claro de la juventud creativa que atesora. Paisajes y retratos por doquier, con un tono de rebeldía y virulencia propio de su espléndida y novedosa relación con lo plástico dominaron una primera etapa desbordada por el color. Autor prolífico y con un eclecticismo a la altura de pocos en su generación, posee una producción que pese a la dificultad para establecer un catálogo riguroso de toda su trayectoria (debido a pérdidas y vicisitudes de diversa naturaleza), es tan ingente que para que se hagan una idea en el quinquenio (1915-1919) se expusieron cerca de 350 cuadros propios entre La Paz y Buenos Aires, hecho que sin ninguna duda da un toque de cuantiosa distinción a su a veces olvidada genialidad Seguir leyendo “Arturo Borda. Biografía breve (Y Video)”

Ernesto de la Cárcova. Biografía breve (y Video)

Revista de Artes

sin-pan-y-sin-trabajo-ernesto-de-la-carcova

“Sin pan y sin trabajo” (1892-1893), óleo

Principales obras: Cabeza de viejo – (1879), Pomona, Sin pan y sin trabajo, El banco del jardín  Contraluz

Premios

  • 1904: Premio de Honor y Medalla de Oro en la Exposición Internacional en Saint-Louis, Estados Unidos.
  • 1910: Medalla de Oro en la muestra del Centenario.
  • 1914: Primer Premio Adquisición en el Salón Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires.
  • 1916: Medalla de Plata Premio de Artistas Extranjeros en el Salón de Bellas Artes de París

 

ernesto-de-la-carcova-pinturaNacido en Buenos Aires en 1866, Ernesto de la Cárcova inició sus estudios pictóricos en la Sociedad Estímulo de Bellas Artes con el maestro italiano Francisco Romero.

Luego marchó a Italia, donde ingresó a la Real Academia Albertina de Turín, quedando entonces bajo la tutela del pintor Giacomo Grosso.

En 1890 el joven estudiante argentino envió tres obras a la XXXI Exposición de Bellas Artes del Círculo de los Artistas Turineses y allí consiguió que el Rey Humberto I de Italia adquiriese, para el Palacio de Quirinal, uno de sus cuadros al pastel titulado “Cabeza de Viejo”.

Con ello, el triunfo del novel plástico porteño, de apenas veinticuatro años de edad, fue terminante y rotundo Seguir leyendo “Ernesto de la Cárcova. Biografía breve (y Video)”