¿Por qué todo el mundo ama “Cinema Paradiso”?

Cinema Paradiso: Película de Giuseppe Tornatore, tres décadas.

jovencísimo Salvatore Cascio interpretó a Totò, diminutivo siciliano de su propio nombre real, un niño que vive por y para el cine. No es que haya mucho más que hacer en su pueblo, donde los hombres -incluido su padre- han partido hacia la guerra y la única alegría colectiva parece ser ir a gritarle un rato a la gran pantalla del Cinema Paradiso. Allí trabaja Alfredo (Philippe Noiret) como operador, proyectando las cintas a ese público entregado, deseoso de evasión. Él las mira desde la cabina, a través de un agujero, aprendiendo frases de Spencer Tracy o John Wayne que después irá soltando como pequeñas joyas de sabiduría. Sin duda, Alfredo y Totò estaban destinados a encontrarse y quererse. Les une una amistad preciosa, basada en su amor por el cine, que se va convirtiendo en algo más profundo: acaba ocupando la figura paterna ausente para el niño, mientras éste ocupa, a su vez, el espacio del hijo que nunca tuvo. Una relación que encajaba en las dos direcciones, y que nos regaló una de las relaciones más sinceras, divertidas y emotivas del cine.

 Mirela Mullor

Fotogramas

Hacía 30 años que Salvatore no volvía a Giancaldo. No quería, no podía. La localidad siciliana que le vio nacer, crecer y partir le asustaba demasiado. Muchos recuerdos, personas y sentimientos que enterró en algún lugar de su cabeza al aterrizar en Roma. Y lo hizo, no por egoísmo, sino porque un buen amigo se lo pidió. Porque Alfredo, antes de marchar, le advirtió que no volviese jamás a ese pequeño pueblo de expectativas limitadas y fantasmas en vida. Que viviese como él no había podido, como no se había atrevido. Que intentase rozar, pues no es posible más que eso, los sueños que vivían juntos en las películas del Cinema Paradiso. Seguir leyendo “¿Por qué todo el mundo ama “Cinema Paradiso”?”

La FACC en el G20: “Despertamos o en caso contrario, reventamos”

 

La Fuerza Artística de Choque Comunicativo (FACC), un grupo de artistas autoconvocades, volvió a accionar hoy previo a la cumbre del G20 que reúne en nuestro país a los presidentes más influyentes del mundo. Como parte de una acción anual que incluyó perfomances durante el año en Jujuy, Bariloche y Capital Federal, esta vez la FACC eligió plantar el mensaje “Propiedad del G20 #QuiénElige?” en Plaza de Mayo y frente a la Casa Rosada. Si el silencio del G20 es hermético, la FACC comunica que muchas veces las cosas son tan claras que, para explicarlas, no hacen falta tantas palabras. Compartimos la crónica y las fotos de la acción.

Lavaca.org

Otra vez una caravana. Otra vez música en vivo, una acción performática y un texto contundente. Otra vez una pancarta enorme que pregunta #QuiénElige? y traza un puente con las acciones de la FACC este 2018 en Jujuy, en Bariloche y en Capital frente al Ministerio de Energía, donde con distintas herramientas comunicativas develaron las reuniones internacionales previas a la cumbre en las que se debatieron diferentes temas de política internacional que actualmente son ejes de ajuste en Argentina: educación, trabajo, energía, salud, alimentación, etc.

Otra vez la FACC.

Otra vez en el G20
Seguir leyendo “La FACC en el G20: “Despertamos o en caso contrario, reventamos””

Pablo Picasso: “Mi pintura es fruto de mi pensamiento”

 Pablo Picasso: nació el 25 de octubre de 1881, Málaga, España

¿Por qué pinta de un modo tan difícil de comprender para la gente? -le pregunté.

-Pinto así -me respondió- porque mi pintura es fruto de mi pensamiento. He trabajado durante años para obtener este resultado y si diese un paso atrás (mientras hablaba, retrocedió un paso) sería una ofensa al pueblo (la palabra francesa fue “offense”), porque lo que hago es coherente con mi pensamiento.

[Hemeroteca] Entrevista a Pablo Picasso publicada originalmente el 13 de Marzo de 1945 en la revista política estadounidense vinculada al pensamiento marxista “New Masses” y reproducida en el portal de la Asociación de Amigos del Arte y la Cultura de Valladolid

El Viejo Topo

El pintor español Pablo Picasso inició a los catorce años, en Barcelona, sus estudios de pintura, que más tarde continuaría en Madrid. En 1901 se trasladó a París, donde instaló su estudio en Montmartre. Allí se vería influenciado por pintores como Tolouse-Loutrec y Degas. Desarrolló su propio estilo a través de las numerosas transformaciones experimentadas a lo largo de su increiblemente productiva carrera. Seguir leyendo “Pablo Picasso: “Mi pintura es fruto de mi pensamiento””

Escher: El artista de lo imposible

Academia Play

El artista de lo imposible: Escher en 20 sorprendentes datos y 20 impactantes imágenes

Maurits Cornelis Escher es un artista particularmente conocido por sus famosos cuadros imposibles. Sus teselados, edificios irreales, escaleras interminables que suben y bajan a la vez y espacios paradójicos plasmados con meticulosos y novedosos métodos de representación, hicieron de él un personaje insólito capaz de realizar un trabajo artístico excepcional vinculado a procedimientos matemáticos.

1. Escher nació en el año 1898 Leeuwarden, capital de Frisia, una de las doce provincias del Reino de los Países Bajos. En su etapa escolar no destacó como buen estudiante. Posteriormente empezó a estudiar arquitectura en Haarlem por designio paterno pero no llegó a graduarse. Tras abandonar sus estudios se convirtió en discípulo del profesor de artes gráficas Samuel Jessurun de Mesquita, bajo cuyas enseñanzas llegó a adquirir destreza en el dibujo y en la técnica de impresión con plancha de madera llamada xilografía.

2Dos años más tarde viajó a Italia donde se dedicó principalmente a pintar paisajes. Pasó por España y se fascinó por los diseños geométricos de la Alhambra, lo cual fomentó su interés por la división del plano y los patrones matemáticos. En Italia permaneció hasta 1935 con su esposa, sin embargo, salió del país por la situación política y se estableció en Suiza durante dos años. En ese país no se sintió cómodo, por lo que se trasladó nuevamente a Bélgica, pero la Segunda Guerra Mundial le obligó a volverse a mudar a Holanda.

3. La fama y el reconocimiento artístico le llegaron a finales de los años 50. No obstante, no fue hasta principios de esa misma década que la venta de sus obras no le proporcionaron un sustento económico para vivir independientemente. Escher logró vender copias de sus grabados y hacer diseños por encargo, lo cual le otorgó una situación dineraria óptima a través de una producción y reproducción regular de trabajos. Su actividad se vio reducida tras dificultades de salud. Finalmente, en marzo de 1972 acabó falleciendo en Hilversum. Seguir leyendo “Escher: El artista de lo imposible”

Gauguin y su mito. La imagen de Tahití como paraíso (Y video)

No cierres los ojos Grupo Akal

«Desde hace tiempo yo he querido establecer el derecho de atreverse a todo; mis habilidades (teniendo en cuenta que mis dificultades económicas han sido excesivas para tal empresa) no han dado gran resultado pero, sin embargo, la máquina está en marcha […]. Los pintores que hoy disfrutan de esa libertad, sí me deben algo». Gauguin

La imagen de Gauguin que, tras abandonar una acomodada vida burguesa con su familia en París, decide entregarse de lleno a la pintura y alejarse del mundo civilizado para encontrar un paraíso de ingenuidad y belleza en Tahití, aun teniendo ciertas coincidencias con la historia real, tiene también una considerable proporción de construcción, de ficción interesada. Precisamente por ello, los escritos de Gauguin –cartas, artículos, notas, memorias, libros…– adquieren una importancia crucial para un mejor acercamiento al personaje y al pintor.

Gauguin y su mito

Cuando intentamos reconstruir los hechos que conforman la biografía de Eugène Henri Paul Gauguin (1848-1903), pronto nos damos cuenta de hasta qué punto se trata de una vida poco convencional. A los acontecimientos e iniciativas protagonizadas por el propio Gauguin en vida se suman hechos anteriores a su nacimiento, que otorgan a su estirpe un halo de excepcionalidad.

En efecto, en sus antecedentes familiares se entremezclan el último virrey español del Perú, su tío abuelo don Pío Tristán Moscoso; una feminista y revolucionaria mítica, su abuela Flora Tristán; un hoy oscuro grabador de estampas de plantas y animales exóticos que, enloquecido, acabó encarcelado por haber querido violar a su hija, respectivamente André Chazal, abuelo paterno de Gauguin y Aline, madre de Gauguin; y, por último, un encendido republicano que, ante los acontecimientos de 1849 y presagiando el posterior golpe de estado de Napoleón III, decidió huir con su familia al otro lado del mundo para empezar allí una nueva vida, muriendo en el camino, en el extremo meridional de la remota Patagonia: el periodista de Le National, Clovis Gauguin, padre de Paul Gauguin.

Todos estos antecedentes, verdaderos en cuanto que históricamente constatables, constituyen ingredientes más que adecuados para una buena novela. Si a ellos añadimos algunos de los hechos más notables que jalonaron la vida del propio Paul Gauguin obtendremos en efecto el retrato de un personaje tan extraordinariamente atractivo como extravagante en el contexto de la Francia de la segunda mitad del siglo XIX. Me refiero a hechos como su estancia infantil en Perú, alojado en el palacio colonial de don Pío Tristán, en donde pudo entrever por primera vez ese desbordante paraíso tropical que después buscó toda su vida; sus viajes por mar a lo largo y ancho del planeta entre 1865 y 1871, enrolado en la Armada Francesa; su tensa relación con el mundo nórdico a partir de su matrimonio, en 1873 con la danesa Mette Sophie Gad; su clandestina, romántica y confusa implicación en la causa republicana española de don Manuel Ruiz Zorrilla en 1883; su participación en movimientos artísticos como impresionismo y postimpresionismo, de incalculable trascendencia para todo el arte moderno y de masiva aceptación por el público actual, y su relación con los pintores impresionistas y postimpresionistas, incluyendo el tormentoso y conocidísimo episodio de su estancia con Vincent Van Gogh en Arlés; por último, y sobre todo, su huida del mundo europeo y de todas las convenciones que ello suponía –incluida la familia– y, como consecuencia, sus célebres viajes y estancias, primero en Panamá y Martinica (1887), y posteriormente en la Polinesia Francesa, concretamente en Tahití (1891-1893 y 1895-1901) y luego en las Islas Marquesas (1901-1903), donde murió. Seguir leyendo “Gauguin y su mito. La imagen de Tahití como paraíso (Y video)”

Arte, política y memoria en América Latina (Descargar)

Natalia Aguerre. [Coordinadora]

Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano. N 54

CLACSO. https://www.clacso.org.ar/

Buenos Aires. Marzo de 2018

Fragmento

El cuestionamiento permanente de los artistas da lugar no a un solo muralismo en singular sino a muralismos variados que cumplen con funciones sociales diversas: comunicativa, político-ideológica, de agitación y propaganda, de expresión comunitaria, pedagógica, de demarcación territorial, incluso decorativa en espacios comunes, que exigen definir su particular proceso de producción para lograr su propósito comunicativo. El arte, así concebido, es campo de crítica histórica y de dimensión vital en lo cotidiano; vehículo y herramienta privilegiada para el encuentro de lo común por la afectación sensible que, deseablemente, contribuirá a erigir una subjetividad nueva y en el mejor de los casos, alimentará la acción social colectiva.

Contenido:

  1. La Revolución Mexicana y el Arte Popular Colombiano
  2. Arte público y Muralismo
  3. El cine de Fernando de Fuentes Y Raymundo Gleyzer
  4. El Arte ArquitectónicoBibliografía

Descargar Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano. N 54

El simbolismo y Edvard Munch

No Cierres los ojos  – Grupo Akal

Enfermedad, locura y muerte fueron los ángeles negros que velaron mi cuna al nacer  y me acompañaron toda la vida. Edvard Munch

Simbolismo

Antes:

  • 1884 Se publica A contrapelo, del escritor francés J. K. Huysmans, un hito para el pensamiento simbolista.
  • 1886 El poeta griego Jean Moréas publica en París el Manifiesto del simbolismo.
  • 1890 El belga James Ensor demuestra en Intriga la misma mezcla de detalle autobiográfico e imaginación inquietante característica de Munch.

Después:

  • Principios del siglo XX La obra de Munch influye al expresionismo: las imágenes se distorsionan para expresar sentimientos subjetivos.
  • 1937 Los nazis confiscan 82 obras de Munch de las galerías alemanas por «decadentes».

Seguir leyendo “El simbolismo y Edvard Munch”