La sociedad algorítmica: agentes inteligentes invisibles

Se define algoritmo como “un conjunto ordenado y finito de operaciones que permite hallar la solución de un problema. Estas acciones se entrenan con datos para obtener conclusiones y conocimientos. La expansión de los métodos de cálculos expresados como algoritmos, algunos disponibles desde 1950, se debe en gran parte al encuentro con el software (aplicaciones APP), las capacidades de procesamiento a gran escala y el ancho de banda creciente de internet hoy configuran el territorio del Big Data. Los cálculos penetran tan íntimamente en nuestras vidas, que no logramos percibir con claridad cómo conducen nuestros datos a infraestructuras estadísticas ubicadas en lejanos servidores. Así, un número creciente de dominios de conocimientos como la cultura, el conocer y la información, la salud, la ciudad, el trasporte, el trabajo, las finanzas e incluso el amor y el sexo son mediados por algoritmos.

Alfredo Moreno

Alainet

Es muy común encontrar notas periodísticas que hacen referencia a los algoritmos. Ya sea en la sección de economía, tecnología o estilos de vida, estos procesos matemáticos se han convertido en poco tiempo en una pieza fija de nuestra cotidianidad informativa.

A medida que los algoritmos son los “agentes inteligentes” invisibles en la redefinición del mundo digital, es urgente hablar de cómo alertar a los ciudadanos de los impactos de sistemas de datos que toman decisiones sobre nuestras oportunidades, derechos y posibilidades vitales. Si un día te niegan la prestación de un empleo, la atención médica, el ingreso al sistema bancario, el acceso a becas de estudio o contratos de tu vida laboral porque lo dicta un algoritmo, ¿a quién podemos acudir?

Un algoritmo al igual que los datos con los que se entrena, pueden estar sesgados desde su propia conceptualización. ¿La sociedad algorítmica reproduce los conceptos del modelo de distribución de la riqueza y la desigualdad en el acceso a los conocimientos?

Varios autores, como Cathy O’ Neil en su libro “Armas de destrucción Matemática”, han denunciado que los desarrollos de estos modelos embebidos en el software no cuentan con regulación de los Estados. Así, van creando una sociedad dual en la que los ricos cuentan con el privilegio de una atención personalizada, humana y regulada mientras que a los grupos vulnerables se les condena a los resultados de “máquinas inteligentes”, en el que no existe transparencia, derechos ni procedimientos claros para apelar las decisiones algorítmicas.

Muchas de estas cuestiones merecen una reflexión social profunda y la articulación de consensos tecno políticos y sociales sobre qué es y qué no es aceptable y deseable. Pero para empezar a articular estos consensos hacen falta herramientas que nos ayuden a entender qué es lo que está ocurriendo. ¿Contar con visibilidad pública sobre los algoritmos y los datos de entrenamiento puede ser esa herramienta?

La redefinición del mundo digital

Comprender los alcances de los algoritmos y sus contextos de aplicación, nos ayudará a comprender cómo la digitalización de la vida cotidiana y nuestra relación con las plataformas y servicios digitales está orientada por una infraestructura de cómputos que conforman el proceso de los algoritmos. Por ello, se hace necesario comprender, discutir y criticar la manera como los algoritmos, que no conocemos, marcan nuestros días. Seguir leyendo “La sociedad algorítmica: agentes inteligentes invisibles”

Capitalismo y despojo. (Descargar Libro)

Renán Vega Cantor: Capitalismo y despojo. Perspectiva histórica sobre la expropiación universal de bienes y saberes (2013)

La expropiación es una característica estructural del capitalismo cuya finalidad siempre ha consistido en convertir a los seres humanos en trabajadores asalariados, en parias, en objetos desechables y/o en consumidores. En una perspectiva histórica amplia, pueden identificarse cinco grandes procesos de despojo perpetrados en los últimos cinco siglos, que están asociados a la emergencia y expansión mundial del capitalismo: la expropiación de la tierra y sus bienes comunes (la naturaleza); la expropiación del cuerpo de seres humanos para someterlos en sus propios territorios (amerindios) o convertirlos en esclavos y llevarlos con violencia al otro lado del mundo (africanos); la expropiación del producto del trabajo de artesanos y campesinos; la expropiación del tiempo de los trabajadores y de sus costumbres; y, la expropiación de sus saberes.

Estas formas de despojo no pueden ser consideradas de manera evolucionista como si necesariamente una fuera la continuación de otra anterior, puesto que algunas de ellas, o incluso todas, en determinado momento se presentan de forma simultánea, como sucede en nuestra época.

No obstante, una perspectiva histórica de larga duración permite destacar el predominio de cierta forma de expropiación en un determinado momento. Por esta razón, en este libro se muestra un breve panorama histórico de cada una de estas formas, con el objetivo de presentar una visión lo más amplia posible de los mecanismos de desposesión permanente que utiliza el capitalismo para reproducirse a diario.

La historia podría considerarse como el decurso del metabolismo social que relaciona a los seres humanos con la naturaleza, en un proceso en el cual se constituyen diferentes saberes ligados a las actividades productivas y a todos los aspectos de la vida social. Así, hace miles de años nuestros antepasados desarrollaron habilidades especiales, esto es, saberes particulares, para cazar, pescar, recoger frutos y plantas y, mucho tiempo después, crearon la agricultura, la artesanía, la ganadería y otras actividades que se proyectan hasta nuestros días. En esas actividades existía una unidad orgánica entre el trabajador y las condiciones de producción (artefactos e instrumentos), que estaba mediada por la existencia de unos saberes concretos tal y como acontecía en los oficios artesanales (…) Este tipo de unidad de saber, entre el trabajador y sus condiciones de producción, empezó a ser erosionado desde hace varios siglos por el emergente capitalismo en algunos lugares de Europa. Aunque el esfuerzo de expropiación del saber de los trabajadores asalariados se inició con la Revolución Industrial, este intento no tuvo éxito inmediato, entre otras razones por la resistencia consciente y organizada de las primeras generaciones de obreros. Entre los procesos de expropiación a que éstos últimos han sido sometidos desde la configuración del capitalismo en Inglaterra en el siglo XVIII, el último en alcanzarse fue el despojo de sus saberes.

Así, la expropiación de las condiciones de producción y del producto del trabajo se materializó durante la acumulación primitiva del capital y apareció ya consumada, en el caso inglés, antes de la Revolución Industrial. La expropiación del tiempo y de las costumbres de las primeras generaciones de obreros fue más tardía, hasta que el capital logró imponer el ritmo temporal de las fábricas a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Mucho más tarde, se logró la expropiación de los saberes, cuando se impusieron el taylorismo y el fordismo, en pleno siglo XX. Ese proceso de expropiación de saberes prosigue hasta el día de hoy, involucrando a todo tipo de trabajadores, incluso a aquellos que hasta hace poco tiempo se consideraban al margen de dicho despojo, como los pertenecientes a las llamadas profesiones liberales (abogados, médicos, profesores…)

Descargar Libro : Capitalismo y despojo. Perspectiva histórica sobre la expropiacion universal de bienes y saberes

Argentina: La deuda pública es un gran condicionante

Lectura recomendada: Por una auditoría ciudadana de la deuda pública

Las decisiones que se asuman por la deuda de la Administración Central, que eso es lo que se negocia por estas horas en EEUU, en cabeza del Ministro de Economía Martín Guzmán, impactará sobre la diversidad de la deuda exigible por acreedores a los Estados provinciales, e incluso al sector privado de la economía. Los acreedores no solo son tenedores externos de los títulos de la deuda, sino también residentes locales, entre ellos organismos de la importancia de los mencionados ANSES, Banco Central de la República Argentina o BNA. Es un tema a diferenciar y tener en cuenta a la hora de pensar los efectos de cualquiera de las decisiones que se asuman. Como señalamos, un problema acrecentado en estos años es la cesión de soberanía jurídica, algo que se arrastra desde tiempos de la dictadura genocida. La propia ley de “sostenibilidad de la deuda externa”, en tratamiento parlamentario por estas horas, replica la fórmula favorable a la jurisdicción extranjera. Queda claro que el tratamiento sobre el que hacer con la deuda supone diferenciar jurisdicción local de la externa.

Julio C. Gambina Seguir leyendo “Argentina: La deuda pública es un gran condicionante”

Tiempos de estallidos sociales (Descargar)

En los últimos meses, América Latina vive momentos de turbulencia social, donde se destacan las movilizaciones contra las medidas de ajuste impuestas por el FMI, pero también cambios de signo político.  Esta edición examina los antecedentes de estos remezones, su carácter en distintos casos y pistas de las perspectivas.

Contenido

  • -América Latina entre los futuros posibles y el fantasma medieval
  • -El caso de Ecuador: Imperialismo impone dictaduras de nuevo tipo
  • -La crisis de Haití: punto de bifurcación y no retorno
  • -Insurrección en Chile: Asamblea Constituyente libre y soberana
  • -Colombia entre la democratización y el tradicionalismo
  • -Perú en tiempo de plagas y retardos
  • -Derrota electoral de Macri y la impugnación a la ofensiva del capital en Nuestramérica
  • -Uruguay: los pliegues de una excepcionalidad histórica
  • -Bolivia ante el peligro del retroceso histórico y de la restauración neoliberal

¿Qué está en juego en América Latina en este momento? Seguir leyendo “Tiempos de estallidos sociales (Descargar)”

El odio al indio

El odio racial solo puede destruir; no es un horizonte, no es más que una primitiva venganza de una clase histórica y moralmente decadente que demuestra que detrás de cada mediocre liberal se agazapa un consumado golpista.

La pregunta que todos debemos responder es ¿cómo es que esta clase media tradicional pudo incubar tanto odio y resentimiento hacia el pueblo llevándola a abrazar un fascismo racializado centrado en el indio como enemigo? ¿Como hizo para irradiar sus frustraciones de clase a la policía y a las Fuerzas Armadas y ser la base social de esta fascistización, de esta regresión estatal y degeneración moral?

Álvaro García Linera

Como una espesa niebla nocturna, el odio recorre vorazmente los barrios de las clases medias urbanas tradicionales de Bolivia. Sus ojos rebalsan de ira. No gritan, escupen; no reclaman, imponen. Sus cánticos no son de esperanza, ni hermandad, son de desprecio y discriminación contra los indios. Se montan en sus motos, se suben a sus camionetas, se agrupan en sus fraternidades carnavaleras y universidades privadas y salen a la caza de indios alzados que se atrevieron a quitarles el poder. Seguir leyendo “El odio al indio”

Se consuma el Golpe de Estado en Bolivia

Renunció Evo Morales a las 16;52hs en la ciudad de Chimore, Cochabamba. El anuncio fue concretado tras las declaraciones de las Fuerzas Armadas y el comandante de la Policía Nacional que salieron a pedir la renuncia del Presidente Evo Morales. El anuncio fue realizado luego que la oposición rechazará el llamado a nuevas elecciones por parte del Presidente.

Para contener la escalada del golpe de Estado que desplegó la oposición en gran parte del país y al incrementarse la violencia y motines policiales, el Presidente Evo Morales hoy llamó a realizar nuevas elecciones. La repuesta negativa no se dejó esperar y el líder de la maniobra opositora, Camacho,exigió  su renuncia. Pero hoy las Fuerzas Armadas y el comandante general de la Policía de Bolivia también pudieron la renuncia de Evo Morales. Seguir leyendo “Se consuma el Golpe de Estado en Bolivia”

Un Mundo sin Muros (Descargar Antología )

Lectura recomendada: Alemania a 30 años de la caída del Muro de Berlín

Este 9 de noviembre se cumplen treinta años de la caída del Muro de Berlín y de la proclamación de la superioridad de Occidente y de su modelo de libre mercado con el que debían caer todos los muros. Tres décadas después se han construido más de 70 en todo el mundo. Europa ya ha construido más de mil kilómetros de vallas, mucho más que la extensión del Muro de Berlín. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arrancó el año con el cierre de gobierno más prolongado de la historia del país con un Congreso enfrentado entre quienes querían financiar su “gran, grueso y hermoso” muro y quienes apoyaban la versión de un “muro tecnológico” como proponía la dirigente demócrata Nancy Pelosi. Esto debería suscitar algunas preguntas incómodas que tienen que ver con la hipocresía, particularmente: ¿cómo hemos llegado a que los Muros se hayan convertido en el signo de nuestros tiempos?

Stop the Wall

Hasta 2002, cuando todo un ejército de bulldozers escoltados por unidades militares israelíes fuertemente armadas arrasaron terrenos palestinos para construir el Muro del apartheid de Israel, estas infraestructuras seguían siendo tabú.

Durante un año entero Israel ni siquiera reconoció estar construyendo un muro de más de 700 km de largo. Stop the Wall cartografió el primer mapa gracias a una eficaz tarea de campo y a la ayuda del Sistema de Información de Defensa Territorial de Palestina (PALDIS). Seguir leyendo “Un Mundo sin Muros (Descargar Antología )”