#QuiénElige? : Los gritos del silencio

Artículo recomendado: Sin palabras

A lo largo de este traumático viernes, cada acción tocó un punto neurálgico del dolor que produce la actualidad argentina.

En un día que conmueve, la Fuerza Artística de Choque Comunicativo – un grupo que reunió a más de 500 artistas autoconvocados- realizó una serie de manifestaciones artísticas y coordinadas en todo el país bajo la consigna #QuiénElige?. Con máscaras de pájaros de mal agüero y una banda sonora, señalaron cuatro símbolos del poder: los tanques petroleros en Comodoro Rivadavia; la residencia de los Blaquier en Ledesma, Jujuy; el Escuadrón n° 36 de Gendarmería en Esquel; y el Congreso Nacional, en Buenos Aires. La última acción, cargada de la noticia de que el cuerpo hallado pertenece a Santiago Maldonado, desbordó en llantos, aplausos y reacciones que catalizaron un sentimiento colectivo. Cómo fueron las acciones en cada lugar, quiénes es la FACC y cómo es el arte cuando ataca.

Una pregunta inquietante comenzó a poblar las calles de la ciudad de Buenos Aires desde el miércoles por la madrugada: #QuiénElige? decía el afiche acompañado por un dibujo de una máscara de pájaro de mal agüero. Recién dos días más tarde, hoy, se conocería la línea que conecta la campaña gráfica con la acción concreta en cuatro puntos cardinales del país.

La FACC es un grupo artístico que realiza acciones en el espacio público desde el 2016. Esta vez, trabajó en silencio durante meses junto a artistas de cuatro ciudades distintas (Comodoro Rivadavia, Libertador General San Martín, Esquel y Buenos Aires) llegando a reunir más de 500 personas involucradas en esta acción coordinada y pautada para el viernes 20 de octubre, dos días antes de las elecciones legislativas.

#QuiénElige ?  sintetizó así una pregunta artística que se encargó de señalar puntos claves del poder, bajo tres lemas contundentes:

Comodoro Rivadavia: “Esto es dictadura corporativa”.

Ledesma: “Esto es explotación asesina”

Esquel: “Esto es terrorismo de Estado”.

La acción en Buenos Aires, frente al Congreso Nacional, reunió las tres consignas y sintetizó la carga simbólica y concreta que tuvieron las cuatro acciones encadenadas. Fue, también, la más grande: reunió por sí misma a más de 200 artistas y una banda de músicos que crearon un sonido ambiente de película de terror.

Y, de pronto, el silencio.

Un silencio que grita una pregunta:

#QuiénElige ? Seguir leyendo “#QuiénElige? : Los gritos del silencio”

Anuncios

¿Qué ocurrió con Santiago Maldonado?

Comunicado oficial de la familia de Santiago Maldonado

“El cuerpo encontrado en el Río Chubut es el de Santiago.

La incertidumbre sobre su paradero ha terminado. El calvario que nuestra familia inició el mismo día en que supimos de su desaparición no terminará hasta obtener Justicia.

Muy poco podemos decir sobre nuestros sentimientos ante la confirmación de la identidad de Santiago: este dolor no sabe de palabras.

Las circunstancias del hallazgo del cuerpo nos generan muchas dudas. Creemos que es el momento de avanzar con firmeza en la investigación y dejar trabajar sin presiones al Juez Lleral. Necesitamos saber qué le sucedió a Santiago y quiénes son los responsables de su muerte. Todos. No sólo quienes le quitaron la vida sino los que, por acción u omisión, colaboraron en el encubrimiento y perjudicaron el proceso de búsqueda.

Estábamos en lo cierto al reclamar por la inacción, ineficacia y parcialidad del Juez anterior en la tramitación de la causa. Nos sigue resultando inexplicable la negativa del Gobierno Nacional ante el ofrecimiento de colaboración de expertos de la ONU, de comprobada experiencia internacional. Nadie podrá sacarnos de la cabeza que se podría haber hecho mucho más y mucho antes.

A los medios de comunicación, a las organizaciones sociales, de derechos humanos, gremiales, a las personas que nos han acompañado en las marchas por Santiago, les pedimos que sigan manteniendo el reclamo por Justicia, con más fuerza que nunca y en paz. A las fuerzas políticas, que hagan el mayor esfuerzo para apoyar y garantizar todas las acciones que nos ayuden a encontrar la Verdad y lograr Justicia.

La muerte de Santiago no debe ser motivo de divisiones o pujas interesadas. Nadie tiene derechos sobre el dolor de esta familia, para la que pedimos respeto.

Por Santiago, por nosotros”.

 

81 días transcurrieron desde la desaparición forzada de Santiago Maldonado, el hecho está relacionado con una serie de factores que se vinculan con la lucha del pueblo ancestral Mapuche por recuperar territorios en la Patagonia.

Desde 2015 este pueblo originario denunció la venta de territorios por parte del Estado argentino a la empresa italiana Benetton.

El 1 de agosto, la Gendarmería realizó un operativo policial contra manifestantes Mapuches que estaban sobre una de las vías de la provincia Chubut  en la Patagonia Seguir leyendo “¿Qué ocurrió con Santiago Maldonado?”

Cuando la excepción es la norma

Pablo Scatizza

La Izquierda Diario

“… En noviembre de 2016, el Congreso nacional aprobó la Ley 27.319 -cuyo proyecto fue presentado por el Ejecutivo- con la cual se crearon las figuras de “agente encubierto”, “agente revelador” e “informante”, con el argumento de contribuir a la investigación y resolución de los “delitos complejos”. Con esta norma, y más allá del motivo explícito del gobierno -la excusa del narcotráfico sigue siendo el caballito de batalla, sin dudas- el personal policial y de las fuerzas de seguridad quedan habilitados para infiltrar organizaciones sociales y políticas contestatarias, haciendo de la excepción -una vez más- la norma (…) No pretendo sugerir que el gobierno actual sea dictatorial. Sin embargo, ello no implica que un estado de excepción no pueda ir configurándose gradualmente, y cada vez más derechos quedan suspendidos y al arbitrio del poder…”

 

El estado de excepción es una figura legal que legitima el vacío legal. O, como ha señalado Giorgio Agamben, es el momento del derecho en el que se suspende el derecho, justamente para garantizar su continuidad. Y es en ese momento de suspensión del derecho en que se instaura un orden jurídico de facto, hasta tanto ese estado excepcional finalice. Es cierto que Agamben, y antes que él Carl Schmitt, pensaron al estado de excepción mirando a Europa -especialmente la Alemania de entreguerras-, y lo hicieron dándole un sentido fuerte, donde el estado de Derecho quedaba totalmente suspendido. Sin embargo, es posible usar esa noción para indagar en otros procesos históricos en los cuales, si no todos, al menos determinados derechos y garantías constitucionales son suspendidas, y quien detenta en ese momento el poder estatal adquiere legalmente la potestad de decidir arbitrariamente sobre el destino de la ciudadanía. Un uso más bien moderado del concepto, que nos permitiría preguntarnos acerca de momentos históricos propios de nuestro país.

En efecto, la Constitución Nacional argentina contempla la posibilidad de instauración de un estado de excepción moderado (o regulado), a través de la figura del “estado de sitio”, el cual estaría justificado cuando una supuesta o real amenaza atente contra el orden establecido. En ese momento, cualquier persona, por ejemplo, podría ser arrestada sin causa y según criterio de las fuerzas de seguridad, se suspende el derecho de reunión, se limita la libertad de expresión y de circulación, etc. El último antecedente que se registra en el país de una situación así fue cuando el entonces presidente Fernando De La Rúa declaró el estado de sitio, el 19 de diciembre de 2001 a través del Decreto 1678.

Pero no siempre es necesario un decreto presidencial o una ley del Congreso para que se instituya un estado de excepción. También es posible pensar su implementación de manera gradual y progresiva, a partir de una sucesión de medidas políticas tendientes a suspender determinados órdenes legales, y mediante la sanción de una legislación cada vez más represiva. Un ejemplo histórico de ello es demostrado con precisión por Marina Franco en -entre otros trabajos- Un enemigo para la nación (FCE, 2012), cuando analiza la escalada represiva que comienza con el derrocamiento de Perón en 1955 y cristaliza en la última dictadura, como la constitución de un estado de excepción que se fue extendiendo y haciendo permanente en el tiempo (con la excepción del gobierno de Arturo Illia y los primeros meses del peronismo en 1973), mediante no sólo la aplicación de una normativa de emergencia, sino también con una serie de instrumentos jurídicos que ampliaron los mecanismos persecutorios y limitaron sustancialmente las libertades individuales y políticas de la ciudadanía Seguir leyendo “Cuando la excepción es la norma”

Más límites que hegemonía y más derecha que renovación (Descargar Texto)

Claudio Katz

“…Más incongruente es el uso del término democrático para caracterizar a esa administración. El macrismo se ubica en las antípodas de esa calificación. Su gobierno ilustra cómo el poder real se ejerce fuera del ámbito electoral, mediante el manejo cotidiano de la economía, la justicia y los medios de comunicación. Los gerentes de esos dispositivos no están sujetos a ningún sufragio y son rigurosamente seleccionados entre la elite de los acaudalados…”

Fragmento

Cambiemos es visto por algunos analistas como una derecha renovada y democrática. Sustentan esa mirada en la impronta cultural del macrismo, que ofrece a las clases medias acomodadas un molde más presentable del proyecto reaccionario.

Ese formato incluye retórica new age y preocupaciones por una ciudad verde con bicisendas y comida saludable. Esa ideología aporta un disfraz de neoliberalismo modernizado, que reivindica el disfrute pasajero y ensalza el individualismo.

Pero la asimilación efectiva de ese imaginario choca con las penurias de la clase media para llegar a fin de mes. La penetración real del relato macrista está sobreestimada por la influencia de los comunicadores que controlan las pantallas.

En ese ámbito se verifica un cambio de figuras. El vetusto derechismo eclesiástico (Neustadt, Grondona) ha sido reemplazado por los sermones de ex progresistas, que veneran el status quo con poses de informalidad (Lanata, Fernando Iglesias, Leuco, Birmajer). Con más ingenio y cinismo recrean las mismas banalidades conformistas de sus antecesores.

De todas formas el PRO depende más de la partidocracia tradicional que de esos pintorescos personajes. Los votos se logran con demagogia electoral y gasto público. La modernización cultural que se le atribuye a Cambiemos omite auditar la billetera que maneja Vidal. Se silencia especialmente sus negociaciones con intendentes para organizar cortes de boleta a cambio de obras.

Es cierto que el macrismo logró votos en las zonas empobrecidas, atribuyendo todos los males del país a la corrupción del kirchnerismo. Pero utiliza el mismo argumento esgrimido por todos los gobiernos, para distraer a la población con los robos de sus antecesores.

Lo insólito de Cambiemos es el peso que tiene esa acusación entre funcionarios manchados por desfalcos de todo tipo. Muy pocos personajes del PRO pueden justificar sus incalculables fortunas. En dos años de gestión el grueso del gabinete exhibe sorprendentes incrementos de patrimonio, valuaciones truchas de propiedades e inversiones millonarias en el exterior.

Macri encabeza ese listado de irregularidades. Dispensa incontables favores a una familia que se enriqueció esquilmando al estado. Apuntala los negocios de su grupo, propiciando ventajas en múltiples negocios (autopistas, correo, aviación, rutas) y contratos (Odebrecht).

Sólo el descarado apañamiento de la justicia impide el juicio político a un presidente tan involucrado en el lavado de su fortuna (Panamá Papers). Hay que buscar con lupa los ingredientes de renovación en esta típica gestión corrupta de la derecha tradicional.

Más incongruente es el uso del término democrático para caracterizar a esa administración. El macrismo se ubica en las antípodas de esa calificación. Su gobierno ilustra cómo el poder real se ejerce fuera del ámbito electoral, mediante el manejo cotidiano de la economía, la justicia y los medios de comunicación. Los gerentes de esos dispositivos no están sujetos a ningún sufragio y son rigurosamente seleccionados entre la elite de los acaudalados.

Pero Cambiemos avasalla incluso los formalismos institucionales de esa estructura de poder. Al igual que Santos en Colombia y Peña Ñieto en México, Macri preside una plutocracia contrapuesta a la soberanía popular (…)

Texto tomado de la página del autor:  http://katz.lahaine.org/

Descargar texto: Más límites que hegemonía y más derecha que renovación

La historia del imperio Benetton, el dueño de la Patagonia

Por Claudia Ferri para La Izquierda Diario.

Luciano Benetton es el propietario de tierras más grande del sur argentino. ¿Cómo construyó su imperio económico?, ¿por qué el Estado argentino y la Gendarmería lo defienden?

Patagonia es la región más extensa del país y también es la que mayor concentración de tierras tiene en pocas manos. Formada por enormes campos planos y bellos paisajes trasandinos fue repartida sin ningún tipo de control entre excéntricos millonarios extranjeros y corporaciones multinacionales con el aval del Estado y de la Justicia. El magnate Joe Lewis, dueño y señor de todas las tierras que rodean el Lago Escondido y anfitrión de la visita al sur que hicieron juntos Obama y Macri el año pasado, es uno de ellos. También forman parte de este selecto grupo el creador de la CNN Ted Turner, los Suchard (dueños de Nestlé), el inversionista húngaro George Soros, el actor Sylvester Stallone y, hasta hace pocos años, el hijo de uno de los fundadores de Pepsico, Ward Lay. Pero quien se lleva todos los premios al terrateniente del siglo es Luciano Benetton que entre 1991 y 1997 acumuló 900.000 hectáreas. Lo que equivale casi cuarenta veces a la superficie de la Ciudad de Buenos Aires.

La feroz cacería de la Gendarmería sobre la comunidad Pu Lof en el departamento de Cushamen en la frontera noroeste de Chubut que terminó con el secuestro y desaparición de Santiago Maldonado hace más de tres semanas sin ningún tipo de respuesta estatal, se produjo dentro de las tierras que están hoy bajo el dominio de Benetton.

Aunque en su mayoría hayan sido compradas durante los 90, la entrega y el saqueo de las tierras patagónicas y de sus recursos nacionales por parte de empresas extranjeras viene de larga data, al igual que los reclamos y la lucha del pueblo mapuche por recuperarlas.

Historia de una ocupación

Benetton es el final de una larga cadena de negocios y expoliación de recursos nacionales que comienza en el último cuarto del siglo XIX.

Por aquellos años a pesar de lo que diga el candidato a senador por Cambiemos, Esteban Bullrich, en la Patagonia no hubo una “Conquista al desierto”. Lo que se produjo fue un genocidio a partir de la ocupación militar del territorio más austral del continente con el fin de extender las fronteras del Estado Nacional argentino (y de su mercado de materias primas en el mundo) que estaba en pleno proceso de conformación. A su paso aniquilaron a los habitantes preexistentes o los tomaron prisioneros para convertirlos en mano de obra barata destinados tanto para trabajar en los campos conquistados como en las zonas urbanas en tareas domésticas. Los pocos sobrevivientes fueron desarraigados y dispersos hacia la frontera cordillerana. Entre los pueblos masacrados estaban los mapuches, asentados en una extensa porción del noroeste de la Patagonia. No eran ni chilenos ni argentinos simplemente porque ambos Estados son construcciones históricas posteriores a la vida y desarrollo de estos pueblos Seguir leyendo “La historia del imperio Benetton, el dueño de la Patagonia”

Benetton y el Estado argentino, cómplices de la desaparición de Santiago Maldonado

Ecologistas en Acción

El joven de 28 años apoyaba la protesta en la que la comunidad mapuche reclamaba como propios los terrenos comprados por la marca Benetton en la provincia argentina de Chubut

El grupo Resistencia Ancestral Mapuche había bloqueado una carretera que comunicaba la zona con Chile como medida de presión.

Testigos aseguran que los efectivos de la Gendarmería Nacional Argentina fueron muy violentos.

“Cuando empezó la represión con balas de plomo y balas de goma todos corrimos y cruzamos a nado el río Chubut”, denuncia uno de los testigos de la manifestación Ventana nueva. “Lo vimos (a Santiago) aferrado a un árbol, sin cruzar el río. Entonces se escuchó: ’Estás detenido’. Después se escuchó: ’Ya está, ya está’, pero no sabemos si eran palabras de Santiago o de los gendarmes (…) “Luego ya no lo vimos más”. Otros testigos aseguraron que el joven argentino había sido rodeado por gendarmes y golpeado. La Gendarmería niega haberle detenido.

La comunidad mapuche reclama el territorio de la Compañía de Tierras del Sud Argentino, propiedad de Benetton desde 1991. Un total de 900.000 hectáreas (una superficie que supera al tamaño de la Comunidad de Madrid) en la Patagonia argentina. Allí la empresa cría casi 100.000 ovejas, que llegan a producir hasta el 10 % de la lana de la marca. Ante esta situación, la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), liderada por Facundo Jones Huala, ocupó una pequeña parte de las tierras de Benetton. La policía ha intentado desalojarlos en varias ocasiones pero hasta ahora no lo ha logrado Seguir leyendo “Benetton y el Estado argentino, cómplices de la desaparición de Santiago Maldonado”

Unión Europea – Mercosur: ¿qué se está negociando? Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano Nº 47 (Descargar)

Jorge Marchini. [Autor]

Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano N° 47

CLACSO. https://www.clacso.org.ar/

Buenos Aires. Agosto de 2017

Uno de los temas que merece permanente atención es el del posicionamiento internacional de la Argentina y en particular su relación con el Mercosur. Por lo pronto, aun existiendo muchas incógnitas y peligrosas tensiones, el gobierno Argentina en tándem con el de Brasil apuestan   a dar muestras ortodoxas de su propósito de avanzar rápidamente hacia una mayor apertura externa del Mercosur con el visto bueno de Paraguay y el probable de Uruguay. Para el gobierno de Mauricio Macri brindar un impulso raudo a las negociaciones del Mercosur con la Unión Europea forma parte central de su estrategia externa.

Por lo pronto, resulta notable el grado de superficialidad y el muy serio déficit de análisis y debate sobre las eventuales condiciones y consecuencias que tendría una rápida y mayor liberalización económica de los países del Mercosur con la Unión Europea (UE) en un contexto mundial comercial y financiero crecientemente desequilibrado para países periféricos como Argentina, y ante un muy peligroso crecimiento del proteccionismo en países centrales.

En tal perspectiva, la idea prevalente de voceros del gobierno de que “lo importante es abrirse al mundo”, como una contra-cara a la ola “proteccionista” en países centrales (Trump, Brexit, etc.), no es solo absurda, sino enormemente peligrosa.

Descargar: Unión Europea – Mercosur: ¿qué se está negociando?