Haití es un barril de pólvora y un montón de gente con fósforos al lado

Lectura recomendada:

Haití: 211 años de resistencia anticolonial (Descargar Texto)

M.H.: ¿Qué está pasando en Haití?

H.B.: En Haití desde el viernes pasado se desató una insurrección popular. La causa inmediata es el aumento en el precio de los combustibles, pero la cosa es más seria y profunda. El sistema neocolonial impuesto hace más de cien años, desde la primera ocupación norteamericana de 1915 a 1934, impuso una estructura que colapsó a través del tiempo. Para poder contenerla recurrieron a dictaduras feroces como la de la familia Duvalier, golpes de Estado y hasta la ocupación del país. Sin embargo, el pueblo nunca ha dejado de luchar.

Mario Hernandez

Resumen Latinoamericanos

Entrevista a Henry Boisrolin del Comité Democrático Haitiano

El empobrecimiento es extremo, hay un 70% de la población activa sin trabajo, un porcentaje de analfabetismo superior al 60/70%, una ocupación desde 2004 que introdujo el cólera y produjo más de 20.000 muertos, violaron a niñas de 12 años, las desigualdades sociales en vez de achicarse se ampliaron de manera realmente escalofriante, las condiciones de existencia de millones de seres humanos no solamente en el campo sino en las ciudades, son infrahumanas. Ese es el caldo que hay que ver. Seguir leyendo “Haití es un barril de pólvora y un montón de gente con fósforos al lado”

Siete cuestiones sobre el proceso electoral en México (Descargar Texto)

Esta ha sido la campaña de la bilis, del sentimiento y de la pasión. O a favor de López Obrador o contra él, o defensores del status quo (que es el PRI o casi lo mismo) o aborrecedores del partido tricolor. Sin medias tintas, la mentira o las medias verdades se han posicionado como un elemento central de todas las campañas. Quizás por aquello de que una mentira repetida muchas veces puede convertirse en verdad, la guerra sucia ha alcanzado en estas elecciones niveles insospechados: desde la presentación de imágenes trucadas para demostrar lo indemostrable hasta el empleo de datos falsos respecto a casi cualquier asunto al que pudiera echársele mano para ganar unos cuantos votos (…) El país se enfrentó, expectante, a la peor de sus realidades: la política es hoy incapaz de solucionar (quizás nunca lo fue) alguno de los graves problemas que vive el país. Las cúpulas partidistas, como jaurías, se discuten el hueso del poder en nombre del bienestar público, del progreso y de la justicia. Mienten a todos, incluso a ellos mismos, y lo hacen con total desparpajo incluso cuando se les pone frente a sus propias mentiras.

Eduardo Pérez Otaño y Yatziri Mejía

Rebelión

El domingo primero de julio los mexicanos irán a dormir con la confirmación de un nuevo presidente. Si las encuestas no cometen otra barrabasada como lo ocurrido con Donald Trump en Estados Unidos, el Brexit en Reino Unido o el referéndum por la paz en Colombia, a Los Pinos (residencia presidencial) llegará Andrés Manuel López Obrador en su tercer intento.

Una campaña electoral demasiado extensa (más de seis meses si se suman los períodos de campaña y precampaña), llena de regulaciones y normativas que se cumplen a medias o se violan sin consecuencias evidentes, y marcada de principio a fin por la violencia, son algunas de las claves. Sin embargo, las elecciones de este año son las más grandes que se hayan organizado en el país: además del presidente se eligen 128 senadores, 500 diputados, 9 gobernadores incluido el de la Ciudad de México, además de diputaciones locales, presidencias municipales, alcaldías, juntas, concejales, e integrantes de ayuntamientos. En total, 3416 cargos se someterán a elección, con distritos donde el ciudadano deberá elegir en 8 boletas distintas.

Complejo, como ninguno otra en la historia mexicana, se antoja este proceso electoral que, por si fuera poco, presenta otras características que dejan ver la profunda crisis social y política existente y que, lejos de ser resuelta, se ha profundizado en los últimos sexenios. Presentamos entonces siete cuestiones sobre el proceso electoral en México, una suerte de síntesis de aquellos elementos más distintivos en una campaña histórica para el futuro del país.

Contenido:

  • -El fin de las ideologías
  • -La violencia: un actor clave
  • -La urgencia del cambio o todos contra el PRI
  • -El reacomodo de los medios
  • -De mentiras y medias verdades
  • -La recomposición de las élites
  • -Las redes sociales, otro actor fundamental

Descargar Texto: Siete cuestiones sobre el proceso electoral en México

Brasil: Un país parado y un modelo que hace agua

Juraima Almeida

Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

El país rueda a diesel y los precios practicados por Petrobrás llevaron a algunas categorías de transportadores a la desesperación. En el país hay 2,7 millones de camioneros, de los cuales los llamados autónomos son propietarios de cerca del 70% de la flota y el 30% restante pertenecen a empresas de logística y otros sectores. Los intereses no son los mismos y menos aún las representaciones.

La semana pasada, estalló en Brasil algo inusitado que unos llaman locaut y otros huelga de camioneros, que, pese a la militarización y represión, cumple diez días, mientras se profundiza la crisis que pone al borde del colapso a este país-continente de 8,5 millones kilómetros cuadrados donde el grueso de las cargas se envían por carretera.

Lo que preocupa más al gobierno de facto es la huelga anunciada por los trabajadores petroleros. La confluencia de los dos paros, camioneros y petroleros, puede ser devastadora para un gobierno debilitado y colocaría en aprietos al titular de Petrobras, Pedro Parente, padre de la política de desestatización petrolera y aumento exagerado de los precios de los combustibles en beneficio de los accionistas privados de la compañía.

La monopólica red Globo parece completamente perdida, no sabe si critica o apoya el paro: realiza una crítica constreñida al gobierno golpista de Michel Temer e intenta, de todas formas, proteger el mercado no menos golpista, o sea, trata a toda costa de salvar la cabeza de Parente. La caída del 14% de las acciones de Petrobras en la Bolsa de Sao Paulo indicó que dejó de ser intocable, pese al apoyo desde dentro y fuera del país.

Luego de que Temer convocó a las fuerzas armadas para terminar con la protesta, continuaron los bloqueos en al menos 24 de los 27 estados brasileños, La participación militar y policial no alteró el cuadro de situación. Seguir leyendo “Brasil: Un país parado y un modelo que hace agua”

Corrupción continental y la Cumbre de la Américas

Oscar Ugarteche, Armando Negrete  – Alainet

La cuestión es por qué la Cumbre de las Américas ha decidido realizar una reunión sobre corrupción y democracia, dadas la poca calidad de los invitados y las condiciones políticas actuales. Por qué ahora y no antes, cuando parecía igual de urgente, o incluso por qué no después, dado que la situación es básicamente la misma. Sobra recordar que la Cumbre fue impulsada por EEUU en 1994, el mismo año que firma el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), para promover el libre mercado en el continente; en particular, la conformación del Área de Libre Comercio de América (ALCA). Desde entonces, salvo las últimas reuniones en Trinidad y Tobago (2009) y Colombia (2012), la Cumbre se ha alineado a la agenda del Consenso de Washington y ha gestionado la apertura comercial de los países latinoamericanos… La respuesta es simple: el libre mercado necesita grados de legalidad y un Estado de derecho suficiente que asegure el movimiento de los capitales (…) Aunque los grandes capitales son cómplices y promotores de la corrupción alrededor del mundo, en América Latina la corrupción ha sido, también, una fuente de encarecimiento de la producción, de baja de productividad, de fuga de recursos públicos y privados, de incremento de la incertidumbre, de freno de la inversión y, por lo tanto, de estancamiento económico. La corrupción expresa: a) que no hay Estado de derecho y que el poder Judicial está interferido por el poder Ejecutivo; y b) que el poder Legislativo o está intervenido por el Ejecutivo o está sin poderes de investigación efectivas.

Perú seguirá en la mira del escenario económico mundial. Esta vez no por los actos de corrupción de su expresidente Pedro Pablo Kuczynski, sino por lo que aparenta ser lo contrario. Entre el 13 y 14 de abril, se celebrará la Octava Cumbre de las Américas, en Lima. El tema a tratar será, paradójicamente, la “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción” y los invitados: 22 presidentes y 12 primeros ministros del continente. Cabe recordar que el país sede tiene a dos de sus expresidentes presos Alberto Fujimori (recién indultado por otro presidente acusado de corrupción) y Ollanta Humala; otro en trámite de extradición de EEUU, Alejandro Toledo, e investigaciones abiertas a otros dos expresidentes: Alan García y Pedro Pablo Kuczynski; a la candidata Keiko Fujimori y la exalcaldesa Susana Villarán

El prólogo que acompaña a esta reunión de mandatarios es el capítulo Odebrecht, el caso más grande de corrupción en la historia del continente. Destapado por el departamento de Justicia de EEUU, en diciembre de 2016,1 el conglomerado constructor fue acusado de implementar un complejo esquema de sobornos y compra de favores. Se estimó que la empresa pagó, entre 2001 y 2016, 788 millones de dólares a presidentes, representantes políticos y altos funcionarios, de izquierda y derecha, en Brasil, Argentina, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú, Venezuela, con el objetivo de asegurar negocios y ganar licitaciones.2 La investigación, motivada por autoridades estadounidenses, obligó a que algunos países, ¡no todos!, condujeran investigaciones y aplicaran la ley a los involucrados.

Entre los invitados a la cumbre de Lima se puede destacar, por su participación en actos de corrupción: Mauricio Macri, envuelto en el escándalo de corrupción por la asociación con el fondo de inversión Blackwood Group, a partir de un holding familiar, que recibiera pagos a cambio de preferencias3; Michel Temer, actualmente investigado por aceptación de sobornos a cambio de favores políticos4; Juan Manuel Santos Calderón, investigado por recibir pagos durante su campaña de reelección presidencial en 20145; y Enrique Peña Nieto, señalado por el exdirector de Odebrecht-México, aunque sin investigación abierta, por recepción de dinero durante la campaña presidencial y conocido por protección a altos funcionarios acusados de corrupción, desviación de recursos y recepción de dinero a cambio de favores.6 Seguir leyendo “Corrupción continental y la Cumbre de la Américas”

Brasil: irrumpe el golpismo en la crisis política

Información del 7 de abril: Tras varias horas de tensión, Lula se entregó a la Policía Federal

Jorge Altamira

¡Los procesos judiciales por corrupción no buscan ‘la transparencia’, ni tienen una finalidad ‘ética’ – son la pantalla que oculta una lucha por el control del mercado y la economía! Los izquierdistas que reclaman una condena de Lula como aquellos que quieren la absolución, simplemente no advierten que el proceso político de las dos décadas últimas se ha quebrado sin remedio y que su superación pasa por una lucha de clases estratégica contra el conjunto del régimen político y del gran capital, y no por parches judiciales de uno u otro tipo, que no son más que la cortina siniestra de una conspiración para que las masas paguen el costo imposible de una salida de miserias. Lula ha tejido en el último tiempo un acuerdo con partidos similares al PT, otros de izquierda y otros de derecha, que plantea una política de crecimiento industrial y fomento de exportaciones, en un vano intento de reconquistar una confianza del capital, y salvarse de la cárcel. El capital, sin embargo, de ningún modo puede ni quiere soportar la carga de experiencias fracasadas. El pronunciamiento golpista del comandante en jefe del Ejército, general Vilas Boas, en la víspera de la reunión del STF, es una conclusión política que va ganando adeptos de la clase dominante. Brasil se encamina hacia una mayor crisis política completamente inevitable (…) Las instituciones políticas brasileñas han perdido cualquier legitimidad; están cuestionadas la acción de gobierno, la acción legislativa y la acción judicial. A Lula lo deberá juzgar una corte judicial elegida por los trabajadores – no la que actúa por indicación del Departamento de Justicia norteamericano, ni la que encubre a una laya enorme de ladrones. Acá hay un problema político – de poder. En estos términos debe actuar una izquierda realmente revolucionaria. Ha habido un planteo golpista y enseguida una división militar. La intervención militar a la Seguridad ha establecido en Río de Janeiro un régimen de apartheid – sólo falta que se erija un muro contra los morros favelados.

El Tribunal Superior de Justicia de Brasil, por un voto de 6 contra 5, ha privado a Lula de la posibilidad de esperar en libertad la apelación final, a la que tiene derecho, contra la condena a doce años de cárcel, decidida en dos instancias judiciales anteriores. La expectativa del ex presidente era que la prolongación de esa apelación en el tiempo fuera suficiente para permitirle concurrir a las elecciones previstas para octubre próximo. La aplicación inmediata de la condena desbarata ese propósito: una ley, aprobada bajo el gobierno de Lula, exige a los candidatos tener una “ficha limpa” para ser admitidos por la Justicia Electoral. Seguir leyendo “Brasil: irrumpe el golpismo en la crisis política”

La ocupación militar de Río de Janeiro

Eric Nepomuceno  La Jornada

La segunda más rica y poblada provincia brasileña, y principalmente su capital, especie de vidriera del país a los ojos del mundo, vive, concretamente, bajo intervención militar. Es una medida inédita, de especial gravedad y que seguramente será de escasísima utilidad. Los soldados del ejército son entrenados para combatir enemigos, no para investigar y efectuar prisiones. Eso, para no mencionar que en su abrumadora mayoría desconocen no sólo la ciudad de Río, sino también los callejones y vericuetos de los cerros controlados por pandillas muy bien armadas y que poco o nada tienen que perder. Prácticamente en unísono, los más prestigiados y respetados estudiosos del tema de la seguridad pública en Río se manifestaron de manera contundente contra la iniciativa de Temer. Dicen que se trata de otro paso más en la dirección de siempre: se sacraliza el mito de que la solución pasa por el ejército, y que la militarización es la salida.

Hace poco más de tres meses, afirmé en este espacio que la situación de violencia en mi ciudad, Río de Janeiro, era asustadora. Escribí que el Estado tenía un gobernador inepto y omiso, que la clase política estaba ahogada en corrupción, que la alianza entre narcotraficantes y policías estaba plenamente establecida, que había diputados estatales que dependían directa o indirectamente de los cárteles que controlaban vastas extensiones territoriales de la ciudad. Y afirmé que todo indicaba que la única salida sería una intervención federal, pero que tal medida era impensable para un gobierno nacional que, además de ser rechazado por 90 por ciento de la opinión pública, también estaba plagado de corruptos.

Bueno: en el Brasil de hoy, nada es impensable, y lo acaba de comprobar Michel Temer, el presidente ilegítimo que integra el más formidable grupo de bandoleros que forman un gobierno en la historia de la República. Hace poco más de una semana, determinó una intervención militar en Río de Janeiro. Eso significa que todo el aparato de seguridad del Estado –policía judicial, policía militar, sistema carcelario y hasta el cuerpo de bomberos– está bajo el comando de un general del Ejército, Walter Braga Netto, quien, a su vez, no se reportará al inútil gobernador Luis Fernando Pezão, sino directamente al ministro de Defensa, Raul Jungmann. Seguir leyendo “La ocupación militar de Río de Janeiro”

Sobre lo que puede pasar en Perú

Barbara Ester

CELAG

El Congreso de Perú, dominado por la oposición, ha aprobado que el próximo jueves 21 de diciembre se debata la destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) por “incapacidad moral”, una figura que establece la Constitución, derivada de sus vínculos con el caso Odebrecht. Con 93 votos a favor y 17 en contra, el pleno, en el que el fujimorismo tiene mayoría absoluta, ha dado luz verde a la moción presentada por tres partidos opositores (el Frente Amplio, Fuerza Popular y el Partido Aprista).

Antecedentes de injerencia del Congreso por sobre el Ejecutivo mediante denuncias de corrupción:

  • El 10 de abril de 2016, en las elecciones generales del Perú, el fujimorismo obtuvo la mayoría absoluta con 71 de 130 bancas del Congreso.
  • Desde entonces, el congreso ha hecho uso de procedimientos para descomponer el Gabinete de Pedro Pablo Kuczynski (PPK). Por ejemplo, ha logrado la renuncia de varios de sus ministros (Defensa, Educación, Transportes y Comunicaciones, y Economía).

Odebrecht. Antecedentes:

  • PPK informó en una declaración de intereses de enero de 2017 que Westfield Capital Limited –de su propiedad– fue una empresa unipersonal de asesoría en banca de inversión, que registró la última transacción en 2007.
  • Kuczynski se negó en octubre y noviembre a acudir a la comisión investigadora, dado que no estaba obligado legalmente, pero los fujimoristas anunciaron que citarían a la primera dama Nancy Lange, vinculada a First Capital.
  • PPK reconoció el pasado 9 de diciembre que sí asesoró a Odebrecht en la búsqueda de financiamiento para el megaproyecto de irrigación Olmos, un negocio que se concretó durante el segundo Gobierno de Alan García (2006-2011).
  • También dijo que a través de First Capital realizó “consultorías para algunos grandes proyectos”.
  • PPK trató con poco éxito de justificar los 4,8 millones de dólares recibidos por parte de Odebrecht entre 2004 y 2014, por dos empresas a las que está vinculado. 782 mil dólares por Westfield Capital, de la cual él es propietario único, y poco más de 4 millones de dólares por First Capital, propiedad de su socio Gerardo Sepúlveda.
  • El 15 de diciembre, el Congreso aprobó lo siguiente: “Declárase la permanente incapacidad moral del presidente de la República, ciudadano Pedro Pablo Kuczynski Godard, según lo establecido por el inciso 2 del artículo 113 de la Constitución Política del Perú”.
  • PPK se niega a presentar su renuncia y comparecerá ante el Congreso, donde se decidirá su suerte. También fue citado a declarar su socio chileno Gerardo Sepúlveda.
  • La continuidad o el cese de funciones del primer mandatario se debatirá el jueves 21 de diciembre en el Congreso y el 28 de diciembre ante la Fiscalía, para aprobarse, la moción de vacancia por incapacidad moral se necesita 2/3 del número legal de congresistas.

Seguir leyendo “Sobre lo que puede pasar en Perú”