El odio al indio

El odio racial solo puede destruir; no es un horizonte, no es más que una primitiva venganza de una clase histórica y moralmente decadente que demuestra que detrás de cada mediocre liberal se agazapa un consumado golpista.

La pregunta que todos debemos responder es ¿cómo es que esta clase media tradicional pudo incubar tanto odio y resentimiento hacia el pueblo llevándola a abrazar un fascismo racializado centrado en el indio como enemigo? ¿Como hizo para irradiar sus frustraciones de clase a la policía y a las Fuerzas Armadas y ser la base social de esta fascistización, de esta regresión estatal y degeneración moral?

Álvaro García Linera

Como una espesa niebla nocturna, el odio recorre vorazmente los barrios de las clases medias urbanas tradicionales de Bolivia. Sus ojos rebalsan de ira. No gritan, escupen; no reclaman, imponen. Sus cánticos no son de esperanza, ni hermandad, son de desprecio y discriminación contra los indios. Se montan en sus motos, se suben a sus camionetas, se agrupan en sus fraternidades carnavaleras y universidades privadas y salen a la caza de indios alzados que se atrevieron a quitarles el poder.

En el caso de Santa Cruz, organizan hordas motorizadas 4 x 4, con garrote en mano para escarmentar a los indios, a los que llaman collas y que viven en los barrios marginales y en los mercados. Cantan consignas de que hay que “matar collas”, y si en el camino se les cruza alguna mujer de pollera, la golpean, la amenazan y la conminan a irse de su territorio.

En Cochabamba, organizan convoyes para imponer su supremacía racial, en la zona sur donde viven las clases menesterosas y cargar, como si fuera un destacamento de caballería, sobre miles de mujeres campesinas indefensas que marchan pidiendo paz. Llevan en la mano bates de béisbol, cadenas, granadas de gas, algunos exhiben armas de fuego. La mujer es su víctima preferida, agarran a una alcaldesa de una población campesina, la humillan, la arrastran por la calle, la golpean, la orinan cuando cae al suelo, le cortan el cabello, le amenazan con lincharla y cuando se dan cuenta que son filmados deciden echarle pintura roja simbolizando lo que harán con su sangre.

En La Paz, sospechan de sus “empleadas” y no hablan cuando ellas llevan la comida a la mesa, en el fondo les temen, pero también las desprecian. Más tarde salen a las calles a gritar, insultan a Evo y en él a todos estos indios que osaron construir democracia intercultural con igualdad. Cuando son muchos, arrastran la Wiphala, la bandera indígena, la escupen, la pisan, la cortan y la queman. Es una rabia visceral que se descarga sobre este símbolo de indios al que quisieran extinguir de la tierra junto con todos los que se reconocen en él.

El odio racial es el lenguaje político de esta clase media tradicional. De nada sirven sus títulos académicos, viajes y fe; porque al final todo se diluye ante el abolengo. En el fondo, la estirpe imaginada es más fuerte y parece adherida al lenguaje espontáneo de la piel que odia, de los gestos viscerales y de su moral corrompida. Seguir leyendo “El odio al indio”

Un Mundo sin Muros (Descargar Antología )

Lectura recomendada: Alemania a 30 años de la caída del Muro de Berlín

Este 9 de noviembre se cumplen treinta años de la caída del Muro de Berlín y de la proclamación de la superioridad de Occidente y de su modelo de libre mercado con el que debían caer todos los muros. Tres décadas después se han construido más de 70 en todo el mundo. Europa ya ha construido más de mil kilómetros de vallas, mucho más que la extensión del Muro de Berlín. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arrancó el año con el cierre de gobierno más prolongado de la historia del país con un Congreso enfrentado entre quienes querían financiar su “gran, grueso y hermoso” muro y quienes apoyaban la versión de un “muro tecnológico” como proponía la dirigente demócrata Nancy Pelosi. Esto debería suscitar algunas preguntas incómodas que tienen que ver con la hipocresía, particularmente: ¿cómo hemos llegado a que los Muros se hayan convertido en el signo de nuestros tiempos?

Stop the Wall

Hasta 2002, cuando todo un ejército de bulldozers escoltados por unidades militares israelíes fuertemente armadas arrasaron terrenos palestinos para construir el Muro del apartheid de Israel, estas infraestructuras seguían siendo tabú.

Durante un año entero Israel ni siquiera reconoció estar construyendo un muro de más de 700 km de largo. Stop the Wall cartografió el primer mapa gracias a una eficaz tarea de campo y a la ayuda del Sistema de Información de Defensa Territorial de Palestina (PALDIS). Seguir leyendo “Un Mundo sin Muros (Descargar Antología )”

Tensiones y contradicciones en Nuestramérica

El que no cambia todo no cambia nada dice la setentista canción popular de César Isella y Armando Tejada Gómez, tan genialmente interpretada y matizada por Mercedes Sosa y Alfredo Zitarroza. Es sugerente la letra para pensar nuestro tiempo desde la transición necesaria, para terminar con el neoliberalismo que es la política hegemónica del capitalismo contemporáneo. No alcanza con la impugnación al neoliberalismo y lo que debe impugnarse es el capitalismo. Es cierto que hubo tiempo para el reformismo del orden capitalista, pero fueron tiempos de bipolaridad y confrontación entre capitalismo y socialismo. Fueron tiempos del Estado del bienestar y políticas keynesianas entre 1945 y 1975, los treinta años gloriosos del capitalismo mundial, solo posible por la visibilidad de una propuesta anticapitalista. Por eso, solo es reformable el capitalismo si se opone la potencialidad del orden alternativo, de confrontación anticapitalista. No es una cuestión de consignas, sino de colocar objetivos que reviertan la situación, al estilo de la citada canción “Triunfo agrario”, que dice: “hay que dar vuelta el viento como la taba, el que no cambia todo, no cambia nada”.


Julio C. Gambina

Rebelión

Lula libre ya no es una consigna, sino una realidad. Fue una decisión judicial que responde a una demanda social extendida y que anima las contradicciones de nuestro tiempo en la región. Los inversores actuaron ante la sola mención de la posible liberación de la injusta prisión al líder del PT. El resultado de ese accionar impactó a la baja sobre las cotizaciones de acciones y a la variación de las divisas, afectando vía devaluación monetaria las condiciones de vida de la mayoría empobrecida del Brasil. La algarabía popular es preocupación de los ganadores bajo el gobierno Bolsonaro, antes de Temer, que festejaban en estas horas el alineamiento del Brasil con EEUU e Israel para sostener el bloqueo a Cuba. Brasil condensa en estas horas las tensiones y contradicciones en nuestra región, que nos motiva a pensar en otros procesos y en debates postergados en aras del imaginario de lo posible y lo necesario para transformar la realidad. Seguir leyendo “Tensiones y contradicciones en Nuestramérica”

Guerra siempre, guerra por doquier

Las modalidades de guerra contemporánea, en muchas ocasiones sin la participación de ejércitos explícitos, han llevado a la proliferación y generalización de las Operaciones Especiales.  Entre otras razones porque éstas, que parten de un principio de clandestinidad, permiten intervenir en escenarios en los que no se puede o desea actuar de manera abiertamente militar.  Es decir que se trata de formas de intervenir que pueden apuntalar discretamente el proceso de derechización o de conformación de regímenes y sociedades afines con los intereses del hegemón (…) Como se ve, si bien las Operaciones Especiales regularmente se asocian con la introducción de grupos de acción específica y acotada, lo que propicia crecientemente el uso de mercenarios, para desestabilizar los escenarios de la guerra, esas actividades van orientándose cada vez más hacia intervenciones cibernéticas, o de manejo de información y contrainformación para la contaminación o fabricación de narrativas.

Ana Esther Ceceña, David Barrios, Alberto Hidalgo

Alainet

Los estrategas estadounidenses han identificado claramente dos ejes del mal.  El primero concierne a los países que tienen capacidad potencial de poner en riesgo la hegemonía de Estados Unidos sobre el proceso de reproducción tanto de las relaciones de poder como del sistema.  El desafío mayor consiste en afianzar su superioridad, particularmente en los campos tecnológico y económico, frente a China, Rusia e Irán –Corea del Norte en menor medida–, para inhabilitar una posible coalición que podría resultar cada vez más difícil de enfrentar.  Ya las competencias en varios campos de tecnología militar muestran grietas en el monolito estadounidense, pero las dimensiones globales aún distan de anunciar la caída del imperio.  Si bien con distintos estilos y dinámicas, es evidente que ambos lados deben apresurarse para definir posiciones. Seguir leyendo “Guerra siempre, guerra por doquier”

“No me escuchas ¿Verdad?”: La marginalidad en Joker

Arthur no es mas que aquel que no puede ajustarse a las reglas y por ende se mueve en los márgenes del sistema.

Sin duda Joker es una película sobre marginalidad, la de quienes son descuidados por una clase dirigente enriquecida que trata de payasos a la población pero a la vez les promete que sus vidas serán mejores si los eligen, y que deja en claro que la plutocracia es la distopía mas cercana a esta realidad. Arthur, y su propia marginalidad, se convierte en símbolo de esa marginalidad y a la vez en héroe. El éxito de Joker no creo que solo se apoye en la comunidad nerd de comics, lo crítico y lo distópico se vende bien en épocas en las que no hay utopías presentes mas que como viejos fantasmas que asustan el orden hegemónico por momentos. La lectura del film tiene la capacidad de descarrilarse de los comics y la ciencia ficción estableciendo puentes con el presente en el que cada vez mas los ideales son trastocados por los nuevos discursos y puestos en dudas tal como la democracia, entendida como gobierno del pueblo, lo que no es real pero que, sin embargo, sin ella se termina el único discurso en el que somos libres y dueños de nuestro futuro.

SUBCLTRAXX

La historia de Arthur Fleck pone dudas sobre el bien y el mal en la mismisima historia de Batman. Los límites entre el bien y el mal son tan invisibles, casi tanto como cuando Wendy Brown (filósofa y politóloga norteamericana) plantea al neoliberalismo como una racionalidad dominante y exitosa, a causa de su invisibilidad. Seguir leyendo ““No me escuchas ¿Verdad?”: La marginalidad en Joker”

Mack the Knife. Historia (Y Vídeo)

FILM. Bertolt Brecht’s ‘Mack the Knife’ set for the silver screen

La ópera de los tres centavos (título original en alemán, Die Dreigroschenoper) es una obra teatral en un prólogo y tres actos, con música de Kurt Weill y libreto en alemán de Bertolt Brecht, en colaboración con la traductora Elisabeth Hauptmann y el diseñador de escena Caspar Neher. Fue adaptada de la ópera de baladas del siglo XVIII inglés La ópera del mendigo de John Gay, y es una crítica marxista del mundo capitalista. Se estrenó el 31 de agosto de 1928 en Berlín en el Theater am Schiffbauerdamm con Lotte Lenya. La “pieza con música en un prólogo y ocho imágenes” fue la obra más exitosa en Alemania hasta la toma de poder del partido nazi el 30 de enero del año 1933. Brecht y Weill se vieron obligados a abandonar Alemania, pero para entonces, la obra se había traducido a 18 idiomas e interpretado más de 10.000 veces en los escenarios europeos. Algunas de sus canciones adquirieron gran éxito por sí mismas, como la Moritat de Mackie Messer. La balada de Mack the Knife (en inglés)

De una ópera del siglo XVIII a un musical del siglo XX (Weill y Bertolt Brecht), a una genial improvisación de Ella Fitgerald

Con la llegada de los nazis al poder Weill y Brecht huyeron y como tantas otras cosas de la época de Weimar, la canción quedó relegada al olvido. Lo asombroso es que fuera rescatada dos décadas después en Estados Unidos, sobre todo porque el musical no había tenido eco alguno en el mundo anglosajón, quedando relegado a doce míseras representaciones en Londres en 1933. Seguir leyendo “Mack the Knife. Historia (Y Vídeo)”

Julio Cortázar : Los premios (Descargar Libro)

Los premios (1960) es la segunda novela escrita por Julio Cortázar.  

Los premios narra la historia de un grupo de individuos que tras ganar un premio en la lotería, son embarcados en un peculiar viaje a bordo del Malcom.

Desde los inicios, la travesía está caracterizada por la intriga y la aventura, pues ninguno de los pasajeros está al tanto de su destino. Además, arbitrariamente se les prohibe el ingreso a la popa, limitándolos a un espacio sumamente restringido. Esto causará el descontento de algunos de los personajes y los impulsará a un exhaustivo viaje hacia el descubrimiento y la conquista de la popa. Seguir leyendo “Julio Cortázar : Los premios (Descargar Libro)”