La poesía en el Rock – Breve antología (Descargar)

En la segunda mitad de la década de los cincuenta todo parecía estar en orden: Mary se ponía sus tobilleras y salía a pasear en el convertible rojo de su novio; iban a tomar leches malteadas o a bailar a un gimnasio de basquetbol. Elvis Presley era el ídolo del momento, su copete aparecía en todas las revistas; sus movimientos eran escandalosos, pero las letras de sus canciones resultaban tan inofensivas y frescas como un helado de vainilla. El mensaje de Elvis se reducía a “puedes hacer conmigo lo que quieras, menos pisar mis zapatos de ante azul”. Además demostró ser un buen muchacho cuando ingresó al ejército. Los papas de Mary estaban tranquilos. Pero un día escucharon que ya no se hablaba del rock & roll, y su hija llegó a decirles, así nomás, que se iba de la casa. El rock había comenzado.

Seguir leyendo “La poesía en el Rock – Breve antología (Descargar)”

Cuando uno tiene un amigo. Del cuento: Hugo tiene hambre (Descargar)

A lo mejor descubrieron que son parecidos. O que les pasa lo mismo, que no es lo mismo. Quién sabe. La cuestión es que ahora se buscan. Se encuentran, se presentan. Y por primera vez en este largo día los dos se quieren reír. El perro, moviendo la cola y sacando la lengua. Hugo desabrochándose los labios y mostrando los dientes. Será que están contentos. O que, cuando uno tiene un amigo, la panza le hace menos ruidos. Y hasta del hambre es posible olvidarse. Por un rato. 

Lo que acabo de copiar es el texto final de “Hugo tiene hambre” (el cuento que escribí a principios de este siglo y al que Mónica Weiss le hizo las mejores ilustraciones del mundo). Cuando hoy en un muro vi esta foto de Eduardo Groh Riemersma, entendí de verdad lo que había escrito.”

por Silvia Schujer / Foto de Eduardo Groh Riemersma

#RevistaSudestada 
#17añosEnLaCalle

Hugo tiene hambre (Descargar cuento) Seguir leyendo “Cuando uno tiene un amigo. Del cuento: Hugo tiene hambre (Descargar)”

Fernando Pessoa : Dónde está Dios, aunque no exista

Tengo mucho frío. Estoy tan cansado en mi abandono. Vé a buscar, oh Viento, a mi Madre. Llévame por la Noche a la casa que no he conocido…Vuelve a darme, oh Silencio, mi alma y mi cuna y la canción con que dormía.

Fernando Pessoa

epdlp.com

“¿Dónde está Dios, aunque no exista? Quiero rezar y llorar, arrepentirme de crímenes que no he cometido, disfrutar de ser perdonado por una caricia no propiamente maternal. Un regazo para llorar, pero un regazo enorme, sin forma, espacioso como una noche de verano, y sin embargo cercano, caliente, femenino, al lado de cualquier fuego… Poder llorar allí cosas impensables, faltas que no sé cuáles son, ternuras de cosas inexistentes, y grandes dudas crispadas de no sé qué futuro…Una infancia nueva, un ama vieja otra vez, y una cama pequeña donde acabe por dormirme, entre cuentos que arrullan, mal oídos, con una atención que se pone tibia, de rayos que penetraban en jóvenes cabellos rubios como el trigo… Y todo esto muy grande, muy eterno, definitivo para siempre, de la estatura única de Dios, allá en el fondo triste y somnoliento de la realidad última de las cosas…Un regazo o una cuna o un brazo caliente alrededor de mi cuello…Una voz que canta bajo y parece querer hacerme llorar…El ruido de la lumbre en el hogar… Un calor en el invierno… Seguir leyendo “Fernando Pessoa : Dónde está Dios, aunque no exista”

Mario Vargas Llosa: El sueño del celta (Descargar Libro)

Mario Vargas Llosa: El sueño del Celta (2010)

Esta novela histórica es una especie de crónica periodística, que se sirve de la ficción para relatarnos la terrible explotación colonial de África y América —Congo y Perú—. Los hechos centrales narrados en El sueño del celta son la esclavización, la tortura, la explotación inmisericorde y la muerte, es decir, el genocidio de los indígenas del Congo y Perú, todo ello motivado por la feroz codicia de compañías mercantiles que habían sobornado y corrompido a las estructuras sociales, políticas y administrativas de sus respectivos países. Vargas Llosa describe los viajes y los informes oficiales de Roger Casement como cónsul británico, gobierno que le otorga las máximas condecoraciones; y que, sin embargo, le condena a muerte.

Seguir leyendo “Mario Vargas Llosa: El sueño del celta (Descargar Libro)”

Paul Auster: El país de las últimas cosas (Descargar Libro)

Paul Auster: El país de las últimas cosas (1987)

El país de las últimas cosas es mucho más que una novela de ciencia-ficción, aunque haya sido considerada así y tenga algún punto de contacto con esta modalidad. Si bien se puede suponer que transcurre en el futuro, nada indica que el resto del mundo donde se sitúa el país de las últimas cosas sea distinto al nuestro. Simplemente, es la versión degradada del mundo actual y funciona como un temible augurio de lo que podría sucederle (sucedernos). No solo no hay seres extraterrestres (aunque este no es un complemento imprescindible de la novela ciencia- ficción), sino que no son necesarios porque el ser humano se ha vuelto la peor amenaza para sí mismo y está consumando la destrucción de su propia civilización: “La ciudad parece estar consumiéndose poco a poco, pero sin descanso, a pesar de que sigue aquí”. No hay enemigos exteriores porque el hombre es su propio enemigo. Es la propia dinámica interna del sistema la que lo lleva a la degradación.

Gustavo Martínez – El país de las últimas cosas o la enfermedad terminal de la modernidad.

Libro tomado de: https://portalacademico.cch.unam.mx/

Descargar Libro Paul Auster: El país de las últimas cosas

Diario de la guerra del cerdo de Adolfo Bioy Casares (Descargar Libro)

Adolfo Bioy Casares: Diario de la guerra del cerdo 1969

Diario de la guerra del cerdo plantea una guerra generacional, de los jóvenes contra los «cerdos», epíteto dado a los viejos. Lo que se puede ver en muchos aspectos de la vida (el cruce generacional es principalmente notorio en los deportes, pero el mundo cultural no es ajeno a esto, pensemos sino en las vanguardias), en la novela adquiera una naturaleza radical. No sólo hay competencia entre las generaciones, no sólo hay recelo, sino que la lucha se vuelve explícita, una «guerra», y cuando hay una guerra gana el más fuerte, y éste suele ser el joven. Así, vemos cómo los viejos son víctimas de la violencia y la arrogancia de los jóvenes: se ve ya en el primer capítulo, cuando un grupo de jóvenes mata al diariero don Manuel sin ningún tipo de razón (como si pudiera haber razones cuando se trata de matar a alguien). La violencia se extiende a lo largo de toda la novela, y así somos testigos de distintos ataques, persecuciones y asesinatos, siempre de los jóvenes contra los viejos, los cuales se debaten entre los deseos de continuar su vida normal, la indignación y el miedo.

La novela está enfocada en el personaje de Isidoro Vidal, un hombre al límite de la vejez, que para algunos puede pasar por joven (al menos por el momento) y para otros por viejo, lo que lo pone en una situación errática que no lo excluye del peligro. Así, mientras que algunos le dicen que todavía es joven y que no tiene nada de qué preocuparse, en varias ocasiones debe huir de ataques juveniles y llega incluso a estar «marcado» para la muerte. Seguir leyendo “Diario de la guerra del cerdo de Adolfo Bioy Casares (Descargar Libro)”

« En tiempos oscuros » Eduardo Galeano

En tiempos oscuros, tengamos el talento suficiente para arriesgarnos a volar en la noche como los murciélagos.

En tiempos oscuros, seamos lo suficientemente sanos como para vomitar las mentiras que nos obligan a tragar cada día.

En tiempos oscuros seamos lo suficientemente valientes como para tener el coraje de estar solos y lo suficientemente valientes como para arriesgarnos a estar juntos.

En tiempos oscuros seamos lo suficientemente maduros como para saber que podemos ser compatriotas y contemporáneos de todos los que tienen voluntad de belleza y voluntad de justicia, porque no creemos en las fronteras de los mapas ni del tiempo.

En tiempos oscuros, seamos lo suficientemente tercos para seguir creyendo contra toda evidencia, que la condición humana vale la pena.

En tiempos oscuros seamos lo suficientemente locos como para ser llamados locos.

En tiempos oscuros seamos lo suficientemente inteligentes como para ser desobedientes cuando recibimos órdenes contradictorias con nuestra conciencia o contra nuestro sentido común.

Eduardo Galeano

Seguir leyendo “« En tiempos oscuros » Eduardo Galeano”