Las venas abiertas de Eduardo Galeano

Armado de la conciencia, con el sol en los labios, el poeta rehusa las apariencias. Galeano expresa este estado: “Revelar la realidad no significa copiarla. Copiarla sería traicionarla, sobre todo en países como los nuestros, donde la realidad está enmascarada por un sistema que obliga a mentir para sobrevivir y que cotidianamente prohíbe llamar a las cosas por su nombre”. Liberación y sometimiento: la creación consiste en sacar a la luz la parte más secreta de nosotros mismos y, simultáneamente, someter la naturaleza a un orden que le es extraño. 

Román Cortázar Aranda

Revista de la Universidad de México 126

La poesía mueve hacia lo desconocido porque entabla un diálogo con el mundo. El íntimo deslumbramiento lleva a la revelación y a la comunión. En realidad, parece que esto lo supo Galeano siempre. En 1976, cuando su nombre fue incluido en la lista del escuadrón de la muerte y se exilió en España, su palabra cobró plena significación; o más exactamente: para vivir de veras la vida debió afirmar el nosotros. Ante la bancarrota de la libertad, en Defensa de la palabra, Galeano anotó: “Uno escribe a partir de una necesidad de comunicación y de comunión con los demás, para denunciar lo que duele y compartir lo que da alegría. Uno escribe contra la propia soledad y la soledad de los otros. Uno supone que la literatura transmite conocimiento y actúa sobre el lenguaje y la conducta de quien la recibe; que nos ayuda a conocernos mejor para salvarnos juntos”. Antonio Machado se dio cuenta de que el poeta moderno se canta a sí mismo porque no encuentra temas de comunión. Pero la obra de Galeano ofrece una vía: desemboca en la historia. Seguir leyendo “Las venas abiertas de Eduardo Galeano”

El desierto de los tártaros (Descargar Libro)

Dino Buzzati  El desierto de los tártaros 1940

El desierto de los tártaros”, la más célebre novela de Dino Buzzati (1906-1972), proviene tanto del paisaje formal de la fábula que narra, como de la significación que oculta. La historia del oficial Giovanni Drogo, destinado a una fortaleza fronteriza sobre la que pende una amenaza aplazada e inconcreta, pero obsesivamente presente, se halla cargada de resonancias que la conectan con algunos de los más hondos problemas de la existencia, como la seguridad como valor contrapuesto a la libertad, la progresiva resignación ante el estrechamiento de las posibilidades vitales de realización, o la frustración de las expectativas de hechos excepcionales que cambien el sentido de la existencia.

Ese lamento existencialista sobre la facilidad de los hombres para abandonarse al vacío y convertirse en meros espectadores inertes de sus breves vidas es también la clave principal de El desierto de los tártaros. Seguir leyendo “El desierto de los tártaros (Descargar Libro)”

Calígula de Albert Camus (Descargar)

Reflexión sobre los problemas y obsesiones que nutrieron su creación literaria y teórica, Calígula  —obra gestada entre 1938 y 1942 y representada por vez primera en 1945— es una de las grandes piezas dramáticas de Albert Camus (1913-1960). En ella, los temas recurrentes del absurdo existencial, la enajenación metafísica, el sufrimiento del hombre y la lógica del poder reciben un despliegue dramático que discurre en paralelo a las novelas y ensayos de un autor cuyo talento y sensibilidad ética se centraron siempre en una indagación sobre la complejidad, la ambigüedad y la riqueza de la condición humana

La obra de teatro Calígula se basa en la vida del emperador romano. El tema central es la locura que desarrolla este personaje debido a la muerte de su hermana, Drusila, con la que mantenía relaciones incestuosas. A partir de ese momento, el emperador adopta una nueva actitud, convirtiéndose en un tirano. Esto hace que los patricios planeen la venganza y muerte del emperador. La obra finaliza con el asesinato de Calígula.

Calígula corresponde al ciclo de la negación, más conocido como el ciclo de lo absurdo. Este ciclo está enmarcado dentro del contexto histórico de la segunda guerra mundial, por ello, refleja la angustia colectiva. Ante lo absurdo de la vida y del destino del hombre, Camus propone la rebelión como una manera de combatir las injusticias.

Libro tomado de: http://www.ctvteatro.com/

Descargar: Calígula de Albert Camus

Yevgueni Zamiatin: Nosotros (Descargar Libro)

Nosotros novela rusa escrita por Yevgueni Zamiatin en 1921 

Nosotros es la primera distopía pura de la historia de la literatura, tal y como explica Fernando Ángel Moreno, especialista en ciencia-ficción y profesor de Teoría del Lenguaje Literario en la Universidad Complutense de Madrid. El buen dominio del inglés de Zamiátin le permitió traducir a H. G. Wells al ruso; su imperecedera La máquina del tiempo fue una influencia decisiva para la obra que nos ocupa. Sin embargo, ni la novela de Wells, ni El talón de hierro de Jack London, u otras novelas anteriores de Jules Verne se ocupan tanto por explicar a fondo un sistema socio-político complejo como lo hace Nosotros. En ella, el argumento gira alrededor de unas condiciones sociales, legales y políticas contra las que el protagonista se rebela, igual que ocurrirá algunas décadas más tarde en Un mundo feliz, de Aldous Huxley, en 1984 de George Orwell, o en Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. La ventaja de Huxley, Bradbury y Orwell -quien publicó esta reseña sobre la obra y posteriormente reconoció la influencia de Zamiátin en 1984– es que ellos sí tuvieron los espejos del nazismo, el fascismo y el estalinismo frente a los que colocar a sus personajes cuando escribieron sus distopías.   Javier Sauras. Fabulantes.com

En la ciudad de cristal y acero del Estado Único, separada por un muro del mundo salvaje, la vida transcurre sometida a la inflexible autoridad del Bienhechor: los hombres-número trabajan con horarios fijos, siempre a la vista de todos, sin vida privada: el «yo» ha dejado lugar al «nosotros». El narrador de este diario íntimo, D-503, es el constructor de una nave interestelar que deberá llevar al universo «el bienaventurado yugo de la razón». Pero se enamora: el amor equivale a la rebelión, y el instinto sexual al deseo de libertad. Aunque, tras extirparle a D-503 el «ganglio craniano de la fantasía», el Estado sedentario, entrópico, salga victorioso de la conspiración, siguen los hombres nómadas, llenos de energía, que generarán nuevos insurrectos: no existe, ni jamás existirá, la última revolución.

Libro tomado de: http://ciudadanoaustral.org/

Descargar Libro Yevgueni Zamiatin: Nosotros

Eduardo Galeano: Fútbol, ¿el opio de los pueblos?

 

Eduardo Galeano: El fútbol a sol y sombra (Descargar Libro)

 

Fragmento

¿En qué se parece el fútbol a Dios? En la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales.

En 1880, en Londres, Rudyard Kipling se burló del fútbol y de “las almas pequeñas que pueden ser saciadas por los embarrados idiotas que lo juegan”. Un siglo después, en Buenos Aires, Jorge Luis Borges fue más que sutil: dictó una conferencias sobre el tema de la inmortalidad el mismo día, y a la misma hora, en que la selección argentina estaba disputando su primer partido en el Mundial del ’78.

El desprecio de muchos intelectuales conservadores se funda en la certeza de que la idolatría de la pelota es la superstición que el pueblo merece. Poseída por el fútbol, la plebe piensa con los pies, que es lo suyo, y en ese goce subalterno se realiza. El instinto animal se impone a la razón humana, la ignorancia aplasta a la Cultura, y así la chusma tiene lo que quiere.

En cambio, muchos intelectuales de izquierda descalifican al fútbol porque castra a las masas y desvía su energía revolucionaria. Pan y circo, circo sin pan: hipnotizados por la pelota, que ejerce una perversa fascinación, los obreros atrofian su conciencia y se dejan llevar como un rebaño por sus enemigos de clase. Seguir leyendo “Eduardo Galeano: Fútbol, ¿el opio de los pueblos?”

Todos los cuentos. Gabriel García Márquez (Descargar Libro)

Este volumen excepcional reúne por primera vez todos los cuentos del Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez.  El lector encontrará sus relatos tempranos recogidos bajo el título Ojos de perro azul, donde se incluye «Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo», célebre texto que puso los cimientos del gigantesco edificio, tan imaginario como real, de lo que acabaría siendo el espacio literario más poderoso de las letras universales de nuestro tiempo: Macondo. Con Macondo se inauguraron los años del realismo mágico y de los personajes inmersos en el mundo denso y frutal del Caribe americano. De esta etapa, en plena madurez del autor, son sus siguientes libros de cuentos: Los funerales de la Mamá Grande, donde se narran las fastuosas exequias de la auténtica soberana de Macondo, y La increíble y triste historia de la cándida Eréndida y de su abuela desalmada.

Los relatos más recientes, los de Doce cuentos peregrinos, trasladan el escenario a la vieja Europa para hablarnos de la suerte de los latinoamericanos emigrados, de su melancolía y su tenacidad. Son cuarenta y un relatos imprescindibles que recorren la trayectoria del autor de Cien años de soledad y que constituyen un impresionante legado para la literatura universal.

Índice 

  • La tercera resignación – 1947
  • La otra costilla de la muerte – 1948
  • Eva está dentro de su gato – 1948
  • Amargura para tres sonámbulos – 1949
  • Diálogo delo espejo – 1949
  • Ojos de perro azul – 1950
  • La mujer que llegaba a las seis – 1950
  • Nabo, el negro que hizo esperar a los ángeles – 1951
  • Alguien desordena estas rosas – 1952
  • La noche de los alcaravanes – 1953
  • Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo – 1955
  • La siesta del martes  – 1962
  • Un día de estos  – 1962
  • En este pueblo no hay ladrones  – 1962
  • La prodigiosa tarde de Baltasar  – 1962
  • La viuda de Montiel – 1962
  • Un día después del sábado – 1962
  • Rosas artificiales  – 1962
  • Los funerales de la mamá grande  – 1962
  • Un señor muy viejo con unas alas enormes  – 1968
  • El mar del tiempo perdido  – 1961
  • El ahogado más hermoso del mundo  – 1968
  • Muerte constante más allá del  amor – 1970
  • El último viaje del buque fantasma  – 1968
  • Blacamán el nuevo vendedor de milagros  – 1968
  • La increíble historia de la Cándida Heréndira  y su abuela desalmada  – 1972

 

Libro tomado de: http://www.ignaciodarnaude.com/

Descargar Libro: Todos los cuentos de Gabriel García Márquez

Germinal. Émile Zola

“…Los sueños de juventud, la búsqueda del amor, todo choca contra la realidad siniestra de la mina, que se cobra vidas y apenas permite vivir a los que logran salir de su oscuro pozo. Pero cuando falta el pan, los mineros inician una huelga hace brotar en todos y cada uno lo mejor y lo peor del ser humano, y aunque su desenlace puede dar la sensación de fracaso, el título de la novela lo dice todo, y es que no se puede perder la esperanza completamente porque queda una semilla que algún día germinará. Ellos no han hecho más que sembrarla…”

Germinal. Émile Zola

Publicado el 28/09/2017 por Grupo Akal

«La huelga de Anzin, la misteriosa huelga, continúa […] Son, ya, cinco semanas. Cada día, un comunicado de la Compañía, remitido al corresponsal de la agencia Havas, divulga, con una redacción lacónica y más bien oscura, la situación de las concesiones.» Le Figaro, 31 de marzo de 1884.

Coetáneo de Rodin y de Monet, un año menor que su gran amigo, Paul Cézanne, Émile Zola, nacido en París pero italiano hasta sus veintidós años, cuando adopta la nacionalidad francesa, vivió plenamente la revolucionaria segunda mitad del siglo XIX.

El París en el que Zola nació –un 2 de abril de 1840– sería desmembrado, diseñado y reconstruido por el Barón Haussmann, a las órdenes de Napoleón III y según los gustos de su esposa, Eugenia de Montijo. Será el Segundo Imperio –el anterior fue el de su tío, el general revolucionario Bonaparte convertido luego en el sangriento Napoleón I–, una dictablanda que impone un modo de vida, un estilo de mobiliario, una corte que Zola desdeña pero a cuya sombra, por adhesión o por oposición, se desarrolla el impresionismo y nace ese naturalismo literario del que Zola será estandarte Seguir leyendo “Germinal. Émile Zola”