¿Por qué todo el mundo ama “Cinema Paradiso”?

Cinema Paradiso: Película de Giuseppe Tornatore, tres décadas.

jovencísimo Salvatore Cascio interpretó a Totò, diminutivo siciliano de su propio nombre real, un niño que vive por y para el cine. No es que haya mucho más que hacer en su pueblo, donde los hombres -incluido su padre- han partido hacia la guerra y la única alegría colectiva parece ser ir a gritarle un rato a la gran pantalla del Cinema Paradiso. Allí trabaja Alfredo (Philippe Noiret) como operador, proyectando las cintas a ese público entregado, deseoso de evasión. Él las mira desde la cabina, a través de un agujero, aprendiendo frases de Spencer Tracy o John Wayne que después irá soltando como pequeñas joyas de sabiduría. Sin duda, Alfredo y Totò estaban destinados a encontrarse y quererse. Les une una amistad preciosa, basada en su amor por el cine, que se va convirtiendo en algo más profundo: acaba ocupando la figura paterna ausente para el niño, mientras éste ocupa, a su vez, el espacio del hijo que nunca tuvo. Una relación que encajaba en las dos direcciones, y que nos regaló una de las relaciones más sinceras, divertidas y emotivas del cine.

 Mirela Mullor

Fotogramas

Hacía 30 años que Salvatore no volvía a Giancaldo. No quería, no podía. La localidad siciliana que le vio nacer, crecer y partir le asustaba demasiado. Muchos recuerdos, personas y sentimientos que enterró en algún lugar de su cabeza al aterrizar en Roma. Y lo hizo, no por egoísmo, sino porque un buen amigo se lo pidió. Porque Alfredo, antes de marchar, le advirtió que no volviese jamás a ese pequeño pueblo de expectativas limitadas y fantasmas en vida. Que viviese como él no había podido, como no se había atrevido. Que intentase rozar, pues no es posible más que eso, los sueños que vivían juntos en las películas del Cinema Paradiso. Seguir leyendo “¿Por qué todo el mundo ama “Cinema Paradiso”?”

Brasil: ¿e agora? (Descargar)

El paso del milenio se ha significado por la paradójica generalización de estados de excepción permanentes, que tienden a establecerse como nuevos e indispensables instrumentos de la “gobernabilidad”. Las institucionalidades del siglo XX han ido siendo socavadas, o violentamente agredidas como en el caso de Estados Unidos bajo el gobierno de Donald Trump, mientras se van normalizando nuevas reglas de disciplinamiento social cercanas al concepto de estado carcelario. Los cimientos de la democracia liberal, si bien siempre frágiles y cuestionables, se desmoronan ante procesos de implantación impune de las relaciones de poder. Los pactos sociales se restringen a un pequeño grupo constituido por las diferentes piezas que conforman la cúpula del poder, en los que participan empresarios, políticos, funcionarios públicos (incluyendo al poder militar) y capos del crimen organizado. Ya no es necesario construir consensos para validar políticas públicas o dinámicas empresariales; los tribunales, la opinión pública, la prensa (independiente), las voces de intelectuales y académicos, de organizaciones sociales ya no son el espacio de validación de la política. Son ignorados; son los estorbos de un mundo que se abre paso bajo condiciones que muchos siguen percibiendo como excepcionales pero que están configurando la institucionalidad del siglo XXI

Indice:

  • -Brasil en la escena mundial – Monica Bruckmann
  • -El estado de excepción – Ana Esther Ceceña
  • -La política exterior y la posición de Brasil en el mundo – Samuel Pinheiro Guimarães
  • -Tiempos de resistencia activa – João Pedro Stedile
  • -El montaje del “mito” Bolsonaro – Osvaldo León
  • -Una sombra sobre Brasil – J. Carlos de Asís
  • -Los evangélicos y el poder – Joaquin Pinhiero
  • -Neocolonialismo en Brasil: impactos económicos y socio-ambientales – Maria Luisa Mendonça
  • -El impacto de la nueva realidad brasileña en el desarrollo científico – Alberto Santoro

Fuente: https://www.alainet.org/

Descargar: Alainet. Revista No. 538 – Diciembre 2018

#MiraCómoNosPonemos. Nos ponemos fuertes, unidas, frente a tu violencia y tu impunidad, estamos juntas.

Este sistema de explotación de las grandes mayorías, es doblemente pesado para las mujeres. Sus beneficiarios también sostienen los más ancestrales prejuicios patriarcales para mantener divididos a los explotados y explotadas, compitiendo entre nosotras, discriminadas por quienes deberían ser nuestros compañeros, para garantizarse sus ganancias. El Estado y sus instituciones legitiman, justifican y reproducen esta violencia persistente, cotidiana, invisible, acentuando estos (dis) valores, haciéndonos creer que es natural lo que es el producto de una sociedad miserable que merece perecer.

La Izquierda Diario Seguir leyendo “#MiraCómoNosPonemos. Nos ponemos fuertes, unidas, frente a tu violencia y tu impunidad, estamos juntas.”

España: 40 años de la Constitución

Como contrario a la memoria y respeto a las víctimas de la dictadura es el vídeo oficial de conmemoración. En él se puede observar a dos ancianos charlando amigablemente, mientras una voz en off nos relata que se trata de dos combatientes de la batalla del Ebro, uno en el «bando nacional» y otro en el «republicano», haciendo de su reencuentro el símbolo de la reconciliación, la libertad y la democracia. Indigna que tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (PSOE), como la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor (PP), amparen este ejercicio de equidistancia propio de la época de la transición, incluso con expresiones («bando nacional») procedentes del propio franquismo más aguerrido y criminal. Una equidistancia entre republicanos y franquistas, los «dos bandos» fratricidas enfrentados, que no implica otra cosa que la retórica que el franquismo empezó a utilizar, a partir de principios de los 1960, cuando ya no podía ocultar su «gran matanza fundacional», para enmascarar el golpe de Estado contra la Segunda República y su represión de la disidencia política.

No cierres los ojos

Grupo Akal

En la efeméride del cuarenta aniversario la pluralidad brilla por su ausencia dentro de los espacios y eventos organizados por altas instancias del Estado español. Que esto iba a ser así es algo que podía intuirse nada más conocerse la composición del Consejo Asesor de los actos conmemorativos del 40 aniversario de la Constitución; una iniciativa conjunta del Congreso de los Diputados y el Senado. Su composición (30 hombres y 9 mujeres) es monocorde, sin dar cabida en ella a voces académicas, sociales o políticas críticas, bien con el propio texto de 1978, bien con su posterior interpretación y desarrollo. Merece la pena echar un vistazo a su página web, donde se publicitan tanto los integrantes del Consejo como las actividades organizadas, para comprobar cómo todas ellas están presididas por la falta de pluralidad; algo contrario, por cierto, a uno de los valores superiores consagrados en el frontispicio del texto constitucional, en su art. 1.1, como es precisamente el «pluralismo político». Seguir leyendo “España: 40 años de la Constitución”

La FACC en el G20: “Despertamos o en caso contrario, reventamos”

 

La Fuerza Artística de Choque Comunicativo (FACC), un grupo de artistas autoconvocades, volvió a accionar hoy previo a la cumbre del G20 que reúne en nuestro país a los presidentes más influyentes del mundo. Como parte de una acción anual que incluyó perfomances durante el año en Jujuy, Bariloche y Capital Federal, esta vez la FACC eligió plantar el mensaje “Propiedad del G20 #QuiénElige?” en Plaza de Mayo y frente a la Casa Rosada. Si el silencio del G20 es hermético, la FACC comunica que muchas veces las cosas son tan claras que, para explicarlas, no hacen falta tantas palabras. Compartimos la crónica y las fotos de la acción.

Lavaca.org

Otra vez una caravana. Otra vez música en vivo, una acción performática y un texto contundente. Otra vez una pancarta enorme que pregunta #QuiénElige? y traza un puente con las acciones de la FACC este 2018 en Jujuy, en Bariloche y en Capital frente al Ministerio de Energía, donde con distintas herramientas comunicativas develaron las reuniones internacionales previas a la cumbre en las que se debatieron diferentes temas de política internacional que actualmente son ejes de ajuste en Argentina: educación, trabajo, energía, salud, alimentación, etc.

Otra vez la FACC.

Otra vez en el G20
Seguir leyendo “La FACC en el G20: “Despertamos o en caso contrario, reventamos””

Las fake news en tiempos de la posverdad: desafíos 4.0

Las fake news es un término que traducido al español significa falsas noticias, más precisamente un producto pseudo periodístico difundido a través de portales de noticias, medios escritos, radio, televisión y principalmente en redes sociales, lugar por donde se canalizan la mayoría de éstas, en tiempos de la nueva era tecnológica y cuyo principal objetivo es la desinformación deliberada o el engaño, armas de destrucción masiva que sirvieron en estos últimos años, a diversos partidos políticos, entre otros, para llegar al poder y realizar unos de los peores daños que se puede ocasionar a un estado con políticas nefastas, subordinantes y colonialistas.

 

Mario Ramón Duarte

Alainet

Las fake news se emiten con la intención y el fin de inducir al error, manipular decisiones personales, desprestigiar o enaltecer una institución, entidad o persona, según sea el caso, a los efectos de obtener ganancias económicas o rédito político; éste último mecanismo, haciendo honor a la verdad, fue utilizado como prima facie en los países latinoamericanos, contra quienes fueron damnificados por políticas netamente contrarias a los intereses del conjunto de la sociedad, principalmente los más vulnerables (ancianos, discapacitados y niños) y la clase trabajadora, sumado a ello, los aparatos económicos mundiales utilizaron este modus operandi, para, una vez sorteado el acto eleccionario, ejercer el poder a gusto y piacere ante los ojos de la ciudadanía en general. Seguir leyendo “Las fake news en tiempos de la posverdad: desafíos 4.0”

Auge y caída del periódico (Descargar Texto)

Marco D’eramo

New Left Review

Quién sabe si la posteridad no mirará las viejas fotografías de los quioscos de prensa de hoy de la misma manera en que nosotros vemos las imágenes de las antiguas bibliotecas, Alejandría o Bagdad: pilas de periódicos con un aspecto tan peculiar como las estanterías llenas de rollos de papiro1. Todo parece indicar que la era de la información, que circula a diario a través del papel impreso, no durará en total más de tres siglos, y que será archivada como otro de tantos métodos con que la humanidad ha producido, acumulado, comunicado e intercambiado noticias y conocimientos. Hablamos del periódico en papel, como invento, instrumento y símbolo de la modernidad, estandarte de la ascendente clase burguesa y vehículo que plasma la así llamada «opinión pública». Hoy en día, los signos de su declive están por todas partes; en primer lugar, en la desaparición progresiva de su punto de venta, el quiosco.

Fragmento:

La invención del periódico

Como síntesis de la modernidad y del ascenso de la burguesía, la prensa diaria nace en Londres, donde a finales del siglo xvii la modernidad capitalista genera una específica, peculiar y quizá irrepetible configuración entre el flujo de las noticias, la opinión pública y el dinero: en 1702 nace, de hecho, el que podría considerarse el primer periódico de los tiempos modernos, el Daily Courant, que en una sola página publicaba «sin comentarios», pero con anuncios, únicamente noticias del extranjero. Y no es casualidad que en septiembre de 2013 cerrara su edición impresa el londinense Lloyd’s List, uno de los periódicos más antiguos del mundo –había nacido en 1734–, publicado precisamente por la compañía de seguros más antigua, que informaba a los inversores de las llegadas, las salidas, los retrasos, las averías, los naufragios o las tarifas de transporte, para ofrecer una panorámica del tráfico marítimo mundial (o, por lo menos, del asegurado por Lloyds). Seguir leyendo “Auge y caída del periódico (Descargar Texto)”