Ernesto Sabato: Sobre Héroes y Tumbas (Descargar Libro)

sobre-heroes-y-tumbas-sabato

Sobre héroes y tumbas es una novela escrita por el escritor argentino Ernesto Sabato, y es quizá la obra más conocida del autor. Publicada en 1961, ésta irrumpe en el panorama de la literatura latinoamericana aglutinando una variedad de elementos que la distinguen entre las ficciones de América del Sur

La obra marcó un hito sobresaliente en la producción literaria de Ernesto Sabato, que entonces tenía 50 años, debido a que fue considerada la mejor novela argentina del siglo XX y una de las obras cumbres de habla hispana. Apareció 13 años después de El túnel, que había merecido juicios admirativos deThomas Mann o Albert Camus y que había evidenciado una obsesión por el poder de los ciegos que volvería a aparecer, en forma recurrente, en su obra posterior. Una novela donde Sabato plantea toda su carga ideológica. Centrada en el personaje de Martín, un muchacho en busca de sí mismo, el escritor argentino expone su particular visión sobre la soledad, tema clave en su narrativa.

Libro tomado de: http://www.anffos.cl/

Descargar libro Ernesto Sábato: Sobre héroes y tumbas

 

La crisis económica y los países pobres

riquezaMick Brooks

 

Los años veinte fueron buenos años para la economía. Fueron años de boom, acompañado de especulación.Se extendió la ilusión en que los buenos tiempos durarían para siempre. ¿Suena familiar?
 

La gran depresión: entonces y ahora

Los años veinte fueron buenos años para la economía. Fueron años de boom, acompañado de especulación. En ese período de “exuberancia irracional” se extendió la ilusión en que los buenos tiempos durarían para siempre. ¿Suena familiar? En víspera del gran crack bursátil de 1929 un periodista preguntó a un especulador cómo se podía hacer tanto dinero en el mercado. La respuesta fue: “Un inversor compra General Motors a 100 dólares (hace referencia a una acción) y vende otra a 150 dólares, que vende a un tercero a 200 dólares. Todo el mundo hace dinero”. Esto parece pura magia, pero durante un tiempo puede funcionar. En un “mercado alcista”, como en 1925-1929, casi todas las acciones subían y subían. Durante estos años las acciones industriales norteamericanas triplicaron su precio. Todos sabemos qué ocurrió después.

Otra característica del boom de los años veinte fueron los masivos desequilibrios globales. El imperialismo anglo-francés había salido de la Primera Guerra Mundial con victorias militares, pero económicamente herido y obligado a pedir dinero prestado a EEUU para cubrir sus deudas de guerra. El único vencedor real fue EEUU, que había demostrado ser la potencia militar y económica más poderosa del mundo. Los banqueros norteamericanos, como acreedores de británicos y franceses, exigieron saldar sus cuentas. Estos gobiernos a cambio decidieron que la única manera de pagar a EEUU era exprimir al derrotado capitalismo alemán, exigiendo reparaciones de guerra a la maltrecha economía alemana.

Las reparaciones de Alemania fueron a parar después a Gran Bretaña, Francia y EEUU. Así el resultado fue que el pobre subvencionaba al rico.

La Gran Depresión de 1929-1933 provocó en Alemania un desempleo masculino superior al 30 por ciento y la economía alemana dependía totalmente de la salud de la economía mundial. ¿Si Alemania no hubiera pagado las reparaciones, cómo Gran Bretaña y Francia habrían pagado sus deudas a EEUU? La depresión acabó con este flujo loco de dinero y con él la delicada correlación de fuerzas de la economía global. El colapso del comercio mundial (pasó de un factor de 10 en 1929 a 3 en 1933) a su vez impactó más en las principales economías nacionales. Pero como siempre ocurre los que sufren son las naciones pequeñas y pobres. Esto, como veremos, es igual hoy en día.

Burbujas

Hay sorprendentes similitudes entre el boom de los años veinte y el inevitable colofón de 1929 a 1933, con la década actual. Como todos sabemos el boom en los países capitalistas desarrollados fue alimentado por la burbuja de los precios inmobiliarios, una situación donde los precios subían porque las personas compraban y la gente compraba porque los precios subían. Se crearon enormes cantidades de capital ficticio, riqueza de papel. Por ejemplo, la producción anual del mundo en el año 2007, al final del boom, era aproximadamente 64 billones de dólares. Al mismo tiempo, la cantidad de activos financieros en el mundo ascendía a 196 billones de dólares. La cantidad total del negocio ese año fue de 1.168 billones de dólares, diecisiete veces lo producido. Eso literalmente fue un tiovivo de papel.

Estos pedazos de papel recibían su “valor” de lo que probablemente rendirían en el futuro. Como todo el mundo sabe, lo que sube debe bajar, estas expectativas de riqueza interminable eran imposibles de conseguir porque esta riqueza, en última instancia, debía ser generada en la economía capitalista real generadora de beneficios. Así que cuando finalmente el inestable boom llegó a su final todo se desmoronó.

Que una parte importante del capital generado durante el boom era ficticio se puede ver en un dato impactante. El valor total estimado de las acciones en las bolsas globales en octubre de 2007 era de 63 billones de dólares. Un año después, en noviembre de 2008, era de 31 billones de dólares. Más de la mitad del valor de todas las bolsas del mundo ha desaparecido como si fuera humo. Aunque hemos visto un mercado “alcista” de acciones desde marzo de 2009 en la mayoría de las bolsas, este hecho ilustra la naturaleza fantasmal de esta riqueza. Lo mismo se aplicaba al precio de las viviendas. En los años anteriores a este milenio no veían ladrillos ni cemento, sino valores que aumentaban. Nada más. Todos los demás activos de papel, creados por la “innovación” financiera durante el boom, también han bajado.

Crisis financiera

Esto a su vez afectó a los bancos e instituciones crediticias. Su aportación se basaba en mantener activos que al mismo tiempo no eran en absoluto valores. Esto fue catastrófico, particularmente porque las instituciones financieras, para llenar sus arcas en tiempos de boom, se habían “apalancado” en treinta veces o más. Esta expresión técnica significa que habían prestado treinta veces más dinero del que tenían. En lugar de mantener los préstamos en sus libros de cuentas de los bancos oficiales, los empaquetaron y los pasaron a unos activos financieros fantásticamente complejos.

Pero estos valores de ninguna manera estaban “olvidados”. Pasaron a manos del sector bancario secundario. Las instituciones centrales de este otro sombrío mundo de las finanzas son los fondos de alto riesgo o de cobertura (hedge funds) que se han desvanecido. Los que manejaban más de 1.000 millones de dólares cayeron el año pasado un 40 por ciento. Están desapareciendo porque están perdiendo dinero de las recónditas instituciones financieras que había comprando a los bancos principales. Y sus pérdidas significan que el sector bancario oficial ha pagado un duro precio. Lehman Brothers se derrumbó en 2008 porque se había expuesto a acuerdos arriesgados y tenía más vínculos con el sector bancario secundario que cualquier otro de los jugadores principales.

El préstamo interbancario, el combustible esencial del sistema monetario mundial, se paró en seco. Ningún banco presta a otro porque no saben cuánto valen sus bienes, si valen algo, son conscientes de los demás bancos están todos en la misma posición.

Martin Wolfs resume los desequilibrios actuales en la economía mundial (Financial Times. 8/3/09):

“Cómo llegó el mundo a esta situación? Una gran parte de la respuesta es que la era de la liberalización contenía las semillas de su propia caída: este también fue un período de masivo crecimiento en la escala y rentabilidad del sector financiero, de frenética innovación financiera, de crecimiento de los desequilibrios macroeconómicos globales, de un enorme préstamos hipotecario y de burbujas de los precios de las valores.

“En EEUU, el corazón de la economía de mercado global y centro de la tormenta actual, la deuda agregada del sector financiero pasó del 22 por ciento del producto interior bruto en 1981 al 117 por ciento en el tercer trimestre de 2008. En Gran Bretaña, con su gran dependencia de la actividad financiera, la deuda bruta del sector financiero alcanzó casi el 250 por ciento del PIB…

“Estos enormes flujos de capital, por encima de las plusvalías tradicionales de varios países con altos ingresos y del floreciente excedente de los países exportadores de petróleo, en gran parte terminó en un pequeño número de países con altos ingresos y particularmente en EEUU. En el punto álgido, EEUU absorbía aproximadamente el 70 por ciento del resto del excedente de ahorro mundial.

“Mientras tanto, dentro de EEUU la ratio de deuda familiar respecto al PIB aumentó desde el 66 por ciento en 1997 al 100 por cien una década después. Lo saltos del endeudamiento familiar fueron aún mayores en Gran Bretaña. Estos saltos de la deuda familiar estuvieron sustentados, a su vez, por sistemas financieros excesivamente elásticos e innovadores y, en EEUU, por los programas gubernamentales.

“En todo el sector financiero se innovaba incesantemente. Warren Buffett, el legendario inversor, describe los derivados como ‘armas financieras de destrucción masiva’. Demostró que en parte tenía razón. En los años 2000 emergió el ‘sistema bancario en la sombra’ y la banca tradicional en gran medida fue sustituida por el modelo de titularización de crear-y-distribuir a través de construcciones como las obligaciones de deuda colateral. Este modelo estalló en 2007”.

Las economías “emergentes” del Este en ruinas

¿Cómo ha impactado la recesión mundial sobre los países pobres? Examinemos en particular el

destino de los antiguos países estalinistas. Estas economías de Europa del Este vieron un colapso económico sin precedentes con la caída de los regímenes estalinistas después de 1989. Rusia, por ejemplo, experimentó la mayor caída de la producción desde la invasión de los mongoles que dejó pirámides de calaveras a su estela. En los primeros años del milenio actual, estos países salieron del fondo y comenzaron a remontar. Resurgieron como estados clientes desventurados de las principales potencias capitalistas.

La mayoría de las economías de Europa central y oriental han crecido aproximadamente un 5 por ciento al año desde el boom de la posguerra, acelerando su velocidad en los primeros años de este siglo. Como resultado de esta situación, muchos de sus líderes políticos han desarrollado un buque de cargo de culto al capitalismo e intentan transmitírselo a la población. Han visto su futuro como economías capitalistas “emergentes”. Han copiado los peores excesos de las economías capitalistas desarrolladas y la actual recesión les ha hundido.

Al aceptar que su destino está en el capitalismo, estas economías se han basado en el comercio con occidente. Su “ventaja comparativa” está en los diferenciales salariales con Norteamérica y las economías de Europa Occidental, del orden de 7 a 1. Los capitalistas de Europa Occidental cada vez localizaron más producción en el Este y como consecuencia mermó la manufactura en occidente.

Los procesos manufactureros básicos se están transfiriendo al Este. Ucrania, por ejemplo, es un exportador masivo de hierro y acero a Europa Occidental. Se podría pensar que los países del este disfrutan de una plusvalía exportadora con occidente, más bien ha sucedido lo contrario. Los países de Europa Central y del Este han acumulado déficits del orden de un 5-10 por ciento del PIB con occidente. Letonia tiene un 23 por ciento y Bulgaria un 27 por ciento. Esto significa que estos países están gastando 5 libras por cada 4 libras que ganan. ¡Esta situación no puede continuar! Estos déficits por cuenta corriente sólo se cubrían con entradas de capital procedentes del corazón imperialista. Las entradas de capital representaban como mucho un 5-8 por ciento del PIB y financiaban aproximadamente el 70 por ciento del déficit de Europa Central y del Este.

Al mismo tiempo que se producía una salida de producción industrial básica del Este había una gran entrada de capital. En realidad, los países del Este han estado tomando dinero prestado de occidente ¡para comprar productos a occidente! De repente, cuando más necesitaban el dinero, el grifo se cerró. Las entradas de capital han colapsado. Según The Financial Times (28/1/08): “El Institute for International Finance predice que la entrada de capital neto al sector privado para los mercados emergentes este años no superará los 165.000 millones de dólares, menos de la mitad de los 466.000 millones de dólares de 2008 y sólo una quinta parte de lo enviado en el punto máximo alcanzado en 1997”. En el caso de las seis naciones de Europa Central y del Este, las entradas de dinero cayeron de 161.900 millones de dólares en 1008 a 59.500 millones este año.

Crecimiento dependiente

Ahora llega el colapso de este crecimiento dependiente. Tomemos sólo una estadística. La producción industrial de Rusia sólo en enero de 2009 cayó un 20 por ciento. Estas son cifras sólo comparables a la destrucción económica de 1929-1933.

Mientras tanto, naciones como EEUU y Gran Bretaña en la práctica han estado viviendo a costa del resto del mundo, acumulando déficits comerciales con otros países y pidiéndoles prestado dinero para mantener sus niveles de consumo. Por ejemplo, el déficit comercial norteamericano con China es casi similar a la entrada de dinero Chino a EEUU. Así que China ha estado prestando a EEUU el dinero necesario para comprar sus exportaciones, pero China es un país mucho más pobre que EEUU. Esta cadena de pagos es muy similar al modelo de flujos monetarios de los años veinte. La destrucción de estos movimientos de capital en la Gran Depresión hizo la recesión más profunda y arrastró consigo al comercio mundial. ¿Podría suceder esto de nuevo? Seguro que sí.

En estos últimos años, los déficits en el sector inmobiliario, gubernamental, financiero y con el resto del mundo de países como Gran Bretaña y EEUU, han conseguido generar un boom basado cada vez más en la especulación. En los países del este hemos visto unos déficits y una especulación similar. Se ha producido una burbuja inmobiliaria en los países bálticos. Los bancos, aprendiendo de occidente, han inventado instrumentos financieros tóxicos y los han vendido como acuerdos con hipotecas dominadas por el yen, porque los tipos de interés en Japón eran bajos. En Hungría prefirieron las hipotecas en moneda suiza.

Todo iba bien mientras el tipo de cambio permanecía estable. Pero la inestabilidad en el capitalismo significa inestabilidad en los tipos de cambio. Esta inestabilidad a su vez es un producto de una desigualdad que es una característica inevitable del desarrollo capitalista. Estos desequilibrios en última instancia son insostenibles. Su “resolución” está teniendo consecuencias catastróficas para la población de la región.

Desequilibrios

Todo esto es una repetición a una mayor escala de los desequilibrios del período entreguerras. Los chinos estaban contentos con prestar dinero a los norteamericanos, para que éstos pudieran comprar los productos chinos, en forma de adquisición de activos del gobierno estadounidense. Pero esta situación no podía durar eternamente, puede que persista hasta que el gobierno chino prevea una depreciación general del dólar. Mientras la economía norteamericana acumula estos enormes déficits, la contrapartida es estar obligado a una salida neta de dólares para comprar productos extranjeros. Y si los especuladores perciben que EEUU vive a costa del resto del mundo gracias a imprimir dólares, es inevitable una huida de la moneda norteamericana.

Los países de la ECE son pequeñas economías. Eso significa que son dependientes del destino de las principales potencias imperialistas. Lo mismo se aplica a sus monedas. Después de todo, ¿quién en Gran Bretaña ha escuchado hablar del hyrvania ucraniano? Habitualmente, estas naciones han fijado sus monedas con el dólar o el euro. El mecanismo de transmisión de la crisis de un país a otro funciona a través del comercio y del flujo monetario. Estas monedas son una fuente de tensiones y desequilibrios que se ponen al límite en la recesión.

Estos tipos fijos de cambio pueden convertirse en una ola gigante de dinero global, con efectos catastróficos en la economía. Mientras sus exportaciones son más baratas como resultado de la depreciación, cada mercancía vendida en el extranjero recibe menos divisas y sus deudas cada vez son más caras. Y esas hipotecas exóticas en yenes o francos suizos ya no parecen una idea brillante cuando el dinero local se deprecia frente a las principales monedas del mundo.

Los financieros en esencia son jugadores. Apuestan sobre las perspectivas de que un país colapse. Estas apuestas son denominadas ‘credit default swaps’ (CDS). Desde este punto de vista, Ucrania parece como un ganador. El tipo de sus DCS es de 3.700 puntos base (los puntos de ventaja en las apuestas sobre su posible bancarrota) comparados con los 1.000 de Letonia o los 560 de Hungría, las otras dos economías con mayor riesgo. Estos jugadores apuestan a que toda una nación sea incapaz de pagar sus deudas. Y esperan complacidos un impago soberano, un país entero en bancarrota, para poder recoger sus beneficios.

Islandia ya ha entrado en bancarrota. El pasado mes de octubre se descubrió que los magos de las altas finanzas habían creado una situación en que los bancos islandeses debían seis veces lo que producía la población islandesa en un año. En los países occidentales cuando los bancos levantaron el dedo, los ministros de economía corrieron a salvarlos porque eran “demasiado grandes para caer”. ¡Pero los bancos islandeses eran “demasiado grandes” para ser salvados! Naturalmente, la población de Islandia está pagando los crímenes y las estupideces de sus banqueros.

Los efectos de la crisis ya han afectado a Hungría, Lituania y Letonia. Otros países de la región también están en peligro. Los gobiernos están cayendo como bolos. Para este caos económico y político no hay final a la vista. En Islandia la izquierda ha llegado al poder, pero le toca hacer el trabajo de limpiar todas las cenizas provocadas por el fuego del capitalismo y hacer los recortes exigidos por el Fondo Monetario Internacional.

El FMI

El FMI es el policía financiero. Estabiliza las economías capitalistas a costa de la población. Por ejemplo, el déficit de Estonia con occidente ha caído al 15 por ciento del PIB. Para recortar este déficit, el PIB debe caer un 15 por ciento. Esa es la receta del FMI.

Como el fantasma del banquete, el FMI siempre ayuda a empeorar las cosas. ¿Qué proponen? Exigen que los países a su merced recorten el gasto público. Letonia ha reducido 913 millones de dólares (5 por ciento del PIB), una gran suma de dinero para un país con sólo 2 millones de habitantes.

Los lectores observarán que a países bajo el signo de la recesión como Gran Bretaña y EEUU les permiten seguir aumentando sus déficits. Son reticentes a recortar el gasto público porque saben que eso empeorará la recesión. El FMI insiste exactamente en eso. El FMI está deliberadamente empeorando el desempleo y el sufrimiento de los pobres. ¿Qué tipo de medicina es esa? Representa los intereses de la clase capitalista en los países imperialistas dominantes.

El periódico The Observer (26/4/09) decía lo siguiente: “Un análisis de la nueva oleada de préstamos [del FMI], realizado por Mark Weisbrot y sus colegas del Centre for Economic Policy Research (CEPR) de Washington, encuentra que cada uno contiene una política pro-cíclica” (es decir, empeora la recesión). “MIentras el FMI ha encabezado el argumento del estímulo fiscal a gran escala en el mundo rico para arrancar el crecimiento económico, al mismo tiempo, el CEPR señala cómo los países que recurren a préstamos de emergencia tienen que reducir el gasto y sus déficits presupuestarios.

“Por ejemplo, Pakistán ha prometido reducir su déficit del 7,4 al 4,2 por ciento del PIB este año. ‘Puede que sea un objetivo deseable, pero es cuestionable si esta reducción se debería hacer toda este año, cuando la economía está sufriendo varios golpes externos que están reduciendo la demanda privada’. Es lo que dicen Weisbrot y sus coautores…”. Pero ¿a quién le importan los pobres pakistaníes? Por supuesto no al FMI.

En el G20 a principios de abril, las grandes naciones capitalistas hicieron sonar las fanfarrias para aumentar el fondo de “ayuda” del FMI para las naciones pobres que están sufriendo una crisis profunda. En medio de una recriminación silenciosa, las naciones ricas han sido incapaces de acordar cómo aflojar el dinero en efectivo. Es una medida de la profundidad de la crisis que el FMI, y los países ricos a los que representa, ha perdido el control de la situación.

Repercusiones políticas

Todo parece malo para las “economías emergentes”. Esta situación ya está teniendo repercusiones políticos predecibles. Según Jason Burke (The Observer. 18/1/09): “Europa del Este está dirigiéndose a un ‘descontento primaveral’ violento”, según dicen los expertos en la región, temen que la crisis económica global genere una explosión popular violenta en las calles.

“La crisis financiera está golpeando duro a países como Bulgaria, Rumania y los estados bálticos que se enfrentan a una profunda desestabilización política y agitación social, además de un aumento de las tensiones raciales…

“Según las estimaciones más recientes, las economías de algunos países europeos del este, después de tener un crecimiento de doble dígito casi durante una década, se contraerán más de un 5 por ciento este año, con una inflación superior al 13 por ciento. Hay mucho miedo en Rumania que junto con Bulgaria entraron en la UE en 2007, y podría ser el siguiente en sufrir grandes desordenes públicos.

“‘En unos cuantos meses habrá gente en las calles, eso es seguro’, dice Luca Niculescu, un ejecutivo medio de Bucarest. ‘Cada día sabemos de otra fábrica cerrada o trasladada al exterior. Hay un nuevo gobierno que no ha demostrado ser demasiado eficaz. Estamos habituados a tasas de crecimiento altas. Es un cóctel explosivo…’

“Marius Oprea, asesor de seguridad para el último gobierno rumano, dijo que la crisis económica significaría problemas serios para la clase media”. (¡Y no sólo para ellos!). “Y añadió: ‘Habría una caída del ingresos por impuestos que llevará a problemas económicos importantes para los presupuestos del estado. El número de trabajadores públicos se reducirá y sus salarios cada vez valdrán menos…'”.

“Jonathan Eyal, un especialista regional del Royal United Services Institute de Londres, dijo que los países de Europa del Este estaban mal equipados para tratar el impacto de la crisis global y con riesgo de una ‘explosión social’.

“‘Son economías frágiles… con estructuras políticas quebradizas, partidos políticos no bien formados e instituciones débiles. Están mal preparadas para lo que les espera'”. Eyal decía que “El año pasado fueron el corazón de los países occidentales los que estaban en una situación delicada, ahora es la periferia más débil la que sufrirá la embestida de la crisis'”.

In defense of marxism

 
 

 

Avanzando hacia las guerras africanas de Obama

Atheonews/Rebelión

simbolo-imperio1La embajadora de EEUU en las Naciones Unidas, Susan Rice, afirmó que la administración del Presidente Obama proporcionará más observadores militares, policía, y personal para reforzar operaciones globales de “mantenimiento de la paz”, especialmente en naciones africanas en respuesta a solicitudes de apoyo para la creación de fuerzas mejor equipadas y que se puedan desplegar con rapidez. Los EEUU no proporcionan tropas para las fuerzas de paz de las Naciones Unidas, lo que significaría poner soldados americanos bajo el mando de las Naciones Unidas.

En una sesión informativa del Departamento de Estado el 29 de junio Rice traza las pautas: “Instaremos al Consejo de Seguridad a continuar sopesando la gama completa de respuestas a un reto dado. No se le debería permitir a bandas pobremente armadas y desorganizadas, grupos rebeldes, y otros grupos fuera de los procesos de paz frustrar una resolución de paz o bloquear el despliegue de las Naciones Unidas. Las fuerzas de paz con frecuencias están autorizadas a usar una fuerza apropiada para defenderse a sí mismas y cumplir su mandato, incluyendo la protección de civiles bajo amenaza inminente de violencia. Deben estar dispuestas y ser capaces de hacerlo. […]

 

Las misiones de paz no son siempre la respuesta adecuada; algunas situaciones requieren otro tipo de despliegues militares autorizados por las Naciones Unidas, tales como un esfuerzo regional o fuerzas multinacionales que operen bajo el marco de luna nación que las lidere.”

 

En estas situaciones soldados regulares de EEUU podrían operar junto con socios de coalición “dispuestos” bajo el mando de EEUU. Con la aquiescencia del Consejo de Seguridad fuerzas militares de EEUU se implicarían en una serie de conflictos armados:

 

“Los EEUU se implicarán en discusiones a largo plazo sobre la mejor manera de incrementar la interoperabilidad y el suministro de fuerzas, del tamaño de una brigada, que se puedan desplegar rápidamente – esas mismas fuerzas podrían unirse, reforzar, y mejorar el tiempo de respuesta en operaciones de paz de las Naciones Unidas en un momento de crisis.”

 

El sueño inalcanzable neocon de una presencia militar fuerte de EEUU en África, a través del Mando para África (AFRICOM, por sus silgas en inglés) y otros programas militares, germinó durante el ejercicio de Rice en el Departamento de Estado de Clinton en el cual sirvió como Secretaria de Estado Asistente para Asuntos Africanos.

 

Rice parece estar actualmente dedicada a la implementación de lo que Glen Ford de Black Agenda Report previó en abril:

 

“Funcionarios de la administración Obama, tales como la embajadora en las Naciones Unidas Susan Rice,han estado durante años ‘deseosos de bloquear los puertos de Sudán’ y lanzar bombardeos ‘selectivos’ contra Sudán. Cuando la doctrina imperial reclama el derecho a intervenir cuando tengan lugar desastres en países soberanos – y procede a crear y exacerbar esos desastres – ningún gobierno está seguro contra un cambio de régimen. El presidente Obama parece estar refinando una doctrina de intervencionismo “humanitario”….

 

“Bajo la administración Obama, una doctrina de intervencionismo militar está cristalizando rápidamente bajo el concepto de “Responsabilidad de Proteger,” o R2P, el cual mantiene que las naciones tienen una responsabilidad de intervenir por la fuerza cuando se juzgue que un estado no está dispuesto o es incapaz de proteger o, de alguna otra manera, cumplir sus responsabilidades con su pueblo – responsabilidades que se pueden definir de una forma más o menos amplia o concreta. La embajadora en las Naciones Unidas Susan Rice y Samantha Power, un miembro del Consejo de Seguridad Nacional de Obama, son destacadas defensoras de una interpretación amplia y unilateralista de R2P. Ambas son colaboradoras estrechas del presidente Obama, y se puede asumir que reflejan su forma de pensar en política externa.”

 

Susan Rice, que es afroamericana, no es pariente de la antigua Secretaria de Estado Condoleezza Rice pero hay una conexión entre Condoleeza Rice y la madrina de Susan Rice, Madeleine Albright Condoleezza Rice fue la estudiante estrella del Dr. Joseph Korbel en la Universidad de Denver. Madeleine Albright es la hija de Korbel.

 

Rice ha estado relacionada con el Instituto de Washington para la Política en Oriente Próximo (Washington Institute for Near East Policy, WINEP), un think tank de halcones pro-Israel que ha sido un hogar para muchos de los arquitectos neocon de la invasión de Irak. El consejo de asesores de WINEP ha incluido a militaristas tales como Paul Wolfowitz, Richard Perle, Edward Luttwak, James Woolsey (que es también un destacado Demócrata), y Mort Zuckerman. Susan Rice tomó parte en una “Fuerza Operativa de las Elecciones Presidenciales de 2008” de WINEP, estudio que dio lugar a un informe titulado, “Reforzando la asociación: Como profundizar en la cooperación EEUU – Israel ante el reto nuclear iraní”. WINEP se fundó en cooperación con el Comité de Asuntos Públicos Americano-Israelí (American-Israel Public Affairs Comité, AIPAC).

 

Jesus Maria y Mariola Garcia Pedrajas son colaboradores de Rebelión. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a los traductores y la fuente.

 

Enlace artículo original en ingles:

Traducido por Mariola y Jesús María García Pedrajas

http://obamboozled.blogspot.com/2009/07/pushing-ahead-toward-obamas-african.html

 

“Álvaro Uribe ha generado una política de terror en Colombia”

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, habla sobre situación de derechos humanos en el país andino

 

 

Fernando Arellano Ortiz

Argenpress

 

“En Colombia, donde se ejerce el terrorismo de Estado por parte del gobierno de Álvaro Uribe Vélez no hay democracia”. La frase contundente es del activista argentino de derechos humanos y Premio Nobel de Paz 1980, Adolfo Pérez Esquivel, quien en diálogo con CRONICÓN, fue enfático en señalar que dicho gobierno “es responsable de crímenes de lesa humanidad”.

En la sede de su Fundación Servicio Paz y Justicia (SERPAJ), localizado en el añejo sector de San Telmo de Buenos Aires, nos recibe con mucha afabilidad este incansable defensor por las causas humanitarias y la democracia en América Latina, la cual ve amenazada por los acontecimientos de los últimos meses.

Con relación al golpe de estado en Honduras, Pérez Esquivel observa que hay que tener muy presente el hecho de que “en el continente hay remanentes de fuerzas armadas golpistas, impregnadas de la Doctrina de Seguridad Nacional y con añoranza de las dictaduras que, en lugar de estar al servicio del pueblo, se han transformado en tropas de ocupación de sus propios pueblos, violando los derechos democráticos y los derechos humanos”.

Son estos sectores antidemocráticos, agrega, los que “pretenden imponer conflictos y guerras de baja intensidad en la región para defender sus intereses y evitar la soberanía y autodeterminación de los pueblos”. Y advierte a renglón seguido que en Latinoamérica “los grupos de poder económico, eclesiástico y político que no quieren cambio alguno y están dispuestos a imponer nuevamente gobiernos dictatoriales en los países que intenten cambios estructurales y la conquista de la soberanía y autodeterminación de los pueblos”.

La memoria es el caminar de los pueblos

El análisis sobre la crisis humanitaria que vive Colombia fue el tema recurrente de esta entrevista con Pérez Esquivel, quien se refirió a tópicos como la memoria histórica, los procesos de reparación a las víctimas de los crímenes de Estado, las violación sistemática de los derechos humanos por parte del gobierno de Uribe Vélez y el contaste, que frente a todo ello, significa el esfuerzo que desde la administración de Bogotá hace el alcalde Samuel Moreno Rojas para consolidar una política pública de Seguridad Ciudadana, cuyo énfasis es el desarrollo humano para garantizar los derechos fundamentales.

– Uno de los aspectos esenciales en la reparación de víctimas por violación de derechos humanos es la recuperación de la memoria histórica. ¿En América Latina estamos en posibilidad de desarrollar en aquellos países víctimas de violación de derechos fundamentales procesos que nos permitan encontrar la verdad?

– Sí, venimos trabajando en distintos países procesos de recuperación de memoria histórica, como es el caso concreto de Argentina por todo lo que representa en sus distintos aspectos. Nosotros este proceso lo llevamos a la opinión pública a través de universidades, escuelas, centros culturales, porque la memoria no puede estar restringida a un sector, dado que ella con sus luces y sombras constituye el caminar de los pueblos. Hay que tener en cuenta que la memoria histórica no es para quedarnos en el pasado sino para iluminar el presente, porque es a través del presente que podemos generar y construir mejores condiciones de vida, lograr el fortalecimiento democrático, la vigencia de los derechos humanos, que mejora la vida de un pueblo en su integridad, y esto es fundamental. Pongo un ejemplo: nosotros en la Argentina venimos haciendo un trabajo de memoria con la Fuerzas Armadas que fueron las más duras en cuanto a la dictadura y la represión en el cono sur de América Latina, no obstante que las nuevas generaciones de oficiales no tienen nada que ver con esas Fuerzas Militares, sí tienen que asumir la responsabilidad institucional.

– ¿Cuál es el enfoque de ese trabajo?

– Trabajamos el tema de la memoria con los altos mandos de las Fuerzas Armadas, fundamentalmente yo vengo desarrollando una labor con la Marina y la Policía Federal en el sentido de comprender cuál es el rol de las Fuerzas Militares en la construcción democrática, y pienso que no puede haber un proyecto de país si estas instituciones están ausentes, pero tienen que estar presentes con una mentalidad al servicio del pueblo y no lo que fueron y lo que son en las dictaduras como tropas de ocupación de sus propios pueblos.

– ¿Y en cuanto a reparación de víctimas que nos puede decir, teniendo en cuenta que en Colombia estamos en ese sentido en un proceso muy prematuro?

– Primero, la reparación parte del derecho de verdad y de justicia, después puede venir la reparación social e institucional, porque muchas veces cuando se alude a este tema se habla de una reparación económica pero nunca ésta resuelve el problema de vida de las víctimas. Este problema se ha resuelto de distintas formas dependiendo de los países. En Argentina hay un trabajo que se viene realizando de búsqueda de verdad y justicia, la sanción, juicio y castigo a los responsables de crímenes de lesa humanidad y también la compensación que el Estado como tal tiene que hacer a las víctimas, muchas de las cuales quedaron en la total indigencia.

Uribe, cómplice de los paramilitares

– Ustedes en Argentina lograron consolidar organizaciones que han sido definitivas en defensa de los Derechos Humanos. En Colombia apenas se están dando pasos en ese sentido y es destacable la labor que viene realizando la senadora liberal Piedad Córdoba con la concreción de un colectivo denominado Colombianas y Colombianos por la Paz. ¿Cómo ve usted este proceso organizativo?

– La senadora Piedad Córdoba es una luchadora, es una mujer que viene trabajando por la toma de conciencia del pueblo colombiano, por el derecho de verdad y de justicia; ha estado en esta misma Fundación, hemos conversado largamente; me parece que es una figura emblemática no sólo para Colombia sino para América Latina. Es una gran labor la que está haciendo no solo por encontrar la paz para su pueblo sino por lograr la liberación de las personas que están en manos de las Farc. Pero también por la denuncia que hace del gobierno de Uribe que viola sistemáticamente los derechos humanos. Yo como presidente del Tribunal Permanente de los Pueblos y mis compañeros pudimos comprobar esto. Es evidente el hecho de la responsabilidad del Estado y del gobierno de Uribe apoyando a los paramilitares y a los parapoliciales, generando una política de terror, lo cual lógicamente daña la democracia en Colombia y es un pésimo precedente para América Latina.

– ¿Usted considera que en las actuales circunstancias hay democracia en Colombia?

– No, en Colombia no hay democracia.

– ¿Por qué lo dice?

– Democracia significa derecho e igualdad para todos. Democracia no es poner un voto en una urna que muchas veces es un proceso manipulado. Democracia es el derecho a la libertad de cada una de las personas que no existe en Colombia porque cuando un Estado ejerce el terrorismo no puede haber democracia. Y el Estado colombiano es terrorista y por lo tanto no hay democracia. De qué estamos hablando: poner el voto en una urna no garantiza la democracia. Lo que la garantiza es el respeto a la Constitución y las leyes, su cabal aplicación y el respeto al pueblo, y eso no existe en Colombia.

La seguridad pasa por políticas sociales

– Usted hizo parte recientemente de una comisión internacional que trabajó el tema de la seguridad tanto nacional como ciudadana. ¿Cuál es su visión al respecto?

– Sí, yo trabajé este tema con la Comisión de Paz a nivel latinoamericano que fue presidido por el actual director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Juan Somavía. En esta Comisión abordamos los temas de seguridad ciudadana, seguridad interior, seguridad nacional y regional y el resultado de este estudio lo entregamos tanto a la OEA como a Naciones Unidas. Primero hay que definir en qué consiste la seguridad. Todo ciudadano y ciudadana tiene derecho a la seguridad, ¿pero a qué tipo de seguridad? ¿Qué pasa con los niños abandonados, explotados, violados y marginados? ¿Qué pasa con el derecho de un ciudadano en una sociedad, con sus libertades cívicas, con los derechos económicos, sociales y culturales? ¿Qué pasa con eso? Y la respuesta es que hoy en día están carentes. Entonces, la seguridad no pasa por poner más policías y más soldados, al contrario, ello genera mayor inseguridad. La seguridad pasa por políticas sociales: educación salud, vivienda digna, condiciones de trabajo, por redistribución de la riqueza que hoy en países como Colombia y Argentina no existe, porque hay una gran concentración de la misma en pocas manos y un alto índice de exclusión. Cuando hablamos de seguridad tenemos que tener en cuenta ésta no consiste en lo que quería hacer el ex presidente Bush de mandar sus tropas a todos los rincones del planeta para defender sus intereses, o lo que hacen las multinacionales que en el caso de Colombia contratan a los ejércitos privados y a los paramilitares para proteger sus negocios.

Lo que se hace en Bogotá es seguridad

– En el caso de Bogotá, la administración distrital del alcalde Samuel Moreno Rojas le apuesta a la Seguridad Ciudadana invirtiendo en lo social. De cada cien pesos que recibe el Distrito 75 se invierten en programas sociales…

– Ahí está la seguridad, lo que se está haciendo en Bogotá es la seguridad, esa es la seguridad social, que todo ciudadano tiene derecho, que ningún gobierno se la regala. Es el derecho ciudadano y el ejercicio participativo de la democracia. Por eso hay que profundizar los conceptos de seguridad. Para mí, seguridad es que no falte un plato de comida en ningún hogar, que todos tengan acceso a la salud, a la educación, a un trabajo digno, al derecho a las libertades ciudadanas, ahí vamos a construir una democracia. Porque la democracia y la vigencia de los derechos humanos son valores indivisibles, si se violan los países dejan de ser democráticos, porque como dice ese gran escritor de América Latina y amigo uruguayo, Eduardo Galeano, hablando de las condiciones de varias de nuestras naciones, esto más que democracias se asemejan a “democraduras”, utilizando ese juego que tiene de la palabra; la palabra que camina como dicen los hermanos indígenas del Cauca; hay que hacer caminar la palabra. Y en este sentido quiero rescatar una cosa y es esta: el pueblo colombiano no ha bajado los brazos a pesar de todo, tiene la capacidad de la resistencia de hombres y mujeres que quieren otra Colombia.

– En su condición de Premio Nobel de la Paz, terminemos esta conversación con un mensaje suyo al pueblo colombiano…

– Mucha fuerza, mucha esperanza y hay que seguir construyendo a pesar de todo. Creo que aquel que baja los brazos es porque está vencido y el pueblo colombiano no está vencido, yo lo pude comprobar. Los colombianos tienen que unirse, pensar en las alternativas sociopolíticas, económicas, culturales, espirituales para construir un nuevo amanecer. Sigo muy atento día a día lo que pasa en Colombia, así que un fraterno abrazo solidario como hermano latinoamericano.

 

Los «fondos buitres»: una especie infravalorada de la jungla financiera

Gaspard Denis y Renaud Vivien

CADTM

Una nueva crisis de la deuda de los países del Sur está a punto de estallar. Debido a la falta de medios suficientes para financiar los planes de reactivación de sus economías, ya les han propuesto ayuda exterior. Pero no es gratis: los 50.000 millones de dólares prometidos en abril por los líderes del G20 a los países «de rentas débiles» adoptan, en general, la forma de préstamos que se contratarán de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Así, dichos países se encuentran frente a un dilema corneliano: o aceptan la «ayuda» internacional, con el riesgo de hundirse en un nuevo ciclo de endeudamiento y con la obligación de aplicar medidas antisociales, como la congelación de los salarios de los funcionarios públicos, privatizaciones y reducción de los gastos sociales, impuestas por el FMI y el Banco Mundial, o rechazan la ayuda, lo que les obligará a recortar los gastos sociales para superar la disminución de las inversiones extranjeras y de los ingresos de exportación debida a la crisis. En otras palabras: sacrificar a sus poblaciones hoy, o… mañana.

Consciente de la gravedad de la crisis económica mundial, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (CNUCED) hizo un llamamiento, el pasado mes de abril, para suspender el reembolso de la deuda de los países de rentas bajas.

Sin embargo, aunque la perspectiva de un nuevo endeudamiento del Sur preocupa seriamente a la ONU, ciertos sectores privados perciben dicha perspectiva como una fuente de futuros beneficios. Es el caso, especialmente, de los «fondos buitres», los fondos privados de inversión que adquieren las deudas de países en desarrollo a bajo precio para obligarles después, por vía judicial, a reembolsar mucho más dinero a esos acreedores (es decir, a pagar el importe inicial de la deuda más los intereses, las multas y las costas legales). Seguir leyendo “Los «fondos buitres»: una especie infravalorada de la jungla financiera”