Una pequeña guerra mundial (Descargar Texto)

En la intersección de los imperios premodernos de Eurasia, Transcaucasia ha sido siempre un campo de batalla. Con el ocaso de la globalización dirigida por Estados Unidos y su legado de militarización, ¿están surgiendo de nuevo avatares – Rusia, Turquía, Irán – equipados con drones israelíes? Georgi Derluguian sitúa la guerra de 2020 en torno a Nagorno Karabaj en la longue drée geopolítica.

Georgi Derluguian

New Left Review

La pandemia del coronavirus, el Brexit, Trump: el pasado otoño ofreció muchas razones para desviar la atención mundial de la guerra que había empezado la soleada mañana del 27 de septiembre de 2020. Los contendientes inmediatos eran las pequeñas naciones caucásicas de Armenia y Azerbaiyán, enfrentadas por el eternamente disputado territorio de Nagorno Karabaj, o ese era por lo menos en Occidente el estándar titular «imparcial» que se perdía en el torrente de noticias. Sin embargo, Azerbaiyán incorporó al conflicto a la Turquía de Erdoğan –o realmente estuvo dirigido por ella– movilizando yihadistas sirios mal retribuidos junto a costosos drones israelíes. Pakistán tomó partido por Azerbaiyán a cambio del reconocimiento de sus derechos sobre Cachemira además de indudables incentivos más tangibles. El gran arsenal de Bakú, importado a lo largo de los años desde Rusia, estaba complementado por avanzados misiles balísticos bielorrusos y artillería pesada checa adquiridos a través de turbios acuerdos con petrodólares azeríes. La República de Georgia, por razones históricas nunca demasiado amigable respecto de sus compañeros cristianos armenios –y profundamente traumatizada por los separatismos prorrusos de sus propias periferias étnicas en Abjasia y Osetia del Sur– proclamó una neutralidad que en la práctica significaba cerrar los ojos ante los masivos traslados de material y personal militar desde Turquía hacia Azerbaiyán a través de su famoso «corredor este-oeste». Las montañas del Cáucaso se levantan tan altas como siempre, limitando incluso las formas más modernas de transporte.

Ilustración mapa tomada de: Centropersepolis.com

Fuente original del texto: https://newleftreview.es/

Descargar Texto Georgi Derluguian:  Una pequeña guerra mundial

 

EEUU: Cuando las empresas evaden impuestos, pura y simplemente

En las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, cerca del 50 por ciento de las ganancias de las empresas estadounidenses fueron a impuestos estatales y federales. Económicamente, fue una época dorada. Los ingresos de la clase media crecieron aproximadamente al mismo ritmo que los de los estadounidenses más ricos. Pero a medida que la globalización les dio a las empresas la posibilidad de elegir dónde registraban sus ganancias, el Congreso de EEUU se apresuró a reducir los impuestos a las corporaciones para que no deslocalizaran sus negocios. En 2018, las empresas estadounidenses fueron gravadas a una tasa efectiva promedio de menos del 14 por ciento, según nuestros cálculos.

Gabriel Zucman Gus Wezerek

Las exenciones fiscales corporativas han ayudado a los dueños de empresas a acumular cantidades inconcebibles de dinero durante las últimas décadas. Mientras tanto, los estadounidenses de clase media han pagado la diferencia, ya que el Congreso ha apuntalado el presupuesto aumentando los impuestos sobre los salarios. Seguir leyendo “EEUU: Cuando las empresas evaden impuestos, pura y simplemente”

Patentes y capitalismo

¿Quiénes producen, transportan y aplican las vacunas? ¿Los accionistas? ¿Los altos funcionarios? ¿Quiénes generan los miles de millones de ganancias que están teniendo los laboratorios? ¿Quiénes?

Los apologistas del capitalismo acostumbran presentar las patentes como una forma de garantizar que el valor derivado de un avance científico aplicado a la producción vaya a quienes lo han generado. Pero es un hecho que los avances científicos aplicados a la producción son obra de investigadores, ingenieros, doctores, técnicos y personal auxiliar de todo tipo pertenecientes a los departamentos de investigación y desarrollo de las empresas, trabajadores a quienes las patentes no les otorgan propiedad alguna. Esto sin contar los científicos y técnicos en investigación fundamental, que tampoco obtienen propiedad alguna con las patentes. En definitiva, las patentes no generan propiedad para estos trabajadores, sino para los accionistas, los propietarios del capital

Rolando Astarita  (Blog)

Recordemos que las patentes son concedidas por los Estados a quienes aplican conocimientos científicos a la producción de un nuevo producto, o a la generación de un nuevo proceso de producción, o de comercialización. Los beneficiarios de la patente tienen el derecho exclusivo de controlar la producción y venta de un determinado producto, o de un proceso productivo, durante un lapso de tiempo, que por lo general se establece en 20 años. De esta forma las patentes generan una relación de propiedad sobre el conocimiento científico aplicado o tecnológico. Es que en tanto los bienes físicos son bienes rivales, los conocimientos son no rivales y en el sistema basado en la propiedad privada “exigen” protección. En otros términos, dado que un avance científico es compartible infinitamente, la patente lo transforma –durante el tiempo en que esté vigente- en propiedad privada. Por eso a medida que avanzó la mundialización del capital, el tema se hizo global. Seguir leyendo “Patentes y capitalismo”

Mujer y mapuche: el nuevo rostro de Chile

Elisa Loncón presidencia de la Convención Constitucional de Chile

La elección de una activista mapuche como presidenta de la Convención Constitucional da cuenta de los cambios sociales que atraviesa Chile. A la marea feminista se suma el uso de la bandera mapuche como símbolo de resistencia más allá de las poblaciones indígenas.

Noam Titelman Elisa Loncon

Simpermiso.info

En octubre de 2019, Chile vivió un inédito estallido social que llevó a millones a la calle. Seguir leyendo “Mujer y mapuche: el nuevo rostro de Chile”

La frontera africana

África es considerada el continente más poblado. Conocido anteriormente como Ifriqiya o lugar soleado, con un área de 11.668.599 kilómetros cuadrados, y la presencia de 54 países.

En África más que problemas de orden territorial, hay factores políticos, económicos y sociales en estos espacios que deben ser atendidos, con mayor urgencia, y que requiere no sólo el compromiso de los países africanos, sino de la comunidad internacional.   La Pandemia Mundial, del Covid-19, ha hecho más crítica la situación de las personas que huyen de sus países por razones económicas, políticas, sociales. Por tal razón, urge el establecimiento de normas que protejan a los desplazados y migrantes y evitar así situaciones que pongan en riesgo su vida o donde se vulneren sus derechos humanos.

Contenido: Seguir leyendo “La frontera africana”

Haití: el asesinato de Moïse y la política de río revuelto

¿Qué está pasando en Haití? ¿Cuáles son los hechos conocidos? ¿En qué contexto se dio el magnicidio de Jovenel Moïse? ¿Cuáles son las hipótesis y los cursos posibles de acción? ¿Hay posibilidad de normalización democrática? ¿Y de una intervención internacional? ¿Quiénes son los ganadores de esta auténtica política de río revuelto?

Los mismos inductores del caos organizado en esta auténtica política de río revuelto son los que ahora pretenden saldar la crisis de forma pretoriana, presentándose como garantes del orden y la democracia.

Lautaro Rivara

Alainet

Los hechos, más allá de la crónica roja Seguir leyendo “Haití: el asesinato de Moïse y la política de río revuelto”

Manos manchadas de sangre (Descargar Texto)

Claire Debucquois con “Manos manchadas de sangre” hace un repaso al atroz pasado colonial belga en el Congo a través de la estatua de Leopoldo II en Bruselas y las diferentes acciones contra la misma.

Claire Debucquois

New Left Review 127

El rey apareció de madrugada con las manos rojas y lágrimas que parecían abrasarle los ojos le caían por las mejillas y la barba. Los flancos del caballo tenían pintadas en amarillo las palabras «racismo» y «blm», y en el pecho del rey resplandecía un «perdón» pintado en blanco. En Bruselas, los manifestantes de Black Lives Matter se habían reunido junto a la estatua de Leopoldo ii, en la Place du Trône, exigiendo que por fin sea retirada. Seguir leyendo “Manos manchadas de sangre (Descargar Texto)”

Lo sólido en el aire. El eterno retorno de la critica marxista (Descargar Libro)

Los intelectuales, nos propone Eduardo Grüner, son aquellos que ven en la cultura no su apariencia de orden estático y apolíneo, sino su estado de crisis , palabra de la cual deriva aquel otro vocablo que caracteriza al pensamiento crítico cuyo ejercicio –siempre entre el conflicto trágico y la negatividad– define el rol de los intelectuales y constituye el objetivo de este volumen de ensayos. A través de una incesante interrogación a la tradición de “los marxismos”, el autor emprende una crítica ideológica al presente, un análisis de la decadencia del pensamiento crítico en la actualidad y una penetrante relectura de la obra de Marx tanto en clave general como específicamente latinoamericana.

Fragmento:

No hay marxismo crítico sin intranquilidad del marxismo. Semejante intuición, que chispea persistente en el trabajo de heredar a los marxismos desplegado en este libro, debe soportar una paradoja que Grüner revisita una y otra vez en inflexiones diversas. Pocas chances para una crítica del presente restarían en pie, si perdiéramos lo evocado en ese nombre que menta simultáneamente un proyecto revolucionario y una revolución filosófica en todos los planos de la cultura –siendo teoría y política dos instancias que no pueden ni identificarse ni disociarse sin que el marxismo desaparezca. Seguir leyendo “Lo sólido en el aire. El eterno retorno de la critica marxista (Descargar Libro)”

El limbo del confinamiento (Descargar Texto)

¿Qué es el «aislamiento» social, el distanciamiento o la cuarentena? Es una paradoja: el aislamiento es un fenómeno irreductiblemente colectivo. Esto es así en dos sentidos. En primer lugar, el aislamiento depende de una vasta red de trabajo cooperativo que lo hace posible. Los productos continúan llegando a nuestra puerta producidos en campos y fábricas, empaquetados en almacenes, descargados en supermercados y finalmente entregados por el servicio postal y repartidores conectados a teléfonos móviles. Solamente este trabajo colectivo es lo que nos permite «aislarnos». Por ello, el aislamiento es tanto una expresión de la división del trabajo social, como un fenómeno racial y de clase, que se apoya en determinadas condiciones materiales: suficientes recursos, seguridad en los ingresos e independencia del trabajo. Aquí no hay espacio para el moralismo.

Dylan Riley

New Left Review

Seguir leyendo “El limbo del confinamiento (Descargar Texto)”