Multitudinaria manifestación antigolpista en Honduras

Raimundo López enviado especial Prensa Latina
Manifestación Honduras

Decenas de miles de personas se lanzaron hoy a las calles por sexto día consecutivo en la capital de Honduras para expresar su repudio al golpe militar y demandar el retorno del presidente Zelaya
Tegucigalpa, 3 jul (PL) Decenas de miles de personas se lanzaron hoy a las calles por sexto día consecutivo en la capital de Honduras para expresar su repudio al golpe militar y demandar el retorno del presidente, Manuel Zelaya.

Los manifestantes se congregaron desde temprano frente a la sede de la Universidad Pedagógica, donde hicieron su primer mitin, y luego se dirigieron hacia las proximidades de la casa presidencial, donde el pasado lunes fueron violentamente reprimidos.

Toda el área que circunda el edificio gubernamental y un hotel de la cadena Marriott se encuentra rodeada desde ese día por un grueso cordón de soldados con armas largas y miembros de la policía antimotines.

En una pequeña plaza que se encuentra dentro del complejo de la casa presidencial, psrtidarios del régimen de facto, mayormente miembros de clases medias y altas y grupos evangélicos y católicos, realizaron un acto de respaldo a los golpistas.

Durante la marcha opositora, los manifestantes abuchearon a una decena de conductores de ómnibus urbanos que trasladaron hacia la sede presidencial a quienes respaldan la asonada golpista.

A pesar del fuerte despliegue de tropas y la policía antimotines, no ocurrieron enfrentamientos, pues el Frente de Resistencia Popular creó comisiones de disciplina cuyos integrantes cerraron el paso hacia los soldados e impiden también actos vandálicos.

Con la resistencia pacífica vamos a derrotar a los golpistas, expresó Juan Barahona, presidente de la Federación Unitaria de Trabajadores, una de las organizaciones del Frente, que también incluye a agrupaciones campesinas, estudiantes, comités femeninos, de derechos humanos, ambientalistas y otros.

Barahona describió la manifestación como inmensa, mientras periodistas de medios nacionales consultados en el lugar la estimaron en más de 20 mil personas.

Luego del acto en las proximidades de la casa presidencial, una impresionante columna humana se dirigió hacia la distante sede de la Organización de Estados Americano (OEA), a unos tres kilómetros de distancia en esta ciudad, llena de frecuentes y empinadas cuestas.

Barahona confirmó a Prensa Latina que en las próximas horas los coordinadores del Frente se reunirán con el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien viajó hoy a Tegucigalpa a entregar la condena de ese organismo al golpe militar iniciado el 28 de junio pasado.

Ratificó que la condena al golpe militar y la inmediata restitución del presidente constitucional, Manuel Zelaya, sintetizan la postura que expresaran a Insulza.

La OEA dio el miércoles último un plazo de 72 horas a los golpistas para que depongan su actitud y al vencimiento de este, Zelaya confirmó que retornará al país para completar su mandato hasta el próximo 27 de enero y la celebración de elecciones el 29 de noviembre venidero.

Militares hondureños reclutan jóvenes a la fuerza

Tegucigalpa, 3 jul (PL) El ejército hondureño continúa hoy el reclutamiento forzoso de jóvenes, mientras reprime a los manifestantes que reclaman el restablecimiento del orden constitucional quebrantado por el golpe militar del pasado domingo.

El Frente Nacional contra el golpe de Estado, creado por las organizaciones populares, denunció que los alistados en contra de su voluntad son muchachos de 15 años de edad en adelante, sacados de sus casas por métodos violentos.

“Tenemos reportes desde Catacamas, Manto, Olanchito, Sonaguera, Colón y otros municipios”, precisó la agrupación.

El comunicado emitido por el Frente exige la inmediata investigación de estos casos, la devolución de los jóvenes a sus hogares, y reitera la decisión de fortalecer la lucha de resistencia pacífica, “que no cesará hasta la restitución del orden constitucional”.

Dirigentes del golpismo informaron que el país retornó a la normalidad y dieron como incierto el reclutamiento forzoso de los adolescentes.

No obstante, familiares de las víctimas aseguraron que tratarán de hacer llegar las denuncias concretas a organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Medios de comunicación nacionales apoyan a los golpistas en el intento de silenciar la represión ante los ojos de la opinión pública mundial, pese al mayoritario repudio popular a los usurpadores.

El testículo izquierdo

Osvaldo Bayer

Página 12

Hace poco hablábamos en la Universidad de Quilmes sobre las manifestaciones del pueblo en la calle. El arma del pueblo para protestar contra las injusticias de la sociedad. Esas manifestaciones, ese salir a la calle, muestran el coraje de los seres humanos ante las injusticias. Puse como ejemplo la manifestación de mujeres proletarias en aquel Río Gallegos de 1919.

Allí, en enero de ese año, los trabajadores habían sido detenidos y encarcelados por exigir mejores condiciones de trabajo. Ante este hecho, sus mujeres salieron en manifestación para pedir la libertad de esos hombres. La forma en que actuó la policía fue increíble.

Sólo eran siete mujeres, bien proletarias.. Cuando se las conminó a disolverse, una de ellas dijo que no, que iban a ver al juez letrado a reclamar la libertad de sus hombres. Señala el parte policial que las mujeres se desacataron y que una de ellas (Pilar Martínez, española, viuda, de 31 años, cocinera) le pegó (textual) “un puntapié en el testículo izquierdo al sargento Jesús Sánchez, produciéndole una contusión dolorosa que lo dejó inutilizado para el servicio durante dos días”. (¡Qué fanática la gallega, justo se eligió el izquierdo!) Seguir leyendo “El testículo izquierdo”

Santos, el destripador

Octavio Quintero

Argenpress

 

Intelectualmente emocionante el caso del ex ministro Juan Manuel Santos en torno a la orden de captura emitida por el juez ecuatoriano, Carlos Jiménez, que lo acusa de ser el ordenador de la muerte de 25 personas en su territorio, tras la invasión que el ejército colombiano ejecutó en ese país en procura de cazar a sangre y fuego al líder de las Farc, Raúl Reyes.

Es un asunto complejo, como dicen los eruditos cuando por limitaciones de entendimiento o de tiempo quieren sacarle elegantemente el bulto al análisis de una situación en la que todo el mundo tiene interés y posiciones divergentes.

1) Empezado por las ramas, el juez ecuatoriano le sirve en bandeja de plata una plataforma electoral al ex ministro, aspirante a la presidencia, en el altar del nacionalismo que permite ver a un Uribe con una elevada imagen popular del 80 por ciento en Colombia por su enfrentamiento con Correa, la misma o parecida imagen popular que tiene Correa en Ecuador por su enfrentamiento con Uribe. Es decir, si la razón es la misma, el apoyo popular a uno y otro no es racional sino emocional, y a esto se le llama: nacionalismo. Es como en el fútbol, por citar este ejemplo clásico, en aras de mayor comprensión.

2) Bajando por el tronco, resulta tropical que a un caso de baranda vaya a reducirse la invasión de un país a otro, asunto que debe ventilarse en los tribunales internacionales correspondientes con todos sus elementos y consecuencias derivadas, empezando por el jefe de Estado del país invasor que momentos después de la operación se responsabilizó ante las cámaras de televisión de Colombia de cualquier situación que del hecho en sí pudiera derivarse.

3) En el mismo sentido me parece también apresurada, comprometida y temeraria la declaración del jefe del Partido Liberal, ex presidente César Gaviria, diciendo que “el sistema judicial ecuatoriano no tiene competencia para juzgar a funcionarios del Estado colombiano”. Que se sepa, una vez renunciado el ministro Santos, no le reviste ningún fuero que lo inmunice de los estrados judiciales aquí o en el exterior. Si entre los dos países existe un tratado de extradición, creo que sí puede el juez dictarle orden de captura porque se trataría de un crimen cometido en territorio ecuatoriano y el responsable, si no está en su territorio, puede ser pedido en extradición. Si no, ¿porque opera tan oportuna y ágil la extradición de colombianos a Estados Unidos, inclusive dando prioridad a los crímenes cometidos allá, como resultó ser en el caso de la extradición de los paramilitares que dejó a los jueces colombianos sin reos y sin testigos en el proceso de la mal llamada ley de Justicia, Reparación y Paz?

4) Aterrizando, resulta inapropiado que el hábil ex ministro diga en lacónico comunicado que “no responde”; pero sí responde diciendo que la acusación del juez ecuatoriano es contra Colombia. Vea pues: el ex ministro quiere involucrarnos en su particular asunto a todos. Eso me recuerda el caso de dos campesinos adultos que decidieron confesarse por primera vez. Cuando el primero se arrodilló ante el cura, éste empezó a sermonearle por no saber el Padre Nuestro ni nada, ni siquiera que… “por su culpa habían matado a Jesús”. Entonces el campesino salió despavorido arrastrando a su amigo fuera de la iglesia diciéndole: “vámonos hermano que aquí mataron un tipo y nos quieren echar la culpa a nosotros”.

5) Entrando en la raíz del asunto, y tal vez contradiciendo lo dicho atrás, no parece tan descabellado que un juez condene a alguien que desde un país vecino ordena matar en el país del juez, entre muchos otros, a uno de sus conciudadanos. ¿Qué estaba en compañía de sujetos calificados de terroristas en el país agresor?, ese no es asunto suyo. Lo cierto es que se cometió un crimen en su país (el del juez) en donde no existe la pena de muerte; el occiso no tenía antecedentes de terrorista y, si fuere el caso, tampoco se le dio oportunidad de defensa como reza el derecho en todos los países civilizados.

Otro caso es que en el país del agresor, los civiles e inocentes puedan matarse a bombazos contra las Farc en los campos colombianos sin ninguna responsabilidad moral o penal; que crímenes de estos han ocurrido y ocurren en el país de Uribe/Santos.

Quizás por tener rabo de paja es por lo que el propio Presidente se apresuró a decir desde Washington, donde se encontraba, que no permitirá que “toquen” a su ex ministro de la Defensa. Resulta como en el ajedrez que el Rey defiende a muerte a sus peones porque sabe que si caen, su cabeza también rueda.

 

Guatemala-Honduras: Las barbas de nuestro vecino

Andrés Cabanas
Rebelión

 

El Golpe de Estado en Honduras de domingo 28 de junio obliga a una relectura de la situación en Guatemala y en Latinoamérica. A partir del reconocimiento de que el golpe parte de actores, dinámicas y un contexto específico, considero que son necesarios los análisis globalizadores: el golpe como producto de tendencias generales y al mismo tiempo como generador de nuevos escenarios e intentos de modificación de la correlación de fuerzas a nivel regional.

En primer lugar, la lectura tiene que valorar la probabilidad y proximidad de una ruptura coincidente en Guatemala, donde confluyen factores similares a los que provocaron la actual situación en Honduras:

· disputa entre sectores de la oligarquía por el control de negocios, incluidos los derivados del narcotráfico y la economía criminal,

· disputa por el control de instituciones estatales y gubernamentales, claves para la obtención de riqueza (aduanas, migración, sistema de justicia),

· existencia de un estado debilitado y subordinado a intereses particulares,

· predominio histórico de las corporaciones en el esquema de poder, ahora refuncionalizadas y reconfiguradas en el marco de un nuevo eje de acumulación económica (energía, agua, agrocombustibles, minería…),

· dependencia económica y política de actores internacionales,

· existencia de Ejércitos fuertes, concebidos como actores con capacidad de decisión política, en alianza con sectores económicos,

· existencia de pactos entre sectores oligárquicos y de gobierno con sectores del movimiento social, pactos que excluyen transformaciones estructurales,

· movimientos sociales fragmentados, sin agenda hegemónica.

La cercanía es mayor si se consideran las inversiones compartidas entre empresarios hondureños y guatemaltecos, y por tanto la similitud de visión y pensamiento (por ejemplo, las inversiones en el sector hidroeléctrico y energético del Grupo Terra o del grupo CECSA).[1]

En este marco, el golpe hondureño puede ser visto como opción viable para sectores de poder en Guatemala, temporalmente desplazados del control de la institucionalidad del estado y el gobierno, y en enfrentamiento táctico con el propio gobierno y otros sectores económicos y políticos: después del golpe, cobran nuevo significado los acontecimientos del mes de mayo en Guatemala, y los persistentes rumores sobre involución golpista y quiebre de la institucionalidad.

Una segunda línea de análisis permite ver el golpe a partir del renacido poder de los Ejércitos en la región, tras el bajo perfil mantenido en los años posteriores al fin de los conflictos armados. El domingo 28, el Ejército hondureño fue juez, parte, facilitador y operador en la definición de un conflicto político. Causa y consecuencia: el poder del Ejército definió el golpe como solución. El golpe –de no revertirse- perpetuará el carácter deliberante, no sujeto al poder político y elitista de las fuerzas armadas centroamericanas (a excepción de la nicaragüense).

En tercer lugar, el golpe implica un retroceso en términos de convivencia democrática, ya que grupos civiles, partidos, empresarios y medios de comunicación avalan y abogan directamente por medidas de fuerza. Se retuercen los principios democráticos hasta reducirlos a la marginalidad o lo irrisorio: es lo que sucede cuando se discute si lo sucedido fue o no un golpe de estado o cuando se recurre al Ejército como garantía de la democracia. Supone un retorno sin rubor a prácticas autoritarias y puede implicar un nuevo ciclo de restricción de libertades.

En cuarto lugar, el golpe anticipa y prevé las reacciones populares ante la crisis económica y el nuevo ciclo del capital: la expansión de las transnacionales, el acaparamiento de los bienes naturales de las comunidades (el segundo ciclo neoliberal definido por Raúl Zibechi)[2] van acompañadas de mayor violencia y autoritarismo político: el modelo económico excluyente necesita del uso de la fuerza para consolidarse y reproducirse. El golpe debe leerse, así, como una respuesta conservadora y autoritaria a la crisis del capitalismo y como una apuesta continuada por el expolio, la enajenación y la exclusión de personas y comunidades..

En quinto lugar, el golpe se define como estrategia de contención, ante la amenaza de un buen ejemplo, mencionada por Noam Chomsky[3]. En este punto el buen ejemplo no se refiere a la situación hondureña, donde los coqueteos del gobierno y del Presidente con la izquierda no son todavía más que eso, coqueteos sin suficiente sustento organizativo y programático, sino hacia lo que puede ser. El mensaje es claro para El Salvador, país que comparte 341 kilómetros de frontera con Honduras y una tormentosa historia de desencuentros[4]. El llamado alerta sobre posibles intentos de transformaciones estructurales en el modelo político y económico, y sobre posicionamientos geoestratégicos del nuevo gobierno: la Alternativa Bolivariana de las Américas, ALBA, y la relación con los gobiernos de izquierda en el continente. En un contexto de una organización social y partidaria fuerte, que acumula experiencia histórica de defensa armada, el mensaje no parece condicionar un golpe similar al hondureño, pero sí generar divisiones entre sectores del gobierno salvadoreño y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN.

Una sexta mirada se detiene en el impacto del golpe en la dinámica posconflicto en Guatemala y el desarrollo de los Acuerdos de Paz.. Después de la firma de los Acuerdos, mantuvimos (al menos teórica y formalmente) tres grandes principios: el de la seguridad democrática y el carácter no deliberante del Ejército (abocado a tareas de seguridad externa); el de la necesidad de un Estado fortalecido para la búsqueda de un desarrollo incluyente; y el de la democracia y la búsqueda de consensos sociales (los propios Acuerdos como consenso básico) como paradigma de convivencia. El golpe en Honduras destruye simbólicamente y en la práctica las visiones anteriores y favorece todo tipo de tentaciones autoritarias y/o de reducción de la democracia a un ejercicio de elites, como las propuestas contenidas en el planteamiento de reforma constitucional del grupo Proreforma.

Por fin, es importante analizar consecuencias y al menos cuatro escenarios, si el golpe se consolida:

1) La repetición de golpes de estado similares al hondureño, es decir, revestidos de legalidad democrática, en la línea que Isabel Rauber define como neogolpismo: “El disfraz “democrático” del Golpe de Estado, anuncia el nuevo estilo autoritario de los poderosos y desnuda el contenido de su “democracia” de mercado: “Cuando me conviene sí, y cuando no me conviene: no.” No es la vuelta al pasado, no hay que equivocarse: Es el anuncio de los nuevos procedimientos de la derecha impotente. El neo-golpismo es “democrático” y “constitucional”. Honduras anuncia por tanto la apertura de una nueva era: la de los “golpes constitucionales”. Es esto lo que se está ensayando en Honduras: apelar a “canales” legales para poner fin por la fuerza a los procesos de cambio que están desarrollándose en el continente. Obviamente, como es natural, el ensayo se lleva adelante en territorios donde los costos políticos resultan menores porque los procesos sociales populares son más débiles, como es el caso de Honduras”. [5]

2) El posible cambio de posición de la comunidad internacional. Si se repiten situaciones similares, ¿cómo se resolverá el conflicto entre la lógica de la defensa de la democracia y la lógica de penetración del capital estadounidense y europeo?

3) La proliferación de amenazas de golpe que, aunque no se concreten, generan reacomodos de fuerza, negociaciones cupulares y obtención de espacios de poder para sus promotores.

4) El escenario extremo, la existencia y el retorno a golpes de estado de factura claramente militar. El fascismo social propio de estos tiempos, definido por Boaventura de Sousa Santos, puede dar espacio al clásico fascismo político.

La alternativa es no sólo impedir que el golpe de estado y el estado de golpe (el golpe como proceso de reversión democrática más allá del hecho del derribo de un gobierno) se consoliden, sino fortalecer alternativas de gobierno popular a partir del protagonismo de los movimientos sociales. El ejercicio del poder se reconfigura: sectores de la oligarquía, del gobierno, de los partidos, de las instituciones corporativizadas, del Ejército, de la comunidad internacional, con el soporte de medios de comunicación y del pensamiento individualista y resignado (el pragmatismo resignado que menciona el nicaragüense Andrés Pérez Baltodano) conspiran para tutelar todavía más la democracia y restringir la participación social y las posibilidades de reformas. Esta reconfiguración se da en disputa táctica con otros sectores oligárquicos y sobre todo en confrontación estratégica con un proyecto popular todavía en definición.

Posiblemente entramos a un nuevo ciclo histórico de polarización, después de años de consensos (aparentes) y libertades (formales). Autoritarismo o transformación. No tenemos otras opciones.

[1] El Grupo Terra de Honduras, presidido por Freddy Nasser Selman, está enfocada a inversiones en el área de energía, petróleo, químicos, infraestructura, servicios y telecomunicaciones. El grupo CECSA (Comercializadora de Electricidad Centroamericana de Honduras) de Leonel López Rodas, tiene inversiones en ambos países. Otro ejemplo: en 2006, Cementos Progreso compró el 48% de las acciones de Cementos del Norte (CENOSA).

[2] “Los nuevos modos de dominación los cambios en el modelo neoliberal. Crisis de las viejas formas de dominación y el avance hacia los modelos soja-minería-forestación”. Raúl Zibechi, mayo 2009.

[3] “La quinta libertad. La política internacional y de seguridad de Estados Unidos”. Noam Chomsky, 1987.

[4] Concretada en la llamada Guerra del Futbol, de 1969, pero fruto de situaciones de pobreza, diferencias sociales entre países y tensiones entre oligarquías.

[5] “Honduras: ensayo del neo-golpismo en América Latina”, Isabel Rauber, Rebelión, 30 de junio de 2009.

 

 

1.464.000.000.000.000 $: récord mundial de gasto militar en 2008

Agencias / Rebelión

Según el Informe anual del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) la crisis no afectó al gasto militar – Miércoles.1ro de julio de 2009

 

El gasto militar a nivel mundial superó el año pasado los mil 400 billones (millones de millones) de dólares, 4.0 más respecto a 2007 y con Estados Unidos a la cabeza, informó hoy el Instituto Internacional de Investigación para la Paz (SIPRI).

En su reporte anual sobre el desarme y la seguridad mundial publicado este lunes, el también llamado Instituto de Estocolmo precisó que al finalizar el 2008 el gasto militar a nivel mundial sumó un total de mil 464 billones (millones de millones) de dólares.

La cifra representa un incremento en términos reales del 4.0 comparado con 2007 y 45 por ciento respecto a las cifras de hace 10 años, además de que supone un 10.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, 217 dólares percápita.

Como ha sucedido desde 1999, Estados Unidos se ubica como el país con un mayor gasto militar, con un 58 por ciento del gasto mundial, con un total de 219 mil billones (millones de millones) de dólares, seguido de China y Rusia con 42 mil y 24 mil, de manera respectiva. De acuerdo con el documento publicado por el SIPRI en su propia página de Internet, los gastos militares de las dos naciones asiáticas se triplicaron durante la última década, acercándose estrechamente a Estados Unidos.

Otras de las naciones que también mostraron un incremento en su inversión militar a nivel mundial durante 2008 fueron India, Arabia Saudita, Irán, Israel, Brasil, Corea del Sur, Argelia y Reino Unido. “La idea de la guerra contra el terror ha animado a muchos países a ver sus problemas a través de una lente militarizada, usando este pretexto para justificar su alto gasto militar”, afirmó Sam Perlo Freeman, responsable del Proyecto de Gasto Militar del SIPRI.

Sin embargo, agregó, las guerras en Irak y Afganistán han costado 903 mil millones de dólares adicionales al gasto militar de Estados Unidos. Respecto al armamento nuclear, el Instituto estimó que existen en el mundo alrededor de ocho mil 400 cabezas nucleares con capacidad de ser usados en cualquier momento y en tan sólo unos cuantos minutos y sin contar las 23 mil 300 que estarían almacenadas.

Estados Unidos encabeza también los países con este tipo de armamento, seguido por Rusia, China, Reino Unido, Francia, India, Pakistán e Israel según el anuario.

En su reporte el Instituto de Estocolmo también presentó el balance de las operaciones pacificadoras a nivel mundial durante el año pasado, que registraron un incremento del 11.0 por ciento respecto al 2007, al alcanzar un total de 187 mil 586.

A pesar de este importante avance existen naciones a nivel mundial en que las organizaciones humanitarias internacionales no han logrado desplegar ninguna misión a zonas de conflicto extremo como la región sudanesa de Darfur o a la República Democrática del Congo.

En su anuario, el SIPRI presentó también una lista con las 100 mayores compañías, liderada por la estadunidense Boeing, cuyas ventas alcanzaron los 30. 5 billones (millones de millones) de dólares durante 2008 año, y en la que se incluyen al menos otras 20 de Estados Unidos. En 2007, las ventas totales de armas de las 100 empresas enumeradas alcanzaron los 347 mil billones (millones de millones) de dólares, un aumento del 11.0 por ciento en términos nominales y del 5.0 por ciento en términos reales respecto a 2006, según los datos del SIPRI.

Establecido en Estocolmo en 1996, el el Instituto Internacional de Investigación para la Paz (SIPRI por sus siglas en inglés), se encarga entre otras cuestiones de realizar investigaciones independientes sobre seguridad internacional y el desarme.