Argentina. #CuadernoGate: el “Lava Jato” a la carta de Bonadio y Macri

El macrismo no tiene ninguna autoridad para levantar el dedo acusatorio por la corrupción. El Grupo Macri nació de las entrañas de la “patria contratista” y debería estar primero en el estrado de cualquier “Lava Jato”.

(…) El “Gloriagate” irrumpe en un momento ideal para las necesidades políticas del Gobierno. Se instala en el centro de la escena cuando se conoció la continuidad de la caída estrepitosa de los índices de la economía (8,1 % fue el derrumbe de la industria en junio), el ajuste comenzó a sentirse con fuerza (en la coyuntura, a través de múltiples tarifazos) y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal estaba en el ojo de la tormenta del cuestionamiento público por la denuncia de los “aportantes truchos” a la campaña electoral y por el crimen social que produjo dos muertes en una explosión en una escuela de Moreno. Políticamente, el escándalo también es altamente funcional a las necesidades del macrismo para un nuevo intento de polarizar el escenario con el kirchnerismo en general y Cristina Fernández en particular, como herramienta de temprana campaña electoral ante la debacle del programa económico y el descenso irremontable en las encuestas.

Fernando Rosso

La Izquierda Diario

La resonante denuncia mediático-judicial provocada por los famosos cuadernos que nunca aparecieron detonó la agenda política.

Las fotocopias de las anotaciones de Oscar Centeno, chofer de Roberto Baratta -secretario de Coordinación del exministro Julio De Vido en el Ministerio de Planificación- involucran a funcionarios del Gobierno anterior y a empresarios en el pago de coimas millonarias a cambio de contratos de obra pública. Seguir leyendo “Argentina. #CuadernoGate: el “Lava Jato” a la carta de Bonadio y Macri”

Integración en tiempos de incertidumbre (Descargar Libro)

El sistema mundial contemporáneo vive cambios profundos marcados por el desplazamiento de sus centros económicos más dinámicos, desde Europa y los Estados Unidos de América (EUA) hacia Asia. Estos cambios representan no sólo nuevas tendencias de la lógica de acumulación de la economía mundial, sino también profundas restructuraciones geopolíticas y territoriales.

Fragmento

Desde el 2015, según el informe del Fondo Monetario Internacional, el ranking mundial de economías medidas por su Producto Interno Bruto indica que China desplaza a EUA, ocupando el primer lugar con un PIB de 18.979 mil millones de dólares por poder paritario de compra (PPP). A la economía china le sigue EUA, India, Japón, Alemania, Rusia, Brasil, Indonesia, Reino Unido y Francia en décimo lugar. Es decir, de las diez mayores economías del mundo, cinco pertenecen a los BRICS más Indonesia. Seguir leyendo “Integración en tiempos de incertidumbre (Descargar Libro)”

La hegemonía en el sistema-mundo. Immanuel Wallerstein

No Cierres los ojos Grupo Akal

Hasta ahora ha habido tres poderes hegemónicos en la historia del sistema-mundo moderno. Las Provincias Unidas de los Países Bajos fueron brevemente la potencia hegemónica a mediados del siglo XVII, desde 1648 hasta el decenio de 1660. El Reino Unido fue el poder hegemónico durante un lapso ligeramente mayor en el curso del siglo XIX, desde 1815 hasta 1848 o tal vez un poquito más. Estados Unidos fue potencia hegemónica a mediados del siglo XX, de 1945 a 1967/1973.

Después de la hegemonía holandesa las dos potencias que contendieron por la sucesión fueron Inglaterra y Francia. Tras la hegemonía británica los dos poderes fueron Estados Unidos y Alemania. Después de la hegemonía estadounidense los dos poderes fueron una estructura emergente en el noreste de Asia (Japón-Corea-China) y una Unión Europea todavía estabilizada solo en parte.

 Immanuel Wallerstein

Ocho años después de que Wallerstein concluyese el volumen I de su obra El moderno sistema mundial, en 1980 publica el segundo volumen cuyo título es El mercantilismo y la consolidación de la economía-mundo europea, 1600-1750. En el volumen I planteó el argumento básico de la obra en su conjunto y concluyó con un repaso de las transformaciones durante el largo siglo XVI: la economía-mundo capitalista existió solo en una parte del globo, esencialmente en Europa occidental y algunos lugares de América. El volumen II es la historia de la consolidación de la economía-mundo europea en un período que va de 1600 a 1750 y procura explicar cómo respondieron los capitalistas de diferentes zonas de la economía-mundo al fenómeno del crecimiento lento global. Seguir leyendo “La hegemonía en el sistema-mundo. Immanuel Wallerstein”

Los aranceles de Estados Unidos contra China “inician una guerra comercial de 50 años”

Lectura recomendada:

China lidera las reservas de divisas en el mundo: 3,2 billones de dólares

Implícito en el telón de fondo se encuentran los líderes chinos que parecen interpretar el primer disparo de Tump como la aceleración de la Estrategia de Seguridad Nacional de los EE.UU. La conclusión a la que ha llegado Pekín es forzosa, Estados Unidos ahora está amenazando el sueño chino. Como el sueño chino incluye sin discusión “el rejuvenecimiento de la nación”, el proyecto “Made in China 2025”, Las Rutas de la Seda, la multipolaridad y China como motor de la integración de Eurasia no son negociables, no es de extrañar que el escenario esté preparado para una inevitable e importante turbulencia.

Pepe Escobar

Asia Times

Más allá del primer misil de la medianoche del 5 de julio, un disparo que podría convertirse en una guerra comercial despiadada, la lucha de aranceles entre China y los Estados Unidos debe verse en el contexto de un gran escenario de combate geopolítico y económico.

Este “big game”, como todo tipo de escenarios especulativos sobre cómo evolucionan las luchas tarifarias, son cuestiones periféricas. El objetivo final que acaba de comenzar no es supuestamente un “libre comercio” disfuncional; el objetivo es “ Made in China 2025”  o una China establecida como una potencia de alta tecnología a la par, o incluso superior a los EE. UU. y a la Unión Europea.

Ahora conviene recordar que fue Alemania quien realmente proporcionó algunas de las ideas del plan “Made in China 2025” a través de su estrategia Industry 4.0.

Made in China 2025 se dirige a 10 campos tecno-estratégicos: tecnología de la información, incluidas las redes 5G y la ciber-seguridad; robótica; aeroespacial; ingeniería oceánica; ferrocarriles de alta velocidad; vehículos con nueva energía; equipo de poder; maquinaria de agricultura; nuevos materiales y biomedicina. Seguir leyendo “Los aranceles de Estados Unidos contra China “inician una guerra comercial de 50 años””

¿Fin del Unipolarismo Occidental?

Wim Dierckxsens, Walter Formento Alainet

Desde el fin de la guerra fría, con la ´caída´ de la URSS entre1991, la política de decisiones unilaterales (sin consultar ni consensuar con RU, Alemania, Francia) del unipolarismo financiero continental de Washington ha sido la regla y las ´sanciones´ han sido parte integral de la política exterior de EUA, impuestas incluso a pesar del Consejo de Seguridad de la ONU, en lugar de la diplomacia que fue la regla entre el fin de la guerra de Vietnam (1973) y los últimos años anteriores a 1991. Ejemplos claros de ello son las sanciones a Rusia, Irán, Yugoslavia, Corea del Norte y Venezuela.

El acuerdo nuclear con Irán firmado en julio de 2015 por EUA (Obama), China, Francia, Inglaterra, Rusia y Alemania, llamado Irán y el 5+1, fue ´roto´ unilateralmente en mayo de 2018 por EUA (Trump). El presidente de China criticó la “decisión unilateral” de EUA y señaló que su gobierno trabajará con Rusia para preservar el acuerdo nuclear. Ante la ruptura del acuerdo con Irán de Trump, los miembros de la Organización para la Cooperación de Shanghái (OCS) consideraron inmediatamente otorgar la membrecía a Irán, que hasta la fecha participaba como país observador, y que recibió para ello, el 10 de junio de 2018, el pleno apoyo de China y Rusia. Lo cual fue una demostración de apoyo total a Irán (y con ello al acuerdo de uso “exclusivamente pacífico” de la energía nuclear1 firmado en 2015) lo que constituye un desafío a EUA, para medir hasta donde avanzara para aplicar sus sanciones. Trump incluso amenazó a los ´socios´ europeos de aplicarles sanciones sino lo siguen, tras retirarse del acuerdo.

Trump con ello tal vez, vuelve a poner a Alemania, RU y Francia ante la opción de tener que avanzar con estrategias propias, rompiendo su anterior política subordinada a EUA por lo menos desde los ´acuerdos/imposiciones´ de Bretton Woods, pos-segunda guerra mundial. Amenazas que, llamativamente, no son seguidas de medidas concretas que afecten a los amenazados. Amenazas que sí distraen la atención pública en los Mass-Media y en las redes sociales de comunicación, pero que no tienen su correlato en acciones concretas que afecten a los amenazados sino más bien a las instituciones y acuerdos pro-globalistas como la comisión de DDHH de la ONU, la OTAN, el acuerdo TPP/TIPP/TISA y TLCAN, el Acuerdo de Paris, el financiamiento de paramilitarismo tipo EI-ISIS en Siria.

Los países de la Unión Europea se han comportado como ´vasallos´, hasta la reunión para tratar el Acuerdo de Paris y la de la OTAN en junio 2017, pero ahora han empezado a realizar movidas que ya no están subordinadas ni coordinadas con EUA, como si lo fueron hasta Obama.

La pregunta que nos hacemos es, si al haber desarrollado ya grandes inversiones en Irán, consideran que la situación estratégica ahora permite afirmar sus decisiones, avanzar y no retirarse del acuerdo firmado. Líderes y funcionarios de la Unión Europea afirman que es hora que Europa no represente más los intereses de Washington, sino que luche por sus propios intereses. Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea (gobierno de la UE), afirmó en este contexto que es hora de parar los ataques a Rusia y que Europa debe considerar reconectarse con este país Seguir leyendo “¿Fin del Unipolarismo Occidental?”

China y EEUU pugnan por el dominio de los mares. La diplomacia de la cañonera y el fantasma del capitán Mahan (Descargar Texto)

Alfred W. McCoy TomDispatch 

Mientras Trump se mueve dando tumbos de una política exterior a otra, sus almirantes, influidos por las sentencias estratégicas de Mahan, son plenamente conscientes de las obligaciones del poder imperial estadounidense y son francos en su determinación de conservarlo. Sin duda, la expansión naval de China junto con los avances de la flota de submarinos de Rusia, han hecho que la Marina de EEUU diera un fundamental giro estratégico de unas operaciones limitadas contra potencias regionales como Irán a una preparación total para “un regreso a la competición de las grandes potencias”. Después de una radical revisión de sus fuerzas, en 2017, el almirante John Richardson, jefe de operaciones navales, informó de que la “cada vez más moderna armada china” estaba acortando la histórica ventaja estadounidense en el Pacífico. “La competición está en marcha”, alertó, “y el ritmo es dominante. En una pugna cada vez más marcada, el ganador se hace con todo. Debemos sacudirnos cualquier vestigio de comodidad o complacencia”.

Fragmento

Rivalidad de grandes potencias en el siglo XXI

Como señala esa retórica, en el Mar de China Meridional ya hay una aceleración de la competición naval. Apenas el mes pasado, después de un prolongado paréntesis en la patrullas ‘libertad de navegación’, la administración Trump envió el superportaaviones Carl Vinson, con su dotación completa de 5.000 marinos y 90 aviones, a que recorriera el Mar de China Meridional para hacer una visita simbólica a Vietnam, que desde hace tiempo tiene una disputa con China sobre los derechos de explotación petrolífera en esas aguas.

Solo tres semanas después, en unas imágenes satelitales se podía ver un extraordinario “despliegue de poder naval”, es decir, una flota de unos 40 barcos de guerra chinos –entre ellos el portaavionesLiaoning– navegando en ese mismo mar en una formación que se extendía varias millas. Junto con las maniobras organizadas en esas aguas con las marinas de Camboya y Rusia en 2016, está claro que China –como los imperios del pasado– planea utilizar sus cañoneras y sus futuras bases navales para tejer una red de control imperial de hecho en los mares que rodean Asia.

Quienes rechazan la existencia de un desafío del poderío chino nos recuerdan que su armada solo opera en dos de los metafóricos “siete mares”, vale decir, se trata de una pobre imitación del sólido posicionamiento global de la Marina de Estados Unidos. Aun así, la cada vez mayor presencia de China en los océanos Índico y Pacífico tiene implicaciones geoestratégicas de gran alcance para el orden mundial. En una serie de derivaciones, el futuro dominio chino en importantes partes de esos océanos comprometerá la posición estadounidense en las costas del Pacífico, hará añicos el control que hoy tiene de ese determinante extremo de Eurasia y permitirá que China domine ese vasto continente en el que está el 70 por ciento de la población y los recursos del mundo. Tal como una vez advirtió Brzezinski, el fracaso de Washington en el control de Eurasia podría muy bien significar el final de su hegemonía mundial y el surgimiento de un nuevo imperio global basado en Beijing (…)

Traducción del inglés para Rebelión de Carlos Riba García

Descargar Texto: China y EEUU pugnan por el dominio de los mares

Revolución industrial 4.0. La robotización amenaza a uno de cada siete puestos de trabajo en todo el mundo

Diego Herranz     Público

La Industria 4.0, germen de la digitalización, nació en Alemania en 2011. El término lo acuñó y popularizó Henning Kagermann, responsable de la Academia Nacional Alemana de Ciencia e Ingeniería (Acatech), para describir una iniciativa gubernamental de renovación de la política de innovación industrial. Desde su nacimiento, emporios como BASF, Bosch, Daimler, Klöckner & Co, Trumpf o Deutsche Telekom iniciaron un camino de no retorno. Al que se unieron, algo más tarde Siemens o, fuera de Alemania, General Electric y, casi sin excepción, las principales marcas de automoción. Hasta contabilizar alrededor de 2.000 compañías de 26 naciones, que fueron catalogadas por centros de investigación como líderes en economía digital, al inicio de 2016. Estados Unidos, Japón, China, Reino Unido y los países nórdicos acompañan a la locomotora de la UE en el top-tende latitudes que han dejado atrás la tercera revolución, la de la informática, de la segunda mitad del siglo pasado, que siguió a la primera, la mecánica, del Siglo XVIII, y a la segunda, de la proliferación de la energía eléctrica, de finales del XIX y principios del XX.

La OCDE no tiene dudas. El proceso de digitalización, la Cuarta Revolución Industrial, la 4.0 —entre cuyos parámetros esenciales está la robotización y, por ende, la transformación de los modelos productivos hacia la automatización—, transformará de forma significativa las actuales plantillas de trabajadores. A lo largo y ancho de todo el mundo. Su diagnóstico, publicado a comienzos de este mes, no deja mucho resquicio a las dudas: los robots harán que se pierdan casi 66 millones de empleos. Al menos. Y en un margen temporal corto, de apenas un decenio. En términos más elocuentes, esta sustitución de plantilla supone uno de cada siete trabajos actuales. Focalizadas de forma mayoritaria, en las potencias industrializadas. En concreto, en sus 32 países asociados. Aunque este fenómeno no se circunscribe sólo a este think-tank, considerado de las economías de rentas altas. También afecta a ciertos mercados emergentes —en especial, en China o India—, que han dado un salto hacia la Industria 4.0 sin precedentes.

En su reciente informe, los expertos de esta institución multilateral asegura que el 14% de los puestos laborales de sus socios se pueden catalogar de “altamente automatizables” y que el 32% de sus mercados de trabajo se verán sometidos a cambios considerables. En concreto, a un giro en sus habilidades técnico-profesionales, lo que les exigirá someterse y aprobar cursos de adaptación y readecuación de conocimientos. Impartidos de manera interna por sus empresas o en cooperación con el mundo académico y el entramado institucional del país. Es decir, con una estrategia gubernamental que integre participación académica, subvenciones estatales y la aportación del road map profesional que demandarán las empresas y que debe partir desde las patronales. Seguir leyendo “Revolución industrial 4.0. La robotización amenaza a uno de cada siete puestos de trabajo en todo el mundo”