La Argentina al frente del G20: la falsa ilusión de ser “líder global”

Esteban Mercatante – 

La Izquierda Diario

Macri asumió ayer la presidencia del foro del G20, que el país liderará hasta fines de 2018. El relato de la “vuelta al mundo” y de la Argentina “líder”.

El presidente Mauricio Macri asumió ayer la presidencia del G20. Sin poder contenerse de entusiasmo, en su discurso señaló que “estamos poniendo a la Argentina en un lugar relevante de un mundo al que le inspiramos confianza, porque ven que estamos por el camino correcto”. El mandatario consideró que “es un mundo al que vemos como una oportunidad para crecer y desarrollarnos”.

¿Qué es el G20?

Este foro, integrado por 19 países más la Unión Europea, se autodefine como una instancia de “cooperación internacional”. En el marco del mismo se reúnen los líderes del poder ejecutivo de los países miembros, y además se realizan reuniones especiales de los ministros de hacienda y finanzas, autoridades de bancos centrales, e incluso realizan sus propias reuniones en el marco del G20 desde el sector empresario.

El nacimiento formal del G20 fue en Colonia del 18 de junio de 1999. Allí transcurría entonces la cumbre de líderes del G7, club bien selecto integrado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, es decir las principales potencias imperialistas. Con el objetivo de “trabajar juntos para establecer un mecanismo informal para el dialogo entre los países sistémicamente importantes”, decidieron crear esta nueva instancia más amplia que junto a los países antes mencionados incorpora a China, India, Brasil, Corea del Sur, Rusia, Australia, México, Indonesia, Turquía, Arabia Saudita, Argentina y Sudáfrica, más la Unión Europea. Seguir leyendo “La Argentina al frente del G20: la falsa ilusión de ser “líder global””

Anuncios

De un internet abierto a una vuelta a la edad oscura

Jonathan Cook

Counter Punch

¿Alguien puede dudar de que el acceso a un internet relativamente libre y abierto está llegando rápidamente a su fin en Occidente? En China y otros regímenes autocráticos los líderes simplemente manipularon internet a su voluntad, censurando el contenido que amenaza sus gobiernos. Pero en el “democrático” Occidente se está haciendo de manera diferente. El Estado no tiene que interferir directamente, subcontrata su trabajo sucio a las corporaciones.

Tan pronto como el próximo mes la red podría convertirse en el juguete exclusivo de las mayores corporaciones de ese tipo, decididas a obtener la mayor ganancia posible fuera del ancho de banda. Mientras tanto, las herramientas que nos permiten involucrarnos en el pensamiento crítico, la disidencia y la movilización social se eliminarán a medida que la “neutralidad de la red” se convierta en una nota histórica, una fase inicial, la del “crecimiento” de internet.

En diciembre la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) planea revocar regulaciones ya comprometidas puestas para mantener una apariencia de “neutralidad de la red”. Su presidente, Ajit Pai, y las corporaciones que son proveedoras de servicios de internet quieren eliminar estas reglas, al igual que el sector bancario se deshizo de las regulaciones financieras para poder inflar nuestras economías en esquemas ponzi gigantes.

Eso podría servir como el golpe final a la izquierda y su capacidad para hacer que su voz se escuche en el ámbito público. Seguir leyendo “De un internet abierto a una vuelta a la edad oscura”

La OMC aterriza en Latinoamérica

Javier Calderón Castillo

CELAG

Del 10 al 14 de diciembre, se realizará la 11º Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio en la ciudad de Buenos Aires (Argentina), donde se espera la participación de los 164 países miembros[1], para continuar las intensas negociaciones en torno a las medidas neoliberales (arancelarias, patentes, agropecuarias, industriales y de servicios) promovidas desde los países centrales (PC) para ser incorporadas por los países periféricos (PP), mientras los “grandes”, Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea, reclaman para sus países mayor protección y desconocimiento de las reglas que ellos mismos proponen, pero que no están dispuestos a cumplir[2].

En el contexto político actual, resulta una conferencia riesgosa para Latinoamérica porque dos importantes países de la región, Brasil y Argentina, a partir del golpe de Temer y el triunfo de Macri, se han mostrado aliados de las posturas hegemónicas de la OMC, contrarias a las políticas orientadas a recuperar o preservar la soberanía sostenidas hasta el 2015. Esta postura se había materializado en reparos y vetos a las condiciones inequitativas y asimétricas sobre las leyes de propiedad intelectual (patentes, copyright), de eliminación de aranceles de los mercados no agrícolas (NAMA), y de salvaguardas agrícolas (de los países centrales). Vale destacar que más allá de una reversión de procesos en este sentido en América latina, todavía hay actores que generan contrapeso en la OMC, como los RICS (Rusia, India, China y Sudáfrica), sumados a la resistencia de algunos países a las imposiciones comerciales.

La situación de la OMC no es homogénea, en los 22 años de funcionamiento se fueron creando bloques de países que comparten intereses políticos y económicos, como forma de sumar fuerzas en las negociaciones internas del organismo multilateral. Esto ha propiciado la conformación de bloques volátiles, no formalizados en la OMC, con intereses disímiles. Unos grupos son constituidos para imponer la globalización neoliberal y para consolidar las ventajas de los países desarrollados (G7, G20). En otros casos, se trata de bloques construidos a golpe de necesidad ante la inminencia de imposiciones (G90).

El bloque llamado “Quad” o cuadrilátero, está compuesto por Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y Canadá (al que se suman Australia y Taiwan) con el objetivo principal de unificar y consolidar una línea opuesta a China y de marcar la agenda de medidas librecambistas en el organismo multilateral[3]. Estos países están organizados para incidir en la OMC a favor de las empresas y en desmedro de los intereses nacionales de los otros 160 países miembros del organismo, se orientan por mantener sendas salvaguardas sobre sus productos agrícolas, industriales y de servicios, al tiempo que garantizan la inequitativa división internacional de la producción, impuesta desde el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio –GATT (por sus siglas en Inglés). De este orden desigual centrado en el rezago industrial-tecnológico de los países periféricos, se desprenden también la lógica de los tratados de libre comercio, que hoy toman más fuerza en Latinoamérica como parte de la ofensiva neoliberal[4]. Seguir leyendo “La OMC aterriza en Latinoamérica”

Qué pasa con China. Por Immanuel Wallerstein

Immanuel Wallerstein

La Jornada

“Miremos el papel que juega China en lo que está ocurriendo. En términos del presente sistema, China parece ir ganando mucha ventaja. Argumentar que esto significa la continuación del funcionamiento del capitalismo como sistema es básicamente (re)afirmar el punto inválido de que los sistemas son eternos y de que China está reemplazando a Estados Unidos del mismo modo en que Estados Unidos reemplazó a Gran Bretaña como la potencia hegemónica. Si esto fuera cierto, en otros 20-30 años China (o tal vez el noreste asiático) sería capaz de fijar sus reglas al sistema-mundo capitalista”

Con mucha frecuencia,  cuando escribo acerca de la crisis estructural del moderno sistema-mundo, y por tanto del capitalismo como un sistema histórico, recibo objeciones que dicen que he descuidado la fuerza del crecimiento económico de China y su capacidad para servir como reemplazo económico para la claramente menguante fuerza de Estados Unidos más Europa occidental, el llamado Norte.

Éste es un argumento perfectamente razonable, al que se le escapan, sin embargo, las dificultades fundamentales del sistema histórico existente. Además, pinta un retrato de las realidades chinas bastante más rosa de lo justificado si se mira más de cerca.

Déjenme responder esta pregunta, entonces, en dos partes: uno, el desarrollo del sistema-mundo como un todo, y dos, la situación empírica de China en el momento actual.

El análisis de lo que llamo la crisis estructural del moderno sistema-mundo es el que he realizado en muchas ocasiones en estos comentarios y en otros de mis escritos. Es, no obstante, importante repetirlo de una forma condensada. Esto es mucho más necesario puesto que aún personas que dicen concordar con el concepto de una crisis estructural parecen, sin embargo, resistirse en la práctica a aceptar la idea de la caída del capitalismo por fuerte que sea ésta. Seguir leyendo “Qué pasa con China. Por Immanuel Wallerstein”

Belicismo, globalismo y autoritarismo. Parte I y II (Descargar Texto)

Claudio Katz

Katz/La haine.org

En la OMC y el G 20 se verifican las nuevas tensiones entre potencias. Estados Unidos intenta recuperar primacía económica utilizando su poder geopolítico-militar. Restaura el unilateralismo comercial para hacer valer la competitividad de sus servicios, pero no logra concertar alianzas internacionales. Trump afianza el belicismo eludiendo el uso de los marines. Potencia las tensiones en la esfera internacional afrontando una aguda crisis interna.

Descargar: Belicismo, globalismo y autoritarismo. Parte I

Estados Unidos utiliza a Latinoamérica para su recomposición económica. Pretende desplazar a China, someter a México y apropiarse de los negocios de Brasil. La nueva agresión imperial tiene efectos devastadores. Transita más por presiones indirectas que por las intervenciones explícitas. Cuenta con el sostén de tres modalidades de restauración conservadora, que complementan la subordinación a Trump con acuerdos de libre-comercio favorables a Europa. Las plutocracias no se asientan en el sufragio y priorizan el acoso de Venezuela. Renace la batalla que sepultó al ALCA.

Descargar: Belicismo, globalismo y autoritarismo. Parte II

Página del autor:  https://katz.lahaine.org/

Corea del Norte aventaja tácticamente a todos los demás. Por Immanuel Wallerstein

Immanuel Wallerstein

La Jornada

Es evidente que Corea del Norte es hoy el régimen más impopular en el mundo. Virtualmente todos los otros regímenes harían cualquier cosa que pudieran para forzar a Corea del Norte a cambiar sus políticas, tanto en lo interno como a nivel exterior, en el sistema-mundo moderno. No obstante, no parecen ser capaces de hacer mucho respecto de las políticas de Corea del Norte –de hecho, casi nada.

¿Cómo ha hecho este régimen para ignorar todas las medidas punitivas que han votado e inclusive instrumentado las Naciones Unidas, China, Japón y Corea del Sur? La consideración básica de todos aquellos hostiles al régimen norcoreano es el miedo de lo que dicho país pueda hacer si se le presiona demasiado. Sin embargo, debemos distinguir entre el miedo hacia sus posibles acciones en lo interno y el miedo a sus acciones en lo exterior.

Corea del Norte está lejos de ser el único régimen que maltrate de muchos modos diversos a quienes se oponen a su régimen. Muy por el contrario. El maltrato a las fuerzas de oposición es una actividad cotidiana a lo ancho del planeta. Lo que distingue a Corea del Norte de todos los otros que maltratan a la oposición es la crueldad de la conducta de ese régimen. En la dinastía Kim, que ha durado tres generaciones, la que ahora detenta el poder, parece la más rauda en reaccionar, y a la última moda en lo que a lidiar con la muerte se refiere. Esto puede interpretarse como un signo de la inseguridad del régimen. No importa. Sea cual sea el motivo, parece una realidad que conduce a sus vecinos a no provocarle más Seguir leyendo “Corea del Norte aventaja tácticamente a todos los demás. Por Immanuel Wallerstein”

Los diez gigantes de la banca que dirigen a su gusto el sistema financiero

Diego Herranz

Público

Sede del HSBC Bank en Londres. REUTERS/Kevin Coombs

Las entidades bancarias están en la cotidianidad de casi cualquier ciudadano del planeta. Son los grandes intermediarios del sistema financiero global. Pero también, como se ha comprobado en fechas recientes, fuentes de riesgos sistémicos y propiciadores de profundas crisis. Tras el tsunami de 2008, los bancos chinos se han convertido en los líderes mundiales. Por volumen de activos.

La lista Forbes es ilustrativa. Gana la banca china. La economía más dinámica del mundo, que registra en la actualidad un ritmo casi tres veces superior al del PIB más voluminoso del planeta, se ha hecho con la hegemonía bancaria. Al menos, en dimensión y tamaño.

Estos son, por orden decreciente, las diez mayores instituciones bancarias:

  1. Credit Agricole

El gigante bancario francés fue fundado en 1894 y tiene su cuartel general en la ciudad gala de Montrouge. En sus balances tiene registrados activos por valor de 1,91 billones de dólares. Credit Agricole aparece en otra lista Forbes, la de compañías más sostenibles, dentro de su top-20.

  1. Bank of America

La institución estadounidense, una de las más damnificadas por las indemnizaciones propiciadas por las irregularidades de las hipotecas subprime tiene un valor de 2,15 billones de dólares en activos. Ofrece tanto servicios de banca comercial, con casi 5.000 sucursales, como banca de negocios y de inversiones.

  1. Mitsubishi UFJ Financial Group

La segunda compañía de Japón tiene un valor de 2,46 billones de dólares. La firma se constituyó en octubre de 2005 mediante la fusión empresarial entre el banco afincado en Tokio, Mitsubishi Tokyo Financial Group y UFJ Holdings, con sede en Osaka Seguir leyendo “Los diez gigantes de la banca que dirigen a su gusto el sistema financiero”