Las migraciones en América Latina. Políticas, culturas y estrategias.. (Descargar Libro)

las-migraciones-en-al
Novick, Susana. Catalogos
CLACSO
Buenos Aires. 2008.
ISBN: 978-950-895-269-1

Descriptores Tematicos: Migración, Política, Cultura, Política migratoria, Redes sociales, Sistema social, Migrantes, América Latina

  

INDICE

  • Presentación
  • Migrantes bolivianos en la periferia de ciudades argentinas: procesos y mecanismos tendientes a la conformación de territorios productivos y mercados de trabajo
  • Racismo, fundamentalismo cultural y restricción de la ciudadanía: formas de regulación social frente a inmigrantes en Argentina
  • La ciudadanización de la política migratoria en la región sudamericana: vicisitudes de la agenda global
  • Mujeres ecuatorianas en el trabajo doméstico en España. Prácticas y representaciones de exclusión e inclusión
  • España en el itinerario de Bolivia. Migración transnacional, género y familia en Cochabamba
  • Migraciones y modernidad brasileña: italianos, nordestinos y bolivianos en San Pablo
  • Migración y políticas en Argentina: tres leyes para un país extenso (1876-2004)
  • La inmigración y el devenir de las sociedades multiculturales: perspectivas políticas y teóricas
  • Redes, prácticas de interconexión y vínculos sociales en un circuito migratorio transnacional
  • Migración y política. Particularidades del proceso migratorio cubano dentro de América Latina
  • Gastronomía peruana en las calles de Santiago y la construcción de espacios transnacionales y territorios
  • Políticas públicas sobre el desplazamiento forzado en Colombia: una lectura desde las representaciones sociales

A modo de cierre y de apertura 

El libro que aquí presentamos actualiza debates teóricos y aporta conocimientos sobre quiénes migran, por qué causa, cuál es el contexto de partida, hacia dónde se dirigen, qué características posee el proceso de incorporación en la nueva sociedad, cuál es el rol de las redes sociales, qué actividades grupales se proponen, cuál es el rol de las redes sociales, qué actividades grupales se proponen, cuál es su inserción en el mercado de trabajo, cuál es el peso de lo económico y de las relaciones afectivas en las decisiones, el desarraigo, el retorno, la relación con el Estado, etcétera.

Existe en todos los artículos un cuestionamiento al sistema social que empuja a los sujetos a optar por la migración, relacionada con fenómenos conflictivos como la pobreza, la discriminación, la xenofobia, la segregación urbana, el racismo, la explotación laboral, la restricción de la ciudadanía, la exclusión social, la desvalorización personal, los desplazamientos forzados, las relaciones de dominación entre países y la vulneración de derechos. Se indagan no sólo experiencias contemporáneas, sino también evoluciones históricas que aportan una mirada de largo plazo.

América Latina se ha convertido en exportadora de población durante los últimos treinta años. Esta emigración conlleva un proceso de erosión de recursos humanos con consecuencias adversas para el desarrollo económico y social de nuestros países. En este contexto, las migraciones emergen como un testimonio explícito de las asimetrías e iniquidades del orden internacional vigente. Por último, nuestro trabajo grupal pretende avanzar en los estudios sobre América Latina desde un enfoque multidisciplinar y transversal, promoviendo el intercambio entre cientistas de diferente formación para construir una agenda regional de reflexión e investigación. 

Descargar libro: Las migraciones en América Latina. Políticas, culturas y estrategias

Gobierno de Colombia autoriza cinco nuevas bases militares a Estados Unidos

Jorge Enrique Robledo

kaosenlared

Como terminó por saberse, el gobierno cocina en secreto –sin consultar con la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores ni con el Congreso, y menos aún con la opinión pública– otorgarle cinco bases militares a Estados Unidos, una de las peores decisiones de la historia nacional. Serán dos en el Caribe (en Cartagena y Barranquilla), otra en el Océano Pacífico (en Bahía Málaga, al lado de Buenaventura), una más en el centro del país (en Palanquero, junto a La Dorada) y la última en Apiay, en los Llanos Orientales, decisión que convertirá a Colombia en un país ocupado, amenaza a los países vecinos y viola la soberanía y la Constitución.

 

El gobierno ha presentado este despropósito como un asunto de menor cuantía porque, dice, no se trasladará a Colombia la base militar que hoy tiene Washington en Manta, Ecuador –que se cerrará por orden de la nueva Constitución de ese país–, sino que sus funciones pasarán a cinco instalaciones controladas por las tropas norteamericanas dentro de bases militares colombianas, parte de cuyas dotaciones usarán.

 

Debe saberse que entre las nuevas estrategias de dominación global del mayor imperio de la historia aparecen las bases militares llamadas “lotos”, las cuales pueden ser relativamente pequeñas porque están diseñadas para ampliarse o para que las tropas salten de unas a otras. De acuerdo con Chalmers Johnson, profesor emérito de la Universidad de California, “La mayoría de estas nuevas bases constituyen lotos desde los cuales nuestras fuerzas podrán saltar como ranas muy bien armadas” (Estados Unidos imperio en guerra). Y en Colombia lo harían con la ventaja de que, en el primer salto, los estadounidenses podrían tomarse la base militar colombiana en la que estarán ubicados.

 

De acuerdo con Cambio, la revista que empezó el destape de este proyecto (El ABC de las bases militares colombianas en las que habrá presencia de Estados Unidos), las cinco bases escalarán la presencia militar norteamericana en Colombia no solo por su número y ubicación. Pues no serán solo contra el narcotráfico, sino también contra el “terrorismo”, término que, como se sabe, Washington define según sus conveniencias. Y las tropas norteamericanas podrán operar desde ellas, y sin consultarle a nadie, en otros países. ¿Alguien sensato, además, puede tener la certeza de que el Pentágono nunca actuará desde esas bases en contra de lo pactado y de Colombia, si así lo determinan sus intereses imperiales?

 

Con calculada y falsa inocencia, el gobierno de Álvaro Uribe –que le mantiene su respaldo a la invasión estadounidense a Irak–, presenta las cinco bases militares como “ayuda” norteamericana a Colombia, cuando estas se sumarán a las otras 700 que posee Estados Unidos en el mundo, bases en las que opera medio millón de hombres y resulta hasta pueril desconocer que existen para defender los intereses de dominación que signan las decisiones de la Casa Blanca, incluida la de Barack Obama. Esto, además, en la lógica de la tenebrosa estrategia de la “guerra perpetua” definida por el Pentágono, la más reciente teoría militar norteamericana para el control del mundo, política dentro de la cual, y como lo denunció Brasil, Estados Unidos puso a la IV Flota a navegar en aguas de Latinoamérica y el Caribe (El regreso de la Cuarta Flota y La IV Flota de EE.UU. vuelve a patrullar aguas latinoamericanas).

 

El secretismo oficial tiene como primera causa la total inconveniencia de una decisión orientada por un poder extranjero, que solo problemas puede traerle al país por la grave lesión a su soberanía y autodeterminación sobre lo político, lo económico y lo social y porque lo somete de la peor manera a los horrores de la guerra y los intereses de la superpotencia, lo enfrenta con los países vecinos y lo desacredita más ante los demócratas del mundo. Y también tiene que ver con que estas cinco bases militares –así les den otro nombre, como tienen decidido hacerlo para confundir– son inconstitucionales por dos razones diferentes. La primera, porque la Constitución dice que las relaciones internacionales del país se fundamentarán en la soberanía y su derecho a autodeterminarse. Y la segunda, porque ninguna norma permite crear bases de este tipo en Colombia, dado que la Carta, en sus artículos 173 y 237, solo autoriza “el tránsito –es decir, el paso temporal– de tropas extranjeras por el territorio de la República”, previa aprobación del Senado y concepto favorable del Consejo de Estado, trámite que el gobierno decidió no realizar.

Tabaré Vázquez y Evo Morales ponen a Bolivia en camino hacia el mar

ABI

Agencia Bolivariana de Información

 

Los presidentes de Uruguay, Tabaré Vázquez, y de Bolivia, Evo Morales, alcanzaron el lunes en Montevideo un principio de acuerdo para que el país andino, mediterráneo desde 1879, acceda al mar Atlántico por puertos uruguayos en condición de libre tránsito y almacenaje liberado, confirmaron fuentes oficiales.

Privada de sus costas al Océano Pacífico tras una guerra decimonónica con Chile, Bolivia patentó su interés en la utilización del sistema portuario uruguayo a través de Nueva Palmira (sobre el Río Uruguay) y Montevideo para movilizar la carga de su comercio exterior”, de acuerdo con un comunicado conjunto divulgado por la cancillería uruguaya.

Vázquez y Morales acordaron la suscripción, “a la brevedad”, de un acuerdo bilateral para que Bolivia, que pone a punto un volumen sin antecedentes de exportaciones de hierro, utilice como propios los puertos de Palmira y Montevideo.

Ambos puertos quedan en línea con la fluvial hidrovía Paraná Paraguay que conecta el este boliviano, donde se enclava el enorme Yacimiento del Mutún, preñado de hierro y manganeso y desde donde una siderúrgica india, Jindal Stell Power, que opera un contrato de riesgo compartido con el Estado boliviano, pone a punto el envío de hierro a mercados de ultramar, por vía del Atlántico.

“Ha dicho el presidente Tavaré Vázquez que Uruguay abre las puertas a Bolivia y además se va a estudiar la posibilidad de invertir con el propósito de que Bolivia pueda exportar productos, fundamentalmente el hierro, para que se está explotado”, expresó el portavoz del gobierno de La Paz, Iván Canelas.

Las administraciones portuarias de ambos países que no colindan geográficamente, también alcanzaron un acuerdo para “desarrollar un Reglamento Operativo para las cargas bolivianas en tránsito”.

En la historia de más de un siglo del reclamo marítimo boliviano a Chile por una salida soberana a ultramar, Uruguay es el país más solidario de América Latina con la causa de Bolivia.

Vázquez recibió a Morales por más de una hora y media.

Los dos mandatarios firmaron tres un comunicado conjunto, un memorando sobre cooperación para la atención de las comunidades nacionales en el exterior, y otro con el Instituto Pasteur de Montevideo.

Asimismo “se congratularon por los recientes acuerdos” entre las administraciones portuarias de ambos

Se trata de un “régimen de Puerto Libre en el que se considere a los puertos uruguayos como centro de distribución y donde las mercancías bolivianas en tránsito gocen de almacenaje liberado”, de acuerdo con el documento entregado a la prensa.

 

Vázquez y Morales “instruyeron a sus cancilleres a suscribir, a la brevedad posible, el instrumento bilateral correspondiente”.

Ambos jefes de Estado también reafirmaron “la necesidad de facilitar la libre navegabilidad” de la Hidrovía Paraguay-Paraná, un sistema fluvial navegable de casi 3.500 km entre Puerto Cáceres (Brasil) y el puerto de Nueva Palmira (Uruguay).

En su meteórica visita oficial de ocho horas a Uruguay, la primera en su administración que enfila al cuarto año, Morales visitó el Parlamento donde se encontró con el vicepresidente y presidente de la Asamblea General, Rodolfo Nin Novoa.

Por su parte Nin Novoa dijo que con el mandatario indígena de Bolivia se abocaron a analizar la situación internacional, especialmente la relativa al golpe militar de Estado de Honduras, la caída de los precios de las materias primas y la posibilidad de despenalizar internacionalmente el cultivo de la hoja de coca.

A la salida del palacio legislativo en Montevideo, Morales puso en relieve el apoyo brindado por Uruguay a su gobierno durante la crisis política de setiembre de 2008, cuando un golpe cívico prefectural, de sustancia conservadora, puso en trance las instituciones bolivianas.

En las reuniones de Vásquez y Morales se trató, asimismo, de reducir tensionalmente la brecha de la posibilidad a la realidad de la compra venta de gas natural boliviano, en el momento por vía del gasoducto del nordeste argentino en proceso de tendido.

Señalaron “el interés en que los Grupos Técnicos continúen trabajando a fin de analizar la posibilidad de la venta de gas natural boliviano a Uruguay”.

También expresaron “el interés de impulsar el mecanismo de Urupabol (Uruguay-Paraguay-Bolivia) como parte del proceso de integración subregional” y de “potenciar la integración física, energética, de transportes y de servicios logísticos” entre los tres países.

“Hay una posibilidad de realizar una reunión de cancilleres en Paraguay entre los tres países, Uruguay, Paraguay y Bolivia aprovechando la reunión que se va a realizar el próximo 24 de este mes en Paraguay”, apuntó Canelas.

 

 

Los blogs plantan cara a Berlusconi

Irene Hernández Velasco | Roma
elmundo.es

Berlusconi

Los blogueros italianos se han alzado en pie de guerra contra Silvio Berlusconi, al que acusan de tratar de «cerrarles la boca» con un proyecto de ley que está en trámite parlamentario.
El proyecto de ley Alfano, como se denomina el texto de la polémica, prevé penas de cárcel para los periodistas que osen publicar el contenido de interceptaciones telefónicas, como las que no hace mucho han salido a la luz y en las que Berlusconi recomendaba una amiga a un alto responsable de la RAI, la radiotelevisión pública italiana.

Pero, además, amenaza con obligar a los blogueros a rectificar en 48 horas una información cuando ésta les sea contestada, so pena de ser castigados con multas de hasta 13.000 euros.

Los blogueros se quejan de que ya existe en Italia una ley que obliga a rectificar las informaciones erróneas. Además, consideran que con la introducción del plazo de las 48 horas y, sobre todo, de las multas, lo que el Gobierno de ‘Il Cavaliere’ se propone es atemorizar a los autores de los blogs para que se cuiden muy mucho antes de publicar informaciones comprometidas.

Ante esta situación, han decidido ir a la huelga, en el que se supone que es el primer paro de este sector de internet. Así, más de medio millar de blogs italianos amenazan con cerrar temporalmente hoy martes sus sitios. ‘Contra la mordaza a internet en Italia’, será todo lo que se leerá en sus páginas. Y está previsto que muchos de ellos participen esta tarde, a partir de las 19.00 horas, en una concentración de protesta en la Piazza Navona en Roma.

Los promotores de esta huelga están convencidos de que detrás del decreto Alfano se encuentra la voluntad de Silvio Berlusconi de intervenir en internet, el único espacio mediático que aseguran que escapa a su control.

«Las televisiones ya las controla: las privadas porque son suyas y las públicas, en calidad de jefe del Estado. Los periódicos también están bajo su poder, porque la mayoría de ellos pertenecen a grupos empresariales a los que les interesa llevarse bien con el poder. Internet es el único espacio que no controla, y con ese proyecto de ley lo quiere censurar», asegura Enzo Di Frenna, autor de un blog y uno de los promotores de la huelga de hoy.

Di Frenna completa su razonamiento subrayando que la mayoría de los blogs italianos con más lectores (como el de Beppe Grillo, Marco Travaglio, Alessandro Gilioli o Massimo Mantellinise) se caracterizan por ser muy críticos con Silvio Berlusconi.

Los periodistas de prensa escrita también habían anunciado inicialmente su intención de declararse hoy en huelga, pero decidieron suspenderla, tras retrasarse a septiembre la discusión parlamentaria del decreto Alfano. La demora se debe al bloqueo del presidente de la República, Giorgio Napolitano, a su aprobación por decretazo.

 
 

 

Brasil no debe firmar el TLC con Israel

Emir Sader

www.cartamaior.com.br

El TLC significa una preferencia comercial en el intercambio entre países, sea por la importancia económica que este intercambio tiene para las partes involucradas, sea por una decisión política de prioridad de asociación entre éstos. Este privilegio se da entre los países del Mercosur, entre los países del Brics, del Mercosur con la Unión Europea, entre otros ejemplos.

Brasil nunca habría firmado un TLC ni ningún acuerdo preferencial con un país comoÁfrica del Sur, en la época del apartheid. Era un régimen racista, discriminatorio, que no obedecía a las determinaciones de la onU para acabar con la política de apartheid, que significaba que había ciudadanos de dos clases, que el país tenía verdaderos cercos que impedían la circulación de los negros en varias zonas del territorio, que no podían viajar libremente dentro y fuera del país.

Israel consiguió el derecho de tener un Estado y niega este mismo derecho a los palestinos, derecho reconocido por la onU, que reiteradamente decide que Israel debe terminar con la ocupación de los territorios palestinos.

Israel es una potencia de ocupación. Descuartiza el território palestino, con más de 400 kilómetros de muros, que separan palestinos de palestinos. Instala asentamientos con colonos judíos en medio de las ciudades y a lo largo de todo el territorio palestino, expropiando y derribando casas de palestinos, protegidos militarmente, de donde salen regularmente grupos extremistas para provocar a los palestinos, quemar sus plantaciones – inclusive los centenarios olivos.

Israel promueve una verdadera política de apartheid, mucho peor que las ocupaciones coloniales clásicas. Hace inviable la supervivencia cotidiana de los palestinos, para obligarlos a someterse a ser súper explotados como trabajadores de segunda categoría en Israel. O para que emigren. Los asentamientos y los muros van ahogando a los palestinos, dejándoles poco espacio para sus casas y sus tierras, Israel intenta estrangularlos.

El propio presidente Lula llamó a la masacre de Gaza por su nombre: genocidio. Uno de los ejércitos más poderosos y violentos del mundo invadió territorio palestino y frente a la mayor concentración de población del mundo, atacó, destruyó, asesinó a una población indefensa. Destruyó millares de casas, hospitales, escuelas, universidades, edificios de la onU, no ahorró nada. Y seis meses después nada fue reconstruido en Gaza.

A pesar de una conferencia que movilizó recursos, nada pudo entrar, ni por el corredor controlado y bloqueado criminalmente por Israel, ni tampoco, absurdamente, por el corredor controlado por Egipto. Remedios y comida se pudren en el desierto, del lado de afuera de Gaza, donde mueren diariamente niños, niñas, jóvenes, ancianos, víctimas de enfermedades, de epidemias y de otras causas, víctimas del cerco a que Gaza es sometida.

No tiene ningún sentido que Brasil privilegie el comercio con Israel, un país responsable por las peores violaciones de los derechos humanos en el mundo contemporáneo, que no obedece a decisiones básicas de la onU desde hace décadas, que actúa como potencia de ocupación, cometiendo diariamente violencias sistemáticas contra el pueblo palestino y su derecho inalienable de poseer un Estado soberano, de la misma forma que Israel goza hace más de medio siglo.

No basta afirmar que no serán contemplados artículos producidos en los asentamientos ilegales de colonos israelitas en los territorios palestinos. Como vamos a negociar privilegiadamente con Israel, sabiendo que los recursos que obtengan pueden perfectamente ser utilizados para pagar salarios a sus militares que oprimen diariamente a los palestinos? Que pueden usar esos recursos para construir más muros, más asentamientos – todos ilegales y opresivos – contra los territorios palestinos, saboteando cualquier posibilidad de negociación real para que existan dos Estados, con los mismos derechos?

Brasil no debe firmar el Tratado de Libre Comercio con Israel, aprobado por el Mercosur, pero que debe ser refrendado por cada uno de los cuatro países que lo componen. No solo no debe firmar, declarando que solo lo hará a partir del momento en que Israel retire sus tropas de ocupación de los territorios palestinos, que obedezca las decisiones de la onU sobre el derecho a un Estado palestino, soberano, con fronteras continuas, con el retorno de los exilados, con la retirada de los asentamientos y la destrucción de los muros.

Antes de eso, ninguna relación privilegiada con Israel. Al contrario, boicotear los productos israelíes, los intercambios culturales con este país, como fue hecho con África del Sur. Hasta que termine la ocupación genocida de Palestina y la paz sea restablecida en la región, con la justa reivindicación del Estado palestino.

Traducción Insurrectasypunto

 

Texto en portugués: http://www.cartamaior.com.br

En marcha la “Opep” del Gas

Aporrea

 

La Organización de Países Exportadores del Gas (Opeg) es una realidad. Ocho países —Rusia, Irán, Argelia, Qatar, Kazakhstan, Nigeria, Bolivia y Venezuela— la conforman desde inicios de este mes.

El ministro Rafael Ramírez confirmó, a PANORAMA, la creación del organismo, considerado como una “Opep”. Afirmó que Venezuela asumirá en 2010 la vicepresidencia de la Opeg en Doha (Qatar), pues allá es donde se encuentra la sede.

Según datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE), los ocho integrantes de la Opeg poseen el 70% de las reservas de gas natural del planeta. Según la AIE, Rusia mantiene el 28% de las reservas mundiales y es el mayor productor. Mientras que las naciones del Medio Oriente disponen del 40% de las reservas del planeta (150.000 billones de metros cúbicos).

Una nueva organización ya nació en el mundo. La Organización de Países Exportadores del Gas (Opeg) ya dejó de ser una simple propuesta este año y ahora se encargará de coordinar la extracción, el transporte y la venta de ese carburante. El nuevo ente cuenta con la participación de Venezuela —como país fundador—, Bolivia, Nigeria, Qatar, Rusia, Irán, Argelia y Kazakhstan.

La información la dio el ministro de Energía y Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez, a PANORAMA y aseguró que, el año entrante, el país asumirá de manera activa la vicepresidencia del grupo. “El Foro de Países Exportadores de Gas dejó de ser una conferencia que agrupaba a las principales naciones exportadoras de gas, y ahora es un organismo que cuenta con una estructura, estatutos y registro. La sede se encuentra en Doha (Qatar) y en diciembre próximo nos reuniremos los integrantes para seguir afinando detalles”.

La concreción de la “Opep” del gas se produjo en la reciente gira que Ramírez hizo por Irán y Bielorrusia.

Hace una semana, el presidente de la República, Hugo Chávez, se mostró complacido por la conformación del grupo internacional. “Venimos de crear la ‘Opep’ del Gas, Rusia, Irán, Qatar, Venezuela; esa fue una propuesta del país que tuvo un buen recibimiento. Nosotros somos el quinto productor mundial de gas y de los gigantes petroleros somos los primeros, junto a Rusia, Irán, Iraq y Arabia Saudita”.

Según datos de la Agencia Internacional de Energía, los ocho integrantes de la Opeg poseen el 70% de las reservas de gas natural del planeta. Según el mismo organismo, Rusia mantiene el 28% de las reservas mundiales y es el mayor productor. Mientras que los países del Medio Oriente disponen del 40% de las reservas del planeta (150.000 billones de metros cúbicos).

En diciembre pasado, el ministro Rafael Ramírez indicó que “en una segunda fase se proyecta que el ente cumpla las mismas funciones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo. Todavía no está establecido, pero lo ideal es que en un futuro la Opeg se encargue de regular la compra y venta del recurso. El mundo necesita una regulación en la producción del gas para defender sus precios en el mercado mundial”.

Para Marina Díaz, miembro del Instituto de Energía del Continente Americano, la creación de una Opep del Gas vendrá “a reorganizar el mercado gasífero, además de ser una organismo pertinente para todo el mundo”.

Continuó: “Latinoamérica, especialmente Venezuela, comparte el planteamiento de conformar un organismo estratégico que reagrupe a los principales países exportadores de gas natural. La idea siempre fue factible porque así se fijarán precios justos. Habrá que esperar los obstáculos que pondrán los grandes países consumidores agrupados por la AIE”, explicó Díaz.

Afirmó que el recurso energético goza de un excelente mercado en el continente latinoamericano. “Venezuela perfectamente se encuentra en capacidad de vender la mayor parte de sus reservas de gas a los países del Caribe. Mientras que Bolivia puede proveer su producto a Brasil y, Argentina, puede hacer lo mismo con Chile y Paraguay”.

Alejandro Grasso, experto en materia gasífera, pronosticó que la Opeg con el paso de los años ampliará su número de participantes. “Ahorita son ocho, pero estimo que el organismo, en poco años, llegará a más de 15 participantes. El ente es una excelente idea para que los países productores de gas busquen nuevas formas de cooperación y así elaborar un nuevo mercado energético y alterno al petrolero”.

El experto en hidrocarburos de México, Ricardo Morales, consultado por PANORAMA, pronosticó que a largo plazo los grandes monopolios de la industria de gas quedarán rezagados ante la “Opep” del Gas.

“Las trasnacionales europeas Total, Repsol, Gaz France, Exxon y Chevron son algunas de las compañías que controlan la mayor parte de las industrias y yacimientos de gas en el mundo. Todas ellas forman un monopolio que fijan los precios del recurso a su antojo. En un futuro, la Opeg cumplirá esa función y será representada por cada país”, aseveró.

Morales añadió que a largo plazo el gas natural se verá como un posible sustituto del petróleo y otras fuentes energéticas. “Cada año es mayor la demanda mundial de crudo, cuyas reservas disminuyen drásticamente. Los países desarrollos ven al gas natural como una fuente de energía alterna”.

Actualmente, Venezuela cuenta con reservas probadas de gas natural que alcanzan los 176.015 miles de millones de pies cúbicos normales (Mmmpcn), según el último balance financiero de Pdvsa. El recurso coloca a la nación como el primer país del continente americano con reservas de gas probadas.

Para desarrollar la actividad, Pdvsa preve invertir entre el 2006-2012 más de $16.700 millones en proyectos internos e internacionales. Así, la estatal petrolera aumentará la producción de gas de 7 mil billones de pies cúbicos a 12 mil billones para el 2012.

Cumbre del G8: Otro canto de sirena

Juan Torres López

Sistema Digital

 

En la Cumbre del año pasado los líderes de los ocho países más ricos del mundo miraron a otro lado cuando los más pobres les hicieron demandas imperiosas para hacer frente a la repentina elevación en los precios de los alimentos que estaba produciendo la especulación financiera, una actividad que las instituciones gobernadas por los ricos habían consentido cuando no alentado mediante sus medidas liberalizadoras. Ahora, en Italia, al menos han incluido en la agenda cuestiones como la seguridad alimentaria y el cambio climático que hasta hace bien poco ni siquiera merecían la naturaleza de problemas que hubieran de ser planteados abiertamente en las cumbres. Incluso se ha hablado con cifras en la mano y de cantidades más generosas. Novedades que han merecido las alabanzas de muchos medios de comunicación, de dirigentes políticos y creadores de opinión de las tendencias más variadas. “Papi” Silvio manifestaba su propio sentir y cabe pensar que el de los demás líderes al decir que tenía “la gran satisfacción de anunciar que se ha acordado crear un fondo contra el hambre de 20.000 millones de dólares”.

Las agencias enseguida anunciaban que “el G8 se moviliza contra el hambre”, que toma las riendas de la lucha contra el cambio climático y que Obama ha logrado imponer un impulso nuevo y más contundente para que este grupo de países privilegiados se convierta efectivamente en el motor que permita aplicar las soluciones que tanto se echan en falta en el mundo.

Mucho más, si se tiene en cuenta que el acuerdo sobre ese fondo se enmarca en un ambicioso conjunto de reuniones diversas y siete documentos, y que recogen los debates y decisiones de la Cumbre y que tratan sobre el liderazgo responsable para un futuro sostenible, del avance en el Tratado de No Proliferación, de la lucha contra el terrorismo, de la necesidad de elaborar una agenda global, de los problemas económicos y del cambio climático, de los compromisos para afrontar la situación del continente africano y de la seguridad alimentaria.

Es verdad, pues, que se incorporan elementos novedosos y algunos compromisos que desde luego serían extraordinariamente importantes si se resolvieran en medidas concretas. Pero ni siquiera así se puede considerar que el resultado de la Cumbre sea alentador. No me parece que podamos considerar que se haya dado una respuesta decente ante la situación en la que se encuentra, concretamente, la economía y el Planeta en su conjunto. ¿Cómo podemos sentirnos satisfechos como Berlusconi, o aceptar que se diga que el G8 se ha movilizado contra el hambre, porque se proponga crear un fondo de 20.000 millones de dólares? ¿Cómo no tener en cuenta que esa cantidad es unas 900 veces más pequeña que la que sólo Europa y Estados Unidos han dedicado a rescatar bancos irresponsables cuando no sencillamente corruptos? ¿Se puede considerar que poner esa cifra en tres años significa una verdadera “movilización” contra el hambre cuando cada día mueren entre 25.000 y 30.000 personas de hambre, cuando sólo en 2009 va a haber 100 millones más de personas hambrientas como consecuencia de la crisis económica? ¿Acaso es decente decir que eso es una medida contundente y comprometida, satisfactoria, contra el hambre cuando estamos hablando de una cantidad que es más o menos la misma que en un año malo como 2008 ganaron solo el Banco de Santander y el BBVA? Y lo que es peor, ¿cómo creer que esta vez los países ricos sí van a cumplir sus promesas y que van a movilizar de verdad esos recursos, algo que hasta ahora nunca, nunca, nunca han hecho?

No cumplieron su propio compromiso de 2005 en Escocia, no cumplen sus compromisos con los Objetivos del Milenio, no han cumplido tampoco con su promesa del año pasado de donar 6.400 millones de dólares para reforzar a la FAO. Nunca cumplen y ahora nos quieren hacer creer que están dispuestos a cambiar el mundo porque hablan de un compromiso mayor pero sin dedicar ni un minuto ni una sola línea de sus conclusiones a explicar por qué no han hecho lo que nos dijeron otras veces que iban a hacer. Como tampoco han cumplido sus compromisos relativos al medio ambiente que ahora pretende hacer creer que saldrán reforzados tras la Cumbre.

¿Cómo sentir satisfacción y no indignación cuando los líderes que han incumplido esos compromisos y ni siquiera se detienen a analizar su incumplimiento dicen ahora en sus conclusiones que “han decidido actuar resolutivamente para implementar decisiones para erradicar la pobreza y el hambre”? ¿Acaso hay algo más resolutivo que cumplir inmediatamente con las demandas de las Naciones Unidas, o con sus propios compromisos anteriores? ¿Por qué no se limitan a cumplir con sus propias propuestas y promesas? ¿Es satisfactorio que se acuerde que los líderes de los países más poderosos del mundo van a llegar al acuerdo de acordar que hay temas sobre los cuales son necesarios acuerdos para alcanzar respuestas eficientes? ¿Acaso no están claros esos problemas y no están sus soluciones desde hace años sobre la mesa, propuestas por cientos de organizaciones civiles, por las Naciones Unidas, por instituciones o científicos y otros líderes de todas las tendencias? ¿Cómo creernos que su “compromiso para promover la salud global” es sincero si para alcanzarla bastaría con que hicieran frente a las obligaciones que ellos mismos establecieron al respecto en los Objetivos del Milenio? Y, ¿cómo no pensar que eso es puro humo si al mismo tiempo no se habla de aumentar el gasto público y de establecer sistema sanitarios públicos que es lo único que puede garantizar un objetivo como ese?

Los documentos del G8 vuelven a estar cargados de palabrería. E incluso de mentiras, como cuando dicen que “los mercados abiertos son la llave del crecimiento económico y el desarrollo”. Una clamorosa mentira porque ni uno solo de los países que ahora afirman eso ha llegado a su situación actual de desarrollo privilegiado renunciando a la protección o abriendo sus mercados. Es más, ni siquiera ahora lo hacen, o lo hacen solo en los ámbitos en los que, protegiéndose, han logrado hacerse ya con el dominio de los mercados.

De esta manera, el G8 no busca ayudar a los países pobres sino que lo que hacen en realidad es “quitarle la escalera”, en la expresión de Ha-Joon Chang, que ellos utilizaron para que ya no puedan subir hasta su exclusiva y privilegiada posición. El G8 vuelve a mencionar los acuerdos de las reuniones de Washington y Londres del G30 sobre la crisis financiera pero sin promover ni un solo avance, sin concretar ni una sola medida que sirva de impulso o para galvanizar actuaciones efectivas. Es más, habla de adoptar medidas que tengan en cuenta la situación de los más necesitados y de los países más pobre pero no se menciona ni una sola que comporte la seguridad de que eso es lo que va a ocurrir. Todo lo contrario, porque textualmente se afirma que ese beneficio de los más pobres va a ser el resultado del relanzamiento del crecimiento económico que va a provocar la apertura de los mercados. Una quimera (u otra mentira) tan grande que, como está siendo evidente, ni ellos mismos se la creen y ponen en marcha otros tipo de medidas intervencionistas.

Ulises se hizo amarrar al mástil de su barco para evitar el canto de las sirenas. Nuestra tabla de salvación no puede ser otra que un proyecto social distinto al de los poderosos que crean los problemas y luego cantan para hacernos creer que son ellos quienes tienen las soluciones.

Juan Torres López es catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Sevilla. Su web personal: http://www.juantorrreslopez.com