El Mago de Oz va al banco central

Alejandro Nadal La Jornada

La historia del Mago de Oz ha pasado siempre como un divertido cuento para niños cuyo tema central es que los milagros siempre son posibles, aun en circunstancias difíciles. Pero pocos saben que la intención del autor, L. Frank Baum, era escribir una alegoría política en la que los personajes representaban segmentos de la sociedad estadounidense a principios del siglo XX. Por ejemplo, en la metáfora de Baum, el hombre de paja representa al campesinado y a los farmers, cuyo análisis político es muy poco sofisticado. Por eso anda en busca de un cerebro. Por su parte, el hombre de hojalata personifica a los obreros industriales, explotados por políticos y líderes sindicales corruptos. Los demás personajes encarnan otras figuras de la sociedad estadounidense y el famoso camino amarillo simboliza el patrón oro que muchos suponían podría resguardar el valor de la moneda y evitar las arbitrariedades de gobiernos y banqueros.

La creencia de que el patrón oro permitiría combatir los abusos de la clase política y de los banqueros es una de las creencias populares más aceptadas aun en nuestros días. No es la única creencia errónea sobre el funcionamiento de la política monetaria y casi siempre se acompaña de otro mito clave sobre el sistema bancario: la idea de que el banco central controla efectivamente la oferta monetaria.

La idea básica del patrón oro es que al fijar por ley el valor de la moneda en una fracción de ese metal precioso, el valor del instrumento monetario queda a salvo de las manipulaciones del poder político. Supuestamente la degradación del valor de la moneda se evita al asegurar la convertibilidad en algo tangible, como el oro, porque las autoridades político-monetarias deben mantener las reservas adecuadas para garantizar el valor de la moneda para tranquilidad de todo mundo. Seguir leyendo “El Mago de Oz va al banco central”

Anuncios

Antonio Gramsci: Notas sobre Maquiavelo, sobre política y el Estado moderno. El moderno príncipe

Tal día como hoy [21 de junio], en 1527, fallecía Nicolás Maquiavelo. Mucho se ha escrito sobre su obra más conocida, El Príncipe. Para Gramsci, el moderno príncipe, el mito-príncipe, no puede ser una persona real, un individuo concreto. Será el partido político.

Lecturas recomendadas:

-Nicolás Maquiavelo : El Príncipe (Descargar Libro)

-Antonio Gramsci: El moderno príncipe (Descargar Libro)

Antonio Gramsci El viejo topo

Apuntes sobre la política de Maquiavelo

El carácter fundamental de El Príncipe no es el de ser un tratado sistemático, sino un libro “viviente”, donde la ideología política y la ciencia política se fundan en la forma dramática del “mito”. Entre la utopía y el tratado escolástico, formas bajo las cuales se configuraba la ciencia política de la época, Maquiavelo dio a su concepción una forma imaginativa y artística, donde el elemento doctrinal y racional se personificaba en un condottiero [capitán] que representa en forma plástica y “antropomórfica” el símbolo de la “voluntad colectiva”. El proceso de formación de una determinada voluntad colectiva, que tiene un determinado fin político, no es representado a través de pedantescas disquisiciones y clasificaciones de principios y criterios de un método de acción, sino como las cualidades, los rasgos característicos, deberes, necesidades, de una persona concreta, despertando así la fantasía artística de aquellos a quienes se procura convencer y dando una forma más concreta a las pasiones políticas [1] .

ElPríncipe de Maquiavelo podría ser estudiado como una ejemplificación histórica del “mito” de Sorel, es decir, de una ideología política que no se presenta como una fría utopía, ni como una argumentación doctrinaria, sino como la creación de una fantasía concreta que actúa sobre un pueblo disperso y pulverizado para suscitar y organizar su voluntad colectiva. El carácter utópico de El Príncipe reside en el hecho de que un Príncipe tal no existía en la realidad histórica, no se presentaba al pueblo italiano con caracteres de inmediatez objetiva, sino que era una pura abstracción doctrinaria, el símbolo del jefe, del condottiero ideal; pero los elementos pasionales, míticos, contenidos en el pequeño volumen y planteados con recursos dramáticos de gran efecto, se resumen y convierten en elementos, vivos en la conclusión, en la invocación de un príncipe “realmente existente”. En el pequeño volumen, Maquiavelo trata de cómo debe ser el Príncipe para conducir un pueblo a la fundación de un nuevo Estado y la investigación es llevada con rigor lógico y desapego científico. En la conclusión, Maquiavelo mismo se vuelve pueblo, se confunde con el pueblo, mas no con un pueblo concebido en forma “genérica”, sino con el pueblo que Maquiavelo previamente ha convencido con su trabajo, del cual procede y se siente conciencia y expresión y con quien se identifica totalmente. Parece como si todo el trabajo “lógico” no fuera otra cosa que una autorreflexión del pueblo, un razonamiento interno, que se hace en la conciencia popular y que concluye con un grito apasionado, inmediato. La pasión, de razonamiento sobre sí misma se transforma en “afecto”, fiebre, fanatismo de acción. He aquí por qué el epílogo de El Príncipe no es extrínseco, “pegado” desde afuera, retórico, sino que por el contrario debe ser explicado como un elemento necesario de la obra, o mejor, como el elemento que ilumina toda la obra y que aparece como su “manifiesto político”. Seguir leyendo “Antonio Gramsci: Notas sobre Maquiavelo, sobre política y el Estado moderno. El moderno príncipe”

El vuelo del fénix. El Capital: Lecturas críticas a 150 años de su publicación (1867-2017) (Descargar Libro)

Roger Landa. David Alvarado. Manuel Azuaje Reverón. [Editores] 

Red de intelectuales y artistas en defensa de la humanidad. CLACSO. https://www.clacso.org.ar/

Buenos Aires.  Junio de 2018 

A doscientos años del nacimiento de Karl Marx, su obra y su nombre permanecen como una marca indeleble que acompaña las luchas de todos los pueblos oprimidos y explotados del mundo. Como creación heroica, dejamos en manos de los luchadores y las luchadoras por un mundo más justo una herramienta que reivindica un Marx nuestro, propio, de quienes estamos construyendo el porvenir de una nueva civilización.

Se hace “indispensable pensar y luchar por un sistema en que la democracia sea socialista y el socialismo sea democrático, lo cual constituirá la verdadera revolución” 

Indice

  • Introducción. Das Kapital en sus 150 años (1867-2017) Roger Landa
  • Pablo González Casanova El Capital: clásico de la ciencia crítica
  • Miguel Ángel Contreras Natera Karl Marx y El Capital. Reprise en clave crítica
  • José Guadalupe Gandarilla Salgado La crisis se ha profundizado y Marx está de vuelta: El Capital a siglo y medio de haber sido escrito
  • Juan José Bautista Segales Hacia un Marx del siglo XXI. El problema de la descolonización del pensamiento crítico contemporáneo
  • Isabel Monal El Capital: más allá de la economía política
  • Claudio Katz La Relevancia contemporánea de Marx
  • Itsván Mészáros El ciclo histórico del capital se cierra: el desafío para la salida segura
  • Enrique Dussel Fortalecimiento del Estado desde el horizonte del postulado de la disolución del Estado
  • Jorge Veraza Urtuzuástegui Subsunción formal y subsunción real del proceso de trabajo bajo el capital y medida geopolítica de capital. A 150 años de la publicación del Tomo I de El capital de Marx
  • Roger Landa La alienación como teoría del poder en El Capital
  • Américo Alvarado La Praxis en El Capital de Marx. El Capital de Marx como el diseño de una epistemología crítica que devela el carácter ontosocial y el sentido histórico del capitalismo, como formación social devenida del desarrollo histórico de la praxis humana
  • Renán Vega Cantor El Reino capitalista de la mercancía y sus límites
  • Franz Hinkelammert El ser humano como ser supremo para el ser humano. Más allá de la religión neoliberal del mercado
  • Marta Harnecker El Capital de Marx. Reflexiones desde América Latina
  • Thierno Diop Karl Marx, el marxismo y el África Negra
  • Carlos Fernández Liria Ilustración y capitalismo. Una lectura republicana de El Capital
  • Néstor Kohan Marxismo y guevarismo. Lecturas desde la teoría crítica latinoamericana

Descargar Libro: El vuelo del fénix. El Capital: Lecturas críticas a 150 años de su publicación (1867-2017)

A cien años de la Reforma Universitaria de 1918

Lectura recomendada: La Reforma Universitaria : desafíos y perspectivas noventa años después (Descargar Libro)

El Movimiento de Córdoba, que se inició en junio de 1918, fue la primera confrontación entre una sociedad que comenzaba a experimentar cambios de su composición social y una Universidad enquistada en esquemas obsoletos. La importancia de este Movimiento es tal que varios estudiosos de la problemática universitaria latinoamericana sostienen que ésta no puede ser entendida, en su verdadera naturaleza y complejidad, sin un análisis de lo que significa la Reforma de Córdoba, que dio un perfil propio a la Universidad de nuestra región.

A cien años de la Reforma Universitaria: la educación pública en pie de lucha

Por Mara Espasande
Nodal

Reflexiones en torno a la CRES 2018

“La Educación Superior es un bien público social, un derecho humano y universal y un deber del Estado. Ésta es la convicción y la base para el papel estratégico que debe jugar en los procesos de desarrollo sustentable de los países de la región”, enunciaba la declaración Final de la II Conferencia Regional de Educación Superior en América Latina y el Caribe de Educación Superior (CRES) del año 2008, realizada en Cartagena de Indias, Colombia.

Desde el 11 hasta el 14 de junio se lleva a cabo en la ciudad de Córdoba la III Conferencia Regional de Educación Superior en América Latina y el Caribe de Educación Superior. ¿Se mantendrá aquella definición de la Educación Superior como derecho humano universal? En un contexto regional donde los gobiernos conservadores ponen en jaque al Estado de derecho y al sistema democrático en su conjunto, quienes defendemos la Universidad Pública y gratuita, observamos con preocupación los posibles retrocesos de este derecho conquistado por nuestro pueblo tanto en términos discursivos, como también en el plano de las políticas públicas efectivas. Por eso, consideramos necesario realizar una reflexión desde la historia del derecho a la Educación Superior en nuestro país y en nuestra región.

Se cumplen 100 años del inicio de la llamada “Reforma Universitaria”. Suele vincularse este proceso a las jornadas acontecidas en la Universidad Nacional de Córdoba, donde un grupo de jóvenes se levantó en contra de un sistema que aún conservaba rasgos monásticos y medievales. Sin embargo, el movimiento reformista no fue solo cordobés ni argentino. Recorrió todo el continente nuestroamericano. En otros países -tales como Perú, México, Cuba- los jóvenes profundizaron los planteos y reclamos iniciales, y lograron articular su accionar político con los movimientos nacionales y populares que emergieron en las décadas subsiguientes. Pero, ¿qué pasó en nuestro país? Seguir leyendo “A cien años de la Reforma Universitaria de 1918”

Capitalismo y globalización contra la democracia

Alejandro Nadal La Jornada

En 1929 el consejo del secretario del Tesoro Andrew Mellon al entonces presidente Herbert Hoover fue drástico: Hay que liquidar el trabajo, las acciones, a los agricultores, los bienes raíces, y sólo así podremos purgar la podredumbre del sistema. La gente trabajadora, emprendedora podrá recoger los escombros y remplazar a los menos competentes. La Gran Depresión estaba comenzando y la recomendación de Mellon sintetizó de manera brutal la contradicción entre capitalismo y democracia. Algunos poderosos agentes económicos pueden invocar las fuerzas del mercado capitalista para destruir la forma de vida de millones de personas, sin importar sus opiniones políticas, con tal de purgar al sistema de toda la podredumbre.

Hace ya casi 30 años, con el colapso de la Unión Soviética, se reavivó la creencia de que democracia y capitalismo formaban un binomio indestructible. La globalización era la prueba de que el capitalismo desbocado era la mejor forma de organizar la vida económica y política en el mundo. El neoliberalismo se presentó como la vía para una nueva era de riqueza, bienestar y, desde luego, democracia. Se decía que la única sombra que amenazaba este panorama se situaba afuera de las economías capitalistas y se ubicaba en el extremismo que albergaba el terrorismo islámico.

En el frente económico, el fantasma de una crisis económica parecía desvanecerse y en su lugar reinaba el optimismo. Los acuerdos comerciales que cristalizaban el ideal de la globalización se multiplicaban y la Organización Mundial de Comercio era presentada como guardián de unas reglas que supuestamente habrían de regir en la naciente economía globalizada.

Hoy las cosas han cambiado. La desigualdad se intensificó en todo el mundo. El pacto social que existió en los años dorados del capitalismo se fue rompiendo a golpes a partir de 1982, un poco a la manera que recomendaba Mellon, para purgar el sistema. En su lugar se fue imponiendo el régimen férreo del capitalismo desenfrenado. Y los resultados no tardaron en mostrar su verdadera cara. El crecimiento se hizo cada vez más lento. Los salarios se estancaron desde hace más de cuatro décadas y para la mayoría de la población en las economías capitalistas la única forma de mantener el nivel de vida tuvo que hacerse mediante el endeudamiento creciente. La especulación se adueñó del espacio económico y los gobiernos se convirtieron en amanuenses del capital financiero. Seguir leyendo “Capitalismo y globalización contra la democracia”

Ya está el proyecto de aborto legal que se tratará hoy en Diputados

14/6  Histórica votación en diputados

El aborto legal, seguro y gratuito logró media sanción en Diputados por 129 votos a favor,  125 en contra y 1 abstención

___ . ___

Educación sexual para decidir

Anticonceptivos para no abortar

Aborto legal para no morir

Con el voto de 64 diputados, el plenario de comisiones aprobó el dictamen de mayoría de un proyecto “consensuado”. El texto completo.

Por Redacción Prensa Obrera

El plenario de comisiones que trató el proyecto de aborto legal que llegará mañana a la Cámara de Diputados aprobó por mayoría de 64 votos un dictamen favorable, mientras que 57 diputados suscribieron el dictamen de rechazo, poniendo de manifiesto una mayoría a favor mucho más amplia que la prevista. Resta ver cómo impactará en la Cámara, donde circulan versiones de supuesta paridad, mientras un puñado de legisladores se declara “indeciso” a menos de 24 horas de la votación en el recinto.

Las comisiones que trataron en conjunto el proyecto –en su mayoría dominadas por el bloque oficialista– fueron las de Legislación General, Legislación Penal, de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, y de Acción Social y Salud Pública, bajo la presidencia de Daniel Lipovetzky. Seguir leyendo “Ya está el proyecto de aborto legal que se tratará hoy en Diputados”

Susan Watkins: ¿Qué Feminismos? (Descargar Texto)

Susan Watkins

New Left Review 109

El paradigma de la antidiscriminación estadounidense, generado en la década de 1960 para neutralizar la amenaza de las protestas radicales negras, ha proporcionado el palimpsesto del feminismo mundial durante los pasados veinte años. ¿Cómo le afectará la erupción de las nuevas protestas de género que están teniendo lugar desde Buenos Aires a Varsovia, de Washington a Madrid y Roma?

De todos los movimientos de oposición que desde 2008 han salido a la palestra, situándose en el centro del debate público, quizá el más sorprendente sea el renacimiento de un feminismo militante, aunque nunca se hubiera difuminado por completo; el empoderamiento de las mujeres viene siendo desde hace mucho tiempo un mantra del establishment global.

Sin embargo, los indicios de que algo nuevo estaba bullendo se habían multiplicado en las protestas estudiantiles de Estados Unidos y el Reino Unido en 2010 y en las acampadas de 2011 del movimiento de los indignados en la Puerta del Sol y de Occupy Wall Street en Zuccotti Park. En India, las asambleas masivas registradas en 2012 para condenar la violación en grupo de Jyoti Pandey y los flash-mobs feministas han puesto un dique a las operaciones de control moral de los fundamentalistas hindutva. En 2014 las protestas contra las agresiones sexuales en los campus estadounidenses colma- ron de modo incesante los medios de comunicación neoyorquinos; en Brasil, treinta mil mujeres negras tomaron la capital en 2015 para mani- festarse contra la violencia sexual y el racismo, pidiendo la destitución del corrupto presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha; en agosto de ese mismo año, la quinta Marcha das Margaridas reunió a más de cincuenta mil mujeres del campo en Brasilia. En Argentina, las activistas feministas contra la violencia doméstica estuvieron a la vanguardia de las protestas contra la terapia de choque de Macri. En China, la detención en 2015 de cinco jóvenes –miembros de Activismo Feminista Joven, una coalición on line que viene jugando al gato y el ratón con las autoridades– cuando se disponían a cubrir de pegatinas contra la violencia sexual el transporte público de Beijing, tuvo como res- puesta más de dos millones de peticiones firmadas en la red, pidiendo su inmediata puesta en libertad.

En enero de 2017 un «feminismo del 99 por 100» reunió en diversas ciu- dades estadounidenses a cientos de miles de mujeres contra el gobierno recién estrenado de Trump. En Polonia, las protestas masivas de las mujeres obligaron al gobierno de Ley y Justicia a renunciar a endurecer la ya restrictiva ley del aborto. En Italia, España y Portugal, se produjeron grandes marchas contra la violencia doméstica y la precariedad econó- mica. El 8 de marzo de 2017 todos esos movimientos confluyeron para volver a poner el Día Internacional de la Mujer en el calendario radi- cal, con manifestaciones y huelgas en tres continentes. La aparición de #MeToo en octubre de 2017 y las convulsiones que le han seguido son solo los últimos de toda una serie de acontecimientos masivos acaecidos en el mundo entero (…)

Fuente original de texto: http://newleftreview.es/

Descargar Texto Susan Watkins: ¿Qué Feminismos?