¿Fin del Unipolarismo Occidental?

Wim Dierckxsens, Walter Formento Alainet

Desde el fin de la guerra fría, con la ´caída´ de la URSS entre1991, la política de decisiones unilaterales (sin consultar ni consensuar con RU, Alemania, Francia) del unipolarismo financiero continental de Washington ha sido la regla y las ´sanciones´ han sido parte integral de la política exterior de EUA, impuestas incluso a pesar del Consejo de Seguridad de la ONU, en lugar de la diplomacia que fue la regla entre el fin de la guerra de Vietnam (1973) y los últimos años anteriores a 1991. Ejemplos claros de ello son las sanciones a Rusia, Irán, Yugoslavia, Corea del Norte y Venezuela.

El acuerdo nuclear con Irán firmado en julio de 2015 por EUA (Obama), China, Francia, Inglaterra, Rusia y Alemania, llamado Irán y el 5+1, fue ´roto´ unilateralmente en mayo de 2018 por EUA (Trump). El presidente de China criticó la “decisión unilateral” de EUA y señaló que su gobierno trabajará con Rusia para preservar el acuerdo nuclear. Ante la ruptura del acuerdo con Irán de Trump, los miembros de la Organización para la Cooperación de Shanghái (OCS) consideraron inmediatamente otorgar la membrecía a Irán, que hasta la fecha participaba como país observador, y que recibió para ello, el 10 de junio de 2018, el pleno apoyo de China y Rusia. Lo cual fue una demostración de apoyo total a Irán (y con ello al acuerdo de uso “exclusivamente pacífico” de la energía nuclear1 firmado en 2015) lo que constituye un desafío a EUA, para medir hasta donde avanzara para aplicar sus sanciones. Trump incluso amenazó a los ´socios´ europeos de aplicarles sanciones sino lo siguen, tras retirarse del acuerdo.

Trump con ello tal vez, vuelve a poner a Alemania, RU y Francia ante la opción de tener que avanzar con estrategias propias, rompiendo su anterior política subordinada a EUA por lo menos desde los ´acuerdos/imposiciones´ de Bretton Woods, pos-segunda guerra mundial. Amenazas que, llamativamente, no son seguidas de medidas concretas que afecten a los amenazados. Amenazas que sí distraen la atención pública en los Mass-Media y en las redes sociales de comunicación, pero que no tienen su correlato en acciones concretas que afecten a los amenazados sino más bien a las instituciones y acuerdos pro-globalistas como la comisión de DDHH de la ONU, la OTAN, el acuerdo TPP/TIPP/TISA y TLCAN, el Acuerdo de Paris, el financiamiento de paramilitarismo tipo EI-ISIS en Siria.

Los países de la Unión Europea se han comportado como ´vasallos´, hasta la reunión para tratar el Acuerdo de Paris y la de la OTAN en junio 2017, pero ahora han empezado a realizar movidas que ya no están subordinadas ni coordinadas con EUA, como si lo fueron hasta Obama.

La pregunta que nos hacemos es, si al haber desarrollado ya grandes inversiones en Irán, consideran que la situación estratégica ahora permite afirmar sus decisiones, avanzar y no retirarse del acuerdo firmado. Líderes y funcionarios de la Unión Europea afirman que es hora que Europa no represente más los intereses de Washington, sino que luche por sus propios intereses. Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea (gobierno de la UE), afirmó en este contexto que es hora de parar los ataques a Rusia y que Europa debe considerar reconectarse con este país Seguir leyendo “¿Fin del Unipolarismo Occidental?”

Anuncios

Entra en vigor el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en Europa

Patricia del Águila Barbero   El economista

Tras dos años de periodo transitorio, la nueva normativa de Protección de Datos entró en vigor el viernes en Europa. Llega con novedades. Las empresas tienen que tomárselo en serio si no quieren asumir sanciones por su incumplimiento que pueden llegar a 20 millones de euros o el 4% de la facturación anual global de la compañía, optándose por la mayor cuantía, o en casos de menos gravedad la multa podría ser de hasta 10 millones de euros o el 2% del volumen de negocio anual global. El nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) supone un antes y un después para la cultura social y empresarial europea en materia de protección de datos, pues pasamos de un modelo meramente reactivo a uno preventivo, y de responsabilidad activa. “Europa reafirma su soberanía digital y se prepara para la era digital”. Así dio el miércoles la bienvenida al nuevo Reglamento la secretaria de Justicia de la Unión Europea, Vera Jourová.

El RGPD es una norma directamente aplicable, sin moratoria alguna, que no requiere de normas internas de transposición ni tampoco, en la mayoría de los casos, de normas de desarrollo o aplicación. Por ello, los responsables deben ante todo asumir que la norma de referencia es el RGPD y no las normas nacionales, como venía sucediendo hasta ahora con la Directiva 95/46. No obstante, la ley que sustituirá a la actual Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) sí podrá incluir algunas precisiones o desarrollos en materias en las que el RGPD lo permite, aunque aún se encuentra en trámite por el Consejo de los Diputados. Seguir leyendo “Entra en vigor el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en Europa”

Vaivenes económicos mundiales en 2017

Hedelberto López Blanch

Rebelión

La globalización unida a las políticas neoliberales ha posibilitado que las 62 personas más ricas del mundo acumulen más capitales que la mitad más pobres. Solo los diez mayores multimillonarios cuentan con una fortuna de 520 600 millones de dólares. A los acaudalados se les facilita además, esconder sus capitales en los llamados paraísos fiscales, cuyas fortunas ascienden ya a 7,8 billones de dólares. Contrariamente, en el mundo, 1 200 millones de personas viven en la pobreza extrema, 842 millones sufren hambre crónica, hay 774 millones de adultos analfabetos y 57 millones de niñas y niños no escolarizados. Innegablemente que se hace necesario un nuevo orden económico internacional para que la globalización no continúe siendo una bendición para los ricos y una maldición para los pobres.

Cambio climático

Desastrosos terremotos en Japón, Haití, China, Chile, Indonesia, Pakistán, México; inundaciones en Bolivia, Colombia, Venezuela, Brasil, Guatemala, Australia, Vietnam, Bangladesh, Filipinas, Mali, Níger; enormes incendios en Estados Unidos, Portugal, América del Sur, Asia; desproporcionadas nevadas en Estados Unidos, México, Europa; poderosos huracanes en el Caribe; elevación del nivel del mar y la casi segura desaparición de islas y grandes extensiones de tierra, no fueron óbice en este 2017 para que el presidente Donald Trump retirara a su país del Acuerdo de París sobre cambio climático aprobado por 195 países en 2015 y que tiene como fin reducir las emisiones de gases invernaderos a partir de 2020. El mundo se ha estremecido ante tamaña decisión que conllevará graves consecuencias para el clima del planeta.

China sigue adelante

Nuevamente China en 2017 marcó el paso del crecimiento económico entre las naciones emergentes y las desarrolladas al alcanzar un 6,7 % de PIB y continuó siendo la principal impulsora del comercio mundial. Asimismo, ayudó a mantener el auge de las economías de varios países asiáticos, africanos a la par que ocupó nuevos espacios en América Latina con la entrega de financiamientos para obras de infraestructura y desarrollo social que beneficiaron a las partes involucradas.

Persiste el bloqueo contra Cuba

Pese a que por 26 ocasiones consecutivas la Asamblea de Naciones Unidos ha condenado el bloqueo económico y financiero que Estados Unidos mantiene desde hace 58 años contra Cuba, esa arbitraria medida se mantiene y se incrementó este año con la llegada a la Casa Blanca del magnate Donald Trump. En octubre de este año, nuevamente 191 naciones del orbe votaron a favor de levantarlo contra solo dos de conservarlo: Estados Unidos y su aliado Israel. Durante casi seis décadas, el bloqueo ha provocado daños a la economía cubana que alcanzan la cifra de 822 280 millones de dólares , tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional. Seguir leyendo “Vaivenes económicos mundiales en 2017”

La OMC, una de las dos mayores organizaciones criminales que existen a nivel mundial. La otra es la OTAN. Por Atilio Boron

Atilio Boron

Enlace corto: https://wp.me/p7MOby-8LY

En esta nota nos ocuparemos de la primera, dado que en estos días se está celebrando en Buenos Aires la reunión Cumbre de esa organización. La OMC es la sucesora del Acuerdo General de Comercio y Aranceles Aduaneros pactado a la salida de la Segunda Guerra Mundial. Creada el 1ª de Enero de 1995 durante los años del apogeo del infausto Consenso de Washington (hoy repudiado por el gobierno estadounidense) tiene por misión, al igual que el acuerdo que le precedió, sentar las bases comerciales, financieras y jurídicas (el derecho de propiedad, sobre todo intelectual para preservar las marcas y las patentes de los gigantescos oligopolios que dominan la economía mundial) en el marco del neoliberalismo global; organizar la aplicación de todo tipo de sanciones y represalias sobre los países que violan sus reglas y regulaciones; y perpetuar la actual división internacional del trabajo por la cual los países ricos lo son cada vez más mientras que los pobres se distancian cada vez más de los primeros.

Por supuesto, las reglas de la OMC jamás fueron sometidas a discusión democrática alguna y es la expresión más refinada del orden mundial que desea el imperialismo y sus grandes transnacionales. Podría decirse que la OMC es el ministerio de hacienda del imperio. Se trata de una agrupación con tintes mafiosos, que se encarga de organizar el chantaje y la extorsión ejercidas  por el imperialismo y sus principales aliados y empresas sobre los países más débiles. Por ejemplo, sólo algunos gobiernos tienen acceso a la sistemática recopilación de datos sobre comercio y aranceles que maneja la OMC. Las organizaciones sociales, representantes de la enorme mayoría de la población mundial no tiene acceso alguno a sus deliberaciones –¿o conspiraciones?- e inclusive, como se ha demostrado escandalosamente en la Cumbre de Buenos Aires, tampoco se permite la participación efectiva de organizaciones interesadas en promover un orden internacional más justo. Por otra parte, es evidente que nada funciona en el seno de la OMC si no existe un acuerdo entre Estados Unidos y la Unión Europea. El problema actual es que el gobierno de Donald Trump se ha parcialmente apartado de la OMC porque, a su juicio, la expansión del neoliberalismo global ha terminado por debilitar a la economía norteamericana, no así a sus grandes transnacionales y la Casa Blanca está retomando las nunca del todo abandonadas banderas del proteccionismo. Y la Unión Europea, lo sabemos, es “librecambista” en los rubros que le conviene y en el campo de la retórica, pero furibundamente proteccionista en los demás, sobre todo en agricultura. Seguir leyendo “La OMC, una de las dos mayores organizaciones criminales que existen a nivel mundial. La otra es la OTAN. Por Atilio Boron”

La OMC aterriza en Latinoamérica

Javier Calderón Castillo

CELAG

Del 10 al 14 de diciembre, se realizará la 11º Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio en la ciudad de Buenos Aires (Argentina), donde se espera la participación de los 164 países miembros[1], para continuar las intensas negociaciones en torno a las medidas neoliberales (arancelarias, patentes, agropecuarias, industriales y de servicios) promovidas desde los países centrales (PC) para ser incorporadas por los países periféricos (PP), mientras los “grandes”, Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea, reclaman para sus países mayor protección y desconocimiento de las reglas que ellos mismos proponen, pero que no están dispuestos a cumplir[2].

En el contexto político actual, resulta una conferencia riesgosa para Latinoamérica porque dos importantes países de la región, Brasil y Argentina, a partir del golpe de Temer y el triunfo de Macri, se han mostrado aliados de las posturas hegemónicas de la OMC, contrarias a las políticas orientadas a recuperar o preservar la soberanía sostenidas hasta el 2015. Esta postura se había materializado en reparos y vetos a las condiciones inequitativas y asimétricas sobre las leyes de propiedad intelectual (patentes, copyright), de eliminación de aranceles de los mercados no agrícolas (NAMA), y de salvaguardas agrícolas (de los países centrales). Vale destacar que más allá de una reversión de procesos en este sentido en América latina, todavía hay actores que generan contrapeso en la OMC, como los RICS (Rusia, India, China y Sudáfrica), sumados a la resistencia de algunos países a las imposiciones comerciales.

La situación de la OMC no es homogénea, en los 22 años de funcionamiento se fueron creando bloques de países que comparten intereses políticos y económicos, como forma de sumar fuerzas en las negociaciones internas del organismo multilateral. Esto ha propiciado la conformación de bloques volátiles, no formalizados en la OMC, con intereses disímiles. Unos grupos son constituidos para imponer la globalización neoliberal y para consolidar las ventajas de los países desarrollados (G7, G20). En otros casos, se trata de bloques construidos a golpe de necesidad ante la inminencia de imposiciones (G90).

El bloque llamado “Quad” o cuadrilátero, está compuesto por Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y Canadá (al que se suman Australia y Taiwan) con el objetivo principal de unificar y consolidar una línea opuesta a China y de marcar la agenda de medidas librecambistas en el organismo multilateral[3]. Estos países están organizados para incidir en la OMC a favor de las empresas y en desmedro de los intereses nacionales de los otros 160 países miembros del organismo, se orientan por mantener sendas salvaguardas sobre sus productos agrícolas, industriales y de servicios, al tiempo que garantizan la inequitativa división internacional de la producción, impuesta desde el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio –GATT (por sus siglas en Inglés). De este orden desigual centrado en el rezago industrial-tecnológico de los países periféricos, se desprenden también la lógica de los tratados de libre comercio, que hoy toman más fuerza en Latinoamérica como parte de la ofensiva neoliberal[4]. Seguir leyendo “La OMC aterriza en Latinoamérica”

Contradicciones Centro/Periferia en la Unión Europea y la crisis del euro

Eric Toussaint

CADTM

Desde 2010, las políticas aplicadas por la CE y los gobiernos nacionales sólo han profundizado la crisis y esto es particularmente cierto en los países más débiles de la Eurozona. Al comprimirse la demanda pública y la demanda privada, los recursos del crecimiento económico se redujeron, en la práctica, a la nada.

La crisis desencadenada en Estados Unidos en los años 2007-2008 alcanzó con fuerza a los países de la Unión Europea en 2008, provocando graves perturbaciones en la Eurozona a partir de 2010 |1|. Los bancos de los países europeos más fuertes se encuentran en el origen del contagio de Europa, puesto que habían realizado inversiones masivas en productos financieros estructurados. Dicho esto, es importante explicar por qué esta crisis afecta más duramente a la Unión Europea, y en particular a la zona euro, que a Estados Unidos.

Entre los 28 países de la Unión Europea, 19 de ellos tienen una moneda común, el euro |2|. La UE cuenta con una población de unos 500 millones de habitantes |3|, o sea, casi la mitad de la de China, de África o de la India; dos tercios de la latinoamericana, y un 50 % más que la estadounidense.

Se observa una gran desigualdad entre los Estados de la Unión Europea: los países industrializados y más fuertes de la UE son Alemania, el Reino Unido, |4| Francia, los Países Bajos, Italia, Bélgica y Austria; hay once países que provienen de la antigua Europa del Este (tres repúblicas bálticas —Estonia, Letonia y Lituania—, Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Hungría, Bulgaria y Rumania que formaban parte del bloque soviético; Croacia y Eslovenia, que constituían una parte de Yugoslavia); y luego están los países fuertemente afectados por la crisis del euro: Grecia, Portugal, España, Irlanda y Chipre. Seguir leyendo “Contradicciones Centro/Periferia en la Unión Europea y la crisis del euro”

Perry Anderson: La primavera francesa (Descargar Texto)

Perry Anderson – Editorial  New Left Review

¿Cómo ha logrado Emmanuel Macron convertirse en presidente de Francia prácticamente de la noche a la mañana? ¿Cuáles son las probables consecuencias de su mandato? La larga época de alternancia connivente entre el centro-izquierda y el centro-derecha y su abrupto final; las realidades del Front National de Le Pen y la respuesta de La France Insoumise de Mélenchon. ¿Ha llegado, por fin, el neoliberalismo con fuerza a París? En ese caso, ¿cuáles serán las repercusiones para Europa?

El Centro puede aguantar

Francia, que es geográfica y políticamente la bisagra de la Unión Europea, donde se unen sus territorios septentrionales y meridionales, ha sufrido en su interior un cambio de situación más drástico que cualquier otro Estado miembro. Alemania, que ya contaba con la mayor economía y población antes de la unificación, se ha convertido, una vez más, en la potencia dominante en el continente, y como sus personalidades más francas reconocen abiertamente, es hegemónica en la Comunidad. España, marginada durante mucho tiempo por la pobreza y la dictadura, ha vivido la entrada en ella como estímulo para alcanzar la prosperidad y la respetabilidad europea. Ambas tienen razones para sentirse satisfechas de su pertenencia a la UE. Italia menos, aunque su deslizamiento económico bajo la moneda única no ha alterado sustancialmente lo que siempre fue un papel de apoyo y no de liderazgo en la Comunidad. Francia, por otra parte, que fue en otro tiempo preeminente entre los seis países fundadores, capaz bajo De Gaulle de someter a los otros cinco a su voluntad, siendo los funcionarios y la lengua francesa preponderantes en su influencia y uso en la Comisión, y hasta el final de la década de 1980 todavía su socio diplomático principal, junto a Alemania, ha experimentado una caída sin paliativos desde su altura anterior. Esto fue en parte consecuencia inevitable de la reunificación alemana, que dio automáticamente a la República Federal una mayor ventaja demográfica y económica; pero sus causas eran sobre todo endógenas.

Los índices de pérdida de posición del país, la mayoría de ellos discutidos a fondo en los debates nacionales, son abundantes e innegables. Muchos se remontan a la década de 1990, pero se han acentuado desde la crisis de 2008. Económicamente, el crecimiento se ha detenido, promediando menos del 1 por 100 anual; el desempleo aumentó hasta el 10 por 100 –25 por 100 entre los jóvenes– , el presupuesto ha mostrado números rojos durante más de cuarenta años; la deuda pública ha alcanzado el 96 por 100 del pib; la renta per cápita apenas se ha modificado. Desde el punto de vista diplomático, París ha seguido cada vez más en Europa la marcha de Berlín y, en el mundo en general, la de Washington, careciendo sus elites de independencia significativa en cualquier terreno (…)

Texto tomado de: http://newleftreview.es/

Descargar Texto Perry Anderson: La primavera francesa