Susan Watkins: ¿Qué Feminismos? (Descargar Texto)

Susan Watkins

New Left Review 109

El paradigma de la antidiscriminación estadounidense, generado en la década de 1960 para neutralizar la amenaza de las protestas radicales negras, ha proporcionado el palimpsesto del feminismo mundial durante los pasados veinte años. ¿Cómo le afectará la erupción de las nuevas protestas de género que están teniendo lugar desde Buenos Aires a Varsovia, de Washington a Madrid y Roma?

De todos los movimientos de oposición que desde 2008 han salido a la palestra, situándose en el centro del debate público, quizá el más sorprendente sea el renacimiento de un feminismo militante, aunque nunca se hubiera difuminado por completo; el empoderamiento de las mujeres viene siendo desde hace mucho tiempo un mantra del establishment global.

Sin embargo, los indicios de que algo nuevo estaba bullendo se habían multiplicado en las protestas estudiantiles de Estados Unidos y el Reino Unido en 2010 y en las acampadas de 2011 del movimiento de los indignados en la Puerta del Sol y de Occupy Wall Street en Zuccotti Park. En India, las asambleas masivas registradas en 2012 para condenar la violación en grupo de Jyoti Pandey y los flash-mobs feministas han puesto un dique a las operaciones de control moral de los fundamentalistas hindutva. En 2014 las protestas contra las agresiones sexuales en los campus estadounidenses colma- ron de modo incesante los medios de comunicación neoyorquinos; en Brasil, treinta mil mujeres negras tomaron la capital en 2015 para mani- festarse contra la violencia sexual y el racismo, pidiendo la destitución del corrupto presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha; en agosto de ese mismo año, la quinta Marcha das Margaridas reunió a más de cincuenta mil mujeres del campo en Brasilia. En Argentina, las activistas feministas contra la violencia doméstica estuvieron a la vanguardia de las protestas contra la terapia de choque de Macri. En China, la detención en 2015 de cinco jóvenes –miembros de Activismo Feminista Joven, una coalición on line que viene jugando al gato y el ratón con las autoridades– cuando se disponían a cubrir de pegatinas contra la violencia sexual el transporte público de Beijing, tuvo como res- puesta más de dos millones de peticiones firmadas en la red, pidiendo su inmediata puesta en libertad.

En enero de 2017 un «feminismo del 99 por 100» reunió en diversas ciu- dades estadounidenses a cientos de miles de mujeres contra el gobierno recién estrenado de Trump. En Polonia, las protestas masivas de las mujeres obligaron al gobierno de Ley y Justicia a renunciar a endurecer la ya restrictiva ley del aborto. En Italia, España y Portugal, se produjeron grandes marchas contra la violencia doméstica y la precariedad econó- mica. El 8 de marzo de 2017 todos esos movimientos confluyeron para volver a poner el Día Internacional de la Mujer en el calendario radi- cal, con manifestaciones y huelgas en tres continentes. La aparición de #MeToo en octubre de 2017 y las convulsiones que le han seguido son solo los últimos de toda una serie de acontecimientos masivos acaecidos en el mundo entero (…)

Fuente original de texto: http://newleftreview.es/

Descargar Texto Susan Watkins: ¿Qué Feminismos?

Anuncios

Entra en vigor el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en Europa

Patricia del Águila Barbero   El economista

Tras dos años de periodo transitorio, la nueva normativa de Protección de Datos entró en vigor el viernes en Europa. Llega con novedades. Las empresas tienen que tomárselo en serio si no quieren asumir sanciones por su incumplimiento que pueden llegar a 20 millones de euros o el 4% de la facturación anual global de la compañía, optándose por la mayor cuantía, o en casos de menos gravedad la multa podría ser de hasta 10 millones de euros o el 2% del volumen de negocio anual global. El nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) supone un antes y un después para la cultura social y empresarial europea en materia de protección de datos, pues pasamos de un modelo meramente reactivo a uno preventivo, y de responsabilidad activa. “Europa reafirma su soberanía digital y se prepara para la era digital”. Así dio el miércoles la bienvenida al nuevo Reglamento la secretaria de Justicia de la Unión Europea, Vera Jourová.

El RGPD es una norma directamente aplicable, sin moratoria alguna, que no requiere de normas internas de transposición ni tampoco, en la mayoría de los casos, de normas de desarrollo o aplicación. Por ello, los responsables deben ante todo asumir que la norma de referencia es el RGPD y no las normas nacionales, como venía sucediendo hasta ahora con la Directiva 95/46. No obstante, la ley que sustituirá a la actual Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) sí podrá incluir algunas precisiones o desarrollos en materias en las que el RGPD lo permite, aunque aún se encuentra en trámite por el Consejo de los Diputados. Seguir leyendo “Entra en vigor el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en Europa”

El ciclo dependiente cuarenta años después (Descargar Texto)

Claudio Katz   ClaudioKatz/LaHaine

Una variedad de procesos define actualmente el status de los distintos países en la jerarquía global. El lugar en la división del trabajo es el principal condicionante histórico de una ubicación estrechamente conectada al valor de la fuerza de trabajo, la dinámica de las transferencias, el destino de la renta, la gravitación geopolítico-militar y el papel de las clases dominantes, burocracias y gobiernos… Esos factores determinan las distancias que separan a los centros avanzados (Estados Unidos) y los nuevos centros (China) de las semiperiferias ascendentes (Corea, Noruega), estancadas (Australia) o de evolución incierta (India). Los mismos elementos inciden en el status de las semiperiferias descendentes (Brasil, México), las nuevas periferias integradas a la globalización productiva (Bangladesh) o los exportadores de productos básicos (Guatemala).

En los años 80 Marini estudió el ciclo dependiente de las economías latinoamericanas. Evaluó la crisis de la industrialización y los desequilibrios comerciales, financieros y productivos de la región (Marini, 2012: 21-23).

Cuarenta años después las mismas contradicciones reaparecen en un nuevo escenario de retroceso fabril, explotación regresiva de los recursos naturales y fragilidad financiera.

En este contexto, los contrapuntos con el Sudeste Asiático sustituyen las viejas comparaciones con el capitalismo metropolitano. Cobran también relevancia los estudios de países que manejan la renta de sus exportaciones primarias. El papel de China despierta más atención que la dominación estadounidense y el devenir de Brasil ya no suscita tanto interés.

Contenido:

  • -Tensiones y crisis
  • -Regresión industrial, obstrucción al consumo
  • -Efectos del extractivismo
  • -Ciclo y crisis
  • -El contraste con Corea
  • -Otras interpretaciones
  • -Otras comparaciones
  • -La relación con China
  • -Geopolítica, clases, gobiernos
  • -Determinantes de la dependencia
  • -Propósitos de una reconsideración

Ilustración tomada de: https://www.alainet.org

Texto tomado de: https://katz.lahaine.org

Descargar Texto: El ciclo dependiente cuarenta años después

El Fondo Monetario Internacional, arma absoluta del capital financiero transnacional

Alejandro Teitelbaum Alainet

Un pequeño grupo de países, muy poderosos económicamente, impone al resto del mundo las orientaciones de la política económica. Y en el caso particular de la deuda externa y de las políticas de ajuste sucede lo mismo. De manera que las “recomendaciones” y “principios directores” del FMI no son otra cosa que la coacción ejercida sobre los países que quieren renegociar la deuda u obtener préstamos del sistema financiero internacional, a fin de que adapten su política económica y financiera a los intereses del gran capital transnacional: privatización de los servicios públicos, reducción del gasto social, aumentos de las tarifas de dichos servicios, congelación de los salarios, apertura incondicional de las fronteras a los productos y servicios extranjeros, etc. Son las llamadas “condicionalidades”.

En julio de 1944 la Conferencia Monetaria y Financiera de Bretton Woods acordó la creación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRD). Este último como parte del grupo del Banco Mundial.

Ya en 1943, cuando comenzaba a vislumbrarse el fin de la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses y los ingleses comenzaron a discutir las bases de la organización de la economía mundial en la posguerra. Seguir leyendo “El Fondo Monetario Internacional, arma absoluta del capital financiero transnacional”

A 103 años del genocidio armenio

Alejandro SchneiderHistoriador (UNLP-UBA)

La Izquierda Diario

Valga observar que el genocidio perpetrado durante todos esos años se hizo en abierta complicidad y con el silencio de la iglesia católica y de las potencias europeas; en particular, del Imperio Alemán, aliado a los Otomanos. Los alemanes no sólo proveyeron de armamentos a los turcos sino también hubo oficiales militares que intervinieron como observadores y participantes; entre otros, Ludwig-Maximilian Erwin Richter y Franz von Papen. Ambos, años más tarde, fueron estrechos colaboradores de Adolfo Hitler. No era casual que este último, semanas antes de invadir a Polonia y ordenar su destrucción, en agosto de 1939, pronunció su célebre alocución a sus subordinados: “¿Quién se acuerda del aniquilamiento de los armenios?”. Tampoco era fortuito que esto sucediera, el líder nazi conocía que no hubo agentes disuasivos que impidiesen la masacre cometida por los turcos; además, que no habían prosperados los juicios por esos hechos. De ese modo el genocidio armenio representó la muestra más acabada de la barbarie del capitalismo la cual prosiguió con otros asesinatos masivos como los cometidos por los nacionalsocialistas, los fascistas y el imperialismo yanqui en diversas partes del mundo.

Hace más de un siglo el Estado turco llevó a cabo uno de los primeros grandes genocidios del siglo veinte, durante el mismo fueron desaparecidos, exterminados, deportados, o de algún otro modo, eliminados físicamente más de 1.500.000 armenios.

Contexto histórico

La existencia de los armenios en la estratégica región de los mares Caspio, Negro y Mediterráneo se menciona en diversas fuentes desde el siglo VI antes de Cristo. Un milenio más tarde, la mayor parte de los territorios que ocupaban fueron incorporados al Imperio Otomano, siendo incluidos en una sociedad multiétnica y multireligiosa. Si bien podían profesar su religión, su lengua y su cultura, en cambio tenían un estado de inferioridad en numerosas cuestiones.

A raíz de una serie de transformaciones operadas durante el desarrollo capitalista del imperio en el último cuarto del siglo XIX, los armenios comenzaron a cuestionar su lugar dentro del Estado otomano. Como réplica a estas impugnaciones, el sultanato implementó una drástica y sistemática represión sobre distintas comarcas habitadas por armenios en Zeitun y Sasun, entre 1894 y 1896; posteriormente, las persecuciones se extendieron a Van, Urfa y Constantinopla. El saldo de víctimas de estas masacres se estimó entre doscientos mil y trescientas mil personas.

Estos asesinatos no fueron los únicos. Esta situación sobre la población armenia tendió a agravarse en un contexto signado por la revolución encabezada por el Comité para la Unión y el Progreso (conocidos como los “Jóvenes Turcos”) y por los sucesivos fracasos en la participación turca en el conflicto de los Balcanes y en la Primera Guerra Mundial. En ese escenario el movimiento de los Jóvenes Turcos, tras el golpe de Estado de 1913, adoptó un claro sesgo nacionalista. Seguir leyendo “A 103 años del genocidio armenio”

China y EEUU pugnan por el dominio de los mares. La diplomacia de la cañonera y el fantasma del capitán Mahan (Descargar Texto)

Alfred W. McCoy TomDispatch 

Mientras Trump se mueve dando tumbos de una política exterior a otra, sus almirantes, influidos por las sentencias estratégicas de Mahan, son plenamente conscientes de las obligaciones del poder imperial estadounidense y son francos en su determinación de conservarlo. Sin duda, la expansión naval de China junto con los avances de la flota de submarinos de Rusia, han hecho que la Marina de EEUU diera un fundamental giro estratégico de unas operaciones limitadas contra potencias regionales como Irán a una preparación total para “un regreso a la competición de las grandes potencias”. Después de una radical revisión de sus fuerzas, en 2017, el almirante John Richardson, jefe de operaciones navales, informó de que la “cada vez más moderna armada china” estaba acortando la histórica ventaja estadounidense en el Pacífico. “La competición está en marcha”, alertó, “y el ritmo es dominante. En una pugna cada vez más marcada, el ganador se hace con todo. Debemos sacudirnos cualquier vestigio de comodidad o complacencia”.

Fragmento

Rivalidad de grandes potencias en el siglo XXI

Como señala esa retórica, en el Mar de China Meridional ya hay una aceleración de la competición naval. Apenas el mes pasado, después de un prolongado paréntesis en la patrullas ‘libertad de navegación’, la administración Trump envió el superportaaviones Carl Vinson, con su dotación completa de 5.000 marinos y 90 aviones, a que recorriera el Mar de China Meridional para hacer una visita simbólica a Vietnam, que desde hace tiempo tiene una disputa con China sobre los derechos de explotación petrolífera en esas aguas.

Solo tres semanas después, en unas imágenes satelitales se podía ver un extraordinario “despliegue de poder naval”, es decir, una flota de unos 40 barcos de guerra chinos –entre ellos el portaavionesLiaoning– navegando en ese mismo mar en una formación que se extendía varias millas. Junto con las maniobras organizadas en esas aguas con las marinas de Camboya y Rusia en 2016, está claro que China –como los imperios del pasado– planea utilizar sus cañoneras y sus futuras bases navales para tejer una red de control imperial de hecho en los mares que rodean Asia.

Quienes rechazan la existencia de un desafío del poderío chino nos recuerdan que su armada solo opera en dos de los metafóricos “siete mares”, vale decir, se trata de una pobre imitación del sólido posicionamiento global de la Marina de Estados Unidos. Aun así, la cada vez mayor presencia de China en los océanos Índico y Pacífico tiene implicaciones geoestratégicas de gran alcance para el orden mundial. En una serie de derivaciones, el futuro dominio chino en importantes partes de esos océanos comprometerá la posición estadounidense en las costas del Pacífico, hará añicos el control que hoy tiene de ese determinante extremo de Eurasia y permitirá que China domine ese vasto continente en el que está el 70 por ciento de la población y los recursos del mundo. Tal como una vez advirtió Brzezinski, el fracaso de Washington en el control de Eurasia podría muy bien significar el final de su hegemonía mundial y el surgimiento de un nuevo imperio global basado en Beijing (…)

Traducción del inglés para Rebelión de Carlos Riba García

Descargar Texto: China y EEUU pugnan por el dominio de los mares

Eric Hobsbawm: Prefacio Libro E.P. Thompson “La formación de la clase obrera en Inglaterra” (Descargar Texto)

Fragmento

Este libro tiene un título un tanto tosco, pero que cumple su cometido. Formación, porque es el estudio de un proceso activo, que debe tanto a la acción como al condicionamiento. La clase obrera no surgió como el sol, en un momento determinado. Estuvo presente en su propia formación.

Clase, en lugar de clases, por razones cuyo examen es uno de los objetivos del libro. Existe, por supuesto, una diferencia. «Clases» es un término descriptivo, que elude tanto como define. Pone en el mismo saco de manera imprecisa un conjunto de fenómenos distintos. Aquí había sastres y allí tejedores, y juntos componían las clases.

Por clase, entiendo un fenómeno histórico que unifica una serie de sucesos dispares y aparentemente desconectados, tanto por lo que se refiere a la materia prima de la experiencia, como a la conciencia. Y subrayo que se trata de un fenómeno histórico. No veo la clase como una «estructura», ni siquiera como una «categoría», sino como algo que tiene lugar de hecho —y se puede demostrar que ha ocurrido— en las relaciones humanas.

Todavía más, la noción de clase entraña la noción de relación histórica. Como cualquier otra relación, es un proceso fluido que elude el análisis, si intentamos detenerlo en seco en un determinado momento y analizar su estructura. Ni el entramado sociológico mejor engarzado puede darnos una muestra pura de la clase, del mismo modo que no nos puede dar una de la sumisión o del amor. La relación debe estar siempre encarnada en gente real y en un contexto real. Además, no podemos tener dos clases distintas, cada una con una existencia independiente, y luego ponerlas en relación la una con la otra. No podemos tener amor sin amantes, ni sumisión sin siervos. Y la clase cobra existencia cuando algunos hombres, de resultas de sus experiencias comunes —heredadas o compartidas—, sienten y articulan la identidad de sus intereses a la vez comunes a ellos mismos y frente a otros hombres cuyos intereses son distintos —y habitualmente opuestos— a los suyos. La experiencia de clase está ampliamente determinada por las relaciones de producción en las que los hombres nacen o en las que entran de manera involuntaria. La conciencia de clase es la forma en que se expresan estas experiencias en términos culturales: encarnadas en tradiciones, sistemas de valores, ideas y formas institucionales. Si bien la experiencia aparece como algo determinado, la conciencia de clase no lo está. Podernos ver una cierta lógica en las respuestas de grupos laborales similares que tienen experiencias similares, pero no podemos formular ninguna ley. La conciencia de clase surge del mismo modo en distintos momentos y lugares, pero nunca surge exactamente de la misma forma (…)

Texto tomado de: http://theomai.unq.edu.ar/

Descargar Texto: Eric Hobsbawm: Prefacio Libro E.P. Thompson “La formación de la clase obrera en Inglaterra”