Eric Hobsbawm: Prefacio Libro E.P. Thompson “La formación de la clase obrera en Inglaterra” (Descargar Texto)

Fragmento

Este libro tiene un título un tanto tosco, pero que cumple su cometido. Formación, porque es el estudio de un proceso activo, que debe tanto a la acción como al condicionamiento. La clase obrera no surgió como el sol, en un momento determinado. Estuvo presente en su propia formación.

Clase, en lugar de clases, por razones cuyo examen es uno de los objetivos del libro. Existe, por supuesto, una diferencia. «Clases» es un término descriptivo, que elude tanto como define. Pone en el mismo saco de manera imprecisa un conjunto de fenómenos distintos. Aquí había sastres y allí tejedores, y juntos componían las clases.

Por clase, entiendo un fenómeno histórico que unifica una serie de sucesos dispares y aparentemente desconectados, tanto por lo que se refiere a la materia prima de la experiencia, como a la conciencia. Y subrayo que se trata de un fenómeno histórico. No veo la clase como una «estructura», ni siquiera como una «categoría», sino como algo que tiene lugar de hecho —y se puede demostrar que ha ocurrido— en las relaciones humanas.

Todavía más, la noción de clase entraña la noción de relación histórica. Como cualquier otra relación, es un proceso fluido que elude el análisis, si intentamos detenerlo en seco en un determinado momento y analizar su estructura. Ni el entramado sociológico mejor engarzado puede darnos una muestra pura de la clase, del mismo modo que no nos puede dar una de la sumisión o del amor. La relación debe estar siempre encarnada en gente real y en un contexto real. Además, no podemos tener dos clases distintas, cada una con una existencia independiente, y luego ponerlas en relación la una con la otra. No podemos tener amor sin amantes, ni sumisión sin siervos. Y la clase cobra existencia cuando algunos hombres, de resultas de sus experiencias comunes —heredadas o compartidas—, sienten y articulan la identidad de sus intereses a la vez comunes a ellos mismos y frente a otros hombres cuyos intereses son distintos —y habitualmente opuestos— a los suyos. La experiencia de clase está ampliamente determinada por las relaciones de producción en las que los hombres nacen o en las que entran de manera involuntaria. La conciencia de clase es la forma en que se expresan estas experiencias en términos culturales: encarnadas en tradiciones, sistemas de valores, ideas y formas institucionales. Si bien la experiencia aparece como algo determinado, la conciencia de clase no lo está. Podernos ver una cierta lógica en las respuestas de grupos laborales similares que tienen experiencias similares, pero no podemos formular ninguna ley. La conciencia de clase surge del mismo modo en distintos momentos y lugares, pero nunca surge exactamente de la misma forma (…)

Texto tomado de: http://theomai.unq.edu.ar/

Descargar Texto: Eric Hobsbawm: Prefacio Libro E.P. Thompson “La formación de la clase obrera en Inglaterra”

Anuncios

Mike Davis: El año 1960 (Descargar)

New Left review 108

Edward P. Thompson caracterizó la década de 1950 como la «década apática», al constatar cómo la gente «buscaba soluciones privadas para las calamidades públicas». «Las ambiciones privadas –escribió– han desplazado las aspiraciones sociales. Y la gente ha llegado a sentir las injusticias que sufre como asuntos personales, entendiendo del mismo modo los daños a otros como algo que sólo concierne a esos otros. Si se establece una conexión entre ambas percepciones, la gente tiende a sentirse –en la apatía reinante– impotente para intentar cualquier cambio»1 . El año 1960 siempre será recordado por el nacimiento de una nueva conciencia social que repudiaba esa cultura de apatía moral alimentada por una resignada impotencia. «Nuestra tarea política –escribió el veterano pacifista A. J. Muste por aquel entonces– consiste precisamente, en la magnífica formulación de Martin Buber, en “hundir el arado del principio normativo en el duro suelo de la realidad política”». El método debía ser la acción directa, no violenta y decidida.

Empujando el arado iban en cabeza los estudiantes negros del Sur, en un movimiento que acabó extendiéndose a un centenar de ciudades y campus universitarios y cuyos dirigentes adoptaron en abril de aquel año el nombre de Student Nonviolent Coordinating Committee (sncc). En Carolina del Norte comenzaron en febrero, como protestas silenciosas, las sentadas en el comedor de Greensboro, que pronto se convirtieron en truenos que anunciaban la llegada de una generación nueva e intransigente a la primera línea de la batalla contra la segregación. La continua erupción de protestas estudiantiles en todo el Sur revitalizó el debilitado movimiento liderado por Martin Luther King y tuvo un pronto eco en el Norte con la creación de piquetes, la organización de boicots y el desarrollo del Congress of Racial Equality (core) 2 . Al mismo tiempo iba creciendo rápidamente la Nación del Islam y la poderosa voz de Malcolm x comenzaba a ser escuchada en todo el país. Por otra parte, a medida que Estados Unidos continuaba instalando misiles balísticos intercontinentales en Europa, la creciente revuelta contra las armas nucleares señaló, como expresó Lawrence Wittner, «el fin del bloqueo de la Guerra Fría para sectores considerables de la población estadounidense. En 1960 el movimiento por la paz se había restablecido como un movimiento social significativo», y lo mismo podía decirse del activismo estudiantil y del profesorado radical en algunas de las principales universidades de la Guerra Fría. Las organizaciones universitarias progresistas, como slate en Berkeley –precursora del Free Speech Movement– y voice en Ann Arbor, rompieron espectacularmente el hielo de la apatía estudiantil, mientras que Studies on the Left (fundada en 1959 en Madison) y New University Thought (1960) dieron voz a lo que todos llamaron pronto la Nueva Izquierda.

Texto tomado de: http://newleftreview.es/

Descargar Mike Davis: El año 1960

Revolución industrial 4.0. La robotización amenaza a uno de cada siete puestos de trabajo en todo el mundo

Diego Herranz     Público

La Industria 4.0, germen de la digitalización, nació en Alemania en 2011. El término lo acuñó y popularizó Henning Kagermann, responsable de la Academia Nacional Alemana de Ciencia e Ingeniería (Acatech), para describir una iniciativa gubernamental de renovación de la política de innovación industrial. Desde su nacimiento, emporios como BASF, Bosch, Daimler, Klöckner & Co, Trumpf o Deutsche Telekom iniciaron un camino de no retorno. Al que se unieron, algo más tarde Siemens o, fuera de Alemania, General Electric y, casi sin excepción, las principales marcas de automoción. Hasta contabilizar alrededor de 2.000 compañías de 26 naciones, que fueron catalogadas por centros de investigación como líderes en economía digital, al inicio de 2016. Estados Unidos, Japón, China, Reino Unido y los países nórdicos acompañan a la locomotora de la UE en el top-tende latitudes que han dejado atrás la tercera revolución, la de la informática, de la segunda mitad del siglo pasado, que siguió a la primera, la mecánica, del Siglo XVIII, y a la segunda, de la proliferación de la energía eléctrica, de finales del XIX y principios del XX.

La OCDE no tiene dudas. El proceso de digitalización, la Cuarta Revolución Industrial, la 4.0 —entre cuyos parámetros esenciales está la robotización y, por ende, la transformación de los modelos productivos hacia la automatización—, transformará de forma significativa las actuales plantillas de trabajadores. A lo largo y ancho de todo el mundo. Su diagnóstico, publicado a comienzos de este mes, no deja mucho resquicio a las dudas: los robots harán que se pierdan casi 66 millones de empleos. Al menos. Y en un margen temporal corto, de apenas un decenio. En términos más elocuentes, esta sustitución de plantilla supone uno de cada siete trabajos actuales. Focalizadas de forma mayoritaria, en las potencias industrializadas. En concreto, en sus 32 países asociados. Aunque este fenómeno no se circunscribe sólo a este think-tank, considerado de las economías de rentas altas. También afecta a ciertos mercados emergentes —en especial, en China o India—, que han dado un salto hacia la Industria 4.0 sin precedentes.

En su reciente informe, los expertos de esta institución multilateral asegura que el 14% de los puestos laborales de sus socios se pueden catalogar de “altamente automatizables” y que el 32% de sus mercados de trabajo se verán sometidos a cambios considerables. En concreto, a un giro en sus habilidades técnico-profesionales, lo que les exigirá someterse y aprobar cursos de adaptación y readecuación de conocimientos. Impartidos de manera interna por sus empresas o en cooperación con el mundo académico y el entramado institucional del país. Es decir, con una estrategia gubernamental que integre participación académica, subvenciones estatales y la aportación del road map profesional que demandarán las empresas y que debe partir desde las patronales. Seguir leyendo “Revolución industrial 4.0. La robotización amenaza a uno de cada siete puestos de trabajo en todo el mundo”

Arte, política y memoria en América Latina (Descargar)

Natalia Aguerre. [Coordinadora]

Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano. N 54

CLACSO. https://www.clacso.org.ar/

Buenos Aires. Marzo de 2018

Fragmento

El cuestionamiento permanente de los artistas da lugar no a un solo muralismo en singular sino a muralismos variados que cumplen con funciones sociales diversas: comunicativa, político-ideológica, de agitación y propaganda, de expresión comunitaria, pedagógica, de demarcación territorial, incluso decorativa en espacios comunes, que exigen definir su particular proceso de producción para lograr su propósito comunicativo. El arte, así concebido, es campo de crítica histórica y de dimensión vital en lo cotidiano; vehículo y herramienta privilegiada para el encuentro de lo común por la afectación sensible que, deseablemente, contribuirá a erigir una subjetividad nueva y en el mejor de los casos, alimentará la acción social colectiva.

Contenido:

  1. La Revolución Mexicana y el Arte Popular Colombiano
  2. Arte público y Muralismo
  3. El cine de Fernando de Fuentes Y Raymundo Gleyzer
  4. El Arte ArquitectónicoBibliografía

Descargar Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano. N 54

La tentación argentina por el método Facebook-Cambridge Analytica

Aram Aharonian  Rebelión

Cambridge Analytica es la presencia estadounidense del grupo británico SCL (Strategic Communications Laboratory) dedicado a la llamada propaganda militar que se presenta como ” una agencia global de gestión electoral”. Aparece con ese nombre en 2005 anunciando sus servicios de operaciones de influencia, guerra psicológica y diplomacia pública que incluyen la gestión de crisis como epidemias o golpes de estado, a través de sus centros de control para vigilar e incluso influir en los medios (…) El analista Eduardo Febbro, en El liberalismo coloniza en la red, señala que no cabe ni la más remota duda de que en la Argentina, Facebook ha servido y sirve con los mismos fines al liberalismo gobernante… “ Estamos ante una alianza liberal ultra conservadora pactada entre sectores políticos y compañías tecnológicas. Es una guerra ideológica sin bombas y debemos dejar de ser los corderos inocentes que contribuyen a las victorias de sus verdugos”

La compañía británica Cambridge Analytica, que trabajó en favor de la candidatura de Donald Trump y ha sido cuestionada por cientos de campañas sucias, también habría buscado influir en los comicios en Argentina, donde su gobierno acaba de poner en funcionamiento la Unidad de Opinión Pública para “monitorear” la gestión gubernamental y “recabar información” de los ciudadanos.

La tentación de macrismo de usar los mismos métodos de Trump son muy grandes, máxime cuando un informe de Amnistía Internacional sacó a la luz los ciberataques contra todo aquel que critique o tenga un discurso distinto a las políticas de Cambiemos, el partido del presidente Mauricio Macri: “El ataque a posiciones críticas amenaza la libre circulación de información, ideas y opiniones y viola la libertad de expresión”

El informe indica que personas defensoras de los derechos humanos y periodistas sufren “acoso serial” desde cuentas en las redes sociales vinculadas con el Gobierno. El objetivo, “no solo (consiste en) descalificar a los objetos directos de la agresión”, sino que también sirve “como un dispositivo de disciplinamiento del resto de la sociedad, que es disuadida de poner en circulación opiniones e ideas que provocan el acto reflejo del hostigamiento en las redes”.

En los ataques en las redes se usan varios métodos, como el uso de los troles (cuentas cuyo registro violento bloquea el debate y desvía la conversación), bots (programas robots, cuentas parcial o totalmente automatizadas en sus interacciones) y la difusión de información falsa (fake news). Tras la creación de la Unidad de Opinión Pública, no serí a descartable que se intente poner en marcha un plan similar al de Cambridge Analytica.

En la emisión de un programa especial de Chanel 4, del Reino Unido, se mencionó a Argentina como uno de los lugares donde se realizaron esas operaciones. Durante el informe televisivo se señaló que “en las reuniones, los ejecutivos se jactaron de que Cambridge Analytica y su empresa matriz Strategic Communications Laboratories (SCL) habían trabajado en más de 200 elecciones en todo el mundo, incluidas las de Nigeria, Kenia, República Checa, India y Argentina”.

La investigación es irresistible para la prensa la tecnológica: una pequeña empresa de origen británico con una herramienta demográfica capaz de segmentar los mensajes a los electores individualmente pudo ser instrumental, no sólo en la victoria de Donald Trump en EEUU, sino previamente en la campaña del Brexit en el Reino Unido.

Su tecnología le permitió crear un perfil psicológico personalizado de los votantes para ajustar los mensajes de la campaña exactamente a sus intereses y gustos particulares, proporcionando así el margen clave para estas sensacionales victorias.

Los servicios de la empresa sirvieron para identificar partidarios, persuadir a votantes indecisos y fomentar la participación electoral. Además permitieron que el candidato obtuviese más dinero en pequeñas donaciones que ningún otro político republicano en la historia. Seguir leyendo “La tentación argentina por el método Facebook-Cambridge Analytica”

Karl Marx. La lucha de clases

Nocierreslosojos Grupo Akal

«La historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días es la historia de las luchas de clases»

Según afirma Marx, la tensión y el conflicto entre las clases sociales resultan inevitables, y por consiguiente, así como el feudalismo había sido reemplazado, lo sería la sociedad capitalista y la burguesía dominante. Algún día, el proletariado controlaría la sociedad, tras haber acabado con el sistema que lo había engendrado.

Enfoque

  • Conflicto de clases
  • Fechas clave
  • 1755 Jean-Jacques Rousseau identifica la propiedad privada como la fuente de todas las desigualdades.
  • 1807 Georg Hegel interpreta el progreso histórico en Fenomenología del espíritu.
  • 1819 Henri de Saint-Simon lanza la revistaL’Organisateur para promover sus ideas socialistas.
  • 1845 En Situación de la clase obrera en Inglaterra,Friedrich Engels describe la división de la sociedad capitalista en dos clases sociales.
  • 1923 Se funda el Instituto de Investigación Social, que atrae a un importante número de intelectuales marxistas a la Universidad de Fráncfort.

Karl Marx

Considerado uno de los padres fundadores de la sociología, Karl Marx fue también un economista, político, filósofo e historiador influyente. Nació en Tréveris (Alemania) y por insistencia de su padre, abogado, estudió derecho en lugar de filosofía y literatura como deseaba, en la Universidad de Bonn y después en Berlín, donde se interesó por Hegel.

Después de doctorarse en la Universidad de Jena en 1841, trabajó como periodista en Colonia y se trasladó a París, donde desarrolló sus teorías económicas, sociales y políticas en colaboración con Friedrich Engels. En 1845 ambos redactaron el Manifiesto comunista. El fracaso de las revoluciones europeas de 1848 obligó a Marx a refugiarse en Londres. A la muerte de su esposa en 1881, su salud se deterioró, y murió dos años después, a los 64 años.

Obras principales

  • 1848 Manifiesto comunista.
  • 1859 Contribución a la crítica de la economía política.
  • 1867 El capital (volumen I).

Seguir leyendo “Karl Marx. La lucha de clases”

Las nuevas dictaduras latinoamericanas (Descargar Texto)

Jorge Beinstein   Rebelión

 

La formación y encumbramiento de esas élites latinoamericanas son el resultado de prolongados procesos de decadencia estructural y cultural, de un subdesarrollo que incluyó hace ya varias décadas componentes parasitarias que se fueron adueñando del sistema, lo fueron carcomiendo, envenenando, pudriendo, siguiendo la lógica sobredeterminante del capitalismo global, no de manera mecánica sino imponiendo especificidades nacionales propias de cada degeneración social (…) Algunos autores se refieren al fenómeno calificándolo de “neoliberalismo tardío”, algo así como un regreso a los paradigmas ideológicos neoliberales que tuvieron su auge en los años 1990 pero en un contexto global desfavorable a ese retorno (ascenso del proteccionismo comercial, declinación de la unipolaridad en torno de los Estados Unidos, etc.). Nos encontraríamos entonces frente a una aberración histórica, un contrasentido económico y geopolítico protagonizado por círculos dirigentes empecinados en su subordinación al Imperio norteamericano, interrumpiendo la marcha normal, racional, progresista y despolarizante que predominaba en América Latina. Las derechas latinoamericanas se encontrarían embarcadas en un proyecto a contramano de la evolución del mundo.

Contenido:

  • -El ascenso autoritario
  • -Principales características
  • -Capitalismo de desintegración
  • -Reacciones populares y profundización de la crisis
  • -Notas

Descargar Texto: Las nuevas dictaduras latinoamericanas