Marielle Franco: Después del golpe. Movilicemos la creatividad política de las favelas brasileñas (Descargar Texto)

Enlace corto: https://wp.me/p7MOby-97v

La crisis de Brasil contemplada desde la perspectiva de las favelas tras la subida de Temer al poder. Análisis del componente de género en las condiciones de las periferias – ahora sometidas a un doble asalto – y el potencial de movilización de éstas contra la oleada conservadora.

Juliana Neuenschwander, Marcus Giraldes

New Left Review 110 Mayo – Junio 2018

Este artículo pretende analizar las condiciones sociales de las mujeres brasileñas en el contexto de esta coyuntura, teniendo presente tres elementos. En primer lugar, la amplia variedad de posiciones de las mujeres en una ciudad como Río, de sus horizontes culturales y perspectivas del mundo, de sus vidas diarias y actividad política y de sus situaciones sociales. En segundo lugar, considerando las desigualdades a las que hacen frente las mujeres negras de las favelas, que las diferencian de las mujeres de otros estratos sociales, como aquellas que pertenecen a la clase media o no trabajan para ganarse la vida. En este sentido, más allá de analizar la posición de las mujeres en general, mi principal preocupación aquí es identificar a esas mujeres que no solo sufren el machismo institucional de la sociedad brasileña, sino también el impacto del racismo estructural que es hegemónico en el país. Finalmente, quiero llamar la atención sobre las mujeres que trabajan en las condiciones de mayor pobreza y precariedad laboral. En estos grupos se incluye la mayoría de las mujeres de las favelas y de otros distritos urbanos marginales que, a pesar de todo, siguen siendo una poderosa fuerza creativa e inventiva y que demuestran una notable capacidad para superar sus circunstancias mediante sus luchas diarias y sus formas de organización local. A través de estas múltiples actividades es como las mujeres han adquirido un papel central en ciudades como Río de Janeiro.

Fuente original del texto: http://newleftreview.es

Descargar texto: Marielle Franco: Después del golpe

Grecia: Zona fronteriza. (Descargar Texto)

Reflexionando sobre el arte de la guerra, el verdadero motor de la política tal como lo define en El príncipe, Maquiavelo señaló que un paisaje no se ve igual desde lo alto de una montaña que desde la llanura1 . Lo mismo ocurre con las relaciones entre las configuraciones territoriales políticas y económicas: el punto de vista que uno adopta puede ofrecer una nueva perspectiva. El de una formación nacional en particular, la griega, puede ofrecer ventajas para tratar de captar algunas de las tendencias más amplias que afectan al mundo en el que vivimos. Grecia es ciertamente un país pequeño; pero, en virtud de su situación geopolítica, cultural y económica, es un puesto avanzado de Europa y, por lo tanto, también es su frontera. Verla así permite entenderla como un punto permanente de delimitación y contacto entre «Europa» –pero también, y la distinción es significativa, la Unión Europea– y su exterior: el Otro contra el que Europa se define y se construye a sí misma.

Grecia se encuentra en la intersección de al menos tres regiones de importancia mayor: los Balcanes, el sur de Europa y el Mediterráneo oriental. Seguir leyendo “Grecia: Zona fronteriza. (Descargar Texto)”

Perry Anderson: HOMELAND. La política interna de Estados Unidos (Descargar Texto)

La escena política estadounidense en el nuevo milenio se suele pintar con brillantes colores (…) Para un observador más ecuánime de la política estadounidense, la línea es más fiable que el color. Son los parámetros subyacentes del sistema, caracterizados por esos episodios los que requieren atención, entre estos se pueden discernir cuatro que resultan determinantes. El primero, y de lejos el más fundamental, es el régimen histórico de acumulación que determina la rentabilidad del capital y la tasa de crecimiento de la economía1 . El segundo son los cambios estructurales en la sociología del electorado distribuido entre los dos grandes partidos políticos. El tercero son las mutaciones culturales del sistema de valores a lo largo y ancho de la sociedad. El cuarto y último –residual– son los objetivos de las minorías activas de la base de votantes de cada partido. El resultado político en cada momento determinado se puede describir, a grandes rasgos, como resultante de ese desigual cuarteto de fuerzas motrices.

Lo que permanece inalterado es, por otra parte, el universo ideológico monocromático en el que está incrustado el sistema: un orden capitalista inamovible, sin asomo de flaquezas socialdemócratas ni de organización política independiente de los trabajadores2 . Los dos partidos que lo ocupan, republicano y demócrata, han intercambiado bases sociales y regionales más de una vez desde la Guerra de Secesión, sin cuestionar en absoluto el dominio del capital. Seguir leyendo “Perry Anderson: HOMELAND. La política interna de Estados Unidos (Descargar Texto)”

La hegemonía en el sistema-mundo. Immanuel Wallerstein

No Cierres los ojos Grupo Akal

Hasta ahora ha habido tres poderes hegemónicos en la historia del sistema-mundo moderno. Las Provincias Unidas de los Países Bajos fueron brevemente la potencia hegemónica a mediados del siglo XVII, desde 1648 hasta el decenio de 1660. El Reino Unido fue el poder hegemónico durante un lapso ligeramente mayor en el curso del siglo XIX, desde 1815 hasta 1848 o tal vez un poquito más. Estados Unidos fue potencia hegemónica a mediados del siglo XX, de 1945 a 1967/1973.

Después de la hegemonía holandesa las dos potencias que contendieron por la sucesión fueron Inglaterra y Francia. Tras la hegemonía británica los dos poderes fueron Estados Unidos y Alemania. Después de la hegemonía estadounidense los dos poderes fueron una estructura emergente en el noreste de Asia (Japón-Corea-China) y una Unión Europea todavía estabilizada solo en parte.

 Immanuel Wallerstein

Ocho años después de que Wallerstein concluyese el volumen I de su obra El moderno sistema mundial, en 1980 publica el segundo volumen cuyo título es El mercantilismo y la consolidación de la economía-mundo europea, 1600-1750. En el volumen I planteó el argumento básico de la obra en su conjunto y concluyó con un repaso de las transformaciones durante el largo siglo XVI: la economía-mundo capitalista existió solo en una parte del globo, esencialmente en Europa occidental y algunos lugares de América. El volumen II es la historia de la consolidación de la economía-mundo europea en un período que va de 1600 a 1750 y procura explicar cómo respondieron los capitalistas de diferentes zonas de la economía-mundo al fenómeno del crecimiento lento global. Seguir leyendo “La hegemonía en el sistema-mundo. Immanuel Wallerstein”

La Colombia del 2018 al 2022: gobernabilidad, guerra y coca (Descargar Texto)

Cristian Camilo Barrera  Rebelión

Iván Duque, candidato del denominado Centro Democrático, partido político creado por el ex presidente Álvaro Uribe en el 2013 ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales el domingo 17 de junio de 2018.
Duque, más que el heredero del capital simbólico de Uribe, es el paladín del grupo terrateniente, mafioso y ganadero que movió sus influencias y poder para hacerlo candidato y luego presidente. Duque no representa al conjunto de la ciudadanía y tampoco es heredero de una corriente política tradicional del país, él solo representa a esos poderes que han acumulado y escalado importantes escenarios dentro de la institucionalidad y en los territorios en menos de dos décadas.

Resulta importante resaltar como en la elección de Duque como presidente se manifiesta de manera evidente un patrón histórico del poder político estatal en Colombia, donde se entrecruza y encuentra un complejo híbrido entre lo legal y lo ilegal, ya que si bien las funciones del nuevo presidente deberán dar cuenta de lo institucional y lo legal, al tiempo él representa y está muy bien respaldado por poderes ilegales que son efectivos donde el Estado se aleja totalmente de esa ficción idealizada como forma de organización política que funciona y opera en función de lo púbico y la ciudadanía, y en lugar de existir como un ente neutral, es en realidad un aparato amarrado por un poder mafioso que regula y administra a su conveniencia las funciones, los beneficios y los castigos (…)

Descargar Texto: La Colombia del 2018 al 2022: gobernabilidad, guerra y coca

Artículo relacionado:

El triunfo del uribismo y los dilemas de la paz neoliberal

Cuba: ¿Socialismo sin anticapitalismo? La cuadratura del círculo

La transición socialista que no plantee sus bases anticapitalistas solo alcanzará la cuadratura del círculo (…) Estos no son debates nuevos, los mismos están desglosados desde la década del 20 en la Rusia soviética. Asuntos como las formas de propiedad, el uso del dinero, la ley del valor y el mercado, las distintas formas de incentivar el trabajo, redundan en tensión permanente entre el nuevo orden que no acaba de nacer y el viejo orden que no acaba de morir.

Ariel Dacal Díaz

La Tizza

Ponencia presentada por el autor en la Mesa de Debate: Marx y una economía política para la transición socialista, Instituto Cubano de Investigación Cultural “Juan Marinello”, 16 de mayo, 2018.

Pareciera que el problema fundamental de Cuba es económico, y por tanto debería centrar toda nuestra atención. Pero, ¿qué es lo económico? Contrario a esa idea, pareciera que el problema es político, y que este debería ser nuestro enfoque prioritario. Pero, ¿qué es lo político?

Para comprender la realidad cubana, ambos referentes tienen limitado alcance interpretativo el uno sin el otro. Sin embargo, ambos cobran sentido al preguntarles ¿a qué proyecto social sirven?, ¿a qué condición del ser humano tributan?, ¿a qué comprensión sobre la naturaleza responden?

El modo de relación entre lo natural, lo social y lo humano tiene carácter histórico concreto. Épocas, sistemas, modelos, cosmovisiones e ideologías dan cuenta del largo tránsito de lo económico y lo político como soluciones a esa relación. Tránsito que ha dejado, esencialmente, una traza de disputas antagónicas entre la libertad y la opresión, la que desde hace un buen tiempo se polariza entre dos referentes: el capitalismo y el comunismo.

Las líneas gruesas de la teoría sobre la transición al comunismo enmarcan un proceso histórico contrario a las relaciones de producción capitalistas. Este pretende superar la contradicción entre el creciente carácter social de la producción y la apropiación privada de la riqueza por una minoría, y supone el avance del control político de la clase trabajadora en su condición de productora y propietaria colectiva. En una formulación más abstracta, busca dirimir el conflicto entre el Capital y el Trabajo. Seguir leyendo “Cuba: ¿Socialismo sin anticapitalismo? La cuadratura del círculo”

¿Fin del Unipolarismo Occidental?

Wim Dierckxsens, Walter Formento Alainet

Desde el fin de la guerra fría, con la ´caída´ de la URSS entre1991, la política de decisiones unilaterales (sin consultar ni consensuar con RU, Alemania, Francia) del unipolarismo financiero continental de Washington ha sido la regla y las ´sanciones´ han sido parte integral de la política exterior de EUA, impuestas incluso a pesar del Consejo de Seguridad de la ONU, en lugar de la diplomacia que fue la regla entre el fin de la guerra de Vietnam (1973) y los últimos años anteriores a 1991. Ejemplos claros de ello son las sanciones a Rusia, Irán, Yugoslavia, Corea del Norte y Venezuela.

El acuerdo nuclear con Irán firmado en julio de 2015 por EUA (Obama), China, Francia, Inglaterra, Rusia y Alemania, llamado Irán y el 5+1, fue ´roto´ unilateralmente en mayo de 2018 por EUA (Trump). El presidente de China criticó la “decisión unilateral” de EUA y señaló que su gobierno trabajará con Rusia para preservar el acuerdo nuclear. Ante la ruptura del acuerdo con Irán de Trump, los miembros de la Organización para la Cooperación de Shanghái (OCS) consideraron inmediatamente otorgar la membrecía a Irán, que hasta la fecha participaba como país observador, y que recibió para ello, el 10 de junio de 2018, el pleno apoyo de China y Rusia. Lo cual fue una demostración de apoyo total a Irán (y con ello al acuerdo de uso “exclusivamente pacífico” de la energía nuclear1 firmado en 2015) lo que constituye un desafío a EUA, para medir hasta donde avanzara para aplicar sus sanciones. Trump incluso amenazó a los ´socios´ europeos de aplicarles sanciones sino lo siguen, tras retirarse del acuerdo.

Trump con ello tal vez, vuelve a poner a Alemania, RU y Francia ante la opción de tener que avanzar con estrategias propias, rompiendo su anterior política subordinada a EUA por lo menos desde los ´acuerdos/imposiciones´ de Bretton Woods, pos-segunda guerra mundial. Amenazas que, llamativamente, no son seguidas de medidas concretas que afecten a los amenazados. Amenazas que sí distraen la atención pública en los Mass-Media y en las redes sociales de comunicación, pero que no tienen su correlato en acciones concretas que afecten a los amenazados sino más bien a las instituciones y acuerdos pro-globalistas como la comisión de DDHH de la ONU, la OTAN, el acuerdo TPP/TIPP/TISA y TLCAN, el Acuerdo de Paris, el financiamiento de paramilitarismo tipo EI-ISIS en Siria.

Los países de la Unión Europea se han comportado como ´vasallos´, hasta la reunión para tratar el Acuerdo de Paris y la de la OTAN en junio 2017, pero ahora han empezado a realizar movidas que ya no están subordinadas ni coordinadas con EUA, como si lo fueron hasta Obama.

La pregunta que nos hacemos es, si al haber desarrollado ya grandes inversiones en Irán, consideran que la situación estratégica ahora permite afirmar sus decisiones, avanzar y no retirarse del acuerdo firmado. Líderes y funcionarios de la Unión Europea afirman que es hora que Europa no represente más los intereses de Washington, sino que luche por sus propios intereses. Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea (gobierno de la UE), afirmó en este contexto que es hora de parar los ataques a Rusia y que Europa debe considerar reconectarse con este país Seguir leyendo “¿Fin del Unipolarismo Occidental?”