Immanuel Wallerstein: Un análisis imprescindible del capitalismo histórico

Luis Roca Jusmet

Rebelión

"El moderno sistema mundial IV. El liberalismo centrista triunfante 1789-1914", Immanuel Wallerstein (Trad. Victoria Schussheim, Siglo XXI)

Obra fundamental y lectura ineludible, El moderno sistema mundial ofrece las claves para comprender la sociedad actual. Ejercicio de erudición único y rigurosísima investigación histórica, esta magna obra de Immanuel Wallerstein es una genuina reconstrucción del pasado del sistema-mundo en que vivimos. En ella, el prestigioso historiador crítico y científico social articula y enlaza, desde una perspectiva global en la que nada es ajeno, cada uno de los hitos que han ido configurando el capitalismo: desde la transformación del modo de producción feudal, sus crisis y periodos de bonanza, pasando por la Revolución industrial, la colonización y la descolonización sin olvidar la Revolución francesa y el nacimiento de las ideologías contemporáneas.

Immanuel Wallerstein es un gigante teórico de nuestro siglo. Defensor de la sociología histórica como unificación de la falsa división entre las ciencias humanas, este profesor americano de Sociología reconocido mundialmente, ha producido una obra escrita fundamental para estudiar lo que llama la economía-mundo capitalista. Lo más relevante de estos estudios es su trabajo continuado, preciso y crítico sobre este moderno sistema mundial del que formamos parte. Se acaba de traducir el tomo IV de la serie, que publicó en versión original el año 2011, con 81 años.

Los anteriores tres libros anteriores del conjunto habían tratado, el primero, sobre la agricultura capitalista y los orígenes de la economía-mundo en la Europa del S.XVI. El segundo sobre el mercantilismo y la consolidación, bajo la hegemonía de las Provincias Unidas, de la economía-mundo europea entre 1600-1750. El tercero se centra en la segunda expansión de la economía-mundo capitalista, ahora bajo la hegemonía de Gran Bretaña, entre 1730 y 1850. La metodología combina el aspecto estructural ( sincrónico) con el histórico ( sincrónico ). Para ello sigue una línea histórica de manera n0 lineal, lo que hace que un libro no empiece exactamente donde acaba el otro. En el libro que nos ocupa su estudio del liberalismo centrista como sistema político y sobre la competencia entre Gran Bretaña y Francia por la hegemonia, abarca desde la Revolución francesa (1789) hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial ( 1914).

El lberalismo será la doctrina dominante en la geocultura porque las dos regiones centrales del sistema-mundo, Gran Bretaña y Francia, crearán Estados liberales. Pero será un liberalismo que a pesar de su retórica universalista querrá transformar la inclusión en exclusión : de las mujeres, las minorías étnico-nacionales, las clases trabajadoras. La construcción del Estado liberal ( entre 1815 y 1830) se da en el marco de importantes conflictos de clases.  El problemas de los notable es justamente como mantener sus privilegios y poder frente a una demandas de soberanía popular que formalmente defendían. El liberalismo era, de hecho, una ideología modelada por múltiples intereses, a veces contrarios. Dentro del término se incluían inicialmente a los mismos radicales como su versión más extrema. Combatían a los conservadores reaccionarios hasta que a medida que iban ganando su filiación de izquierda se debilitaba y empezaban a tener como enemigos principales a los revolucionarios.

Los liberales, en contra del tópico, siempre fueron defensores de un Estado fuerte como garantía de la defensa de la propiedad y de los intereses del gran capital. Precisamente los dos Estados más fuertes de la época ( Gran Bretaña y Francia ) fueron la avanzadilla del centrismo liberal. Entre 1815 y 1848 se perilan ya las tres opciones ideológicas de una manera clara. Las referencias son la comunidad ( conservadores), el individuo ( liberalismo) y la sociedad ( socialistas). Curiosamente tanto conservadores como socialistas se confrontan desde posiciones diferentes al liberalismo individualista, lo cual puede alumbrar sobre la aparición del totalitarismo en el siglo XX.

La relación entre Francia y Gran Bretaña es ambivalente. Por una parte hay una dura competencia por la hegemonía y por otra hay un aprendizaje mutuo para construir este Estado liberal. Este proceso es especialmente complicado porque se da en el contexto de una dura lucha de clases que se desarrolla entre 1830 y 1875. Conflictos más protagonizadas por los artesanos de los talleres fabriles que por los obreros de la gran industria, donde trabajan las mujeres, los niños, los inmigantes y la población rural recién llegada a las ciudades. La economía-mundo capitalista se configura en una profunda y dramática desigualdad. La contradicción es que se da en una sociedad donde este discurso liberal proclama la igualdad en el mercado y ante la ley. Aparece el concepto de nación cívica bajo un ideal de fraternidad, porque la revolución francesa introdujo, y aquí está su carácter revolucionario, un concepto de ciudadanía radical, que constantemente los poderosos intentan dinamitar, básicamente con la diferencia entre ciudadanos activos y pasivos y todo tipo de distinciones binarias. El año 1848 será el de la derrota de las revoluciones en Francia, Bélgica, Alemania, Italia y Hungría, Surgirá la A.I.T., primera Internacional, que incialmente agrupara pocas y débiles organizaciones con objetivos poco claros. Pero aparecerá ya claramente un radicalismo anticapitalista, antisistema y la división, tras un rico debate teórico, entre socialismo ( Marx) y anarquismo ( Bakunin).

Wallersetein analizará otro tema, en el que ha profundizado en diversos lugares, sobre la constitución del saber en las sociedades liberales : división entre filosofía y ciencia, entre ciencias naturales y sociales, y fragmentación de estas últimas.

El libro de Wallerstein es extraordinario por su rigor y claridad exposictiva y ciertamente imprescindible para entender tanto el capitalismo histórico como el significada del liberalismo. Quizás se queda algo corto al poner de manifiesto este lado oscuro del liberalismo. Igual que aconsejo plenamente la lectura de este libro hago lo mismo con otra lectura que me parece perfectamente complementaria y que entra más a fondo en las contradicciones del liberalismo. Se trata del libro”Contrahistoria del liberalismo”, escrito por Doménico Lasurdo ( Viejo Topo), donde profundiza en las hirientes relaciones entre los liberales y su defensa del esclavismo. Esperando, claro, que la edad le permita acabar los dos tomos prometidos : el volumen V, desde 1873 hasta 1968/9 y el VI sobre la crisis estructural del sistema capitalista, desde 1945/ 1968 hasta el presente.

http://www.rebelion.org/

Un comentario en “Immanuel Wallerstein: Un análisis imprescindible del capitalismo histórico

  1. Wallerstein oculta el verdadero actor de la historia del siglo XIX: los especuladores fianacieros ingleses y las aristocracia capitalista inglesa. Napoleion II dfue un chiste de esa arstocracia y ss ejecutorias correspondian a la lucha de los que teniasn como meta deajar a todos los paises como productores de materia `rima y a Inglaterra como manuifacturero del mundo.
    En este setnido Wallerstein trabaja a favor del poder de esa aristocracia.
    Las guerras del siglo XIX fueron realizadas por Inglaterra contra los paisers que querian desarrolllar manufactura. esa fue la única y verdadera causa de los eventos politicos muindiales.
    La oposición a este sdistema de dominación inglés vino de Estados Unidos que junto con la independencia se libera del control ingles del a manufactura y desarrolla su propia mnanufactura, luego es pasto de las ideas inglñesas del Free Trade y pierde sui manufactura, pero emoprende por primera vez los aranceles proteccionistas, en 1823. Esto le permite recuperar la manufactura. Luego la prosperidad adquirida por las mediudas proteciinistas impactan al Aleman Firedrich List, que Escribe su libro, el cual es asumifdo por el Rey Gullermo de Prusia y a su vez Alem,ania se desarrolla con un sistema arancelario. Esto es combatido por inglaterra por mano de au agente Luis Napoleon Bonaparte y por la primera internacional que era fiancviada en Alemania por Napoleom III.
    La guerra de secesión coresponde a un momento de claridad en EEUU . El teórico norteamericano que llevó conscientemente al pueblo de Estados Unidos a superar la aristocracia capitalista inglesa se llamó Henry Charles Carey.
    Todo el discurso de clases sociales es pura basura.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.