Susan Watkins. Apalear a los bedeles (Descargar Texto)

Lectura recomendada: Feminismos en debate: en la dirección equivocada. Por las revistas: Lorna Finlayson

La escritura feminista a partir de la crisis se ha centrado especialmente en la connivencia de las políticas de género con el capitalismo corporativo. Aunque el feminismo liberal aún domina la esfera mediática, nuevas obras teóricas han adoptado un enfoque más crítico, pidiendo «que nos despidamos del feminismo de los consejos de administración», como en la estimulante Introduction, de Lorna Finlayson, para abrazar un «feminismo del 99 por 100 o abogando por el cambio social a gran escala como lo exigen las tecnoutópicas del xenofeminismo. A diferencia de estos planteamientos, Down Girl, de Kane Manne, adopta el rumbo opuesto, argumentando que la opresión que sufren las mujeres mas privilegiadas debería adoptarse como la base de un planteamiento filosófico más eficaz. Su libro empieza con las injusticias sufridas por Ivana Trump y por la exesposa de Steve Bannon y termina con una defensa apasionada de Hillary Rodham Clinton. Puesto a prueba en charlas impartidas en Harvard y Princeton, ensayado en The New York Times y The Huffington Post, Down Girl recibió elogios en The New Yorker y fue alabado en la London Review of Books por su «agudeza y precisión» y por su argumentación iluminadora y minuciosa. ¿Es así?

Susan Watkins   New Left Review 119

Crítica de Susan Watkins al libro ‘Down Girl’, de Kane Manne

A partir de algunas expresiones espectaculares de agresión masculina, Manne se pregunta por qué estos patrones de violencia misógina persisten en sociedades supuestamente pospatriarcales, como la estadounidense o su tierra natal, Australia. Pero Down Girl explícitamente no es una obra de sociología cultural, de historia, de antropología o de estudios de género.

Manne enseña filosofía moral en la Universidad de Cornell y afirma que su libro es el primero que aborda la misoginia dentro de la tradición de la filosofía analítica, ampliando ese enfoque para beber de las bases metaéticas de la moralidad en el orden social y combinándolo con la crítica cultural y la «crítica ideológica». Basándose en lo que ella describe como «mi propia (y muy privilegiada) posición social» pretende proporcionar un esqueleto conceptual que invita a otras mujeres a rellenar de la forma que les parezca más adecuada a su propia posición de clase.

Antes de empezar a rastrear esa lógica, Manne redefine lo que es la «misoginia»: no es un desprecio por el sexo contrario profundamente asentado en el varón ni, como lo planteara el freudismo de la Guerra Fría, una repulsión sociopatológica que procede de la experiencia de una madre hiperdominante; a este fenómeno Manne lo rebautiza como «ginofobia». En lugar de ello, la misoginia debe entenderse como un fenómeno que cumple una función social y no psicológica: se trata de un mecanismo de control, que fuerza el cumplimiento de las normas asimétricas del privilegio de género. Según la economía moral de estas normas, «las mujeres están en deuda con los hombres», los hombres «tienen derecho tácitamente» a apoyarse en las mujeres de su órbita social para su «nutrición, consuelo y cuidado», para el «trabajo sexual, emocional y reproductivo»; si se les deniega este derecho, los hombres pueden sentirse agraviados o decepcionados –a veces de formas asesinas, como fue el caso del estudiante que protagonizó una masacre en Santa Barbara, porque ninguna de las mujeres de su facultad quería acostarse con él (el caso «Isla Vista»). Mientras tanto, las mujeres que violan los roles de donante/receptor, o que toman los bienes del varón (dinero, protección) sin ofrecer reciprocidad en forma de cuidado y consideración, o que buscan las ventajas y los privilegios codificados como masculinos –estatus, liderazgo, riqueza, poder– para sí mismas, se exponen a ser los objetivos de las agresiones misóginas en este sentido de control (…)

Texto original tomado de: https://newleftreview.es/

Descargar Texto Susan Watkins: Apalear a los bedeles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .