Medidas antimonopólicas en EE.UU. y China

¿Qué hay detrás de esta reacción similar de EE.UU y China frente a las prácticas monopólicas?

La construcción social que es el reconocimiento del derecho de propiedad intelectual a las empresas (no necesariamente a los inventores dentro de ellas), ignora o no pondera las distintas contribuciones que aportan los estados. En el caso de las TICs ha dado origen a monopolios que desbordan permanentemente sus esferas originales, impregnando con sus aplicaciones todo el aparato productivo, distributivo y financiero. La fijación de estándares que hacen estos monopolios, tanto americanos como chinos, les garantizan increíbles ganancias. Una vez logrado un estándar es como fijar un derecho de peaje permanente. No hay diez internet, ni muchas opciones a Google, a Microsoft o a cualquiera de los mamuts del sector en Estados Unidos y en China. Son empresas que por su peso económico y posición estratégica obtienen ganancias monopólicas y, como se ha mencionado, pueden condicionar al poder político.

Jorge Molinero, Elsa Cimillo

Alainet

Recientemente, tanto los gobiernos de Estados Unidos como de China han explicitado medidas antimonopólicas. Seguir leyendo “Medidas antimonopólicas en EE.UU. y China”

La privatización del espacio

La Estación Espacial Internacional será abastecida por cohetes de la empresa SpaceX. En lo que respecta al transporte a las órbitas cercanas a la Tierra, los innovadores e investigadores pertenecen cada vez más al sector privado.

Jeff Bezos, el fundador de Amazon, realizó con éxito su primer vuelo al espacio en su propio cohete en el aniversario de la llegada del Apolo XI a la Luna. El viaje se inscribe en la primera misión tripulada de Blue Origin, la empresa que Bezos fundó en el 2000 con el objetivo de desarrollar el turismo espacial. Esta nota analiza cómo las empresas buscan complementar, y hasta suplantar, a los gobiernos nacionales en la exploración y explotación del espacio observando el caso paradigmático de la isla de Man.

Philippe Rivière

Le Monde diplomatique

Si la primera carrera espacial enfrentaba a las dos grandes potencias de la época –Estados Unidos y la Unión Soviética–, los fabricantes de naves espaciales del incipiente siglo XXI son corporaciones privadas, como corresponde a la todavía dominante era neoliberal. Y la sede de muchas de ellas está en un paraíso fiscal que se niega a reconocer que lo es: la Isla de Man. Seguir leyendo “La privatización del espacio”

Los efectos del cambio climático pueden ser más devastadores que la pandemia

En la competencia por el predominio económico a escala global, las empresas multinacionales explotan recursos naturales no solo en sus países de origen sino también en diversas regiones del planeta. El desarrollo acelerado de la agricultura, ganadería, industria, construcción, generación de electricidad, transporte terrestre, marítimo y aéreo, se basó fundamentalmente en la utilización de combustibles fósiles. Las empresas multinacionales con el fin de alcanzar altas tasas de rentabilidad, devastaron bosques, destruyeron ecosistemas, vida silvestre y en general biodiversidad, así como contaminaron ríos, lagos y océanos. Las actividades productivas, que utilizan como energía petróleo y carbón, son responsables de las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera y generadoras del efecto invernadero, que provoca el calentamiento de la tierra y de los océanos.

Isaías Campaña C.

Alainet

La gran amenaza del cambio climático

La United Fruit, los golpes de Estado y las “repúblicas bananeras”

El suicido en 1976 de Eli Black  desnudaría una historia anterior y posterior de brutales matanzas, derrocamientos, corrupción y contaminaciones que signó el desarrollo del continente. El personaje era algo más que un suicida cualquiera. Era nada más y nada menos que el presidente de la United Fruit, la multinacional que había patentado el modelo de golpe de Estado que dio nacimiento a las “republiquetas bananeras”. Por eso es que aquella muerte del 3 de febrero de 1976 se mantuvo apagada todo lo que se pudo, durante diez días.

Lectura recomendada:

Colombia: La masacre de las bananeras (Y Video)

Andrés Gaudín

Imposible ocultar el hecho, por su espectacularidad. Necesario posponer la revelación de la identidad del sujeto, porque con su muerte empezaron a temblar las más sólidas estructuras ligadas a Wall Street. Ese lunes de febrero Eli Black había llegado, más parco que nunca, a su despacho del piso 44 del edificio PanAm de Nueva York, y tras romper el doble vidrio de su ventana se arrojó al vacío. Seguir leyendo “La United Fruit, los golpes de Estado y las “repúblicas bananeras””

¿Nos dirigimos al totalitarismo? ¿No estábamos ya ahí?

Si bien en sus orígenes el capitalismo significó una democratización de la vieja y rígida sociedad feudalista (el dinero aumentó la movilidad de los comunes), pronto se convirtió en un sistema neofeudal donde las sectas financieras y empresariales de unas pocas familias terminaron por concentrar y monopolizar las riquezas de las naciones, dominando la política de los países a través de sus sistemas democráticos e, incluso, prescindiendo totalmente de esta formalidad. ¿Quiénes votan a los dueños de los capitales, a los gerentes de los bancos nacionales e internacionales, a las transnacionales que se arrogaban y se arrogan el derecho de acosar o derribar gobiernos y movimientos populares en países lejanos? A esa larga historia de autoritarismo ahora hay que agregar la dictadura más amable y más sexy de gigantes como Google, Facebook, Twitter y otros medios en los cuales vive, se informa y piensa la mayoría del mundo.

Jorge Majfud

Alainet

El 11 de marzo de 1889, el ahora olvidado ex presidente de Estados Unidos Rutherford Hayes escribió en su diario: Seguir leyendo “¿Nos dirigimos al totalitarismo? ¿No estábamos ya ahí?”

Concentración económica y poder político en América Latina (Descargar Libro)

Para estudiar la concentración económica y el poder político en América Latina es indispensable plantear cuestionamientos metodológicos, teóricos y empíricos. También es pertinente preguntarnos sobre el contexto histórico en que se desenvuelven los grupos económicos en la región, identificar el proceso de consolidación a lo largo de su trayectoria y preguntarnos de dónde surgieron y en qué condiciones se han fortalecido. En este sentido, el libro que aquí ofrecemos es una iniciativa colectiva de intelectuales comprometidos a denunciar, reflexionar, debatir y proponer alternativas al capitalismo.

En cada país de América Latina, las corporaciones ejercen su poder. En esta obra evidenciamos la precariedad de los sistemas políticos locales para controlarlas y su predisposición para direccionar su política económica en articulación con los grupos financieros. En la actualidad podemos ver que “todos los Estados han perdido poder frente a las organizaciones económicas supranacionales”,1 tesis que nos obliga a reconocer que los gobiernos nacionales no son los únicos actores que dirigen las políticas públicas, sino que la influencia de estos poderes fácticos es cada día más evidente y cotidiana. Seguir leyendo “Concentración económica y poder político en América Latina (Descargar Libro)”

Comercio electrónico y la agenda de las transnacionales

Sally Burch – Alainet

El comercio electrónico, uno de los componentes de la nueva economía digital, está en rápido crecimiento.  Entre las plataformas de Internet más conocidas en América Latina están Amazon, eBay, Alibaba o Mercado Libre (este último, latinoamericano).  

Es atractivo para consumidores por la amplia gama de opciones, facilidad de comparar precios y, a menudo, entrega a domicilio.  Para las empresas, permite abrir nuevos mercados, a veces sin límites geográficos.  Ofrece también oportunidades para pequeños y medianos productores, una de cuyas principales dificultades es la comercialización.

Se podría pensar que para los países del Sur, sería muy beneficioso desarrollar sus capacidades en este plano.  Vale la pregunta, entonces: ¿Por qué una mayoría de países en desarrollo se negaron a abrir negociaciones sobre el comercio electrónico, en la última reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio -OMC-?

La economía digital

Lo que abarca el concepto de comercio electrónico en realidad es mucho más amplio que las tiendas en línea.  Comprende la venta o distribución de bienes o servicios físicos, facilitada por medios electrónicos, incluyendo, por ejemplo, la llamada “economía colaborativa” en servicios como transporte o alojamiento (como Uber y AirBnB).  Contempla, además, bienes anteriormente físicos que están siendo remplazados por bienes digitales (libros, música); pero también está emergiendo toda un área híbrida, como los diseños digitales de bienes físicos (con opción de personalización) para reproducirlos en impresoras 3D, desde vestimenta, hasta maquinaria y casas e incluso ciertos alimentos o prótesis para el cuerpo humano. También abarca los productos y servicios propios de la economía digital, donde los datos son el bien comerciable, o éstos son utilizados para proveer un servicio, sea en plataformas de la Web o aplicaciones de la inteligencia artificial.

Estamos hablando, entonces, de una parte significativa de la economía actual y que se acrecentará mucho más a futuro.  Consecuentemente, cualquier acuerdo comercial que regule (o desregule) el “comercio electrónico” estaría de hecho sentando las bases globales para el conjunto de la nueva economía digital, hacia la cual estamos transitando velozmente, con enormes implicaciones para el modelo económico, el empleo, el desarrollo, la dependencia o soberanía nacional e incluso los derechos humanos.  Por lo mismo, requiere de un análisis a fondo y de mucho cuidado, en particular desde la ciudadanía y los países en desarrollo, para no ceder a presiones a cambio de concesiones puntuales. Seguir leyendo “Comercio electrónico y la agenda de las transnacionales”

Revolución industrial 4.0. La robotización amenaza a uno de cada siete puestos de trabajo en todo el mundo

Diego Herranz     Público

La Industria 4.0, germen de la digitalización, nació en Alemania en 2011. El término lo acuñó y popularizó Henning Kagermann, responsable de la Academia Nacional Alemana de Ciencia e Ingeniería (Acatech), para describir una iniciativa gubernamental de renovación de la política de innovación industrial. Desde su nacimiento, emporios como BASF, Bosch, Daimler, Klöckner & Co, Trumpf o Deutsche Telekom iniciaron un camino de no retorno. Al que se unieron, algo más tarde Siemens o, fuera de Alemania, General Electric y, casi sin excepción, las principales marcas de automoción. Hasta contabilizar alrededor de 2.000 compañías de 26 naciones, que fueron catalogadas por centros de investigación como líderes en economía digital, al inicio de 2016. Estados Unidos, Japón, China, Reino Unido y los países nórdicos acompañan a la locomotora de la UE en el top-tende latitudes que han dejado atrás la tercera revolución, la de la informática, de la segunda mitad del siglo pasado, que siguió a la primera, la mecánica, del Siglo XVIII, y a la segunda, de la proliferación de la energía eléctrica, de finales del XIX y principios del XX.

La OCDE no tiene dudas. El proceso de digitalización, la Cuarta Revolución Industrial, la 4.0 —entre cuyos parámetros esenciales está la robotización y, por ende, la transformación de los modelos productivos hacia la automatización—, transformará de forma significativa las actuales plantillas de trabajadores. A lo largo y ancho de todo el mundo. Su diagnóstico, publicado a comienzos de este mes, no deja mucho resquicio a las dudas: los robots harán que se pierdan casi 66 millones de empleos. Al menos. Y en un margen temporal corto, de apenas un decenio. En términos más elocuentes, esta sustitución de plantilla supone uno de cada siete trabajos actuales. Focalizadas de forma mayoritaria, en las potencias industrializadas. En concreto, en sus 32 países asociados. Aunque este fenómeno no se circunscribe sólo a este think-tank, considerado de las economías de rentas altas. También afecta a ciertos mercados emergentes —en especial, en China o India—, que han dado un salto hacia la Industria 4.0 sin precedentes.

En su reciente informe, los expertos de esta institución multilateral asegura que el 14% de los puestos laborales de sus socios se pueden catalogar de “altamente automatizables” y que el 32% de sus mercados de trabajo se verán sometidos a cambios considerables. En concreto, a un giro en sus habilidades técnico-profesionales, lo que les exigirá someterse y aprobar cursos de adaptación y readecuación de conocimientos. Impartidos de manera interna por sus empresas o en cooperación con el mundo académico y el entramado institucional del país. Es decir, con una estrategia gubernamental que integre participación académica, subvenciones estatales y la aportación del road map profesional que demandarán las empresas y que debe partir desde las patronales. Seguir leyendo “Revolución industrial 4.0. La robotización amenaza a uno de cada siete puestos de trabajo en todo el mundo”

El caso Odebrecht: Informe especial (Documento)

El Telégrafo

odebrecht

Directos e indirectos reconocidos por Odebrecht en América Latina y África.

La empresa de construcción civil brasileña Odebrech admitió haber pagado $ 3.500 millones en sobornos a funcionarios de 12 países para ganar negocios. Esta información la divulgó el departamento de justicia de EE.UU.

Odebrecht es una empresa brasileña de negocios en campos de la ingeniería y la construcción. Se constituyó en 1944 y tiene filiales en Sudamérica, América Central y el Caribe, Norteamérica, África, Europa y Medio Oriente. Baskem es su filial que actúa en los sectores químico y petroquímico.

Durante más de una década, Odebrecht y Braskem habrían creado una unidad de negocios que se encargaba de coimar a funcionarios de gobiernos en 3 continentes. Los enlistados son: Ecuador, Argentina, México, Colombia, Angola, República Dominicana, Perú, Panamá, Venezuela, Mozambique y Guatemala. La cifra de sobornos llegaría, según el Departamento de Justicia de EE.UU., a los $ 788 millones.

Fuente original: http://www.eltelegrafo.com.ec/

Leer documento completo:  El caso Odebrecht