Marco D’Eramo: La epidemia del filósofo (Descargar Texto)

Es cierto que estamos asistiendo a un gigantesco e inédito experimento de disciplina social en el que tres mil millones de personas han sido obligadas por ley a encerrarse en sus casas sin que hayan existido apenas muestras de resistencia activa, porque la mayoría ha aceptado estas restricciones a su libertad. Hace cuarenta años, esto habría sido impensable. En muchos casos este experimento se lleva a cabo a ciegas y de forma arbitraria, como por ejemplo en la India, donde Modi ha dado instrucciones a todo el país para que se quede en casa, a pesar de la presencia de una población flotante compuesta por 120 millones de trabajadores migrantes que a menudo se ven obligados a vivir en las calles. En gran parte del mundo, el confinamiento en el hogar solo es concebible para el estrato más rico, mientras que para la mayoría conduce directamente al desempleo y al hambre. En este sentido la India es un caso extremo, pero en todos los países se observa una respuesta a la epidemia que afecta de forma desigual a las clases sociales.

No habrá recuperación. Habrá disturbios sociales. Habrá violencia. Habrá consecuencias socioeconómicas: un paro brutal. Los ciudadanos sufrirán de forma dramática: algunos morirán, otros se sentirán terriblemente mal»1 . Quien así habla no es ningún escatólogo, sino Jacob Wallenberg, descendiente de una de las dinastías más poderosas del capitalismo global, que prevé una contracción económica mundial del 30 por 100 y un desempleo altísimo como resultado de los confinamientos provocados por el coronavirus. Mientras los filósofos andan preocupados porque nuestros gobernantes estén explotando la epidemia para imponer la disciplina biopolítica, la clase dominante parece tener la preocupación opuesta: «Estoy aterrado por las consecuencias para la sociedad […]. Tenemos que sopesar los riesgos de que la medicina afecte al paciente de una manera demasiado drástica». Aquí el magnate sueco se hace eco del pronóstico de Trump, según el cual la terapia matará al paciente. Si los filósofos ven las medidas anticontagio –toques de queda, cierre de fronteras, restricciones a las reuniones públicas– como un siniestro mecanismo de control, los gobernantes temen que los confinamientos relajen su control.

Al evaluar el impacto del covid-19, los filósofos en cuestión han citado las extraordinarias páginas sobre la peste de Vigilar y castigar, donde Foucault describe las nuevas formas de vigilancia y regulación ocasionadas por el brote de finales del siglo xvii2 . El pensador que ha tomado la posición más clara sobre la pandemia es Giorgio Agamben en una serie de artículos combativos que comienzan con «La invención de una epidemia», publicado por Il manifesto el 26 de febrero de 2020. En este artículo, Agamben describe las medidas de emergencia implementadas en Italia para detener la propagación del virus como «frenéticas, irracionales y completamente infundadas». «El miedo a la epidemia da rienda suelta al pánico –escribe– y en nombre de la seguridad aceptamos medidas que restringen severamente la libertad, justificando el estado de excepción». Para Agamben, la respuesta al coronavirus demuestra una «tendencia a utilizar el estado de excepción como paradigma normal de gobierno»: «Es casi como si, con el terrorismo agotado como causa de las medidas excepcionales, la invención de una epidemia ofreciera el pretexto ideal para mantenerlas más allá de cualquier limitación». Agamben reafirmó estas ideas en otros dos textos, que aparecieron en el sitio web de la editorial italiana Quodlibet a mediados de marzo (…)

Texto original tomado de : https://newleftreview.es/

Descargar Texto Marco D’Eramo: La epidemia del filósofo

Datos y Algoritmos: el motor del Capitalismo de plataformas

Una de las columnas principales de la economía digital se afianza en la publicidad dirigida o personalizada, para lo cual los datos personales son el insumo clave para la gestión inteligente o la inteligencia artificial basada en datos de actividades de todo el comercio global. No alcanza con el anonimato de los datos. El valor predeterminado está dado por quien recopile dichos datos de forma total y exclusiva . Este incumplimiento, prepara el escenario para que algunas corporaciones digitales se conviertan en las más ricas a nivel mundial por capitalización de mercado.

Alfredo Moreno Alainet

  • Big Tech, como se conoce colectivamente a las empresas digitales, utiliza el modelo de negocio ‘plataforma’, que aprovecha las fuerzas combinadas de la conectividad a Internet y la inteligencia algorítmica (procesamiento paralelo) para producir ventaja competitiva derivada del aprendizaje con datos externos a través de la computación cognitiva.
  • La economía digital se desarrolla a una velocidad vertiginosa, impulsada por la capacidad para recopilar, analizar y utilizar el volumen masivo de datos que diariamente y en forma creciente fluye por “los caños” de internet con destino a computadoras donde los algoritmos los convierten en el valor central del Capitalismo de plataformas.
  • Esos datos provienen de las huellas digitales marcadas por las actividades personales, sociales, culturales y empresariales que se realizan en diversas plataformas digitales de la World Wide Web. El tráfico mundial se organiza a través del Protocolo de Internet (IP).

Seguir leyendo “Datos y Algoritmos: el motor del Capitalismo de plataformas”

Privilegio reservado. Crisis y recuperación en Japón (Descargar Texto)

Primera economía en pasar por la secuencia de implosión financiera y vuelco electoral, Japón también va por delante de Occidente a la hora de estabilizar su orden político. Pero, ¿la estasis de la elite se refleja en la sociedad sobre la que se asienta? Una deflación renovada y la disminución de los seishain constituyen el telón de fondo del tercer mandato de Abe.

R. Taggart Murphy

New Left Review

El colapso financiero internacional de 2008 golpeó con dureza a Japón. Si bien es cierto que el sistema bancario del país estaba bastante bien aislado y a salvo de los peores trastornos, la posterior recesión mundial arrastró consigo a la economía japonesa. Las instituciones encargadas de velar por la seguridad económica, que habían venido comprando la paz política durante medio siglo, comenzaron a desmoronarse visiblemente, y el electorado respondió barriendo del poder, por primera vez desde su fundación en 1955, al Partido Liberal Democrático gobernante. Sin embargo, una década después, el pdl vuelve a estar al mando del país sin ningún desafío político serio en el horizonte. El populismo de derecha e izquierda que ha sacudido Europa y Estados Unidos no se ve por ninguna parte y, si bien la economía puede no ser lo que fue en los días del «milagro japonés», tampoco ha salido muy mal parada, sobre todo si la comparamos con las de sus homólogos, Alemania, Francia y Gran Bretaña. Seguir leyendo “Privilegio reservado. Crisis y recuperación en Japón (Descargar Texto)”

Reflexiones sobre la vida, la razón y la crisis del capitalismo en tiempo de coronavirus

El aislamiento social o la cuarentena nos muestra en forma bastante clara que la sociedad no es un conjunto de individuos como dicen los neoliberales, los individuos son una producción de la sociedad, parte integrante y expresión de la misma, y necesitamos de ella todos los días para reproducir nuestras existencias; no solo necesitamos a los otros virtualmente, porque no somos solo una cosa que piensa, ni una cosa que habla, somos una materialidad biológica que necesita alimentos y muchas otras cosas que exigen encontrarnos con otros, somos también un conjunto de relaciones. Y no solo somos un cuerpo con necesidades alimentarias y un intelecto pensante, hemos desarrollado algo que llamamos afectividad, y necesitamos a otros para compartir nuestros miedos, esperanzas, tristezas y alegrías, y eso no lo hacemos solo a través de la palabra sino también a través del cuerpo, y no nos bastan los pocos que nos rodean en lo inmediato; en el fondo seguimos necesitando a nuestra ¨tribu¨, ese grupo de amigos y vínculos varios que vamos construyendo, o que se “va” construyendo (a veces a pesar de nuestra voluntad) a lo largo de nuestra existencia. Muchas cosas que antes se pensaron biológicas resultaron ser sociales, pero nuestro carácter social está profundamente enraizado en nuestra biología, por más que quieran negarlo todos los profetas de un individualismo extremo que hoy ha sido desmentido por una peste que muestra nuestra mutua dependencia y nuestras múltiples fragilidades.

Contenido:

  • -La suspensión mediática de la racionalidad
  • -Guerra de todos contra todos
  • -Casa tomada
  • -Del relativismo subjetivista al dogmatismo cientificista sin escalas
  • -Conclusión

 

Alexis Capobianco  Alainet. Seguir leyendo “Reflexiones sobre la vida, la razón y la crisis del capitalismo en tiempo de coronavirus”

 La pandemia del capitalismo, el coronavirus y la crisis económica. Partes I, II y III (Descargar Textos)

La crisis económica y financiera es uno de sus aspectos. La amplitud de la disminución de la producción en los meses posteriores a marzo de 2020 no tendrá precedentes en comparación con las crisis de los últimos 70 años. No hay duda al respecto. Cientos de millones de personas pierden repentinamente sus medios de vida y quedan desempleadas. La caída de la actividad económica es enorme y durará. Ahora es el momento de reflexionar y actuar en favor de cambios completamente radicales. Es una carrera de velocidad. Por un lado, hay quienes anuncian que cambiarán todo para que nada cambie y el mundo vuelva al funcionamiento normal del sistema capitalista lo antes posible. Por otro lado, hay quienes quieren un cambio real. La respuesta necesaria a la pandemia del coronavirus debe ser la ocasión de ir hacia una auténtica revolución para modificar radicalmente la sociedad en su forma de vida, su modo de propiedad, su modo de producción, su relación con la naturaleza.

Eric Toussaint – CADTM  Seguir leyendo ” La pandemia del capitalismo, el coronavirus y la crisis económica. Partes I, II y III (Descargar Textos)”

Coronavirus y crisis sistémica del capitalismo

En la Gran Formación Social Emergente (con potencialidad de estar integrada por diversos países con soberanía nacional recuperada)  han cobrado un claro tinte de “desconexión”, con marcados rasgos antiimperialistas como es el caso de China y Rusia. De cualquier forma, es muy probable que el mundo del capital que hemos conocido hasta ahora, comandado por el Eje Anglosajón desde 1700, con sus sucesivas expansiones globalizadoras unipolares que han abortado cualquier clase de soberanía popular nacional, esté llegando a su fin con esta Gran Depresión. El colapso e implosión de esta última fase de globalización en la actual Gran Depresión afectará también, ya lo está haciendo, la propia existencia de bloques económicos y políticos, basados en el neoliberalismo como la Unión Europea.

Contenido:

  • Introducción
  • La crisis del coronavirus como causa pantalla de la Gran Depresión
  • El enfrentamiento con las Grandes Plataformas de Comunicación
  • Un Gran Cambio de Paradigma
  • Bibliografía

Wim Dierckxsens, Walter Formento

Alainet Seguir leyendo “Coronavirus y crisis sistémica del capitalismo”

Coronavirus: Del miedo a la esperanza

Hay algo poético en el miedo: nos enseña los límites de la fuerza, el alcance de la audacia, el valor verdadero de nuestros méritos. Como el mar, sabe decirnos dónde hay algo que nos supera. Como la gravedad, nos muestra qué poderes están sobre nosotros. Como la muerte y como el cuerpo mismo, nos dice qué mandatos no podemos violar, qué no está permitido, qué frontera es sagrada. Y no lo hace con admoniciones ni discursos ni amenazas, sino con un lenguaje sin palabras, eficiente y sutil como un oráculo, que obra “sin lástima y sin ira”, como dijo un poeta, y que es luminoso e inflexible, como una llama. Pero si el miedo es una reacción ante las amenazas del mundo, la angustia es una reacción ante las amenazas de la mente y de la imaginación. Hace evidente el misterio del mundo, aviva la memoria y sus fantasmas, revela la eficacia de lo invisible, el poder de lo desconocido.

William Ospina:
El Espectador, 14 de marzo de 2020.

“Parecen cosas que solo ocurren en los cuentos. Tener que quedarse forzosamente en casa, volver a alternar con los hijos, trabajar a distancia, consumir apenas lo indispensable, tratar de tener reservas de las cosas más básicas, querer respirar aire puro, esquivar las aglomeraciones, temer los contactos. Que de pronto se cierren las escuelas, se clausure el comercio, se cancelen los espectáculos, se paralicen las fábricas. Que de un momento a otro las economías se hundan, las monedas colapsen, los transportes se interrumpan, ¿qué nos dice la Tierra con todo esto? Seguir leyendo “Coronavirus: Del miedo a la esperanza”

Coronavirus: conoce al enemigo.

Coronavirus aviar bajo el microscopio electrónico.

Los virus de la familia Coronaviridae son virus ARN, y por lo tanto su genoma está en forma de ácido ribonucleico. Estos virus, cuando son observados bajo el microscopio electrónico, se muestran como partículas esféricas rodeadas por unas proyecciones que recuerdan a la corona solar y, de ahí, su nombre.

Desde la década de 1960 se conoce la existencia de los coronavirus, pues al estudiar una bronquitis aviar y también unos virus de las cavidades nasales humanas se detectaron por primera vez estos virus.

¿Por qué los virus son tan malos?

Los virus son agentes infecciosos que utilizan la maquinaria celular para poder replicarse. Esto es, los virus son tan simples que no pueden replicar su material genético por sí mismos y utilizan las células de los seres vivos para poder hacerlo. Obviamente, utilizar la maquinaria celular de un ser vivo requiere una especificidad muy alta. Por ejemplo, si una persona quiere conducir un coche necesita un entrenamiento concreto que no le será útil si quiere pilotar un avión. Lo mismo ocurre con los virus; estos deben estar altamente especializados en un tipo celular para poder infectarlo y usar su metabolismo. Por esta razón, hay virus que infectan plantas, virus que infectan animales, virus que infectan bacterias…

Como los virus dependen tanto del organismo al que infectan, no suelen matarlo, porque en el momento en el que todos esos organismos mueran, el virus desaparece también. De hecho, esto sucede también. Con el tiempo, ocurre lo que en Ecología se conoce como coevolución entre virus y ser vivo. Seguir leyendo “Coronavirus: conoce al enemigo.”

El virus y la economía (I)

El virus es la pequeña mariposa de la teoría del caos: el suave movimiento que producen sus alas en una esquina del planeta se está empezando a traducir en una tempestad a miles de kilómetros. La gente lo intuye con más sabiduría que los políticos y economistas que siguen creyendo que sólo se trata de tomar medidas sanitarias acompañadas de otras cuantas económicas convencionales, cuando el peligro verdadero está en otro lado, en los fallos estructurales del sistema que el virus puede haber reactivado ya.

Juan Torres López

Lapoliticaonline.es

¿Un simple virus puede poner en solfa al mundo entero? ¿Una economía mundial tan potente y asentada pueda estar en peligro por esa causa? ¿Se pueden venir abajo las bolsas sólo por el efecto de la propagación de un virus? ¿Qué está pasando y qué puede pasar, por qué tanta alarma? Seguir leyendo “El virus y la economía (I)”