La terrible destrucción que se planea ‎para la «Cuenca del Caribe»‎

Thierry MeyssanVoltairenet

En una serie de artículos anteriores presentamos en este mismo sitio web el plan del SouthCom (que los ‎latinoamericanos designan como el “Comando Sur” estadounidense) destinado a provocar una ‎guerra entre naciones latinoamericanas para destruir los Estados en todos los países de la ‎llamada «Cuenca del Caribe» [1].‎ La preparación de una guerra de esa envergadura, sucesora de la serie de conflictos provocados ‎en el «Medio Oriente ampliado» (o «Gran Medio Oriente»), es un proceso que exige alrededor ‎de 10 años [2].‎ Después de la fase de desestabilización económica [3] y del ‎subsiguiente periodo de preparación militar, la operación propiamente dicha debería comenzar en ‎los próximos años con una agresión militar contra Venezuela. En esa agresión participarían Brasil ‎‎(con apoyo de Israel), Colombia (aliada de Estados Unidos) y Guyana (o sea, el Reino Unido). ‎ Vendrían después agresiones militares contra Cuba y Nicaragua, los dos países que completan la ‎‎«troika de la tiranía», según el consejero estadounidense de seguridad nacional John Bolton.‎ Pero el plan inicial pudiera verse modificado, principalmente por las nuevas ambiciones ‎imperiales del Reino Unido [4], que ‎podría ejercer cierta influencia sobre el Pentágono. ‎

Contenido:

  • -La evolución de Venezuela
  • -Coordinación de los medios logísticos
  • -Colombia
  • -Guyana
  • -Brasil

Veamos el panorama actual:‎ ‎ ‎ Seguir leyendo “La terrible destrucción que se planea ‎para la «Cuenca del Caribe»‎”

Seattle. ¿Ciudad corporativa? Por Cal Winslow

Seattle crece de modo exuberante: es un lugar importante. Cabe, sin embargo, preguntarse: ¿qué clase de lugar? Un escenario, tal vez, para la nueva Gilded Age, donde la riqueza corporativa y una vida callejera «vibrante» pueden distraer la mirada de todo tipo de contradicciones sociales. A los habitantes de Seattle no les importa que llueva; de hecho, les encanta el aire libre. Sin embargo, los espacios públicos escasean y el acceso al mar está severamente restringido. Los empleados de las empresas tecnológicas llevan muy a gala los altos índices de «calidad de vida» que distinguen a Seattle, pero los precios de la vivienda se disparan incluso a un mayor ritmo que en el Área de la Bahía de San Francisco y el tráfico es con frecuencia insoportable. En Pioneer Square, cientos de desempleados duermen regularmente en la calle cada noche. Surgen poblados de tiendas de campaña que recuerdan a «Hooverville», el complejo de chabolas erigido en la década de 1930.

Cal Winslow  New Left Review

Fragmento

Seattle reluce bajo los cielos grises que caracterizan su clima. En Elliot Bay aguardan para descargar los portacontenedores procedentes de China, mientras las embarcaciones turísticas parten hacia los glaciares menguantes de Alaska. Una concurrida atracción, la noria conocida como la Great Wheel, se alza sobre el muelle 57 y los turistas pululan por todas partes. Dos gigantescos estadios deportivos dominan el extremo sur del paseo marítimo, donde en épocas pasadas los marineros solían resolver sus trifulcas y los estibadores en lucha inmovilizaban los grandes buques, siendo derrotados en 1916 y alzándose victoriosos por fin en 1934. Seguir leyendo “Seattle. ¿Ciudad corporativa? Por Cal Winslow”

El Grupo de Lima, EE.UU. y la disputa geopolítica

La reunión del grupo de Lima, tiene un alcance geopolítico y geoeconómico que trasciende los ataques al Gobierno de Venezuela, aunque éstos sean el centro de su acción. El Grupo resulta la excusa perfecta para unir en torno a los intereses de estadounidenses a los países que comparten la visión geopolítica que EE.UU. tiene para América Latina y el Caribe (ALC) y que pasa, en primera instancia, por aislar primero y derrocar después al Gobierno venezolano, para lograr así un orden homogéneo donde ningún país salga del ámbito de su influencia.

Arantxa Tirado, Javier Calderón Castillo, Silvina Romano, Tamara Lajtman y Aníbal García Fernández

CELAG

La semana pasada, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, realizó una visita a Colombia y Brasil, prácticamente en paralelo a la reunión del Grupo de Lima en Perú. Así, los temas abordados y el documento final de Lima no deben desligarse de los propósitos y los mensajes tácitos y explícitos de dicha gira. Pompeo ha buscado el respaldo de dos líderes clave de la derecha regional, Iván Duque y Jair Bolsonaro, para sumarlos al “refuerzo del gobierno democrático y los derechos humanos en Venezuela, Cuba y Nicaragua”.[1]

Mike Pompeo viajó a Brasilia como representante de EE.UU. en la toma de posesión de Jair Bolsonaro. Junto a su homólogo brasileño, el ministro de Relaciones Exteriores Ernesto Araújo, destacó las intenciones de reforzar las relaciones comerciales y de seguridad con Brasil,[2] además del compromiso de trabajar en común contra la tríada “del mal” (en referencia a Venezuela, Cuba y Nicaragua). En su primera entrevista como presidente, Bolsonaro se refirió a los ejercicios militares conjuntos realizados en diciembre entre Rusia y Venezuela en suelo venezolano advirtiendo que “Brasil tiene que preocuparse por ello”, y añadiendo que “las Fuerzas Armadas son el último obstáculo para el socialismo”.[3] No hay que olvidar que, en diversos actos públicos, Bolsonaro criticó a los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) por haber negado la utilización de la base de Alcántara (Maranhão) a EE.UU.[4] Además, su Gobierno habla de la posibilidad de ceder otra base a EE.UU. Seguir leyendo “El Grupo de Lima, EE.UU. y la disputa geopolítica”

¿Entrará Brasil en la OTAN?

Con Bolsonaro podríamos asistir a la entrada de Brasil en la OTAN como “socio global” como ya hiciera en su día Colombia, con lo que se estaría tejiendo la telaraña que intentará envolver al régimen de Maduro y de lo que sería paradigma la apertura conjunta con EEUU, Perú y Colombia de una base militar en pleno corazón del Amazonas, proyecto conocido con el nombre de Amazonlog 17 y que contando con la inestimable ayuda logística de Colombia (convertida en el portaaviones continental de EEUU) y de Brasil (devenido en el nuevo Gendarme neocon de Sudamérica), podría intentar finiquitar el legado chavista en el 2.020.

Germán Gorraiz López

Alainet

El triunfo de Bolsonaro podría convertir a Brasil en el paradigma del nuevo orden geopolítico y económico que planea instaurar el establishment neocon de EEUU en América Latina y el Caribe. Dicho plan se basaría en lo económico en la absorción por la Alianza del Pacífico de las actuales estructuras económicas supranacionales (ALBA y MERCOSUR) y en lo político, en sustituir a los regímenes insensibles a los dictados de Washington (Venezuela, Nicaragua y Bolivia) por regímenes autocráticos. Seguir leyendo “¿Entrará Brasil en la OTAN?”

Brasil: ¿e agora? (Descargar)

El paso del milenio se ha significado por la paradójica generalización de estados de excepción permanentes, que tienden a establecerse como nuevos e indispensables instrumentos de la “gobernabilidad”. Las institucionalidades del siglo XX han ido siendo socavadas, o violentamente agredidas como en el caso de Estados Unidos bajo el gobierno de Donald Trump, mientras se van normalizando nuevas reglas de disciplinamiento social cercanas al concepto de estado carcelario. Los cimientos de la democracia liberal, si bien siempre frágiles y cuestionables, se desmoronan ante procesos de implantación impune de las relaciones de poder. Los pactos sociales se restringen a un pequeño grupo constituido por las diferentes piezas que conforman la cúpula del poder, en los que participan empresarios, políticos, funcionarios públicos (incluyendo al poder militar) y capos del crimen organizado. Ya no es necesario construir consensos para validar políticas públicas o dinámicas empresariales; los tribunales, la opinión pública, la prensa (independiente), las voces de intelectuales y académicos, de organizaciones sociales ya no son el espacio de validación de la política. Son ignorados; son los estorbos de un mundo que se abre paso bajo condiciones que muchos siguen percibiendo como excepcionales pero que están configurando la institucionalidad del siglo XXI

Indice:

  • -Brasil en la escena mundial – Monica Bruckmann
  • -El estado de excepción – Ana Esther Ceceña
  • -La política exterior y la posición de Brasil en el mundo – Samuel Pinheiro Guimarães
  • -Tiempos de resistencia activa – João Pedro Stedile
  • -El montaje del “mito” Bolsonaro – Osvaldo León
  • -Una sombra sobre Brasil – J. Carlos de Asís
  • -Los evangélicos y el poder – Joaquin Pinhiero
  • -Neocolonialismo en Brasil: impactos económicos y socio-ambientales – Maria Luisa Mendonça
  • -El impacto de la nueva realidad brasileña en el desarrollo científico – Alberto Santoro

Fuente: https://www.alainet.org/

Descargar: Alainet. Revista No. 538 – Diciembre 2018

Cómo va el mundo: El escenario para el 2019 es el acumulado de los problemas no resueltos en el 2018

En términos generales, el escenario para el 2019 es el acumulado de los problemas no resueltos en el 2018. Mientras se mantengan las economías centrales estancadas y con una tendencia a la baja de su productividad, no se detenga el aumento de aranceles y políticas de proteccionismo estadounidenses y las alzas de su tasa de interés, el escenario para la economía mundial (salvo las economías emergentes asiáticas) en el 2019 será aún más difícil. América Latina, que exporta mano de obra barata desde la Cuenca del Caribe hacia EEUU y materias primas desde América del Sur a la China, mantendrá crecimiento bajo. La región no crece por exportaciones sino por inversiones y por consumo. Europa no crecerá gran cosa por el efecto de la incertidumbre sobre si habrá o no BREXIT. A todo esto se le agrega el creciente riesgo de una nueva crisis financiera americana contagiada, producto de la falta de regulación internacional. A esto hay que sumar el costo del cambio climático sobre la economía mundial en cuánto destrucción material.

Oscar Ugarteche, Armando Negrete

Alainet

Cómo va el mundo al 2018

Al inicio del 2018 las perspectivas de crecimiento de la economía mundial estaban marcadas por la posibilidad de una confrontación comercial, generada por las políticas proteccionistas de EEUU; por crecientes riesgos de movimientos de capitales hacia EEUU resultado de las sucesivas alzas de la tasa de interés de la Reserva Federal estadounidense (FED); por la incertidumbre generada por el BREXIT y la reconfiguración del mercado europeo; por el creciente nivel de endeudamiento de las economías centrales; por el poder de la gran banca internacional para trasferir sus problemas a los fiscos de las economía centrales; y por la permanencia de China e India como las economías más dinámicas frente al estancamiento de las economías centrales. Seguir leyendo “Cómo va el mundo: El escenario para el 2019 es el acumulado de los problemas no resueltos en el 2018”

#MiraCómoNosPonemos. Nos ponemos fuertes, unidas, frente a tu violencia y tu impunidad, estamos juntas.

Este sistema de explotación de las grandes mayorías, es doblemente pesado para las mujeres. Sus beneficiarios también sostienen los más ancestrales prejuicios patriarcales para mantener divididos a los explotados y explotadas, compitiendo entre nosotras, discriminadas por quienes deberían ser nuestros compañeros, para garantizarse sus ganancias. El Estado y sus instituciones legitiman, justifican y reproducen esta violencia persistente, cotidiana, invisible, acentuando estos (dis) valores, haciéndonos creer que es natural lo que es el producto de una sociedad miserable que merece perecer.

La Izquierda Diario Seguir leyendo “#MiraCómoNosPonemos. Nos ponemos fuertes, unidas, frente a tu violencia y tu impunidad, estamos juntas.”