El éxodo hondureño

Qué más le quedaba a la gente, en un país, cuya desgracia es su riqueza y su vecindad tan próxima con los EEUU. Un país donde, cada año, más de 300 mil personas se hunden en la pobreza. Donde, no sólo se nace empobrecido, sino también endeudado por gobiernos corruptos. Cada hondureño nace con una deuda pública del equivalente a $. 1,350. ¿Qué más se esperaba? … La migración es un derecho, no un delito. El problema es el saqueador colonialismo permanente que sufre Honduras. El calvario del éxodo hondureño, evidencia el fracaso del criminal sistema neoliberal made in USA. Y, es un campanazo para Colombia, Perú, Guatemala, Argentina o Brasil, cuyos gobiernos serviles siguen esquilmado a sus pueblos bajo el libreto neoliberal nortemericano.

Ollantay Itzamná

Rebelión

Honduras, país con un poco más de 112 mil Km2, ocupado por tres bases militares norteamericanos, con una población de más de 9 millones de habitantes, de los cuales, cerca del 70% se encuentran en situación de pobreza, capta nuevamente la atención internacional. Esta vez, por el dramático éxodo humano, cuyas imágenes crudas ahogan en lágrimas hasta a los ángeles del cielo. Seguir leyendo “El éxodo hondureño”

Honduras: El Gobierno suspende garantías constitucionales

Giorgio Trucchi

Rel-UITA

Al parecer, la suerte está echada, y el TNE con apoyo de la OEA, iglesias evangélicas fundamentalistas, cierto grupo de la empresa privada ligada a la industria maquiladora y empresas extractivas, dirigentes campesinos corruptos y la mayor parte de los medios televisivos, darán a conocer resultados donde JOH gana por poco margen, pero gana. En el caso de la Embajada Americana, llama la atención su silencio cómplice, y es de esperar que reconozca a JOH como presidente de Honduras por segundo periodo consecutivo aunque sea una elección ilegitima, y su gobierno haya sido cuestionado por actos de corrupción.  Javier Suazo

No ha parado la protesta ciudadana ante las anomalías que han caracterizado un proceso electoral que, según la Alianza de Oposición contra la Dictadura, está a punto de desconocer la victoria de Salvador Nasralla, favoreciendo el candidato oficialista Juan Orlando Hernández.

La protesta se ha extendido a más zonas del país y en la capital se ha trasladado a barrios y colonias. Tomas de carreteras están impidiendo la movilización entre departamentos. En San Pedro Sula y Tegucigalpa, vándalos infiltrados barrieron negocios comerciales y hasta bancos, generando terror entre la ciudadanía. Seguir leyendo “Honduras: El Gobierno suspende garantías constitucionales”

La derecha latinoamericana (Descargar Texto)

Silvio  Schachter

Herramienta – Revista

 

“… La UPLA es una organización que agrupa a partidos de la derecha continental, fue creada en noviembre de 1992 y tiene su sede en la zona de Providencia, en Santiago de Chile. La integran 18 partidos, el PRO es el único miembro argentino y se incorporó en el año 2005. La preside Armando Calderón, ex-mandatario de El Salvador y uno de los fundadores del partido ARENA…”

Una serie de resultados electorales favorables a las fuerzas políticas de la derecha latinoamericana, para muchos imprevisible, ha torcido una tendencia que por más de una década se visualizaba equívocamente como una trayectoria lineal ascendente que dejaba atrás el tiempo del neoliberalismo económico y su hegemonía cultural.

No todo lo que se considera post-neoliberal, necesariamente, debe sumarse al universo de lo popular, aunque en sus gobiernos participen elementos progresistas e incluso de izquierda.  Del mismo modo existe una derecha que se tuvo que desprender obligadamente de varias de las recetas que llevaron al colapso de las políticas económicas y sociales de cuño neoliberal. Ante el default era necesario recomponer el mercado para generar recursos y poder afrontar los pagos externos y garantizar la gobernabilidad.

Los golpes institucionales en Honduras (2009) y en Paraguay (2012) fueron las primeras señales que mostraron que las fuerzas derechistas tienen aún mucha capacidad de acción, pues cuentan a su favor con el apoyo decisivo de los centros internacionales del poder político y económico. La respuesta fue defensiva, primó el temor y la incapacidad para radicalizar los procesos en curso, cediendo posiciones y ofreciendo concesiones, sin asumir autocríticamente las debilidades, estructurales y coyunturales, sobre las cuales se construían las políticas de un nuevo consenso reaccionario.

Para lograrlo, las nuevas derechas crean partidos, se suman a los partidos en crisis, cooptan cuadros políticos, forman nuevos dirigentes, conforman alianzas insospechadas cargadas de un oportunismo visceral, se metamorfosean detrás de una constante: olvidar el pasado, mirar hacia adelante. Cambio es la palabra que se repite en los nombres y slogans de sus coaliciones, donde se disimulan las trayectorias de los protagonistas de los peores actos de la historia latinoamericana. Cambiemos es también el nombre y el formato común de la alianza encabezada por el PRO, donde su principal socio es la añeja UCR, un partido mercenario que negocia su aparato al mejor postor. La coalición asume el gobierno con el mensaje de cerrar una etapa, el comienzo de un giro neoconservador, administrado por gerentes corporativos, ante el casi resignado y preanunciado final de ciclo populista del capitalismo con inclusión.

Contenido:

Unión de Partidos Latinoamericanos (UPLA)

La nueva vieja derecha

Anexo  

Quién es quién en la Unión de Partidos Latinoamericanos (UPLA)

Renovación Nacional (RN) y Unión Demócrata Independiente (UDI), Chile

Partido Conservador (PC), Colombia

Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) El Salvador

Partido Nacional Honduras (PNH), Honduras

Partido Conservador (PCN), Nicaragua

Partido Colorado, Paraguay

Demócrata (DEM), Brasil

 

Texto tomado de: http://www.herramienta.com.ar/

Descargar Texto: La derecha latinoamericana

Honduras: Llega radar a Macondo

Roberto Quesada

Rebelión

 «En Macondo no ha pasado nada, ni está pasando ni pasará nunca. Este es un pueblo feliz.»– Gabriel García Márquez, Cien años de Soledad.

radar

 

Quienes hayan leído Cien años de soledad de Gabriel García Márquez, inmediatamente identifican Macondo, en donde entre las primeras novedades, Melquíades llevó el hielo, para asombro de los macondianos.

En este otro Macondo, también conocido como Honduras, anuncian con bombos y platillos, la llegada de la gran novedad del futuro: el radar.

Un radar comprado por una bagatela, más de 25 millones de dólares, a Israel, que es prácticamente nada para un país que vive con superávit que envidia cualquier potencia mundial.

Tal parece que este radar es una contribución del ex Gobernador de Honduras, Porfirio Lobo Sosa aliado con el entonces presidente del congreso, ahora nuevo Gobernador de USA en Honduras, Juan Orlando Hernandez, a los Estados Unidos, país que en los últimos años ha padecido una crisis económica que ha ido superando poco a poco y logrará superarla totalmente con la ayuda de países amigos como Honduras.

La prioridad del radar es cuidarle las espaldas a los Estados Unidos, para que no entre drogas a ese pobre país del norte, pues es el principal consumidor en el mundo. ¿Cómo lo hará si está en crisis y las drogas son tan caras?
. Seguir leyendo “Honduras: Llega radar a Macondo”

El manual Sharp y los “golpes suaves” en América Latina (+ Libro: “De la dictadura a la democracia”)

Juan Manuel Karg

Rebelión

de-la-dictadura-a-la-democracia

La obra de Sharp , da cuenta de cinco pasos para provocar golpes suaves: ablandamiento; deslegitimación; calentamiento de calle; combinación de formas de lucha y fractura institucional. ¿Cómo se dan estas etapas frente a los gobiernos posneoliberales de nuestro continente? ¿Qué similitud tienen con lo ocurrido durante el último mes en Venezuela?

Mediante el primer paso del “manual” Sharp -su libro sugestivamente titulado ”De la dictadura a la democracia”, que ha sido paradójicamente utilizado casi siempre contra gobiernos democráticamente electos- se busca la promoción de acciones provistas a generar un clima de malestar social en el país, desarrollando matrices de opinión sobre problemas reales o potenciales. La muletilla predilecta suele ser, en este primer momento, la promoción de denuncias de corrupción estatal que, en gran parte de los casos, no han sido comprobadas, pero influyen en generar “clima” -tanto antigubernamental, como antiestatal, como sucedió en la década del 90 para intentar justificar en nuestros países la ola privatizadora sobre las empresas estatales-.

Con estas denuncias, fundadas o no, se comienza a “ablandar” la fortaleza que sustenta las bases del gobierno en curso, apuntando a crear un descontento social creciente. ¿Cómo se refuerza este primer momento? Se busca la generación de problemas económicos cotidianos: el desabastecimiento de productos de primera necesidad y una escalada de precios, por ejemplo, a través del control directo de grupos monopólicos sobre gran parte de la matriz productiva del país. Una no intervención estatal en este primer momento puede resultar muy peligrosa a mediano plazo, ya que implicaría perder la posibilidad de controlar un área muy sensible para las necesidades básicas de la población. La creación de mercados populares, como en Venezuela, o determinadas políticas de control de precios pueden contribuir a contrarrestar los efectos especulativos.

El siguiente paso es intentar quitar legitimidad a través de la denuncia de la inexistencia de la libertad de prensa -desde la misma prensa, valga la paradoja- y un supuesto avance de este gobierno sobre los derechos humanos -algo que en general no ha podido ser probado fácticamente en los gobiernos posneoliberales de nuestro continente-. Seguir leyendo “El manual Sharp y los “golpes suaves” en América Latina (+ Libro: “De la dictadura a la democracia”)”

Entre la Doctrina Monroe y el macartismo redivivo: América Central hoy

Andrés Mora Ramírez

Con Nuestra América

 

¿Llegó a su fin la guerra fría? ¿Se acabó la era de la Doctrina Monroe, como proclamara a los cuatro vientos, no hace pocos días, el Secretario de Estado de EE.UU, John Kerry? Si Clausewitz sostenía que la política es la continuación de la guerra por otros medios, y más tarde Foucalt propuso invertir los términos de esta máxima, para entender la política como continuación de la guerra, América Central nos muestra hoy cómo la teoría se lleva a la práctica: aquí, los grupos de poder político y económico, dentro y fuera de los gobiernos, parecen empeñados en detener el tiempo y sumergirnos, otra vez, en las sombras que asolaron estas tierras hace medio siglo.

La presencia militar del Comando Sur en la frontera entre Guatemala y M é xico , así como la activación de las alarmas macartistas y las campañas del terror ante el crecimiento electoral de las fuerzas de izquierda en Honduras y Costa Rica, reafirman la importancia de una región en la que el imperialismo no hace concesiones.

Al amparo de las políticas de seguridad nacional y regional, y del llamado combate al narcotráfico, ingenieros del ejército de EE.UU construyeron en tiempo récord –seis meses- una base militar en el occidente de Guatemala, en la región de San Marcos: apetecida no solo por el crimen organizado como ruta comercial, sino también por el capital extranjero para emprender proyectos extractivistas (minería e hidroeléctricas). Pero, al mismo tiempo, una zona reconocida por la resistencia de las comunidades indígenas campesinas frente a la voracidad del maldesarrollo capitalista.
. Seguir leyendo “Entre la Doctrina Monroe y el macartismo redivivo: América Central hoy”

Las democracias malas de Centroamérica. Para entender lo de Honduras, una introducción a Centroamérica. (Descargar Texto)

Emir Sader. [Coordinador]

Edelberto Torres-Rivas. [Autor]

Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano Nº33

CLACSO. http://www.clacso.org.ar/

Buenos As. Agosto de 2010

 Con democracia, ¿Se acentúan los problemas?

El cristal con que se miran las democracias centroamericanas  es como un calidoscopio, muchos colores con imágenes que cambian según se vaya moviendo el artilugio. Para unos, muy pocos, aparece el verde, que es como la epifanía de la esperanza democrática, pues recuerdan que en estos países la república despótica estuvo desde sus orígenes. ¿Cómo van a olvidarse de que en Nicaragua el «orden» lo organizó una dictadura dinástica, plebeya pero con aires sultanescos? En ese país, los Somoza retuvieron el poder durante 42 años (1937-1979). En El Salvador, durante casi medio siglo (1932-1981) los militares cuidaron ininterrumpidamente que la distribución de la riqueza asegurara el bienestar de unas 14 familias. La democracia, por mala que sea, se argumenta, es mejor que esas dictaduras militares, o que la dictadura de Guatemala, que en 14 meses asesinó entre 80.000 y 100.000 civiles indígenas. No hay ninguna razón para que la memoria se debilite y olvide esa historia que no debe repetirse. Sin embargo, la mayoría ciudadana ve que el color del cristal es de tonos oscuros, grises. ¿Hay pesimismo? El propósito de estas notas es responder esa pregunta y examinar cómo estas democracias malas, como la de Honduras, lo son porque defraudan las esperanzas o llenan de incertidumbre a la gente. Y examinar en Honduras el ejemplo desordenador, con causas y efectos locales e internacionales, que ha demostrado cuán irreversible es la democracia. En 2010 ya no basta con argumentar, con la complacencia de hace algunos años, que nunca en Centroamérica se había vivido, en toda ella y de manera continua, un periodo de más de 25 años de democracia. Ello significó que más de 28 millones de personas nacieran en un clima político diferente al del pasado, donde organizarse, enfrentar a la policía o practicar la oposición política ya no implicaba riesgos mortales. Más de 30 millones de ciudadanos han votado en una treintena de elecciones presidenciales nunca impugnadas por fraude.

Descargar Texto: Las democracias malas de Centroamérica. Para entender lo de Honduras, una introducción a Centroamérica.