FACC. Genocida suelto: Estado cómplice ayer y hoy

LaVaca.org

#GenocidaSuelto

“¿Por qué llorás?, le preguntó una nena a una de las artistas al terminar la performance. La caravana poética transmitía con los cuerpos y las lágrimas eso: la impunidad duele.

Un grupo de artistas de FACC (Fuerza Artística de Choque Comunicativo) realizó una manifestación poética en el barrio de Belgrano, uniendo en una caravana 5 domicilios de genocidas que cumplen en sus casas condena por delitos de lesa humanidad. Más de 150 jóvenes fueron convocados por redes sociales para acompañar a los artistas que organizaron la marcha. Son los mismos que durante toda la semana se plantaron frente a distintos ministerios, la Nunciatura y la Casa Rosada vestidos de pájaros de mal agüero y con una consigna #EstoHueleMal. Ayer, sumaron otro mensaje: “Genocida suelto: el Estado es cómplice, ayer y hoy”.

En vivo y en directo

La caravana poética se trasmitió en vivo desde cuatro puntos de la ciudad en vivo, proyectadas sobre:

  • Gurruchaga y Santa Fe, sobre una comisaria frente al Botánico.
  • Defensa y Belgrano
  • Lacroze y Delgado
  • Sarmiento y Paraná, sobre la fachada trasera del Teatro San Martín.

Entre domicilio y domicilio, la transmisión completaba la espera con la información sobre los genocidas que serían marcados.

Puerta 1: Néstor Horacio Falcón

  • Ex jefe del Batallón de Comunicaciones 601 de City Bell.
  • Fue condenado a 12 años de prisión por considerarlo autor penalmente responsable del delito de asociación ilícita en el marco del denominado Plan Cóndor.
  • Fue condenado por el delito  de privación ilegitima de la libertad cometida por funcionario público con abuso de sus funciones en perjuicio de Elba Lucia Gándara Castromán. Elba tenía 33 años y 4 hijos. Fue secuestrada el 18 de febrero de 1977, en su domicilio de la calle Hilario Lagos 466, de Florencio Varela, Provincia de Buenos Aires. Se la mantuvo clandestinamente en cautiverio en el Regimiento Séptimo de Caballería, que dependía del comando operacional del Primer Cuerpo de Ejército y luego en el centro clandestino llamado Vesubio. Fue torturada. Su esposo narró cómo le hicieron presenciar la sesión de tortura a la que la sometieron. Luego de dos meses de cautiverio él fue liberado. Sus torturadores le dijeron que tenía que irse de Argentina con sus hijos. Antes, le permitieron despedirse de Elba, que aun continua desaparecida.
  • Falcón fue también condenado por ser el máximo responsable del operativo que terminó con dos personas muertas y el secuestro de 3 niños, en el ataque a una casa del barrio Villa España de Berazategui, en 1977. Los documentos militares y los testimonios de los niños durante el juicio probaron que en ese operativo mataron a su madre, María Nicasia Rodríguez, y a Arturo Alejandrino Jaimez, un hombre que vivía junto a ellos, ambos militantes de la organización Montoneros. El cuerpo de la mujer fue enterrado como NN e identificado en 2007, mientras que Jaimez permanece desaparecido. Los niños fueron separados. La mayor, de 12 años, padeció un periplo de tres meses por centros clandestinos del sur del Gran Buenos Aires, mientras que su hermano de 10 y la beba un año y medio fueron derivados a la Policía bonaerense y finalmente entregados a su familia biológica.

Seguir leyendo “FACC. Genocida suelto: Estado cómplice ayer y hoy”

¡Todavía esperamos! Que nos devuelvan la mitad del dolor

La Corte Suprema de Justicia validó por mayoría el 2×1 (beneficio a genocidas condenados por delitos de lesa humanidad), habilitando la libertad de los condenados por sus responsabilidades en el genocidio. Es obvio que una parte de la sociedad avala la disposición y que al mismo tiempo existe un amplio rechazo social y político… Julio C. Gambina

 

Víctor Heredia: ¡Todavía esperamos!

¿Dos por uno? Estoy de acuerdo pero quiero lo mismo para los míos, mis queridos. Esa conmutación de pena, de dolores, de picana, de disparo fatal y feroz escalofrío.

Quiero la mitad del recorrido de la bala que los asesinó, que el cañón con que violaron a Cristina se quede a mitad de camino, que la trompada no llegue a destino, que la dejen amamantar a su hijo un poco más, para que esa ternura tape el olor a carne quemada que percibo cuando entro a Capucha o Capuchita. Quiero exactamente la mitad de todo lo que padecieron. Es decir que de tanto conmutar padecimientos al fin me los devuelvan con vida.

Quiero al nieto de mi madre, a mi sobrino nacido en cautiverio, ese que por razones inconmutables nunca pudimos abrazar. Sí, quiero a mi hermana y a mi padre, los quiero aquí de nuevo como hace cuarenta años. ¿No les parece justo?

Un dos por uno que retire ese océano de llanto que nos ahogó día a día en la desesperada espera. ¡Quiero ahora mismo la mitad de mi dolor, de mis temores, de mi exilio! ¿No pueden? ¿Cómo que no pueden? ¿Acaso no son capaces de torcer nuestra memoria? ¿De pretender que un asesino ya no lo es más porque se puso viejo? ¿Los devuelven a casa? Muy bien: ¿Dónde están mis amigos? ¿Dónde están nuestros hijos, nuestros padres y hermanos?

Les recuerdo una cosa:

Todavía cantamos. Todavía pedimos. Todavía soñamos.

¡Todavía esperamos!

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/

Perú. 5 de abril de 1992: Una salida dictatorial a la crisis nacional

César Zelada

Rebelión

“…La derecha prefiere una democracia liberal, donde el pueblo, cada 5 años, participe en las elecciones para elegir a los futuros políticos que gobernarán para los grupos de poder. Pero, en una coyuntura social donde la “democracia” es vista por los trabajadores como una palabra hueca, los empresarios optan por gobiernos abiertamente dictatoriales, bonapartistas o incluso fascistas para asegurarse violentamente el respeto a la “sagrada propiedad privada de los medios de producción”…”

El preámbulo del golpe de Estado del 5 de abril en Perú estaba marcado por una gran crisis de la democracia liberal. Sus instituciones estaban completamente desprestigiadas. La alianza política electoral Izquierda Unida (IU) había fracasado como alternativa de poder por su reformismo y burocratismo. Solo el grupo armado denominado Sendero Luminoso (SL) tenía cierta fuerza social en el campo. Y justamente fue ésta una de las razones que utilizó Alberto Kenya Fujimori para dar un autogolpe de Estado e imponer “la ley y el orden” en su lucha contra el “terrorismo”. Al comienzo, algunos sectores “democráticos” como el partido aprista se opusieron, pero al final, todos terminaron pactando bajo el visto bueno de los poderes fácticos y del imperio del norte Seguir leyendo “Perú. 5 de abril de 1992: Una salida dictatorial a la crisis nacional”

El Terrorismo de Estado en la Argentina. (Descargar Libro)

Osvaldo Bayer/Atilio A. Boron/Julio C. Gambina

Instituto Espacio para La Memoria

Apuntes sobre su historia y sus consecuencias

El contenido se este libro, que abarca un recorrido por la historia argentina teniendo como eje el Terrorismo de Estado con todo lo que éste ha implicado e implica en el devenir de la realidad en la que estamos inmersos, se aborda esta práctica en su estrecha vinculación con los fundamentos económicos del poder que necesitaba, mediante su brazo represivo, crear las condiciones de implementación de un neoliberalismo a ultranza que habría de tener su apogeo con el advenimiento del menemismo. Las fuerzas de seguridad de la Dictadura fueron las encargadas de llevar adelante la tarea del horror, del secuestro, la tortura, la desaparición y la muerte de gran parte de una joven generación y de otros exponentes de una lucha por una sociedad distinta. Pero esta maquinaria del crimen respondió – siempre fue así en la historia de la humanidad- a la defensa de los intereses de unos pocos en desmedro de la inmensa mayoría de la población. El resultado de las dictaduras que asolaron la región en esos años dejó, además de un saldo siniestro de terror y muerte, la exclusión de millones de personas del acceso a los más elementales derechos humanos, como el derecho al trabajo, a la salud, a la educación.

Libro tomado de: http://ens9004.mza.infd.edu.ar/

Descargar Libro: El terrorismo de estado en argentina

Neruda, un laurel de gloria para el pueblo. Hoy se cumplen 45 años del Premio Nobel al poeta comunista

Mario Amorós

El Siglo

pablo-neruda

A primeras horas de la mañana del jueves 21 de octubre de 1971 decenas de periodistas se aglomeraron ante la puerta de la Embajada de Chile en Francia, ubicada en el número 2 de la avenida de La Motte-Picquet. Una noticia procedente de Estocolmo, anhelada durante largos años por Pablo Neruda y retrasada por las maniobras de la CIA en el marco de la guerra fría cultural, empezaba a dar la vuelta al mundo: la Academia Sueca había concedido el Premio Nobel de Literatura al creador de Canto general.

Acompañado por Matilde Urrutia y Louis Aragon, Neruda ofreció unas primeras declaraciones a la prensa, que interrumpió para conversar con el Presidente Allende por teléfono. “Quisiera que este Premio beneficie la lucha por la libertad en América Latina, la riqueza de la cultura latinoamericana y el desarrollo del potencial creador de nuestro continente”, comentó a los periodistas. Fue el tercer escritor latinoamericano y el sexto en lengua española que logró un galardón que entonces estaba dotado con cuatrocientas cincuenta mil coronas suecas, unos noventa mil dólares. Una parte la donaría a su Partido para la compra de la nueva imprenta de la sociedad Horizonte.

Aquella misma tarde, Augusto Olivares, director de Televisión Nacional, logró conversar por teléfono con Neruda, quien le manifestó: “Estoy como aplastado… pero aplastado por una felicidad que me desborda”. “Este premio se lo dedico a todos los chilenos. Ojalá que se sientan tan orgullosos como yo” Seguir leyendo “Neruda, un laurel de gloria para el pueblo. Hoy se cumplen 45 años del Premio Nobel al poeta comunista”

Salvador Allende. Pensamiento y acción (Descargar Libro)

Frida Modak. [Coordinadora]

Eduardo Galeano. Emir Sader. Ayrton Fausto. Almino Affonso. Frida Modak. [Autores de Capítulo]

CLACSO Coediciones. http://www.clacso.org.ar/

ISBN 978-987-00-0799-9

CLACSO. FLACSO. Lumen.

Buenos Aires. Agosto de 2008

 

El Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Sede Académica Brasil, presentan, en ocasión del centenario del nacimiento de Salvador Allende, esta antología realizada por Frida Modak, donde se compilan algunos de sus más célebres textos y discursos. Salvador Allende, Presidente de Chile democráticamente elegido en 1970 y víctima del golpe de Estado encabezado por Augusto Pinochet el 11 de septiembre de 1973, fue además de un político íntegro y un luchador incansable por la emancipación de los pueblos americanos, un intelectual de gran relevancia en el pensamiento social contemporáneo. En esta cuidadosa selección de textos, Frida Modak – quien fuera su Secretaria de Prensa – rescata las principales reflexiones de Allende sobre la práctica política y sobre la relación entre la democracia y la construcción pacífica del socialismo. Emerge de estos textos, un Salvador Allende cuyos aportes y contribuciones resultan cada vez más actuales para aquellos que, comprometidos con la lucha por una sociedad radicalmente democrática, trabajamos en el campo de las ciencias sociales. Esta edición de homenaje pretende ser algo más que el humilde tributo que desde CLACSO Y FLACSO rendimos a la figura de Salvador Allende. Es una forma de expresar nuestra convicción de que las ciencias sociales y el pensamiento crítico pueden y deben ser una herramienta de lucha contra la opresión, la injusticia y la exclusión. Un grito de libertad que ninguna dictadura podrá callar jamás.

Descargar Libro: Salvador Allende.  Pensamiento y acción

Los golpes de Estado de ayer y hoy

Marcos Roitman Rosenmann

La Jornada

dicatdores-latinoamericanos-pinochet-banzer-videla-stroessner-2

Pinochet, Banzer, Videla, Stroessner

Seguramente nunca se cerró  el ciclo de los golpes de Estado en América Latina. Una ilusión política quiso ver en el fin de la guerra fría el comienzo de una nueva etapa. En el horizonte se oteaba un futuro de paz, estabilidad política y crecimiento económico. El comunismo había caído en desgracia y el dispositivo para combatirlo: los golpes de Estado, perdían legitimidad. A partir de entonces se podrían utilizar mecanismos de guante blanco sin necesidad de recurrir a la violencia directa. Las presiones para derrocar un gobierno democrático entraban en la era constitucional. El golpe de Estado cruento y con las fuerzas armadas de protagonistas no era una opción viable. Hacer caer un gobierno por otras vías, aun siendo un golpe de Estado, no levantaría tanta suspicacia. Otras instituciones podrían ocupar el papel protagónico, los militares habían cumplido su misión en la guerra contra la subversión comunista. En el corto y medio plazos, los proyectos democráticos, socialistas, y anticapitalistas no aparecían en la agenda. El enemigo interno había sido neutralizado, cuando no reducido a su mínima expresión, por la vía del genocidio, la tortura y la desaparición forzada.

Establecer sistemas políticos fundados en la economía de mercado, potenciar la doctrina neoliberal y no perder el tren de la globalización se convirtió en un dogma de fe. Los votos sustituyeron las botas y las urnas las metralletas. El ajuste político tendió a rehacer la dupla liberal-conservadora bajo la emergente nueva derecha. Mientras tanto, la socialdemocracia ocupó el nicho de la izquierda, desplazando a comunistas y socialistas marxistas. El debate de las alternativas derivó hacia los pro y contras de la economía de mercado. Capitalismo con rostro humano o salvaje: Keynes contra Hayek Seguir leyendo “Los golpes de Estado de ayer y hoy”