Los aspectos clave de la revolución de colores en curso en Nicaragua

Como parte de la cartilla globalizada que describe una revolución de colores, las protestas en apariencia han sido ciudadanas, protagonizadas por los jóvenes y los sectores de la iglesia católica, antipolíticas (sin nexos con partidos tradicionales) y en principio con fines reivindicativos. Lo que empezó con algunas manifestaciones dispersas en rechazo a las reformas del INSS, adquirió un esqueleto de movimiento ciudadano con vocación al choque callejero y la violencia armada, la clásica mutación de las revoluciones de color en busca de lograr mayores grados de confrontación que debiliten al Estado y lo coloquen en una situación defensiva. En lo narrativo parece estar la intención de configurar un frente político (posmoderno) donde puedan articularse un conjunto de “demandas” gremiales prefabricadas por la USAID, lo que a su vez contribuye a reflotar la imagen de la oposición ampliando su base de apoyo político hacia “la juventud” y los “descontentos”. Es por esa razón que las protestas tienen un corte juvenil y universitario, son los extras que necesitan para desviar la atención de los grupos armados que inflingen los ataques más graves.

William Serafino – Misión Verdad.- Ya son varios días de manifestaciones violentas en la nación centroamericana. Tanto el perfil del mensaje político como el comportamiento de los medios, además del empleo de métodos insurreccionales de protesta y por la propia historia de un país ocupado e intervenido por Estados Unidos en distintas oportunidades, indican que estamos en la presencia de un nuevo intento de cambio de régimen bajo el formato de revolución de colores. Con respecto a los objetivos y su pragmática global, nada nuevo. Socavar la paz de Nicaragua y fabricar las condiciones internas para una etapa de acoso geopolítico, se dibujan como los propósitos inmediatos de la operación. Seguir leyendo “Los aspectos clave de la revolución de colores en curso en Nicaragua”

Antología del pensamiento crítico panameño contemporáneo (Descargar Libro)

Marco A. Gandásegui, hijo. Dídimo Castillo Fernández. Azael Carrera Hernández. [Coordinadores] 

Colección Antologías del Pensamiento Social Latinoamericano y Caribeño.
ISBN 978-987-722-314-9 
CLACSO. https://www.clacso.org.ar/

Buenos Aires. Marzo de 2018

La antología Pensamiento social crítico panameño recoge una parte importante de los aportes realizados por destacados intelectuales en la batalla de las ideas contra el pensamiento conservador y (neo)liberal. El punto de partida e hilo conductor es la cuestión nacional —particularmente marcada por los acontecimientos del 9 de enero de 1964—, y los elementos involucrados en ella: la conquista del poder y la democracia; la cuestión social y las contradicciones generadas por el modelo de acumulación capitalista, dadas las características particulares que le asignaron al país la condición transitista; y las contradicciones generadas por la alianza de las clases sociales hegemónicas en sus dimensiones sociales, políticas y culturales durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. Seguir leyendo “Antología del pensamiento crítico panameño contemporáneo (Descargar Libro)”

Honduras: El Gobierno suspende garantías constitucionales

Giorgio Trucchi

Rel-UITA

Al parecer, la suerte está echada, y el TNE con apoyo de la OEA, iglesias evangélicas fundamentalistas, cierto grupo de la empresa privada ligada a la industria maquiladora y empresas extractivas, dirigentes campesinos corruptos y la mayor parte de los medios televisivos, darán a conocer resultados donde JOH gana por poco margen, pero gana. En el caso de la Embajada Americana, llama la atención su silencio cómplice, y es de esperar que reconozca a JOH como presidente de Honduras por segundo periodo consecutivo aunque sea una elección ilegitima, y su gobierno haya sido cuestionado por actos de corrupción.  Javier Suazo

No ha parado la protesta ciudadana ante las anomalías que han caracterizado un proceso electoral que, según la Alianza de Oposición contra la Dictadura, está a punto de desconocer la victoria de Salvador Nasralla, favoreciendo el candidato oficialista Juan Orlando Hernández.

La protesta se ha extendido a más zonas del país y en la capital se ha trasladado a barrios y colonias. Tomas de carreteras están impidiendo la movilización entre departamentos. En San Pedro Sula y Tegucigalpa, vándalos infiltrados barrieron negocios comerciales y hasta bancos, generando terror entre la ciudadanía. Seguir leyendo “Honduras: El Gobierno suspende garantías constitucionales”

Guatemala: El estallido de la indignación popular. Dossier (Descargar Texto)

Roberto García Cindy López Samayoa Sergio Ramírez

Sinpermiso.info

Mientras las cúpulas políticas buscan blindar su impunidad, crece en Guatemala un movimiento popular rico y diverso que exige un fin a la corrupción y la dimisión del presidente, Jimmy Morales. Una multiplicación de manifestaciones, el asedio al Congreso nacional y un paro general que llevó a un cuarto de millón de guatemaltecos a las calles capitalinas han marcado un quiebre en un país donde las atrocidades de la maquinaria contrainsurgente habían generado una sociedad civil habitualmente temerosa, desconfiada.

Fragmento

Los protagonistas visibles y ocultos de la situación que atraviesa el país de la “eterna primavera” deben colocarse en un contexto histórico más amplio. Desde esa perspectiva, poco importante es Morales, una figura meramente decorativa arribada al poder rápidamente tras el procesamiento del binomio presidencial anterior. En apariencia –se interpretó–, el actor podría evitar, con cierto carisma, la prolongación de las masivas manifestaciones populares de 2015 que presagiaban un desborde popular de mayores y más graves consecuencias. Sí interesa colocar sobre la mesa de análisis que los apoyos principales del mandatario provienen de quienes lo financiaron y construyeron como candidato: los militares contrainsurgentes guatemaltecos y las cámaras empresariales, secundadas por los canales privados de televisión.

Esta realidad está íntimamente relacionada al proceso de conformación de los estados centroamericanos, cuyo origen se remonta a mediados del siglo XIX, cuando fueron construidos y consolidados posteriormente de manera piramidal, sobre bases que suponían, como han escrito varios historiadores, “maximizar ganancias y socializar pérdidas”. Es que la dominación ejercida por las elites incluía una radical desigualdad y falta de solidaridad de su parte hacia el resto de la población. En Guatemala hubo un agravante particular: esas elites siempre fueron racistas, y como parte del andamiaje dejaron históricamente fuera del acceso a los recursos del Estado a la población indígena, que en el país es mayoritaria. Tradicionalmente los indígenas constituyeron la mejor y más económica mano de obra: su labor no era remunerada y una parte del año debían trabajar en las obras públicas so pena de ser considerados “vagos” por el Estado. Aquí entra en juego un factor que también forma parte de esos estados “débiles” para bregar por los derechos de las grandes mayorías, pero crudamente “fuertes” si de reprimir se trata: las fuerzas armadas. Como ha escrito el historiador costarricense Víctor Hugo Acuña, uno de los más lúcidos estudiosos de estos procesos, “los estados centroamericanos han prohijado y se han beneficiado del autoritarismo que permea toda la vida social”.

La impunidad que buscaba el organismo legislativo guatemalteco es la manifestación actual, pero siempre presente, de un poder estatal ajeno al padecimiento de una sociedad civil habitualmente temerosa, desconfiada. Y en Guatemala hay sobradas razones para esto último. La maquinaria contrainsurgente guatemalteca, cuya intencionalidad estatal hoy resulta evidente al conocerse varios documentos oficiales, supuso una acentuada cultura de anticomunismo que ambientó los crímenes más masivos y horrendos de toda la Guerra Fría latinoamericana: fue allí donde se “inventó” la de-saparición forzada masiva. Que el Congreso guatemalteco haya sido sitiado por una multitudinaria manifestación espontánea de sectores civiles representa por eso un divorcio histórico (…)

Descargar Texto: Guatemala: El estallido de la indignación popular. Dossier

Mariposas contra la dictadura. Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.

Hernando Calvo Ospina

Rebelión

las-mariposas

Lectura recomendada: En el Tiempo de las Mariposas. (Descargar libro pdf).

En honor de las hermanas Mirabal, en diciembre de 1999 la ONU resolvió que cada 25 de noviembre se conmemore el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.

La familia Mirabal debía estar presente, fue su exigencia. El 12 de octubre de 1949, para celebrar la invasión europea al continente americano, el “Benefactor de la Patria” organizó un baile en una de sus haciendas. La invitación fue llevada personalmente por el gobernador.

Esto no produjo alegría en este burgués hogar, porque a los padres se les dejó en claro que Minerva debía estar. Tercera de cuatro hermanas, ella era una bonita, inteligente y sonriente soltera de 23 años de edad. Leónidas Trujillo la había conocido durante una recepción dos meses antes. Había que asistir: podría resultar nefasto negarse.

El “Jefe” Trujillo había asaltado el poder en 1930. Su formación militar y política había corrido por cuenta de los “Marines ”, durante la invasión a la República Dominicana. El no pago de deudas fue el motivo para que, en 1916, las tropas estadounidenses hubieran desembarcado. Se quedaron hasta 1924.

rafael-leonidas-trujilloEn 1936 la capital del país, Santo Domingo, pasó a llamarse Ciudad Trujillo; y Provincia de Trujillo la que era San Cristóbal. En las iglesias debía proclamarse: “Dios en el cielo, Trujillo en la Tierra”. A cambio de favores terrenales, el 15 de junio de 1954 el Papa Pio XII le otorgó la “Gran Cruz de la Orden Piana”. Nadie recordó la represión que ejercía en su país. Mucho menos a los 30 mil haitianos, cortadores de caña dominicana, enviados a matar por el dictador en octubre de 1937.

Los días anteriores a la fiesta la familia los vivió en tensión. Es que ellos, aunque de puertas hacia adentro, se oponían a la dictadura y Minerva era la más radical. Ya sus padres habían preferido que ella no ingresara a la universidad, por temor a que lo expresara públicamente y fuera reprimida. Además, se iba conociendo su estrecha amistad con un responsable del Partido Comunista, quien tuvo que exiliarse Seguir leyendo “Mariposas contra la dictadura. Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.”

Nos llegó el turno a los indocumentados (I)

Ilka Oliva Corado

Crónicas de una Inquilina

mexico-frontera

Lectura recomendada: Nos llegó el turno a los indocumentados (II)

Las migraciones de centroamericanos hacia Estados Unidos iniciaron en la década del 80, desde que EE.UU. invadiera territorio centroamericano con la aplicación del Plan Cóndor y la agenda regional de las dictaduras a las que llamaron Conflicto Armando Interno y que en Guatemala dejó un genocidio y la tierra arrasada.

En ese entonces miles se vieron obligados a salir de Centroamérica para salvar sus vidas y buscaron refugio en México y paradójicamente en Estados Unidos. No fue suficiente injerencia la del Plan Cóndor de aquellos años, que lo renovaron y en el 2004 le llamaron Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana. Algo que legalizó el ecocidio, la minería, la explotación de los recursos naturales y la embestida de las empresas transnacionales en la región. En síntesis el neoliberalismo se estableció en la región. Con esto los ricos se hicieron más ricos y los pobres más pobres. Y comenzó la persecución despiadada de periodistas, defensores de derechos humanos y del medio ambiente. El asesinato de Berta Cáceres lo evidencia en Honduras. Y la desaparición forzada de los 43 alumnos de Ayotzinapa en México Seguir leyendo “Nos llegó el turno a los indocumentados (I)”

Haití: 211 años de resistencia anticolonial (Descargar Texto)

Angel Vera

Alainet

“… Mucho antes del terremoto del 12 de enero de 2010 el estado haitiano había sido constreñido y debilitado. La precariedad y la crisis permanente no se debieron solo a los conflictos intestinos. Poderosos intereses económicos y militares externos fomentaron esa degradación. Los protagonistas hegemónicos han sido las potencias imperiales. Por ello hoy Haití se sitúa en la periferia de la geopolítica neoliberal… La memoria de la revolución y las renovadas luchas desarrollan el mayor patrimonio haitiano, una inagotable tradición de revueltas populares. Esta rebeldía constituye una parte insoslayable de la identidad de este pueblo en busca su camino propio…”

Contenido:

     1. Aniversarios amargos

     2. Las nuevas cadenas de la historia reciente

     3. Terremoto, cólera y después

     4. Haití ahora. Por la soberanía y contra la precarización

     5. La MINUSTAH y la catástrofe neoliberal

     6. Los deberes de Nuestra América para con Haití

Fuente: http://alainet.org/

Descargar Texto:  Haití: 211 años de resistencia anticolonial