El multipolarismo, un paradigma geopolítico hecho realidad

En marcado contraste con el proyecto de integración multipolar de la OCS en Asia-India-África-Europa, EEUU y la OTAN recurren, con una mezcla de desesperación y arrogancia, al juego de poder marítimo en el Indo-Pacífico.

La afirmación y anuncio de un nuevo orden estratégico político y económico (geo-político y geo-económico también, aunque no pueda explicarse sólo desde la dimensión geográfica) no centrado en la iniciativa del globalismo unipolar, como todavía se anunciaba con bombos y platillos en el Foro Económico Mundial de enero de 2021, sino más bien un mundo “basado” en la concepción multipolar, poliédrica y pluriversal de “dialogo de civilizaciones” y ya no del “choque de civilizaciones” tal cual se propuso en 1991-1994, a partir de la realidad parcial de la Perestroika Soviética. La Perestroika en Estados Unidos de Norteamérica en despliegue desde marzo 2020-febrero 2021 y la Soviética acaecida en 1991 muestran que, las concepciones de las dos posiciones estratégicas que conformaron el bipolarismo en la pos segunda guerra mundial, están cediendo paso en éste periodo 2020-2021 a una concepción multipolar pluriversal, que se manifiesta asumiendo una tercera posición estratégica, que es la continuación y profundización de la planteada inicialmente en 1955 en Bandung.

Contenido:

  • -El paradigma Multipolar va consolidándose
  • -La OTAN y el AUKUS mueven ficha contra el Multipolarismo
  • -La VI Cumbre de la CELAC, Multipolarismo y Unipolarismo
  • -El capitalismo verde a partir del multipolarismo
  • -La inestabilidad financiera
  • -Bibliografía

Wim Dierckxsens, Walter Formento

Alainet

El paradigma Multipolar va consolidándose

Después de haber sufrido una contundente derrota en Siria, el presidente de Estados Unidos, Biden, en representación de las fuerzas globalistas que gobiernan tras su “trono”, como de tantos otros presidentes, tuvo que “marchar” ‎a Ginebra. El encuentro en Ginebra del 16 de junio ‎de 2021 entre Joe Biden y Vladimir Putin se organizó para poner fin a las hostilidades. El presidente Biden reconoció en este contexto que Estados Unidos debería suspender la doctrina Rumsfeld de guerra sin fin‎ que rige desde el 2001 y fue implementada desde la OTAN-Globalista. Este fue un claro reconocimiento de que han sido derrotados –no vencidos aún- en esta tercera guerra mundial entre grandes potencias, guerra de 20 años que, específicamente, tuvo como escenario principal al Gran Medio Oriente.

Tras la derrota de las fuerzas de la OTAN (es decir las fuerzas militares y paramilitares que la componen, de o reclutadas por EEUU, Gran Bretaña, etc.) en el corazón terrestre de Asia, estas fuerzas de la OTAN, compuestas en la primera línea de choque mayoritariamente por fuerzas mercenarias, manifiestan su derrota con la retirada de las tropas de EEUU. Que, además, pone un final definitivo a la guerra más larga de EEUU. Afganistán se encuentra ahora bajo el dominio de los talibanes y el esquema multipolar de poder planteado por los actores multipolares de China, Rusia, Irán, Egipto, Siria, etc., que ahora controlan toda la masa continental asiática. Según MacKinder, quien controla esta masa continental controlara también el mundo. Por ello, el Multipolarismo como iniciativa estratégica hoy es dominante en toda esa masa continental, con una tendencia clara y definida a que las iniciativas de otras naciones –México, Brasil, Argentina, etc.- y regiones –CELAC, etc.- de ser parte, sean consideradas, potenciadas e incluidas.

La cumbre del vigésimo aniversario de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) en Dushanbe, Tayikistán, en setiembre de 2021, significó entonces la consolidación de un nuevo paradigma político estratégico pluriversal y geopolítico. Esto significa también una derrota estratégica que podría consolidarse en un futuro cercano con el fin del unipolarismo transnacional globalista, teniendo en cuenta que EEUU ya ha perdido la iniciativa estratégica, sin entrar aun en franco declive. Y, también, considerando los unipolarismos continentales norteamericano, en declive estratégico desde 1999, y del británico, en declive estratégico desde 1971. Estando estos dos Continentalismos en contradicción y conflicto principal contra la amenaza que significa, para estos intereses estratégicos, el globalismo unipolar trans-continentalista. Y de modo secundario contra el Multipolarismo, que en sus diferentes iniciativas los “incluye” desde sus capacidades económicas productivas reales.

Por todo esto, podría considerarse lo anterior como la afirmación y anuncio de un nuevo orden estratégico político y económico (geo-político y geo-económico también, aunque no pueda explicarse sólo desde la dimensión geográfica) no centrado en la iniciativa del globalismo unipolar, como todavía se anunciaba con bombos y platillos en el Foro Económico Mundial de enero de 2021, sino más bien un mundo “basado” en la concepción multipolar, poliédrica y pluriversal de “dialogo de civilizaciones” y ya no del “choque de civilizaciones” tal cual se propuso en 1991-1994, a partir de la realidad parcial de la Perestroika Soviética. La Perestroika en Estados Unidos de Norteamérica en despliegue desde marzo 2020-febrero 2021 y la Soviética acaecida en 1991 muestran que, las concepciones de las dos posiciones estratégicas que conformaron el bipolarismo en la pos segunda guerra mundial, están cediendo paso en éste periodo 2020-2021 a una concepción multipolar pluriversal, que se manifiesta asumiendo una tercera posición estratégica, que es la continuación y profundización de la planteada inicialmente en 1955 en Bandung.

Los “eslabones perdidos” hasta ahora, Irán y Afganistán, están siendo completamente incorporados al “gran juego” geopolítico por la iniciativa estratégica multipolar. Es la coronación de la dinámica de desarrollo multipolar de la OCS en conjunto con la Iniciativa multipolar del Belt and Road (BRI), Nueva Ruta de la Seda (NRS), que venimos presentando y dando cuenta como nuevo proyecto histórico desde hace años. Irán se hizo miembro de pleno derecho de la OCS y fue restaurado en su papel históricamente (de miles de años) prominente en Eurasia, luego del acuerdo comercial y de desarrollo por el valor de 400 mil millones de dólares logrado con China. Los iraníes fueron los precursores de las múltiples Rutas de la Seda en la Antigüedad. A partir de ahora, también, Egipto, Qatar y Arabia Saudita son socios del diálogo de la OCS, al mismo nivel que Afganistán y Turquía. El proyecto implica también que se unan el próximo año Líbano, Siria, Irak, Serbia y una docena de países más. Mencionando a India y Pakistán como antiguos socios (desde junio de 2018) comprenderemos mejor el peso actual de la OCS en el mundo. La iniciativa multipolar China de “Una Ruta, Una Franja” se constituyó, en este proceso, como un mecanismo importante de conectividad y articulación económica de la región y se vinculó además con la estratégica Unión Económica Euro Asiática (UEEA) que es un proyecto de integración económica y política de derecho basado en la Unión Aduanera de Bielorrusia, Kazajistán y otros países bajo iniciativa de Rusia.

Hubo consenso sobre la “Declaración de Dushanbé1”, en la cual todas las vías de integración euroasiática convergen hacia el nuevo paradigma multipolar, geopolítico y geoeconómico. La declaración fue bastante explícita sobre los objetivos de los actores euroasiáticos: “un orden mundial más representativo, democrático, justo y multipolar basado en principios universalmente reconocidos del derecho internacional, diversidad cultural y de civilizaciones, cooperación mutuamente beneficiosa e igualitaria de los estados bajo la función de coordinación de la ONU”. Reconociéndole y dándole a la ONU, a la Asamblea General de ONU, el lugar estratégico general de ser el ámbito donde se coordinan todos los intereses, iniciativas y acuerdos. Algo que el unipolarismo financiero siempre le negó, reduciéndola a ser solo una sigla para legitimar sus intereses e iniciativas. Por ello, el tema de Afganistán, en el marco de la “salida” de la OTAN de Afganistán, fue un tema de importancia. La OCS –Organización de Cooperación de Shanghái- logro llegar al consenso por el cual Islamabad –Pakistán- coordinará con los talibanes la formación de un gobierno que también incluya a tayikos, uzbecos y hazaras.

La OTAN y el AUKUS mueven ficha contra el Multipolarismo

Por otro lado, habiendo fracasado en sus objetivos militares terrestres, las guerras financieras y arancelarias no declaradas de Estados Unidos contra China también están llegando a su fin. Para ser reemplazadas por una política de contención marítima a través de la asociación AUKUS, un “acuerdo” entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos, donde Australia es expuesta por la “OTAN” a sufrir el hecho de tener que confrontar con China, su principal mercado económico. Por otro lado, este hecho también forzó el choque de la OTAN contra Francia, al excluirla por la fuerza como proveedor de alta tecnología militar (submarinos de propulsión nuclear) a Australia, que pasarían a ser provistos por Gran Bretaña.

El lamentable estado de las finanzas estadounidenses, las burbujas del mercado del dólar, la inflación de precios persistente y creciente, y la inevitabilidad de los aumentos de las tasas de interés describen y explican por qué una política de respaldo a la contención marítima sea la única opción estratégica que le quedó a Estados Unidos. Que incluye la crisis con Francia y la potenciación de la UE que se “acerca” necesariamente al multipolarismo, que expresa su principal mercado económico.

En marcado contraste con el proyecto de integración multipolar de la OCS en Asia-India-África-Europa, EEUU y la OTAN recurren, con una mezcla de desesperación y arrogancia, al juego de poder marítimo por un Indo-Pacífico libre y abierto a través del AUKUS: Washington ha demostrado con ello que su prioridad ya no puede ser Europa, sino la región del Indo-Pacífico. En este contexto, Australia cancela una orden de submarinos franceses. La Unión Europea se reunió el 6 de octubre con un claro debate para la decisión contundente de organizar su propia defensa por fuera de la OTAN. Algo en lo que ya venía preparándose desde los inicios del Brexit en 2016. Dando muestras de la recuperación del protagonismo de la Unión Europea industrial, científica y tecnológica que se articula con el Asia pacifico, en particular con China y Rusia. Esto parece ser un paso contundente de la UE en la toma de distancia respecto de los sectores Globalistas en la OTAN, GB y EEUU, lo que debilita estructuralmente las capacidades de la OTAN y lo que fue su misión original pos-Roosevelt desde1950. Pero que, de algún modo, ya había “muerto” treinta años antes, en 1991, cuando la OTAN fue instrumentada para enfrentar a los poderes nacionales de EEUU y Reino Unido.

Ya hemos analizado en trabajos anteriores la obsolescencia de la flota de portaviones de EEUU, que se encuentra en un estado “lamentable” luego del largo periodo de deslocalización de sus capacidades industriales-científicas-y-tecnológicas a Alemania>Europa y Japón>Asia Pacifico desde 1950 a 1971 (del Continentalismo norteamericano al Tricontinentalismo), y luego desde 1973-a-2001 a la región la China Británica de HK-Shanghái-Taiwán-etc. bajo control británico desde 1832-1864 (del Tricontinentalismo al Globalismo Unipolar). En los primeros meses de la pandemia hubo centenares de miembros con COVID entre los tripulantes de varios portaviones y barcos de escolta. La flota quedó sin poder operar, además, por tener otros portaviones en puertos por motivo de “reparaciones profundas”. En tiempos de la guerra biológica esta tecnología militar demostró pertenecer a tiempos del siglo pasado, obsoleta. Ante el avance de Rusia en este campo, puede entenderse la construcción de submarinos nucleares (británicos en este caso) y la decisión luego de situarlos en Australia, para poder estar lo más próximo a la China meridional, fue una respuesta que muestra la debilidad de no poder sostener sus posiciones en Indonesia, Taiwán, etc.

Con el AUKUS en realidad Estados Unidos está quedando cada vez más aislado en el mundo. Llama la atención que Canadá y Nueva Zelanda no se unieran a la iniciativa angloamericana. También nos preguntamos por qué Japón o Corea del Sur “no forman parte” en la alianza AUKUS. Incluso la posición de la India, un actor más importante, que sí es miembro del QUAD con EEUU, Australia y Japón, pero no del AUKUS. También Japón, otro actor estratégico en la región, tampoco forma parte del esquema AUKUS. Tal vez sería significativo evaluar el avance del Mercado Común del Asia Pacifico –RCEP- con iniciativa de la China multipolar en lo económico estratégico, para poder aproximarse a una evaluación más precisa del porqué de la composición del AUKUS.

El acuerdo de otorgar a Australia capacidades de submarinos a propulsión nuclear, para fortalecer el poder naval de la asociación en el Pacífico, generó un conflicto intercontinental. Australia canceló un contrato con Francia de submarinos para la flota australiana que iban a ser diseñados por la empresa estatal francesa Grupo Naval, dando a Francia no solo motivo de incomodarse sino de plantear la amenaza con salir de la OTAN. No solo Francia sino la Unión Europea se ha distanciado del proyecto de la OTAN y proyectan optar por su propia defensa y el multipolarismo. Todo esto muestra no solo una creciente debilidad de la OTAN, sino la capacidad de atracción que posee el Multipolarismo en lo industrial tecnológico-científico, económico, político y diplomático.

La obsesión angloamericana ha sido, y sigue siendo, prevenir el surgimiento de un «competidor» en Eurasia (Brzezinski), sea éste una alianza de Rusia-Alemania en la era Mackinder, o en el presente con la asociación estratégica de Rusia-China que luchan por el dominio estratégico-económico (geoeconómico) en el corazón de masa terrestre euroasiática y lejos de las potencias oceánicas atlánticas y en condiciones de ventaja estratégica. Con el AUKUS pierden aún más aliados, lo cual ya se observó con la finalización del NorthStream2. EEUU y la OTAN han perdido la batalla en torno a este gasoducto que conecta directamente a Rusia y Alemania-UE por el mar Báltico, que garantiza el flujo de gas a Alemania y a la UE de modo contundente. Y que dejará fuera de juego cualquier maniobra de “boicot” de la OTAN desde Ucrania o desde Polonia, utilizando el gasoducto terrestre que conecta a Rusia y Alemania, vía Ucrania-Polonia.

La Unión Europea tal vez se reconfigure tal como la conocemos, al integrarse al proyecto multipolar, pero está claro que Alemania y Francia como líderes optaron ya por encaminarse hacia éste proyecto, por ello el AUKUS no sorprendió y parece ser más una re-acción de la OTAN ante un hecho consolidado. Los países bálticos, Polonia y algunos de Europa Oriental –la Iniciativa de los Tres Mares I3M- que se oponen y amenazan eventualmente con salirse de la UE, reaccionan tarde y van quedando en un aislamiento estratégico claro. De manera que no les quede probablemente otra opción que aceptar la realidad y “sumarse” a la “realidad y las condiciones de esta”.

El hecho que en Alemania haya un nuevo gobierno por formarse, no cambiará el acuerdo de fondo entre socialdemócratas y democristianos que construyo la actual UE, que impuso el modelo de Brexit más conveniente y que se articuló con iniciativa propia en el proyecto multipolar. Los importantes intereses económicos que tiene Australia con China, más temprano que tarde harán que el país entre en crisis y luche por realinearse con el multipolarismo, que es donde más se potencian sus intereses.

La VI Cumbre de la CELAC, Multipolarismo y Unipolarismo

La profundización del aislamiento norteamericano no se detiene ahí. El 18 de septiembre se realizó en México la VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Se trata del primer organismo de integración que reúne a los países de Latinoamérica y el Caribe sin la participación de EEUU y Canadá. Un hecho relevante fue la participación de Xi Jinping en el cierre de la Cumbre. El mandatario chino consideró que la CELAC ha jugado un importante papel en la salvaguardia de la paz y de la estabilidad en el continente sudamericano. También destacó que desde julio de 2014 existe un ámbito de articulación entre su país y la región a partir del Foro China-CELAC.

Luego de un período de gran vigor en el comienzo de la década pasada, la CELAC atravesó un momento de parálisis, con la “radicalización” del Continentalismo norteamericano a la defensiva frente a los intereses Globalistas y muy particularmente durante la administración Trump, al cual se “sumaron” los Halcones Republicanos de Texas-Florida-etc. Era el punto más alto de los ataques defensivos de los “halcones” por asegurar su control del continente y de los EEUU frente al Globalismo Unipolar.

En una nueva coyuntura internacional donde el Multipolarismo estaba avanzando asume, a fines de 2018, Andrés Manuel López Obrador como presidente de México. Dejando atrás cuatro (4) gobiernos neoliberales globalistas (1994-2000-2006-2012). Tal es la situación en 2021, que actualmente casi nadie pone en duda que la OEA está en crisis, que está obsoleta y que ya que no solamente la OEA, sino todo el sistema de organizaciones multilaterales, económicas, políticas, militares también lo están. El mundo ya se encuentra en un cambio en las correlaciones de fuerzas y de poder. Es en esta coyuntura que, el 18 de septiembre de 2021, se realiza la VI Cumbre de la CELAC en Ciudad de México, con la participación de 33 países. En la misma, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador propone disolver la OEA y sustituirla por un organismo diferente.

En la misma cumbre se logra consenso para confirmar el respeto al Derecho Internacional y a los principios de la Carta de las Naciones Unidas, entre ellos la igualdad soberana de los Estados, la solución pacífica de controversias, la cooperación internacional para el desarrollo, el respeto a la integridad territorial y la no intervención en los asuntos internos de los Estados nacionales. Tratase de un acuerdo en total concordancia con el multipolarismo, al prevalecer el interés de la comunidad como un todo y no los intereses de un “país” dominante en particular. En el discurso de cierre de la CELAC, Xi Jinping invitó a las 33 naciones latinoamericanas a formar parte de las Nuevas Rutas de la Seda de Eurasia-África-Américas. La realidad para Estados Unidos es que la población total en la OCS, o asociada con ella, es el 57% de la población mundial. Además, es que el multipolarismo se impone, que EEUU va quedando cada vez más debilitado por sus estructurales pujas internas de poder y que el unipolarismo se ha debilitado y se encuentra moribundo por sus conflictos y luchas internas y externas.

Por ello, es preciso tener presente que China está enfocada en desarrollar su Asociación Económica Integral Regional (RCEP), un acuerdo de libre comercio con ratificación firmada hasta ahora por China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda. Que entrará en vigor cuando lo ratifiquen diez de los quince signatarios, probablemente en el primer semestre de 2022. Al entrar en vigor, en términos de población será una asociación dos veces y medio mayor a la superficie geográfica que abarcan los acuerdos comerciales combinados entre la UE más los de EEUU / México / Canadá (T-MEC). Con cuatro de cada cinco de los signatarios siendo aliados estadounidenses, RCEP demuestra que el AUKUS es una asociación defensiva, y que está completamente separado del comercio. Si bien EEUU se opone a que la RCEP siga adelante, es casi seguro que su desarrollo debilitara cualquier postura beligerante, como la del AUKUS. El mismo avance de los acuerdos comerciales en la región del Pacífico promete la perspectiva de un mundo más equilibrado y con una proyección de paz duradera.

El capitalismo verde a partir del multipolarismo

El autodenominado “capitalismo verde” en torno a su planteo de sustitución del actual parque automotriz por autos de motor eléctrico “pretende” salvar la “vaca sagrada” del capitalismo. Su diseño geopolítico puede haber partido también de una iniciativa política de obstruir el cuasi-monopolio energético de Rusia. Que, al predicar prohibir el uso de los combustibles fósiles, esperaba que la economía rusa se hunda, entre en crisis profunda. La ironía es que en medio del desarrollo del Multipolarismo, este “capitalismo global verde” está creando una escasez de energía en Occidente. Su punto culmine lo alcanzó cuando Gazprom orientaba los flujos de gas a través de sus gasoductos continentales vía Ucrania-Polonia hacia la Unión Europea –Alemania-Francia-etc. La situación continuará hasta que el NordStream2, tan “boicoteado” durante los últimos 10 años por la OTAN Globalista, esté ya operando en el corto plazo. Con el invierno próximo, los costos de energía ya están aumentando drásticamente en Europa, profundizado todo por el hecho de haberse adelantado el proyecto de desmantelamiento de la generación eléctrica a partir de carbón y gas.

El Occidente unipolar, sin saberlo, está entregando en regalo el Heartland (Mackinder), porque a pesar de los ruidos diplomáticos en sentido contrario, China, India y todos los miembros de la OCS seguirán utilizando carbón, gas y petróleo baratos, que Asia tiene en abundancia. Mientras que los industriales de occidente se ven obligados por sus gobiernos a utilizar energía verde, que es más cara y no alcanza para ser un verdadero sustituto. Prohibir los combustibles fósiles sin que existan ya los sustitutos adecuados en “tiempo y forma”, implica un efecto bumerán que golpea a la fuerte política anti-Rusia de Occidente. Más del 95% de la logística europea está desplazando actualmente la energía diésel y está ya en camino a sustituirla por energía nuclear, de batería o hidrógeno para 2030. En síntesis, para Europa no habría otra opción que mirar hacia Rusia, con actitudes de mayor cooperación para no quedarse sin energía. Esta necesidad que refuerza la voluntad de unirse al multipolarismo.

La inestabilidad financiera

Con Evergrande (la gran inmobiliaria controlada por capitales globales que opera en China) la amenaza parece ahora venir desde otra dirección: la inestabilidad financiera. Primero, no se puede comparar esta crisis de Evergrande con la del Lehman Brothers como quieren imponerlo los grandes medios financieros globalistas (FT, Boomberg, WSJ, The Economist, CNN, BBC, France24, efe, etc.) en Occidente, aunque ambos fueron y, en el caso de Evergrande, siguen controlados por los actores geoeconómico estratégicos globales que son fondos financieros de inversión global –ffig-: Blackrock2, Templeton, etc. Ante una tasa de ganancia descendente, los “grandes países occidentales” se orientan (desde la caída del Lheman Brothers en 2008) en una dirección hacia el capital improductivo y ficticio –emisión sin respaldo en la economía real- que sólo genera mayor concentración de riqueza en las cada vez menos manos de una oligarquía financiera que se enfrenta y divide.

Mientras que, el gobierno de la nación China invierte sobre todo en obras de infraestructura ´no solo en su propia nación´, sino también y por sobre todo en las naciones que comienzan a formar parte de la Nueva Ruta Multipolar de la Seda desde el año 2014, muy particularmente desde el llamado “Maidan de 2014”3. El ataque defensivo de la OTAN Globalista “con todas sus fuerzas” disponibles para fracturar y bloquear la unidad estratégica China-Rusia y sepultar el proyecto de Nueva Ruta de la Seda Multipolar. Esta integración económica estratégica es la que permite que las naciones participantes cuenten con mayor financiamiento para desarrollar infraestructura, manteniendo su soberanía y catapultando no solo su economía sino la de la comunidad organizada como un todo. Es el mismo principio del histórico proyecto de las grandes obras colectivas productivas en tiempos de la Antigua Ruta de la Seda.

La diferencia con el Occidente Unipolar Globalista es que en China el crédito otorgado se destina a proyectos re-productivos, cuyos productos o servicios pertenecen a la economía real, aumentando la riqueza no solo de China sino de la Comunidad que pertenece a la Nueva Ruta de la Seda –NRS-. En Occidente, muy particularmente en Estados Unidos desde 2008, ha dominado el crédito a tasas de interés cero o negativas para que la oligarquía financiera de los grandes consorcios financieros recompre sus propias acciones enriqueciéndose, sin generar riqueza nueva y para que compren acciones de otras empresas consolidando una situación que refuerza su condición monopólica, en benefició único de la valorización financiera de sus propias acciones. Mientras que la política de China tiene por objetivo garantizar que la expansión del crédito bancario se invierta en la producción real y no en capital ficticio especulativo como ha sucedido en el caso de Evergrande. China ha dejado correr esta situación porque en un primer momento -2001>2019- no podía impedirlo sin exponerse frente a los actores globalistas dominantes desde HK y, en un segundo momento pos marzo 2020, para que se manifieste el potencial desestabilizador de dichos flujos especulativos. Veámoslo algo más de cerca.

China ha estado restringiendo la expansión del crédito interno y restringiendo la “banca en las sombras” (Shadow Banking), o sea, el crédito extra-bancario. El país ha tenido cuidado de evitar el desarrollo de capital ficticio con burbujas financieras. El Índice Compuesto de Shanghai ha subido un 82% en 13 años desde 2008, lo que es más o menos un crecimiento del 5% anual, es decir, un ritmo acorde con el crecimiento económico. El Índice Standard&Poors, en cambio, subió en el mismo período un 430% (un 12% al año) muy por encima de una modesta tasa anual de crecimiento económico, diferencia que registra básicamente el aumento de capital ficticio. Que, si bien no contribuye al crecimiento económico, si conlleva a la concentración de riqueza en cada vez menos consorcios financieros. Esta situación es insostenible y tiende a un colapso financiero y en todo caso a la pérdida de poder adquisitivo de la moneda en que se da el desarrollo del capital ficticio. La moneda de China, en otras palabras, tiende a ser cada vez más fuerte frente al dólar y frente a las otras monedas en que se da el proceso de desarrollo de capital ficticio especulativo.

Los frutos de las políticas de restringir la expansión del crédito del gobierno de China, apuntan entonces a un yuan más fuerte y a un dólar más débil.  Lo anterior se observa a partir de los precios crecientes que se pagan por las materias primas en dólares en Occidente. En su propia moneda estos precios para China han aumentado un diez por ciento, es decir, tres veces menos que la competencia que los compra en dólares.

Es la política monetaria restrictiva la que ha llevado a la actual crisis de los promotores inmobiliarios de Evergrande. Lejos de ser un hecho sorprendente, con políticas monetarias cautelosas podría haberse previsto fácilmente.  Diferente a Occidente, el gobierno nacional de China no se ve obligado a rescatar a las “poderosas” empresas privadas transnacionales demasiado grandes para dejarlas caer (Too Big To Fail) que, como se demostrará, no tienen ese poder en la realidad China del 2021. El gobierno central tomará las medidas del caso para limitar el contagio financiero. Pero al interferir no lo hará para rescatar el carácter privado de la empresa sino para buscar, a la vez, extender un mayor control centralizado sobre estos sectores fuera del control “central”. La principal diferencia con la burbuja financiera de 2008 en Estados Unidos, radica en el tipo de intervención del gobierno del Estado. El gobierno en China, interviene para “orientarlas” hacia el proyecto socialista, no liberando capital privado para que realice una fuga hacia el capital ficticio. El Gobierno del Estado en china no tiene debilidad financiera ni restricción externa para intervenir. La deuda externa en divisas es el 15% del PIB y China es acreedora con más del 6% de la deuda mundial en sus activos financieros, muy superior a su deuda en dólares.

La construcción y comercialización de viviendas fue de los primeros sectores que se privatizaron. Este proceso de “financiarización” comenzó a fines del siglo pasado, 1997-20004. Evergrande se ha especializado en esos clientes especulativos que no están interesados en vender u ocupar sus propiedades, sino en esperar que la demanda incremente su precio. Es decir, la misma lógica que llevó al estallido de la crisis inmobiliaria en EEUU, sobre la que opero la puja entre oligarquías financieras en 2006-2008, globalistas vs continentalistas norteamericanos. La compañía utilizó crecientemente la gran banca financiera – “banca en las sombras” -, incluidos los fideicomisos y otros instrumentos financieros, ya que el Estado restringía tal crédito. Según una nota publicada en The Wall Street Journal, “el gobierno central pidió a los gobiernos locales que se preparen para la posible caída de Evergrande”. Por la creciente iliquidez, la empresa buscó desprenderse de activos para afrontar sus obligaciones, con descuentos de hasta el 30%. Por lo tanto, una vez finalizada la “Crisis de Evergrande”, el sector inmobiliario estará bajo un control más directo del Estado central.

El gobierno controla cada vez más, y muy particularmente, lo estratégico. En primer lugar, el Banco Central y los cuatro grandes bancos comerciales estatales, que son los bancos más grandes del mundo. El gobierno puede decirle al banco central, el Banco Popular de China, que haga lo que sea necesario. Puede decirles a los administradores de activos y fondos de pensiones estatales que compren acciones y bonos para apuntalar los precios y financiar empresas. En este contexto, las desarrolladoras inmobiliarias no forman parte del plan “Made in China 2025”. No es un sector tecnológicamente de punta. Tampoco son la base de otros sectores como la energía, combustibles y construcción de infraestructura, donde, con excepción de las TICs, es importante la presencia de empresas del Estado (SOEs). (Ver, Alasdair Macleod, The Great Game moves on).

El gobierno ya mostró su determinación para “combatir” actividades monopólicas privadas y prevenir desbordes financieros del sector TIC, ejemplificado en las elevadas multas impuestas a Alibaba y otras empresas. Ahora le toca “explicitar” los correctivos a la especulación financiera de los mayores desarrolladores inmobiliarios. En cualquier caso, la mano visible del Estado tomará las medidas que encaminan a una mayor capacidad de dirigir al país a más socialismo chino y contener las tendencias hacia los distintos vicios improductivos provenientes del capital privado.

No cabe duda que los déficits presupuestarios financiados por la inflación monetaria en Estados Unidos, la UE, Japón y el Reino Unido, más los paquetes de estímulo del banco central, están socavando ahora el poder adquisitivo de las principales monedas. En términos de su poder adquisitivo, estas monedas están ahora en una carrera hacia abajo (a-la-baja). No solo los costos de producción están aumentando drásticamente, sino que los precios de las materias primas y la energía parecen están aumentando drásticamente. Con China dominando las exportaciones mundiales de bienes intermedios y de consumo han de buscar alternativas ante un decreciente poder adquisitivo en dólares, euros, libras esterlinas y yenes.

Mientras los déficits presupuestarios occidentales siguen aumentando, conduciendo a déficits comerciales aún mayores, los exportadores chinos no solo aseguran precios más altos, sino que precisan prepararse para una demanda interna creciente. Al subir los precios a un ritmo acelerado en monedas occidentales, no solo declina su demanda, sino que dicha inflación galopante está gestando una nueva crisis financiera mundial, particular y especialmente occidental. Será éste el fin de la dominación de la “civilización ´financiera´ occidental” ante una nueva civilización que conlleva el multipolarismo como programa.

Al moderar la demanda externa a crédito contra los bonos del tesoro norteamericano (incobrables), China está intentando aumentar el gasto del consumidor interno a expensas de la tasa de ahorro interno. Es decir, China tiene como política aumentar los ingresos y salarios en China y, además, a la vez, acortar la jornada de trabajo, particularmente larga. La demanda interna del consumidor chino comenzará a ser más importante que las exportaciones a los productores occidentales. Lo anterior permitiría que China pueda imponer en su mercado interno productos con una vida media más larga, productos que respondan más a necesidades priorizadas por el sujeto colectivo, por la comunidad de base, y que eliminarían la “obsolescencia programada”. Lo que significaría una profundización del socialismo con resultado real a favor del medio ambiente que difícilmente lo logrará el capitalismo verde.

Esta política también está en consonancia con el objetivo de largo plazo de China para que consolidarse en ser menos dependiente de las exportaciones, ante una inminente caída en capacidad de demanda en Occidente. Los exportadores chinos se beneficiarán del crecimiento de la demanda nacional, así como de una demanda creciente en la Nueva Ruta de la Seda, constituida por la comunidad multipolar de naciones y regiones.  Aunque las monedas fiduciarias podrían destruirse por la implosión de las burbujas de activos, el multipolarismo contribuirá a una transición más pacífica para el cambio civilizatorio, en tanto dialogo multipolar de civilizaciones, lo que parecía improbable antes que Estados Unidos y la OTAN se “retiraran” de Afganistán.

Obviamente, este proceso lleva a una crisis terminal no solo a la hegemonía occidental en el mundo, lo que ya es observable cuando sus ideas-fuerza no organizan el sentido cultural, sino a su dominación económica, civil y militar. Estados Unidos, en particular, se encuentra inmerso ya en los desafíos políticos que le plantea este cambio profundo, con su estado profundo en conflicto interno (la Oligarquía Globalista enfrentada a las Continentalistas y Nacionalistas) desde 1999-2001 y en 2020-2021 de modo estratégico. Antes de poder optar por el proyecto multipolar, inevitablemente tendrán que asumir la crisis interna ya en desarrollo (que aparece en la superficie en términos políticos como demócratas enfrentados a republicanos) que bien podría conllevar a la crisis de desintegración de la Unión de Estados Federales (donde la punta del iceberg aparece hoy como Texas-Florida vs Nueva York-California). Además, esto también podría suceder en la Unión Europea y en el Reino Unido, profundizando lo que ya sucedió en el Brexit.

El Banco Central de China está por plantear e introducir el Yuan como alternativa al Dólar, para sostener el comercio al interior de los países que formen parte de la Nueva Ruta de la Seda. Por ello el comercio de criptomonedas ya fue prohibido oficialmente en China desde 2019. El control de China sobre las criptomonedas ya había afectado a la industria de la «minería de criptomonedas». El efecto fue claro: mientras que, en septiembre de 2019, el 75% del uso de energía para minar el Bitcoin en el mundo se concentraba en China, para abril de 2021 había caído al 46%. Sin embargo, el comercio con criptomonedas ha continuado efectuándose en línea a través de transacciones en el extranjero. Recientemente China anunció que toda clase de transacciones con criptomonedas son consideradas ilegales en el país, incluidas las en Bitcoin.

La declaración deja claro que quienes están involucrados en «actividades financieras ilegales» están cometiendo un delito y serán procesados. Los sitios web extranjeros que brindan dichos servicios a ciudadanos chinos en línea también son considerados ilegales. Muchos grandes ´exchanges de criptomonedas´ prestan servicios en jurisdicciones sin tener sus operaciones, servidores web y personal en esos países. Estos centros extraterritoriales suelen ofrecer una amplia variedad de productos, como la negociación de Tokens digitales en el mercado «al contado», derivados como los futuros e incluso productos de «rendimiento» que se parecen a los valores de renta fija. Este control es más difícil de lograr, pero para la introducción del yuan como moneda internacional de cambio es fundamental tenerlo bajo control. Esto es indicador que la lucha5 por imponer y legitimar una nueva moneda que organice la producción y el comercio internacional, multipolar y pluriversal también ya se encuentra en un momento muy avanzado.

Bibliografía

Alasdair Macleod, The Great Game moves on, http://www.GoldMoney.com, 26 de septiembre de 2021 (tomado de zero hedge).

Dierckxsens Wim y Formento Walter, Global Game of Thrones: Batalla por la Moneda Digital dominante, http://www.alainet.org/es/articulo/213425, 12/08/2021

Wim y Formento Walter 2019, Perestroika: De la caída Soviética a la de Washington – 1989-2020, ALAI, Quito Ecuador, octubre.

Dierckxsens Wim y Formento Walter, Global game of thrones, Batalla por la moneda digital dominante. Multipolarismo o Globalismo, ALAI, agosto de 2021

Dierckxsens Wim y Formento Walter, Del Choque al Dialogo: De la Globalización a la Perestroika en Estados Unidos, ALAI Ecuador, junio de 2020

Dierckxsens Wim y Formento Walter, Perestroika: De la caída Soviética a la de Washington – 1989-2020, ALAI, Quito Ecuador, octubre de 2019.

Formento Walter y Dierckxsens Wim, Tercera guerra mundial y oligarquía financiera globalista, ALAI, julio de 2021

Molinero Jorge, Evergrande: ¿otro lehman brothers? de aquí para abajo, 26 de septiembre de 2021

Prieto Fernando Vicente , America Latina y CELAC, https://www.nodal.am/, 27 de septiembre de 2021

http://www.infobae.com, Europa buscará reducir su dependencia con Estados Unidos tras 25 de Septiembre de 2021

1 https://mea.gov.in/bilateral-documents.htm?dtl/34275/Dushanbe_ Declaration_on_the_Twentieth_Anniversary_of_the_Shanghai_Cooperation_Organisation

2 Los fondos de BlackRock y HSBC impulsaron las tenencias de Evergrande a medida que se avecinaba la crisis. https://www-ft-com.translate.goog/content/87fddf09-ef69-49b3-87bc-1a2d84fffd91?_x_tr_sl=en&_ x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es&_x_tr_pto=nui,sc; The Funds Holding Evergrande’s Distressed Debt, From UBS to Saba

By Rachel Butt https://www.bloomberg.com/news/articles/2021-09-24/the-funds-holding-evergrande-s-distressed-debt-from-ubs-to-saba

3 Global Game of Thrones: Batalla por la Moneda Digital dominante, Wim Dierckxsens – Walter Formento, 12/08/2021; Golpe blando, Por Telma Luzzani, https://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-241373-2014-03-09.html

4 «Sin embargo, en la década de 1990, China lanzó reformas para privatizar y comercializar su sistema de vivienda, como parte de su transición de mercado», añade, en referencia al proceso de apertura que llevó al explosivo crecimiento económico del país, especialmente tras su entrada en 2001 en la Organización Mundial del Comercio. Evergrande, Cristina J. Orgaz, BBC News Mundo, 1 octubre 2021 https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-58670064

Texto tomado de: https://www.alainet.org/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.