EEUU: Cuando las empresas evaden impuestos, pura y simplemente

En las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, cerca del 50 por ciento de las ganancias de las empresas estadounidenses fueron a impuestos estatales y federales. Económicamente, fue una época dorada. Los ingresos de la clase media crecieron aproximadamente al mismo ritmo que los de los estadounidenses más ricos. Pero a medida que la globalización les dio a las empresas la posibilidad de elegir dónde registraban sus ganancias, el Congreso de EEUU se apresuró a reducir los impuestos a las corporaciones para que no deslocalizaran sus negocios. En 2018, las empresas estadounidenses fueron gravadas a una tasa efectiva promedio de menos del 14 por ciento, según nuestros cálculos.

Gabriel Zucman Gus Wezerek

Las exenciones fiscales corporativas han ayudado a los dueños de empresas a acumular cantidades inconcebibles de dinero durante las últimas décadas. Mientras tanto, los estadounidenses de clase media han pagado la diferencia, ya que el Congreso ha apuntalado el presupuesto aumentando los impuestos sobre los salarios.

Hay que elogiar al presidente Biden por tratar de poner fin a la carrera a la baja en las tasas de impuestos corporativos. Pero incluso si el Congreso aprueba el impuesto corporativo mínimo global del 15 por ciento, no será suficiente para cerrar la creciente brecha económica entre la clase media y los ricos en Estados Unidos. Gravar a las multinacionales al 15 por ciento supone una tasa más baja que la que paga el estadounidense medio en impuestos estatales y federales sobre la renta.

Para que la administración Biden brinde a las familias trabajadoras una ventaja real, debería presionar al Congreso para que promulgue un impuesto mínimo del 25 por ciento, lo que generaría alrededor de $ 200 mil millones en ingresos adicionales cada año. Durante 10 años, ese dinero sería más que suficiente para pagar Internet de alta velocidad en todo el país, universidad pública gratuita  y un preescolar universal para niños de 3 y 4 años.

Hay pocas posibilidades de que los republicanos apoyen una tasa mínima del 25 por ciento. Tuvieron la oportunidad de frenar la evasión fiscal con la Ley de Reducción de Impuestos y Empleos de 2017, y fracasaron. Nuevos datos de la Oficina de Análisis Económico sugieren que las ganancias registradas en paraísos fiscales extranjeros no han disminuido desde que se aprobó la ley. En 2018, las corporaciones estadounidenses declararon más ganancias en Irlanda que en México, China, Alemania y Francia juntos.

Las empresas han recurrido a esquemas tortuosos para justificar la transferencia de sus beneficios. Durante años, los derechos de la marca comercial Swoosh de Nike pertenecieron a una de las filiales de la empresa en las Bermudas. En su búsqueda por evitar impuestos, Apple trasladó parte de su propiedad intelectual a Jersey , una pequeña isla en el Canal de la Mancha.

Dicho de otra manera: en 2018, Facebook obtuvo $ 15 mil millones en ganancias en Irlanda, el equivalente a aproximadamente $ 10 millones por cada uno de sus empleados allí. Ese mismo año, Bristol Myers Squibb registró cerca de $ 5 mil millones en ganancias en la Isla Esmeralda, o aproximadamente $ 7.5 millones por empleado .

Esto es evasión de impuestos, simple y llanamente. Cuando una empresa declara miles de millones de dólares en ganancias en una empresa fantasma, viola el espíritu del Código de Rentas Internas y la lógica de la doctrina económica que lo sustenta, que establece que una transacción debe tener un propósito distinto que reducir su obligación fiscal.

Pero las empresas multinacionales se salen con la suya gastando miles de millones de dólares en abogados prestigiosos y ex legisladores. Acosado por los recortes presupuestarios, el Servicio de Impuestos Internos ha tenido problemas para auditarlos.

El tiempo del aumento progresivo de los tipos fiscales pasó. Durante décadas, el Congreso ha estado tratando de ponerse al día a medida que los dueños de empresas y un puñado de paraísos fiscales han impuesto la política fiscal internacional. El resultado ha sido una nación en la que los estadounidenses de clase trabajadora tienen que conformarse con escuelas y hospitales públicos con fondos insuficientes mientras los ricos navegan en cohetes hacia el espacio exterior.

Con un impuesto corporativo mínimo del 25 por ciento, la administración Biden comenzaría a revertir décadas de creciente desigualdad. Y alentaría a otros países a hacer lo mismo, reemplazando la actual carrera hacia abajo por un salto hacia arriba.

Gabriel Zucman  Profesor de economía de la Universidad de California, Berkeley y autor de “The Triumph of Injustice”.

Gus Wezerek  Escritor y editor gráfico de Opinión.

Fuente original : https://www.nytimes.com/interactive/2021/07/07/opinion/minimum-corporate-tax.html

Traducción:Enrique García

Texto tomado de: https://www.sinpermiso.info/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .