Mack the Knife. Historia (Y Vídeo)

FILM. Bertolt Brecht’s ‘Mack the Knife’ set for the silver screen

La ópera de los tres centavos (título original en alemán, Die Dreigroschenoper) es una obra teatral en un prólogo y tres actos, con música de Kurt Weill y libreto en alemán de Bertolt Brecht, en colaboración con la traductora Elisabeth Hauptmann y el diseñador de escena Caspar Neher. Fue adaptada de la ópera de baladas del siglo XVIII inglés La ópera del mendigo de John Gay, y es una crítica marxista del mundo capitalista. Se estrenó el 31 de agosto de 1928 en Berlín en el Theater am Schiffbauerdamm con Lotte Lenya. La “pieza con música en un prólogo y ocho imágenes” fue la obra más exitosa en Alemania hasta la toma de poder del partido nazi el 30 de enero del año 1933. Brecht y Weill se vieron obligados a abandonar Alemania, pero para entonces, la obra se había traducido a 18 idiomas e interpretado más de 10.000 veces en los escenarios europeos. Algunas de sus canciones adquirieron gran éxito por sí mismas, como la Moritat de Mackie Messer. La balada de Mack the Knife (en inglés)

De una ópera del siglo XVIII a un musical del siglo XX (Weill y Bertolt Brecht), a una genial improvisación de Ella Fitgerald

Con la llegada de los nazis al poder Weill y Brecht huyeron y como tantas otras cosas de la época de Weimar, la canción quedó relegada al olvido. Lo asombroso es que fuera rescatada dos décadas después en Estados Unidos, sobre todo porque el musical no había tenido eco alguno en el mundo anglosajón, quedando relegado a doce míseras representaciones en Londres en 1933.

Para que sucediera el milagro, tuvieron que producirse varias improbables coincidencias. La primera, que en la Nueva York a la que había huido Kurt Weill con su mujer, y estrella tanto del musical de 1928 como de su adaptación cinematográfica de 1930, Lotte Lenya, también pululara Marc Blitzstein. Antiguo estudiante de Schoenberg en Berlín, conocido de Bretch y admirador de Weill, saltó a la fama por su musical anticapitalista The cradle will rock, sobre cuya puesta en escena hizo una película Tim Robbins hace unos años. Blitzstein escribió por gusto la adaptación al inglés de una de las canciones de La ópera de los tres centavos y en 1950 adaptó otra para tocarla en el funeral de Weill. Ya puestos, se dio cuenta de que no podía parar y terminó de adaptar la obra completa, que se estrenaría cuatro años más tarde en el off-Broadway con Lotte Lenya de nuevo en el papel protagonista, para el que estaba, todo hay que reconocerlo, un poco mayor.

En la acera un domingo por la mañana
hay un cuerpo al que le sangra la vida.
Alguien huye a hurtadillas doblando la esquina,
¿Podría ser Mack the Knife?

Entre el público del estreno estaba el productor discográfico George Avakian. A finales de los años 40, Avakian había escrito en una revista editada por George Davies, que un año después de la muerte de Weill se casó con su viuda. Como siguieron siendo amigos, Davies le invitó al estreno. El productor, para entonces directivo de Columbia Records, se dio cuenta de que en aquel Moritat al que Blitzstein había renombrado ya como Mack the knife había una canción de jazz que pugnaba por salir a la luz. Entusiasmado, se la ofreció a numerosos artistas de la época, entre ellos Dave Brubeck, pero nadie quería hacerla. Fue el trombonista de jazz Turk Murphy quien le sugirió enseñársela a Louis Armstrong, quien se mostró entusiasmado. Avakian había pensado que nadie querría cantarla porque la letra era un poco dura, pero al popular trompetista le recordaba «a algunos tipos que había conocido en Nueva Orleans» y quiso cantarla también.

Gracias: dentelTV2

Aunque al final la versión de Armstrong no fue la primera que se grabó, pues al enterarse de sus planes MGM sacó una versión instrumental del pianista Dick Hyman antes, lo cierto es que fue la que se usó como base a partir de entonces. Fue Bobby Darin quien la llevó al número uno en 1959 y la cantarían estrellas como Bing Crosby, Ella Fitzgerald o Frank Sinatra, que la empleó frecuentemente en sus últimos años de carrera para cerrar sus conciertos.

Cuando el olvido te lleva al éxito. Uno de los mayores éxitos de Ella Fitzgerald surgió de un despiste durante un concierto en Berlín. Esta es la historia de la mejor versión de ‘Mack the knife’

Gracias:  guido bernedo gómez

Ella se subió al escenario con confianza, con la misma de siempre, con su vestido favorito y sus pendientes largos con forma de péndulo. Con esa sonrisa contagiosa que había enamorado al público europeo. Aquella noche de febrero en Berlín, junto a The Paul Smith Quartet, Ella entraría, de forma involuntaria, en la historia de la música.

Era el invierno de 1960 y Fitzgerald se encontraba en el mejor momento de su carrera. Tenía las tablas que dan debutar a los 13 años y una voz perfectamente afinada tras pasar unos años de intensas giras por los mejores escenarios del mundo. Pero aquella noche en Alemania todo fue diferente. Tras un recital perfecto con temas como ‘The Lady is a tramp’, ‘Misty’ o ‘Summertime’, Ella se preparó para cerrar la velada con ‘Mack the knife’, un tema surgido de un opera alemana estrenada en 1928 y que llegó a los Estados Unidos gracias a la reinterpretación que en 1956 había hecho Louis Armstrong y que en los siguientes años grabaron todas las grandes voces de la música americana, la mayoría hombres.

“Me gustaría hacer ahora una canción especial, una canción que muy pocas chicas han cantado. Se ha vuelto muy popular últimamente y me gustaría cantárosla. Espero acordarme de toda la letra”, explicó Fitzgerald antes de comenzar su surrealista y brillante interpretación de ‘Mack the knife’. Surrealista porque no tardó demasiado en olvidar los versos de la canción y brillante porque la improvisación que salió de aquel club berlinés le valdría dos premios Grammy y que el disco en directo que se editó de aquella noche entrase en el Salón de la Fama de la Música.

Fuente  fragmentos del artículo : https://libretadeartesescenicas.wordpress.com/

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.