¿Hacia un Juego de tronos real?

Joseba propone un ejercicio para pensar el presente mirando el pasado, más concretamente la Edad Media, desprendiéndose de la forma moderna en la que se entendió ese periodo.

Las razones para realizar esta mirada hacia el pasado medieval son varias:

  • Porque, a pesar de que para gran parte del Sur global ya se vivía en la Edad Media (un Medievo universalizado por el imperialismo estadounidense que no permitía a los habitantes de las periferias pertenecer al sueño de la clase media consumista), ahora, la crisis de EEUU-Europa, como en antaño la decadencia de Roma, promueve y da forma a los «nuevos bárbaros» de dentro –paganos– y fuera.
  • Porque la falta de estabilidad de los Estados parece una analogía de los reinos medievales, que no se definían por su soberanía y que tomaban las fronteras como puntos de referencia.
  • Porque el fundamentalismo, el religioso o el neoliberal (al interpretar este modelo económico como el único posible), es otra de las características medievales que ya padecemos, puesto que es la fórmula utópica con que la población ha buscado la manera de acceder a una verdad universal que se enfrente a la ideología posmoderna.
  • Porque las movilizaciones son cada vez más de carácter local, producto de una heterogeneidad de sujetos políticos que no se pueden reducir a uno universal (como lo era el proletariado en el siglo XX).

No cierres los ojos Grupo Akal

Todo conocedor en la materia de la globalización sabe que esta no se trata de un fenómeno nuevo o único, puede que sí en dimensiones, en su mayor capacidad de llegar a rincones insospechados del planeta –a aquellas comunidades más aisladas y despobladas–, de modificar sustancialmente sus modelos de subsistencia y de limar sus diferencias culturales por medio de un mundo que se reconoce a través de internet y de los mass media. Pero no hay novedad en el hecho en sí. Seguir leyendo “¿Hacia un Juego de tronos real?”