Tony Wood: Senderos mesoamericanos (Descargar Texto)

6 Diciembre 1914 Las tropas de Pancho Villa y Emiliano Zapata ocupan el Palacio Nacional, el momento fue inmortalizado en la foto de Agustín Víctor Casasola

Tony WoodNew Left Review 114

A finales del año 1914, sendos ejércitos encabezados por Emiliano Zapata y Pancho Villa convergieron en la ciudad de México. El 6 de diciembre ambos hombres se fotografiaron en el Palacio Nacional, turnándose para tomar asiento en la silla presidencial. La ocupación de la capital parecía señalar un momento decisivo en la Revolución que se había iniciado en 1910, colocando, en apariencia, el destino de la nación en las manos de las milicias campesinas de Morelos y en la División del Norte de Villa, curtida en mil batallas. Pero, tras unas pocas semanas, abandonaron la ciudad para volver al campo. Tres años después fue el ejército constitucionalista liderado por Venustiano Carranza –formado por las mismas tropas a las que Villa y Zapata habían arrebatado la capital– quien salió fortalecido del enfrentamiento y fue capaz de consolidar su toma del poder.

El encuentro de Villa y Zapata de 1914 es uno de los grandes futuros posibles de la historia mexicana: ¿cuán diferente habría sido su siglo xx si los líderes rebeldes hubieran conservado la capital? ¿En qué se habría convertido el país si no hubiera estado dirigido por los generales constitucionalistas y sus sucesores del Partido Revolucionario Institucional (pri), que gobernó México de manera ininterrumpida hasta el año 2000? Aún así, por muy tentador que resulte ese escenario contrafáctico, sus cimientos son precarios.

Durante el fragor de la batalla es posible que diera la impresión de que Zapata y Villa luchaban por una causa común, pero, como señala John Tutino en The Mexican Heartland, en último término, ellos y sus ejércitos representaban dos «maneras diferentes de ser México», no solamente por tener orígenes regionales distintos y patrones socioeconómicos muy diversos, sino también por apostar por dos vías de desarrollo incompatibles. Zapata reclutó su Ejército de Liberación entre las comunidades indígenas, mayoritariamente pobres, del sur de Ciudad de México; los hombres de Villa eran principalmente pequeños propietarios, empleados de ranchos y ganaderos del norte del país. Mientras que los ejércitos de Zapata luchaban por una tierra que les permitiera subsistir, liberados de las presiones en aumento del comercio, Villa defendía las ganancias procedentes de la expansión de una agricultura orientada hacia el mercado. En último término, sus intereses apuntaban a direcciones opuestas y ninguno de ellos triunfó; los líderes posrevolucionarios del país primero emprendieron una estrategia económica basada en la exportación de petróleo, antes de decantarse por un modelo de desarrollo nacional-industrial (…)

Fuente original del texto : New Left Review 114 http://newleftreview.es/

Fuente de imagen: https://es.historia.com/

Descargar texto Tony Wood: Senderos mesoamericanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.