Auge y caída del periódico (Descargar Texto)

Marco D’eramo

New Left Review

Quién sabe si la posteridad no mirará las viejas fotografías de los quioscos de prensa de hoy de la misma manera en que nosotros vemos las imágenes de las antiguas bibliotecas, Alejandría o Bagdad: pilas de periódicos con un aspecto tan peculiar como las estanterías llenas de rollos de papiro1. Todo parece indicar que la era de la información, que circula a diario a través del papel impreso, no durará en total más de tres siglos, y que será archivada como otro de tantos métodos con que la humanidad ha producido, acumulado, comunicado e intercambiado noticias y conocimientos. Hablamos del periódico en papel, como invento, instrumento y símbolo de la modernidad, estandarte de la ascendente clase burguesa y vehículo que plasma la así llamada «opinión pública». Hoy en día, los signos de su declive están por todas partes; en primer lugar, en la desaparición progresiva de su punto de venta, el quiosco.

Fragmento:

La invención del periódico

Como síntesis de la modernidad y del ascenso de la burguesía, la prensa diaria nace en Londres, donde a finales del siglo xvii la modernidad capitalista genera una específica, peculiar y quizá irrepetible configuración entre el flujo de las noticias, la opinión pública y el dinero: en 1702 nace, de hecho, el que podría considerarse el primer periódico de los tiempos modernos, el Daily Courant, que en una sola página publicaba «sin comentarios», pero con anuncios, únicamente noticias del extranjero. Y no es casualidad que en septiembre de 2013 cerrara su edición impresa el londinense Lloyd’s List, uno de los periódicos más antiguos del mundo –había nacido en 1734–, publicado precisamente por la compañía de seguros más antigua, que informaba a los inversores de las llegadas, las salidas, los retrasos, las averías, los naufragios o las tarifas de transporte, para ofrecer una panorámica del tráfico marítimo mundial (o, por lo menos, del asegurado por Lloyds). Seguir leyendo “Auge y caída del periódico (Descargar Texto)”