Un conflicto que era evitable

Manuel E. Yepe  Rebelión

Desde 1994, la producción del Havana Club y su distribución mundial, exceptuando Estados Unidos, se ha venido haciendo por una empresa conjunta de la francesa Pernod Ricard y la cubana Ron Cuba, en defensa del intenso acoso del bloqueo contra la Isla. En poco tiempo, el Ron Havana Club ha captado la preferencia de los tomadores de ron de todo el mundo que, por motivos de calidad, dejaron de consumir Bacardí (fabricado en Puerto Rico) ya que los degustadores estadounidenses del mejor ron del mundo no se conforman con la falsificación que es hoy Bacardí.

Cuba produce, consume y exporta sustanciales cantidades de puros habanos y ron, productos que disfrutan de mucho prestigio y demanda en el mercado internacional.

Es algo contrastante que una nación que según organismos especializados de Naciones Unidas aporta fuertemente a la prevención y curación de dolencias con la asistencia médica que prestan sus científicos en muchos países, sea así mismo un importante proveedor de productos nocivos a la salud en el mercado internacional, como el alcohol y el tabaco

Pero lo cierto es que, cuando los habitantes de las islas que componen el archipiélago cubano consiguieron tras cruenta lucha de liberación adueñarse de las riendas de su destino, sus humildes y explotados agricultores y obreros habían logrado desarrollar con sudor y lágrimas por la extenuante explotación capitalista, técnicas de cultivo, procedimientos artesanales y técnicas manufactureras que, aprovechando condiciones climáticas y agrícolas específicas de las diversas áreas del archipiélago cubano, habían situado a Cuba a la cabeza del mundo en estas producciones de las que hoy se enorgullece. Seguir leyendo “Un conflicto que era evitable”