La guerra por los recursos. El futuro escenario del conflicto global (Descargar Libro)

Michael T. Klare

El móvil de las guerras futuras ya no será ideológico, sino la posesión de nuestros recursos naturales más preciados y cada vez más escasos. Citando como ejemplos desde los eriales petrolíferos de Asia Central hasta el fértil delta del Nilo, desde las activas rutas comerciales del mar de China meridional hasta las minas de uranio y los yacimientos de diamantes de Sudáfrica, Klare pronostica en Guerras por los recursos que los enfrentamientos políticos de la Guerra Fría están siendo reemplazados por la inmensa y caótica lucha por las materias esenciales, como el petróleo, la madera de construcción, los minerales y el agua potable. Manejando gran número de fuentes, entre las cuales figuran documentos internos de los gobiernos y publicaciones militares e industriales especializadas no accesibles al público en general, Guerras por los recursos considera con fría objetividad la naturaleza cambiante de las conflagraciones bélicas en una era caracterizada por la tensión medioambiental cada vez más aguda y la aceleración de la competitividad internacional.

Libros tomados de:

Biblioteca Virtual Praxis Investigación: https://sites.google.com/site/praxisinvestigacionbiblioteca/

Descargar Libro: La guerra por los recursos. El futuro escenario del conflicto global

Anuncios

La crisis del capitalismo y la aparición de Trump (I)

Marco A. Gandásegui h.  Alainet

Lectura relacionada: Trump entre la oligarquía y la resistencia popular (II)

“El reordenamiento consiste básicamente en la redistribución de las responsabilidades que han caracterizado a las diferentes regiones en el mundo colonial e imperial de los últimos siglos. Es un cambio en la relación entre el centro del sistema capitalista y la periferia. El centro crece en la medida en que se alimenta de la periferia. La crisis del siglo XX determinó que el centro (que siempre cambia) tenía que profundizar la extracción de más riquezas de la periferia. A mediano y largo plazos, la periferia tiene que aumentar su productividad y el centro tiene que extraer una porción más significativa de esa producción.”

Este es el primero de tres artículos sobre la presidencia de Donald Trump. El primer artículo abordará el significado de los cambios introducidos por Trump en la política exterior de EEUU. Por un lado, la política económica que abandona la globalización. Por el otro, el manejo de las fuerzas armadas a escala mundial. El segundo artículo analizará la política interna – reforma fiscal asimétrica, represión de las llamadas ‘minorías’ y la política de migración – que le ha dado un nuevo perfil a sectores de las capas medias y la clase obrera. Por último, un artículo sobre las relaciones de EEUU hacia América latina. La llegada del nuevo inquilino en la Casa Blanca coincide con la ‘ola conservadora’ que atraviesa la región latinoamericana.

Trump está cambiando el mundo. Tiene músculo militar y económico. El poderío de las armas que posee el arsenal de EEUU le da ventajas. La riqueza que posee alrededor del mundo le da resultados que todos envidian. Los observadores de las políticas del presidente Trump en el escenario mundial se hacen dos preguntas: ¿Qué hay detrás de Trump? ¿Tiene un objetivo estratégico?

En los últimos 40 años, el ‘establishment’ de EEUU y sus aliados (Europa occidental y Japón) se han movido hacia la construcción de lo que llaman un “Nuevo Orden Global”. Este movimiento lento pero seguro según sus arquitectos en las altas finanzas y en la banca es una respuesta necesaria ante el estancamiento de las tasas de crecimiento económico y la débil acumulación capitalista (inversiones). Seguir leyendo “La crisis del capitalismo y la aparición de Trump (I)”

La ocupación militar de Río de Janeiro

Eric Nepomuceno  La Jornada

La segunda más rica y poblada provincia brasileña, y principalmente su capital, especie de vidriera del país a los ojos del mundo, vive, concretamente, bajo intervención militar. Es una medida inédita, de especial gravedad y que seguramente será de escasísima utilidad. Los soldados del ejército son entrenados para combatir enemigos, no para investigar y efectuar prisiones. Eso, para no mencionar que en su abrumadora mayoría desconocen no sólo la ciudad de Río, sino también los callejones y vericuetos de los cerros controlados por pandillas muy bien armadas y que poco o nada tienen que perder. Prácticamente en unísono, los más prestigiados y respetados estudiosos del tema de la seguridad pública en Río se manifestaron de manera contundente contra la iniciativa de Temer. Dicen que se trata de otro paso más en la dirección de siempre: se sacraliza el mito de que la solución pasa por el ejército, y que la militarización es la salida.

Hace poco más de tres meses, afirmé en este espacio que la situación de violencia en mi ciudad, Río de Janeiro, era asustadora. Escribí que el Estado tenía un gobernador inepto y omiso, que la clase política estaba ahogada en corrupción, que la alianza entre narcotraficantes y policías estaba plenamente establecida, que había diputados estatales que dependían directa o indirectamente de los cárteles que controlaban vastas extensiones territoriales de la ciudad. Y afirmé que todo indicaba que la única salida sería una intervención federal, pero que tal medida era impensable para un gobierno nacional que, además de ser rechazado por 90 por ciento de la opinión pública, también estaba plagado de corruptos.

Bueno: en el Brasil de hoy, nada es impensable, y lo acaba de comprobar Michel Temer, el presidente ilegítimo que integra el más formidable grupo de bandoleros que forman un gobierno en la historia de la República. Hace poco más de una semana, determinó una intervención militar en Río de Janeiro. Eso significa que todo el aparato de seguridad del Estado –policía judicial, policía militar, sistema carcelario y hasta el cuerpo de bomberos– está bajo el comando de un general del Ejército, Walter Braga Netto, quien, a su vez, no se reportará al inútil gobernador Luis Fernando Pezão, sino directamente al ministro de Defensa, Raul Jungmann. Seguir leyendo “La ocupación militar de Río de Janeiro”

24F. No a la Europa fortaleza. Los derechos humanos no se negocian

Jesús Puente  elfaradio.com

Hoy, en pleno siglo XXI, millones de seres humanos padecen la mayor crisis humanitaria de personas refugiadas y migrantes desde la Segunda Guerra Mundial. El número de personas que huyen de su región o país de origen para salvar sus vidas por conflictos armados, vulneración de derechos y violencia, aumenta cada día… En gran medida, estas migraciones forzosas están provocadas por las políticas económicas y neocoloniales de la Unión Europea (UE) y de las demás potencias mundiales, por las guerras provocadas por intereses económicos y energéticos, por la vulneración descarnada de los derechos civiles y sociales, por la esclavitud laboral, por el hundimiento, gracias a la competencia desleal, de sectores económicos enteros como el agrícola o el pesquero. Frente a esta realidad, la reacción de las grandes potencias, la reacción de la UE, la reacción del reino de España, ha sido la de la aplicación de políticas migratorias criminales, de políticas migratorias que provocan un sufrimiento humano injustificable. 

No son palabras exageradas, no son acusaciones sin fundamento, los hechos están ahí, rezumando dolor y vergüenza. En el mar Mediterráneo han muerto ahogadas más de 35.000 personas en los últimos 17 años, 7.000 de ellas desde 2016. Semana a semana, día a día, el goteo incesante de naufragios y víctimas ahogadas, desvela la barbarie de los gobiernos responsables de estas muertes al cerrar cualquier vía de acceso legal y seguro a Europa. Seguir leyendo “24F. No a la Europa fortaleza. Los derechos humanos no se negocian”

ÓBITO – Oriana Pickmann Sotomayor

Oriana Pickmann Sotomayor  Perú (1978)

Era el día de su entierro. El problema es que se sentía más lleno de vida que nunca. Había gozo en su corazón, risa en su alma, amor en sus pupilas. Su familia y sus amigos habían decidido que era hora de decirle adiós. Las flores primorosas, el cajón oval, la música sutil, el café y los cigarrillos. Y él, paseando por todas las habitaciones, tratando de convencerlos de que era un error, mírenme, carajo, por estas venas corre sangre todavía. No había caso. Era como si no existiera. Lo limpiaron, lo vistieron con el mejor de sus trajes, el de matrimonio, lo peinaron y le engominaron el bigote de gallardo coronel. Y él reclaman­do, que no, que nunca había llevado el cabello para la derecha, que nadie me conoce en esta familia, esos lentes son para leer, esos zapatos siempre me causaron calambres. Daba lo mismo. Lo colocaron en el cajón como a un delicioso recién nacido. Llegaron los dolientes, las lloronas. Se tomaron el café y se fumaron los cigarrillos. A él, ni una mirada. Él, en su cajón, soltaba su diatriba. Lo enterraron a las cinco de la tarde, sin lluvias, sin grandes ceremo­nias, vivo.

Cuento tomado de Entremeses literarios

http://eljineteinsomne2.blogspot.com.ar/

 

Siria. Ghuta Oriental: un infierno en la tierra

Baudouin Loos Viento Sur

“La gente se pregunta porqué nadie viene en su ayuda. Ha sufrido todo durante estos últimos años, las armas químicas, los barriles lanzados desde helicópteros, los bombardeos aéreos, los disparos de artillería, un asedio inhumano, el hambre. Y ahora, esos bombardeos criminales sin descanso… ¡Hay que poner término a esta situación! La Guta supuestamente era una zona de desescalada, según lo que decía Moscú, pues bien, ahora estamos a la peor de las escaladas!”

[En palabras de Gara de hoy, 21 de febrero, “la ONU, la Cruz Roja, Amnesty International, Save The Children y CARE International han mostrado su horror por la situación del feudo insurgente de Ghuta Oriental, donde 400.000 personas viven asediadas y sometidas a continuos bombardeos y donde ya han muerto más de 210 civiles –más de 60 niños– en los últimos tres días en una ofensiva que anuncia la intervención terrestre del Ejército sirio. “Situación abyecta” o “catástrofe humanitaria” son algunas de sus expresiones. Pero en un comunicado titulado “Pérdidas humanas masivas”, Unicef dejó la página en blanco porque “ninguna palabra hará justicia a los niños muertos, sus padres y sus madres y sus familiares”. Los trabajadores humanitarios de la zona calculan que unas 4.100 familias viven en sótanos y refugios, la mitad de ellos sin agua y sistemas de saneamiento o ventilación. A su vez, siete personas murieron ayer por el impacto de cohetes lanzados por grupos armados desde Ghuta contra Damasco”. Los acontecimientos producidos por la agresión turca contra el pueblo kurdo, hoy centrada alrededor de Afrin, no pueden hacer olvidar que Erdogan no es el único criminal de la zona y que el dictador Assad continúa, con la ayuda de Rusia e Irán, su obra criminal. Para información de nuestros y nuestras lectoras reproducimos el artículo publicado en el diario Le Soir el 21/02/2018]:

Desde el domingo 18 de febrero, unos doscientos civiles, entre ellos más de sesenta niños y niñas, han perdido la vida bajo el diluvio de fuego llegado del cielo. La artillería y la aviación del régimen sirio, ayudado por las fuerzas aéreas rusas, bombardean la región sin tregua. Según parece, sería inminente una ofensiva terrestre…

“¡Un baño de sangre, crímenes de guerra!”, según Nasr Hariri, jefe de la delegación de la oposición en las negociaciones de Ginebra en una conferencia de prensa en Bruselas este martes.

“Es la masacre del siglo XXI”, según testimoniaba en el diario británico The Guardian un médico de Guta. “Si Srebrenica fue la masacre de los años 1990, Sabra y Chatila y Halabja las masacres de los años 1980, entonces la de la Guta Oriental es la de este siglo…¿Hay mayor terrorismo que matar a civiles con todo tipo de armas? ¿Es una guerra? No es una guerra. A esto se le llama una masacre”. Seguir leyendo “Siria. Ghuta Oriental: un infierno en la tierra”

Los fondos buitres matan. Los oligarcas contra los pueblos

No cierres los ojosGrupo Akal

“Los fondos buitre pertenecen a personas extremadamente ricas. Estos disponen de tesoros de guerra que ascienden a miles de millones de dólares. Ejercen su mando sobre batallones de abogados capaces de entablar procesos en los cinco continentes, durante diez o quince años si es necesario. ¿Cómo lo consiguen? Pues bien, compran las antiguas obligaciones en el mercado secundario a precios irrisorios. Luego atacan a los países deudores denunciándolos ante las jurisdicciones extranjeras para reclamar el reembolso de las deudas al 100% de su valor.”

Periódicamente, los países que se han endeudado excesivamente se declaran en quiebra. Al resultar insolventes, son incapaces de abonar a sus acreedores los intereses y los correspondientes tramos de amortización de la deuda. Las reservas de divisas en poder de sus bancos centrales se agotan. Dichos países se consideran entonces «en suspensión de pagos».

En las Bolsas del mundo, sus obligaciones se desploman. No pueden contraer más préstamos. Tampoco pueden importar nada más. La crisis se instala en la economía, las exportaciones decaen, las divisas dejan de entrar y la tasa de paro se dispara. Las monedas nacionales se desploman.

En tema de deudas y de quiebras, son las respectivas legislaciones nacionales las que se encargan de establecer los procedimientos específicos a seguir. También ofrecen una multitud de soluciones, que van desde la moratoria sobre las deudas hasta la declaración de quiebra ordenada de la empresa (privilegiando a los empleados, etc.). No existe nada similar en el ámbito internacional, donde se produce un verdadero pulso entre los países deudores y los banqueros internacionales.

En los últimos decenios han surgido nuevos actores en este terreno: los fondos buitre, llamados así por su carácter rapaz y carroñero. Los fondos buitre son fondos de inversión especulativos, que se hallan registrados en paraísos fiscales y que se especializan en la compra de deuda, muy por debajo de su valor nominal, en el mercado secundario para así obtener los máximos beneficios posibles. Escapan a cualquier control público. Seguir leyendo “Los fondos buitres matan. Los oligarcas contra los pueblos”