Goldman Sachs baja el precio del petróleo

Mijaíl Leóntiev

Red Voltaire

 

Los precios del petróleo se acercan a cero inconteniblemente ante la expectativa de la desaceleración de China, la inundación del petróleo iraní y, en general, por el salvaje incremento de la oferta sobre la demanda, como nos tratan de convencer. El crudo Brent cayó por debajo de los 30 dólares por barril y sigue bajando. A su vez el valor de la cesta petrolera de la OPEP se encuentra en 25 dólares, la mexicana Pemex vende el petróleo con pérdidas de un dólar por cada barril, el crudo canadiense llego a los 15 dólares. “Nuestro negocio está muriendo de raíz”, cita Wall Street Journal al propietario de una petrolera de Illinois. El diario menciona a los analíticos de Barclays, quienes esperan que este año se reduzcan los gastos del sector en 20% luego de que ellos ya se redujeron en un cuarto el año pasado.

La curva de caída de los precios del petróleo suavizada respecto a las oscilaciones corrientes representa, en esencia, una línea recta desde setiembre del año pasado, cuando los precios se derrumbaron de 50 dólares por barril a los actuales 29 dólares. ¿Pero qué suceso fatídico aconteció en el mercado mundial en setiembre? Ese mes Goldman Sachs redujo las expectativas del precio promedio del petróleo para el 2016 al asumir que caería hasta los 20 dólares por barril. Las “expectativas” de Goldman Sachs fueron apoyadas por Merrill Lynch, Bak of America y otros.

Así pues, los 20 dólares de Goldman Sachs no son un pronóstico. Son una guia. Nuestro Ministerio de Economía hace pronósticos, Goldman Sach hace el mercado.

El mércado del petróleo no es un mercado de materia prima. Los contratos entregables de petróleo real constituyen el 2% del mercado, el resto son papeles especulativos, futuros y otros derivados financieros. Los precios de los futuros no los determinan la relación de oferta y demanda, sino las “expectativas”. El mercado de futuros está completamente controlado por los mayores bancos estadounidenses. Y ése es el mercado de expectativas, para lo que se creo la verdadera “industria de las expectativas”, generada por las famosas agencias de rating, los expertos “independientes” y los medios de comunicación.
. Seguir leyendo “Goldman Sachs baja el precio del petróleo”