Se estima que 4.000 personas siguen sepultadas en Sumatra

El balance oficial de fallecidos tras el sísmo supera el millar

Gara

Los equipos de rescate están desbordados por las consecuencias del seísmo que el miércoles arrasó la isla de Sumatra, donde se estima que 4.000 personas siguen sepultadas.

El balance oficial de fallecidos supera el millar, mientras que se calcula que unas 4.000 personas permanecen todavía sepultadas bajo los escombros de los edificios derruidos tras el terremoto del 30 de setiembre.

Los equipos de rescate se encuentran desbordados y ni siquiera con la ayuda de los especialistas de media docena de países que se han sumado a los centenares de funcionarios y voluntarios indonesios se puede hacer frente a la ardua tarea de rescate.

El coordinador de Naciones Unidas para las ayudas humanitarias en Indonesia, El Mostafa Benlanlih, ha declarado que entre 3.000 y 4.000 personas continúan atrapadas o enterradas entre las ruinas de Padang, la tercera ciudad más grande de la provincia de Sumatra Occidental.

Al menos 20.000 edificios se han hundido o se encuentran dañados en Padang y sus alrededores a causa del sísmo.

Además, el 70% de las viviendas particulares –casas que se derrumbaron por completo o han perdido el tejado o la fachada– permanecen totalmente desatendidas, a pesar de que bajo sus escombros hay cadáveres.

Ante la imposibilidad de recibir ayuda, la gente ha empezado a organizarse por su cuenta y los vecinos colaboran en las tareas de desescombro de edificios y calles, y comparten techo y alimentos si es preciso, ante la avalancha de desplazados que se encuentran sin hogar.

Padang y sus alrededores siguen sin fluido eléctrico y las comunicaciones telefónicas son difíciles, los hospitales están saturados y los precios de los bienes básicos que empiezan a escasear, como el agua potable y la gasolina, se están disparando.

Aldeas desaparecidas

El jefe del centro de crisis del Ministerio de Sanidad, Rustam Pakaya, ha explicado que las aldeas vecinas de Pulau Aiya, Lubuk Lawe y Jumena han desaparecido con casi todos sus habitantes, unos 640 en conjunto, a causa de los enormes corrimientos de tierra originados por el seísmo.

Rustam Pakaya ha señalado que cuando se produjo el terremoto, los cerca de 400 habitantes de la aldea de Palau Aiya festejaban una boda en una de las casas del pueblo.

«Incluso el minarete de la mezquita, de más de veinte metros de altura, ha desaparecido, todo el pueblo está a unos treinta metros de profundidad», ha apuntado.

Fuente: http://www.gara.net/

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.