Arlt Roberto : El juguete rabioso (Descargar Libro)

el-juguete-rabiosoRoberto Arlt  El Juguete rabioso 1926

 La primera novela de Roberto Arlt narra en cuatro episodios la lucha de un adolescente (Silvio Astier) por escapar de la miseria y humillación a la que se ve sometido como consecuencia de su condición social, marcada por la marginación y la pobreza. Como en los claros referentes de la novela picaresca, el héroe —o antihéroe— trata de conquistar el paraíso de la abundancia sin obtener más que tropiezos caricaturescos en un entramado hostil, repleto de personajes patéticos, ruines y desesperados que Silvio soporta con aires de resignación con tonos masoquistas: «Ya no tengo ni encuentro palabras con las que pedir misericordia. Baldía y fea como una rodilla desnuda es mi alma.». La evolución del personaje a través de la experiencia, le conduce nada más que a un pozo negro y grande idéntico a su barrio, un mundo triste de valores y absurdas situaciones donde la injusticia dicta las leyes en cada gremio y estamento: «Aquí no necesitamos personas inteligentes, sino brutos para el trabajo». 

Y así, el papel donde Astier describe su lucha por la vida, cada día está más humedecido. El pesimismo agarrota sus sentidos: «A mis oídos llegan voces distantes, resplandores pirotécnicos, pero yo estoy aquí, solo, agarrado por mi tierra de miseria como con nueve pernos».

Cuando Silvio Astier toma conciencia de que nunca formará parte de ese otro mundo es derrotado por la rabia: «Estremecido de odio, encendí un cigarrillo y malignamente arrollé la colilla encendida encima de un bulto humano que dormía acurrucado en un pórtico»… 

Libro tomado de: http://biblio3.url.edu.gt/

Descargar Libro Arlt Roberto : El juguete rabioso

Colombia y Puerto Rico: Las bases militares estadounidenses

Alejandro Torres Rivera

Alainet

La revelación de las negociaciones desarrolladas entre el gobierno de Colombia y Estados Unidos para el desplazamiento oficial de este segundo país en territorio colombiano de tropas militares y cientos de contratistas civiles en siete instalaciones militares ha abierto nuevamente el debate sobre la estrategia militar de Estados Unidos en la región. En un artículo publicado en la prestigiosa revista Foreign Affairs en su edición de mayo-junio de 2002 titulado Transforming the Military, de acuerdo con el entonces Secretario de la Defensa Donald Rumsfeld, el esfuerzo de transformación militar iniciado por Estados Unidos era necesario verlo en sí mismo como un proceso y no como un evento. Esta concepción partía de la premisa de que una transformación revolucionaria en la conceptualización de las fuerzas armadas de cualquier país no podía depender estrictamente de la construcción de nuevas armas basadas en alta tecnología, sino de la forma en que se piensa y desarrollan las nuevas formas de llevar a cabo la guerra, permitiéndole a las Fuerzas Armadas adaptarse a los nuevos retos. Es esta la visión que orientó el proceso de transformación en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos a partir del fin de la Guerra Fría y la entrada de Estados Unidos a la última década del Siglo XX.

En esta transformación se identificaron, entre otras, la vulnerabilidad militar de Estados Unidos ante nuevas formas de terrorismo, sus redes informáticas y sus activos en el espacio y la falta de defensas frente a un ataque con misiles balísticos o con misiles crucero y frente a armas nucleares, químicas y biológicas. Para proteger la seguridad de Estados Unidos se planteo el fortalecimiento del denominado “U. S. Homeland Security” y sus bases en ultramar; la protección y sostén de su poder en teatros de guerra distantes; negarle a los enemigos de Estados Unidos la permanencia de “santuarios” o lugares seguros; la protección de sus redes de información contra ataques; la utilización de la información obtenida mediante el uso de tecnología con el propósito de vincular las diferentes ramas de sus Fuerzas Armadas, de manera que funcionaran integradas unas con otras; y finalmente, mantener un acceso sin dificultades al espacio y la protección de sus capacidades espaciales ante un ataque enemigo.

El Secretario de la Defensa postuló entonces que Estados Unidos debería sostener su proceso de transformación militar a partir de la premisa de que las guerras del Siglo XXI requerirían un incremento en las operaciones económicas, diplomáticas, financieras, policiacas e inteligencia, al igual que en operaciones militares abiertas y encubiertas; la capacidad para mantener una efectiva comunicación en el campo de batalla; enfocar la ayuda que Estados Unidos habría de recibir de terceros países en lo que fuera permisible y necesario para ese país; la formación de alianzas donde la misión a llevar a cabo debe ser la que en última instancia determine la formación de la misma; el desarrollo de acciones preventivas, llevando la guerra hasta donde se encuentre el enemigo; llevar a la percepción del enemigo que Estados Unidos está dispuesto a utilizar cualquier medio o fin para derrotarlo, independientemente de los sacrificios que conlleve; la importancia que juegan las operaciones de tierra y el incremento en las campañas aéreas; y finalmente, informar al país lo que Estados Unidos hace. Seguir leyendo “Colombia y Puerto Rico: Las bases militares estadounidenses”

América Latina: El movimiento indígena. Civilización y modernidad

Mónica Bruckmann

Alainet.org

La crisis mundial contemporánea no sólo se manifiesta en su dimensión económica y principalmente financiera, sino que representa también una profunda crisis civilizatoria del capitalismo mundial como modo de organización de la sociedad y como forma de producir conocimiento, al mismo tiempo que cuestiona fuertemente el sistema de poder en el planeta. Asistimos a la decadencia de un sistema hegemónico unipolar que necesita cada vez más de la intervención militar brutal para validar su condición de dominación, convirtiendo la civilización occidental en una fábrica de barbarie y de políticas de irrespeto a los principios fundamentales de convivencia de la humanidad.

La visión eurocéntrica

En la base de este sistema de dominación se ubica la perspectiva eurocéntrica como fundamento ideológico y como forma de producción y control de la subjetividad de las sociedades. La producción y reproducción de la vida material de los pueblos y la elaboración de sus imaginarios están dominados por la idea de que la civilización occidental es el único modelo civilizatorio del planeta, y que todas las demás civilizaciones, sin importar su nivel de elaboración y complejidad, su grado de desarrollo o sus aportes a la humanidad, son consideradas apenas culturas atrasadas respecto al modelo impuesto. La arrogancia de esta visión eurocéntrica no sólo justificó violentas formas de colonización y colonialismo sino que se convirtió en una barrera cognitiva que impidió a Occidente conocer y comprender la complejidad del mundo y las más antiguas e importantes civilizaciones del planeta. De esta manera, se despreciaron conocimientos milenarios, formas de organización de la vida y la sociedad no-occidentales, formas más humanas de relación con la naturaleza y la vida, sensibilidades estéticas altamente elaboradas, producción artística y cultural de gran importancia, aportes filosóficos e inclusive el denso pensamiento social producido fuera de los países centrales de occidente.

El eurocentrismo impuso una forma de hacer ciencia y un camino único de producción de conocimiento, que redujo a la condición de a-científico, para-científico o folklórico todo aquel conocimiento producido fuera de estos cánones. En esta perspectiva, el tiempo no existe, pues el conocimiento es universal y válido para cualquier tiempo histórico y para cualquier realidad social del planeta. Esta incapacidad de comprender que la teoría, la ciencia y el conocimiento son productos históricos, ha significado una de las principales limitaciones de la ciencia positivista. Esta ciencia, cada vez más preocupada con su coherencia interna que con la realidad social, se ha encerrado en sí misma para producir sus propias premisas y otorgar a sus deseos, la condición de conclusiones científicas. De esta manera, ha perdido la capacidad de comprender la complejidad del mundo contemporáneo y de cualquier intento de prever escenarios futuros. La humanidad está en camino a romper profundamente con estos paradigmas de ciencia y con esta visión del mundo y de la humanidad.

¿Modernidad vs atraso?

En América Latina la idea de modernidad, como modo de existencia social y como patrón de desarrollo, surge en el centro mismo del sistema colonial y como parte integrante de esta estructura de dominación y de poder. Como sostiene el sociólogo peruano Aníbal Quijano, al analizar el surgimiento de la noción de modernidad, se trata de un momento en la historia en el cual los varios tiempos e historias se configuran en complejas, contradictorias y discontinuas asociaciones entre estructuras fragmentarias y mutantes de relaciones de sentidos y de significados partes de un mismo y único mundo nuevo en plena constitución.[1] La idea de modernidad, entonces, surge en la base de la estructura de poder colonial, y se convierte en un mecanismo legitimador que impone la civilización occidental como la única vía de alcanzar el llamado “progreso”. Todo aquello que estuviera fuera de esta visión y de esta forma de organización social era considerado pre-moderno o atrasado. Seguir leyendo “América Latina: El movimiento indígena. Civilización y modernidad”

Juanes en Cuba: ¿quién financia la campaña sucia?

Jean-Guy Allard

 AMATE

 

Uno de los más activos opositores al espectáculo que ofrecerá el cantante colombiano Juanes en La Habana el 20 de septiembre próximo, vive desde décadas de subsidios del Departamento de Estado a organizaciones anti-cubanas y aparece de nuevo en la última lista de rentistas de la National Endowment for Democracy (NED).

Según documentos publicados recientemente por la investigadora venezolana Eva Golinger, el norteamericano de origen cubano Orlando Gutiérrez, dueño del llamado Directorio Demócratico Cubano (DDC), recibió en el último presupuesto de la NED la cantidad de 275 000 dólares, fundamentalmente para mantener su actividad de difamación de Cuba a través de denuncias y actividades públicas.

Entre otras aserciones, Gutiérrez declaró a la agencia española EFE que Juanes colabora “con el régimen castrista” al no retomar la retórica orientada por Washington en contra de la Isla.

La NED, considerada una fachada de la CIA ha aportado 1 millón 435 mil 329 dólares para promover la desestabilización en Cuba este año, lo que se añade a los 65 millones 330 mil dólares contribuidos por la USAID, a distintas agencias de desinformación y de subversión durante los últimos dos años.

Gutiérrez Boronat es un ex miembro de la llamada Organización para la Liberación de Cuba (OLC) del connotado terrorista Ramón Saúl Sánchez Rizo. quién fue uno de los más peligrosos sicarios de Omega 7, grupo responsable de varios asesinatos en territorio norteamericano.

Al igual de Sánchez Riso, su colaboración con la CIA le permitió convertirse, de un año para el otro, en “defensor de los derechos humanos” subsidiado.

Una investigación de la agencia AP, realizada desde Miami en el 2006 revelaba entre muchas otras cosas que el DDC había entonces recibido más de 6 millones de dólares de la NED y de la USAID para organizar actividades anticubanas fuera del territorio norteamericano.

La primera misión confiada a este “disidente” remunerado es influir internacionalmente para que países de Europa y América Latina apoyen la contrarrevolución reclutada, alentada y orientada por la Sección de Intereses Norteamericanos (SINA), desde su bunker del Malecón habanero – que Juanes tendrá la oportunidad de observar.

Sin embargo, el ex miembro de la OLC no limita sus actividades al tema cubano.Se subcontrata para otras actividades lucrativas. Hace unos años, su presencia fue denunciada en El Salvador donde participó como orador en una convención del partido neofascista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

ARENA es el clan ultraderechista que ordenó el asesinato del obispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero y que facilitó las actividades en Centroamérica del terrorista internacional y agente de la CIA Luis Posada Carriles.

Ninoska, el CLC y la pandilla de Saavedra

En Miami, Gutierrez-Boronat participó a las acciones “anticastristas” promocionadas por EFE, al lado de Ninoska Pérez-Castellón, voluminosa directiva del Cuban Liberty Council (CLC), un grupo conformado por ex capos de la sección paramilitar de la Fundación Nacional Cubanoamericana.

Pérez-Castellón, locutora con la mafiosa Radio Mambi, pertenece al grupo más cercano de asesores del Partido Republicano en materia de política cubana y participa activamente en la campaña oculta que obligará sin dudas al gobernador Charlie Crist a entregar al politiquero batistiano Lincoln Díaz-Balart el escaño del senado que abandona el también cubanoamericano Melquiades “Mel” Martínez.

Su esposo, Roberto Martín Pérez, fue policía-torturador bajo la dictadura de Fulgencio Batista, y cayó preso después en la fracasada operación militar contra la revolución cubana organizada por el dictador dominicano Trujillo.

Se encuentra entre los individuos que Posada Carriles designó públicamente como los”financieros” de sus actividades terroristas en su famosa entrevista con el New York Times.

Por otro lado, participó en las denuncias del concierto de Joanes otro personaje de desastrosa fama: Miguel Saavedra, un técnico en aire acondicionado, de origen cubano, reciclado en activista profesional de extrema derecha,

Juanes tal vez se recordará como en noviembre del 2000, Saavedra y su pandilla, llamada Vigilia Mambisa se aparecieron, a solicitud de los estrategas republicanos, en las puertas del inmueble de Miami-Dade donde se hacía el recuento de votos que las tropas de George W. Bush buscaban paralizar.

Saavedra había reunido entonces a unos 25 de sus manifestantes profesionales, armados como siempre con altoparlantes, y llegó a provocar el final repentino de la operación.

Increíblemente, esto fue el detonante que llevó a la decisión de la Corte Suprema de instalar a Bush, descaradamente, en la Casa Blanca.

Miguel Saavedra y su veintena de “militantes” se encuentren entre los más fervorosos partidarios del terrorista Posada Carriles.

http://jean-guyallard.blogspot.com/

 

Chile, economía emblemática del neoliberalismo en América Latina, la primera en entrar en recesión

Orlando Caputo / Graciela Galarce*

SurySur

El Banco Central de Chile informó el 18 de agosto, que el PIB chileno disminuyó en -4,5% en el segundo trimestre de 2009, información que aparece sorprendiendo a las apreciaciones de las autoridades económicas del gobierno, quienes permanentemente han engañado a los chilenos con su optimismo, e internacionalmente han instalado las grandes cualidades de la economía chilena.

Desde 2008 hemos afirmado que Chile sería una de las economías más afectadas de América Latina, entre otros factores, por los Tratados de Libre Comercio que profundizan la gran apertura de la economía chilena y, con esto, profundizando la especialización de la economía chilena en la exportación de primarios.

Criticando el optimismo del ministro de Hacienda, hemos demostrado que Chile entró en recesión a partir del tercer trimestre de 2008, si la tasa de crecimiento del PIB se mide en relación al trimestre inmediatamente anterior, como se hace en Estados Unidos. Además, hemos señalado que Chile es el primer país de América Latina que entró en recesión. Otros analistas también llegaron a estas conclusiones.

La realidad ha sido tan contundente, que el propio El Mercurio, que por un prolongado período de tiempo, también afirmaba la fortaleza de la economía chilena y difundía que Chile sería el país menos afectado de América Latina, reconoció en una reciente editorial del 8 de agosto –entre otras cosas– lo siguiente:

“Si el crecimiento se mide como en los países desarrollados -es decir, trimestre a trimestre anualizado, y no en 12 meses-, entonces el segundo trimestre de este año fue el cuarto consecutivo de contracción en la actividad económica, con una baja de sobre cuatro por ciento acumulada durante este período. Cabe notar que esto es incluso superior a la baja de 3,9 por ciento que durante el mismo lapso ha tenido Estados Unidos, epicentro de esta crisis”.

Más adelante el citado editorial agrega:

“Y es preocupante que Chile, que fue el primer país de Latinoamérica en entrar en recesión, aún no muestre señales claras de reactivación”.

El Mercurio, aunque en forma tardía, confirma los estudios críticos anteriores. Sin embargo, ocultando que los mayores impactos de la crisis en Chile se deben las características estructurales de la economía chilena, fundamentada teóricamente en el neoliberalismo.

En otro párrafo, reconocen el papel fundamental del cobre, que ha evitado que la crisis en Chile sea más profunda de lo profunda que ya es. La mencionada Editorial del Mercurio señala:

“Por otra parte, a pesar de que el precio del cobre cayó desde sus máximos, se ha mantenido en niveles elevados, por lo que, a diferencia de crisis pasadas, en las que los términos de intercambio se desplomaban, en esta oportunidad no ha sido ésa una de las causas relevantes de la recesión interna. A esto se agrega que los recursos acumulados en los años previos han despejado la posibilidad de cualquier problema de escasez de financiamiento externo -también un mal endémico en crisis pasadas”.

Sin embargo, no señalan que Chile fundamentalmente cuenta con los recursos del cobre de las empresas nacionalizadas por Salvador Allende. Las grandes mineras mundiales en Chile controlan más del 70% de la producción de cobre chileno y sus aportes al Estado chileno son mínimos en relación a los aportes de Codelco, y más aún, en relación a las cuantiosas ganancias que envían a sus matrices en países desarrollados.

A continuación, reproducimos nuestros comentarios al editorial de El Mercurio del 8 de agosto de 2009, en que cada comentario está limitado a un máximo de 350 palabras:

Primer comentario de Orlando Caputo Leiva

“En Chile los fuertes impactos de la crisis hasta ahora, y las grandes pérdidas están afectando seriamente el consumo, la inversión y la producción nacional.

La producción nacional, adicionalmente enfrenta una fuerte competencia internacional facilitada por los TLC’s, agravando la recesión económica en Chile, que como lo hemos señalado, se inició a partir del tercer trimestre de 2008.

Chile lleva 36 años de experiencia neoliberal, con una gran apertura unilateral a la circulación de mercancías y de capital, que se ha profundizado por los múltiples TLC’s. En particular los TLC’s Chile-EE UU, Chile-Canadá, Chile-Unión Europea y Chile-China. Lo anterior, lleva a que la transmisión de la crisis mundial se exprese rápida y profundamente en la economía chilena.

Estas apreciaciones cuya evidencia se manifiesta más claramente en una concepción que considere la existencia de la economía mundial, no están presentes en las interpretaciones de los economistas neoliberales del gobierno y del Banco Central. Ellos tienen al igual que el neoliberalismo, como escenario teórico y metodológico de sus reflexiones, la economía nacional y sus relaciones con otros países. Sobre la base de esta concepción nacional, han señalado: primero, que Chile con una buena política económica puede evitar que la crisis se manifieste. Posteriormente, han afirmado que los impactos serán menores que en otros países.

La economía mundial tiene una existencia objetiva que se observa en la creación y recreación de una estructura productiva y de circulación mundial de las mercancías por sobre los países. El neoliberalismo en tanto, y en general las principales escuelas de la ciencia económica, analizan el comercio inter-nacional: finanzas inter -nacionales, destacando la base nacional de las relaciones económicas inter-nacionales. No sólo niegan la dependencia, sino que afirman la independencia de las economías nacionales.

En esta reflexión, afirman adicionalmente, que los shocks externos pueden enfrentarse con políticas económicas. Por esto, el ministro Velasco y el Banco Central, primero señalaron que Chile no entraría en crisis y posteriormente han continuado con optimismo, cuando la crisis ha seguido profundizándose”.

Segundo comentario de Orlando Caputo Leiva

(Continuación).

“Esta concepción teórica de manuales de economía, que se sintetiza en Economía Nacional y Resto del Mundo, a pesar de ser economías muy pequeñas, explica las reiteradas afirmaciones del Banco Central y del ministro de Hacienda, Andrés Velasco, quienes señalaron durante todo 2008 y hasta el primer trimestre de 2009, que Chile sería afectado, pero que seguiría creciendo gracias a la política económica aplicada.

En enero de 2009, el Banco Central afirmó que la economía chilena tendría un crecimiento en este año, de entre 2% y 3%.

Andrés Velasco afirmó hasta hace muy poco, que a pesar de la crisis internacional, la economía chilena seguiría creciendo, destacando la importancia de ese crecimiento en el contexto internacional y latinoamericano La recesión fue permanentemente negada y criticaban a los economistas que demostraban que la recesión en Chile estaba presente a partir del segundo semestre de 2008.

También en forma reiterada, la cadena CNN informaba que América Latina sería impactada por la crisis, pero que sin embargo, estaba mejor preparada para enfrentar la crisis que en otros periodos. Entrevistaron a varios expertos de agencias financieras, de países y de gobiernos, quienes en relación a lo anterior, señalaban que había distintos grupos de países según el impacto para enfrentar la crisis. Afirmaban que había un grupo de países, aquellos en que las transformaciones neoliberales habían sido más profundas que serían los menos afectados. Este grupo de países estaría liderado por Chile, que sería el país menos afectado de América Latina

Nouriel Roubini, es uno de los economistas que predijo la crisis mundial, ha señalado en un reciente estudio que 14 países a nivel mundial han enfrentado mejor la crisis. NO menciona a Chile. Menciona China e India y en América Latina menciona a Brasil y Perú.

Según el académico de la Universidad de Nueva York Brasil y Perú se han beneficiado por ser economías relativamente cerradas. Brasil con un sector exportador más diversificado.

Este análisis confirma los comentarios anteriores. Chile es una economía muy abierta y exportadora de primarios. Por eso es muy afectada por la crisis”.

Primer comentario de Graciela Galarce Villavicencio

“Obama, su ministro de Hacienda y el Presidente del Banco Central de Estados Unidos han sido muy objetivos y transparentes. Reconocieron que la crisis en EEUU empezó en diciembre de 2007. Que la crisis mundial ha sido muy profunda. Recientemente han afirmado que se han alejado del abismo. Ayer frente a la disminución de su tasa de desempleo de 9,5% a 9,4% cuando todos esperaban un aumento, Obama ha llamado a la cautela y ha declarado que en los próximos meses el desempleo puede llegar al 10% y más. Obama es un economista con una visión económica e histórica mucho más amplia. Ha señalado que el neoliberalismo extremo debe ser superado.

En Chile, Andrés Velasco siempre comenta las cifras en función de lo que le conviene. En conferencias descalificó a quienes usaban la metodología de Estados Unidos, que mide el crecimiento de la producción en relación al trimestre anterior, demostrando que Chile estaba en crisis desde el tercer trimestre de 2008. Velasco afirmaba que no debía cambiarse el instrumento de medición comparando el trimestre con el trimestre del año anterior, Chile seguía creciendo y creando empleo.

Ahora, con gran soltura afirma frente a la sorpresiva caída de la producción en junio en 4%, que sin embargo, medida en relación al mes anterior, la producción crece un poco y lo mismo replica Michelle Bachelet.

Se pasaron!!! Qué diferencias con la transparencia de Obama”

Segundo comentario de Graciela Galarce Villavicencio

“Las autoridades económicas chilenas desconocen o no recuerdan la historia económica nacional.

Chile, según estudios de la CEPAL, fue el país de América Latina más afectado en la crisis de inicios de los años 80′. El PIB cayó en 14%, la producción industrial en 23% y la desocupación, según CIEPLAN, alcanzó el 30%. Esta crisis ha sido caracterizada como ‘el colapso económico y financiero de 1982 y 1983′ por académicos chilenos.

Recordamos que Chile fue también el país más afectado a nivel mundial en la Depresión de los años 30. Aníbal Pinto, en su libro señala:

“Como se sabe, la “Gran Depresión” golpeó a la economía chilena con violencia excepcional, tanto que un famoso y citado informe de la Liga de las Naciones señaló a nuestro país como el más afectado entre todos. Sus exportaciones se redujeron a la mitad de su volumen y a la cuarta parte de su valor; las importaciones disminuyeron un 80 por ciento entre los años culminantes antes y después del colapso”.

Chile fue el país más afectado en las dos crisis señaladas, porque como ahora, era una de las economías más abiertas al comercio exterior y al capital extranjero, que profundiza el carácter primario exportador.

La crisis económica en Chile iba ser tan profunda, que el gobierno ha incremento en forma extraordinaria el gasto estatal en 11 mil millones de dólares, provenientes de los excedentes de los últimos años del cobre nacionalizado por Salvador Allende en 1971. Estos gastos extraordinarios son equivalentes al 8% del PIB chileno.

Dado que este gasto es uno de los componentes del PIB, sin él el PIB de 2009 hubiese caído en 10% o más, incluyendo la caída proyectada y este 8% de incremento del gasto”

* Analistas.

Despacho de www.argenpress.info

 

Agosto 1789: apogeo de la revolución francesa

Pepe Gutierrez Álvarez

Kaosenlared

Julio, agosto de 1 789 son los meses decisivos de la Gran Revolución Francesa cuyas repercusiones históricas son incalculables…

 

Fue en este último mes cuando se proclamaron los Derechos del Ciudadano, que a pesar de sus limitaciones, todavía superan ampliamente las cotas de libertad que la humanidad ha conseguido en muchos sitios. La revolución fue producto de una grave crisis económica, social y política que estalló el 14 de julio, su gestación fue larga y su desarrollo rico en acontecimientos y contradicciones. Protagonizada por el pueblo, su contenido político y social fue -a pesar de los grandes desbordamientos del 93-, burguesa. La participación de Babeuf, Marat, de los más igualitarios era más el reflejo de una vieja aspiración y de una futura realidad, que una alternativa posible. Dos siglos después, este es un capítulo de la Historia que hay que rememorar, porque es el principio de nuestra era.

Los pilares sociales e ideológicos del viejo orden son: la nobleza como el “Primer Estado» que monopoliza la administración pública, los mandos del Ejército Real y de la política, y sobre todo poseen grandes feudos como terratenientes; después el clero y la Iglesia como el “Segundo Estado» que abarca todos los resortes de la cultura como la censura y la enseñanza, amén de poseer grandes riquezas terrenales en particular agrarias. Ambos « Estados» que predominan en el Parlamento no vienen a representar numéricamente más que el cinco por ciento de la población, siendo por supuesto “manos muertas”, o sea, ociosas e improductivas. Ellos son el soporte de una monarquía que, además de anticonstitucional, resulta extraordinariamente cara, gravando con exacciones fiscales la economía de los plebeyos, manteniendo un enorme déficit que sólo puede parchear el inteligente banquero suizo Necker. Los reyes y más en particular, la reina austriaca Maria Antonieta llamada “Madame Déficit”, se ganan las iras del «populacho». La bancarrota nacional producida por la incapacidad de competir con la industria inglesa será la gota que desborde el vaso. Será por así decirlo, el inicio del movimiento que llevará a la «bancarrota» al Sistema.

El terreno para la revolución estaba ya preparándose desde tiempo atrás. Desde el siglo XI el “Tercer Estado” no ha dejado de forcejear contra las clases dominantes; las «jacqueries» (revueltas) urbanas y campesinas llenan las crónicas desde entonces; todo se confunde con las crisis y guerras religiosas que manifiestan la repulsa de las masas hacia la Iglesia buscando otras variantes o «herejías»; la ilustración con la Enciclopedia ha fortalecido una corriente de pensamiento basado en el materialismo mecanicista el ateísmo y la confianza en el desarrollo de la técnica; los principios de la «soberanía popular», de la razón y el pragmatismo, con todo ciertas consideraciones propias del socialismo utópico más primitivo. Seguir leyendo “Agosto 1789: apogeo de la revolución francesa”

Afganistán: Unas elecciones marcadas por la violencia y la ocupación

Txente Rekondo

Rebelión

 

Tras diferentes retrasos, las elecciones presidenciales afganas se han celebrado, y si en un principio las fuerzas ocupantes del país apostaron por una cita electoral “limpia y masiva”, tras los acontecimientos de las últimas semanas (divisiones internas entre los candidatos, aumento de las operaciones de la resistencia afgana, operaciones masivas de las tropas de ocupación…), todo parece indicar que esos adalides de la “democracia” se conforman con una fotografía de algún colegio electoral de la capital para pasar la “prueba del algodón” y mostrar al mundo que su campaña “por la libertad y la democracia” ha tenido éxito en Afganistán.

Sin embargo la realidad es muy diferente a esa postal que las fuerzas ocupantes pretenden enseñarnos. Y mientras todo parece apuntar que la llamada estrategia de la ocupación está fracasando, el movimiento de resistencia amplia sus zonas de influencia y su capacidad operativa. Además, Afganistán asiste hoy en día a unos niveles de corrupción elevadísimos dentro del propio gobierno; la inexistencia de infraestructuras gubernamentales en el país es una cruda realidad; acompañada también de la ausencia de un sistema judicial o de las fuerzas policiales; y con una tasa de desempleo que afecta a importantes sectores de la población.

 

La estrategia ocupante hace aguas por doquier. Si el motivo oficial de la guerra era “construir un estado democrático al estilo occidental”, se ha pasado a contener “como sea” el auge y el peso de la resistencia afgana por todo el país. Junto a ello, el coste económico y en vidas humanas no deja de crecer. Mientras que el mes de julio ha sido el más mortífero para las tropas británicas (21 muertos), y otros 76 soldados ocupantes más, la población civil afgana sigue siendo la que más sufre la brutal campaña de la coalición extranjera. Los bombardeos indiscriminados, los encarcelamientos sin juicio o las constantes presiones sobre civiles siguen alimentando el rechazo de la mayoría de afganos hacia las tropas ocupantes.

 

Ante esa realidad, los ocupantes han puesto en marcha “una nueva estrategia” dirigida por Washington, y que centra su foco de atención en Afganistán y Pakistán, al tiempo que se ha nombrado un nuevo comandante del ISAF. La nueva apuesta pasa por seguir con las operaciones militares contra los talibanes y otros grupos de la resistencia afgana, al tiempo que se incide en buscar medidas para “ganarse a la población local”, sobre todo dotándola de mayor seguridad y de una buena administración. También se alude a la necesidad de un mayor número de efectivos militares y a continuar con el combate contra las plantaciones de opio.

 

Más allá de esas intenciones, “muchas palabras pero pocos hechos”, en diferentes declaraciones se deja entrever un importante grado de pesimismo. Si para la administración de Obama, Afganistán ocupa en estos momentos el centro de su estrategia internacional (más tropas y recursos económicos), lo cierto es que los ocupantes “cada vez tienen menos idea de cómo materializar sus objetivos”. Incluso en documentos oficiales británicos se afirma que “la misión militar en Afganistán ha fracasado a la hora de lograr lo prometido, y el coste entre las tropas sigue aumentando”.

 

En esa línea se ha manifestado también Richard Holbrooke, enviado especial estadounidenses para Afganistán y Pakistán, que ha reconocido que la “política occidental contra las plantaciones de opio han fracasado. No han dañado a los talibanes y han colocado a los cultivadores junto a éstos y contra nuestras fuerzas”.

 

La resistencia por su parte, ha logrado importantes avances en los últimos meses. En opinión de un prestigioso analista, “es muy peligroso menospreciar al adversario, y es necesario que se tomen en serio a la resistencia afgana”. Este año, los talibanes y otros grupos resistentes, han logrado consolidar su presencia y poder en el sur y este del país, han ido abriendo nuevos frentes en le norte, y siguen aumentando la presión sobre las grandes ciudades como Kabul, Ghazni o Kandahar, donde el nivel de presencia e infiltración es cada día más alto, como lo demuestran los recientes ataques en el corazón de la capital contra el cuartel de la OTAN o el palacio presidencial, así como la toma de la capital provincial en Logar.

 

La diversidad de la resistencia suele confundir a algunos observadores, aprovechando esa situación para formular planteamientos erróneos sobre la realidad resistente. Si la columna central de la misma está compuesta por los talibanes, existen otros grupos como Hezb-i-islami que ha logrado agrupar a miembros de etnias no pashtunes. También la existencia de diferentes comandantes se interpreta como fuente de divergencias internas, cuando obedece a una estrategia medida, con un mando centralizado pero flexible y diverso para adaptarse a los contextos locales.

 

A esa estrategia cohesionada habría que añadir una importante red de comunicaciones e inteligencia por todo el país, el uso de nuevas tecnologías (modernas y sofisticadas) que permiten desarrollar una eficaz propaganda. La materialización de un gobierno paralelo en las zonas y regiones controladas por la resistencia, sustentado en dos pilares, dotar de seguridad y justicia a la población, junto a saber explotar los errores de los ocupantes y haber aprendido de sus propios fallos en el pasado (en lugar de buscar enfrentamientos abiertos en situaciones desfavorables, utilizan técnicas tradicionales de la guerra de guerrillas), son otros factores que operan en favor del movimiento contra la ocupación afgano.

 

Las fuerzas de ocupación en Afganistán han pasado de “ser invitados (mehman) a ser percibidos como enemigos (dushman). La percepción de los extranjeros como “una clase aparte” que apenas tiene trato directo con la mayor parte de la población, y que mantiene un estilo de vida alejado del que tienen que soportar los locales; las “victimas colaterales” de miles de civiles tras las operaciones militares de los ocupantes; o el negocio en torno a los llamados fondos de ayuda internacionales que van a apara a las élites afganas o a ciudadanos y empresas extranjeras, son otras claves que aumentan el rechazo popular ante los ocupantes.

 

Los grupos de la resistencia han venido mostrando este verano un importante salto cualitativo en su organización y en su accionar militar. Los mayores niveles de coordinación y la capacidad operativa se han manifestado estos días. La cita electoral en ese contexto, con el llamamiento al boicot por parte de esos grupos, que ha hecho que de momento cerca de un diez por ciento de colegios electorales no vayan a abrir sus puertas, o que los refugiados afganos en Irán y Pakistán no puedan participar en estas elecciones presidenciales, se presenta cuando menos con un importante déficit de cara a su propia legitimación.

 

Si tras el recuento de los votos el vencedor es Hamid Karzai, “el alcalde de Kabul” como le señalan irónicamente su propia población, y que hasta hace unos meses parecía el candidato menos malo para EEUU (tal vez porque no había logrado otro); o el tecnócrata Ashraf Ghani, que podría acabar uniendo sus fuerzas al propio Karzai si se necesitara una segunda vuelta, algo que tampoco ve con malos ojos Washington; o incluso si Abdullah Abdullah logra disputarle al actual presidente una segunda vuelta electoral, algo que entra en los planes también de la administración de Obama; el teatro afgano seguirá sumido en la violencia generada por la ocupación desde hace varios años.

Gabinete Vasco de Análisis Internacional (GAIN)