Hermann Hesse: El lobo estepario (Descargar Libro)

Solo para locos

el-lobo-estepario

El lobo estepario (1927) (Der Steppenwolf, en alemán) es el título de una de las más célebres novelas del escritor suizo-alemán Hermann Hesse, la cual combina el estilo autobiográfico con algunos elementos de fantasía, especialmente hacia el final de la obra. El libro es en gran parte un reflejo de la profunda crisis espiritual que sufrió Hesse en la década de 1920.

El libro se desarrolla a través de unos manuscritos creados por el propio protagonista, Harry Haller, los cuales son presentados al lector por un conocido de Harry en la introducción de la obra. Dentro de los manuscritos se narran los problemas, la vida del protagonista y su difícil relación con el mundo y consigo mismo.

La novela está compuesta por cuatro apartados:

Una introducción a cargo del sobrino de la mujer que le alquila su habitación a Harry Haller, que presenta las anotaciones del protagonista mediante el tópico del “manuscrito encontrado”.

La primera parte de estas notas, titulada “Anotaciones de Harry Haller”, Sólo para locos

Un “Tractat del lobo estepario”, No para cualquiera, en que se analiza la compleja psicología del protagonista desde un punto de vista externo.

La segunda y última parte de las “Anotaciones de Harry Haller”, Sólo para locos

A medida que la novela avanza, la distinción entre realidad y ensoñación desaparece, sobre todo en el llamado “Teatro Mágico”.

Libro tomado de: http://web.seducoahuila.gob.mx/

Descargar Libro Hermann Hesse: El lobo estepario

 

Honduras y la ocupación del Continente

Ana Esther Ceceña
ALAI

El ataque a Sucumbíos en marzo 2008 marcó el inicio de un nuevo ciclo dentro de la estrategia estadounidense de control de su espacio vital: el Continente americano. Era el momento de creación de plataformas regionales de ataque bajo el velo de la guerra preventiva contra el terrorismo. Pero si en Palestina y el Medio Oriente había ya costumbre de recibir las ofensivas del Pentágono aderezadas con los propósitos particulares de Israel, en América no había ocurrido un ataque unilateral de un Estado a otro “en defensa de su seguridad nacional”.

El ataque perfiló las primeras líneas de una política de Estado que no se modificó con el cambio de gobierno (de Bush a Obama) sino que se adecuó a los tiempos de la política continental que, en esa ocasión, dio lugar a un airoso reclamo de Ecuador, secundado por la mayoría de los Presidentes de la región en la reunión de Santo Domingo.

Prudentemente se detuvo esta escalada militar para bajar las tensiones y dar paso al cambio de gobierno en Estados Unidos pero la necesidad de detener el crecimiento del Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) y la búsqueda de caminos seguros para intervenir en la región, sobre todo frente a Venezuela, Ecuador y Bolivia, llevó nuevamente a Estados Unidos a involucrarse en proyectos desestabilizadores o directamente militaristas. Seguir leyendo “Honduras y la ocupación del Continente”

Prueba pericial sobre la catástrofe del World Trade Center del 11-S

José Luis Gordillo

11 s

En la revista The Open Chemical Physics Journal, 2009, 2, se ha publicado en abril de este año un artículo titulado: “Material de thermita activa descubierto en el polvo de la catástrofe del WTC del 11-S”* En él se explica que, tras un año y medio de investigaciones en el laboratorio, se han encontrado partículas de un explosivo llamado “nano-thermite” en cuatro muestras del polvo generado por el hundimiento de los edificios del World Trade Center, recogidas en cuatro puntos diferentes de Manhattan justo después de los atentados.

El artículo va acompañado de fotografías de las partículas de los explosivos, algunas de las cuales son de un milímetro de tamaño y, por tanto, observables a simple vista. El trabajo está firmado por un equipo de nueve científicos dirigidos por Niels H. Harrit., profesor del Departamento de Química de la Universidad de Copenhague. Su publicación causó un gran revuelo en Dinamarca, hasta el punto que la televisión danesa se hizo eco de la noticia y Niels H. Harrit fue entrevistado en el telediario en horario de máxima audiencia (ver http://investigar11s.blogspot.com/2009/04/television-danes-habla-sobre-los-nano.html .). Por otra parte, el artículo fue entregado en mano a Joe Biden, actual vicepresidente de los EE.UU., por un activista estadounidense del grupo We Are Change en un acto público celebrado en Los Ángeles el quince de mayo pasado. La entrega se puede ver en http://investigar11s.blogspot.com/2009/04/joe-biden-corre-de-las-cameras.html .

El resultado de esta investigación supone una bofetada monumental al informe del gubernamental NIST (Instituto Nacional sobre Estándares y Tecnología) que atribuyó el hundimiento de las tres torres del WTC al efecto combinado del impacto de los aviones y los incendios consiguientes. Hablando en términos jurídicos, constituye una verdadera prueba pericial que echa por tierra un aspecto central de la versión oficial del 11-S y hace más creíble la hipótesis, apuntada ya por los testimonios de centenares de personas que afirmaron haber oído y/o padecidos explosiones antes y mientras se hundían los edificios, según la cual los tres rascacielos (Torre Norte, Torre Sur y Edificio 7) fueron destruidos mediante una demolición controlada, una acción que no se improvisa de un día para el otro: se prepara con semanas o meses de antelación y requiere de la intervención concertada, consciente o inconsciente, de decenas de personas, así como de un fácil acceso a los edificios. ¿Pudo Al Qaeda ejecutar una operación de esa magnitud? Más bien parece fuera del alcance de una organización que supuestamente se movía en la clandestinidad en el país más vigilado del mundo. El hallazgo de restos de explosivos entre los desechos del WTC apunta en otra dirección y exige plantearse algunas cuestiones incómodas.

Los historiadores de dentro de cincuenta años, cuando analicen la política occidental de la primera década del siglo XXI, deberán optar, como mínimo, entre tres líneas de interpretación.

La primera coincidiría con la defendida hasta ahora por todos los gobiernos occidentales. De acuerdo con ella, las agresiones, las guerras, las invasiones y las ocupaciones emprendidas por los EE.UU y sus aliados a partir de 2001 –al igual que los drásticos recortes de derechos y libertades- se explicarían como una reacción a los atentados del 11 de septiembre, esto es, a lo que se presenta como la peor agresión padecida por la superpotencia en toda su historia. Esta interpretación, sin embargo, debe salvar el escollo insuperable de las burdas mentiras sobre la supuesta relación entre Sadam Hussein y Al Qaeda con las que se intentó justificar la invasión de Iraq. Esas mentiras muestran bien a las claras la intención manipuladora de la opinión pública e impiden presentar la invasión de Iraq como una reacción al 11-S. Y por el testimonio de Richard Clarke, asesor por entonces de Bush en materia de terrorismo, sabemos que los planes de ataque a Iraq se comenzaron a discutir el 12 de septiembre de 2001 sin disponer de una sola prueba que fundamentase el supuesto vínculo entre Iraq y los atentados (ver R. Clarke, Contra todos los enemigos, Taurus, Madrid, 2002, págs. 50-55).

La segunda línea de interpretación, sin cuestionar la versión oficial sobre la autoría del 11-S, optaría por presentar lo ocurrido como una reacción al ataque terrorista, pero combinada con la aplicación de una agenda política decidida con anterioridad que respondería a otras motivaciones. En esta visión, el gobierno de Bush II habría instrumentalizado la conmoción colectiva para alcanzar objetivos geoestratégicos y de seguridad energética que nada tenían que ver con el 11-S. El problema que debe resolver esta interpretación es encajar en ella la escasa preocupación por la seguridad nacional que mostró el gobierno de Bush después de haber padecido una agresión tan brutal. En vez de plantearse en serio la protección de su país, Bush adoptó decisiones muy “caras” y arriesgadas en términos económicos y políticos que poco o nada tenían que ver con ese fin, como significativamente la invasión y ocupación de Iraq, las amenazas a Irán o el apoyo incondicional al Estado de Israel, el cual ha aprovechado la oleada “antiterrorista” para radicalizar sus políticas etnocidas contra los palestinos.

La tercera, estando de acuerdo con parte del razonamiento anterior, iría más lejos y hablaría abiertamente de una serie de decisiones tomadas después de un golpe de estado encubierto, tan encubierto que pasó desapercibido a las poblaciones y a gran parte de los intelectuales y creadores de opinión occidentales, los cuales habrían protagonizado un ridículo espantoso: se perpetra un golpe de estado ante sus propias narices y ellos ni se enteran o son tan conformistas que ni siquiera se atreven a llamar a las cosas por su nombre. El golpe, que habría dado paso a un régimen político abiertamente autoritario, se habría implementado en dos actos: el primero, mediante el acceso al poder de la camarilla neoconservadora gracias a unas elecciones tan fraudulentas que al final tuvo que ser el Tribunal Supremo quien nombrase presidente a Bush, convirtiéndole así en el primer presidente no electo de los EE.UU. El segundo se habría producido en los días posteriores a los atentados mediante la declaración de la “guerra contra el terrorismo”, el estado de emergencia y la promulgación de la Patriot Act, siendo el 11-S un acto decisivo para generar la legitimación social e institucional necesaria con la que poder aprobar y aplicar dichas decisiones.

De las tres, ésta última es la más coherente, pero debe afrontar sin embargo dos grandes problemas. El primero, señalar los hechos y pruebas que fundamenten la afirmación de que el 11-S no fue una agresión externa, sino un acto criminal realizado por determinadas redes estatales y/o paraestatales al servicio de los golpistas. La investigación de Niels H. Harrit y sus colegas es una aportación notable en ese sentido. Debería abrir los ojos a todos aquellos que se comportan ante este asunto como las personas a quienes se diagnostica una enfermedad grave y se niegan a aceptar su condición de personas enfermas. El segundo, hacer frente al ambiente inquisitorial que demoniza todo cuestionamiento de la versión oficial del 11-S con el latigazo verbal de “teoría conspiranoica”, con el que hasta ahora se ha conseguido amedrentar a la mayor parte de los intelectuales y periodistas críticos con el poder. Es tal el ambiente inquisitorial que rodea al tratamiento informativo del 11-S, que el artículo del que se hablaba más arriba no ha merecido ni una sola línea en ningún gran medio de comunicación, cuando está claro que se trata de una noticia de primera página.

La investigación dirigida por Niels H. Harrit no permite acusar a nadie en concreto como el responsable verdadero del 11-S, pero sí es un argumento poderoso para sostener, como ha dicho el filósofo estadounidense David Ray Griffin, que la única verdad que podemos afirmar ahora sobre el 11-S es que la versión oficial sobre su autoría es mentira. De ahí la necesidad urgente de que se abra una nueva investigación sobre unos acontecimientos que sin duda cambiaron el mundo y que todavía hoy se invocan para intentar justificar lo injustificable, como el envío de más soldados españoles a la guerra de Afganistán. Más de 40.000 ciudadanos de Nueva York han firmado una petición en ese sentido (ver http://www.nycan.org/index.php) Merecen el apoyo entusiasta de los demócratas del mundo entero.

* El material se puede leer en:

http://investigar11s.blogspot.com/2009/04/material-de-thermita-activa-descubierto.html .

 

 

 

Argentina: Dictamen al texto original del proyecto de ley de protección de glaciares

Argenpress

La Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados de la Nación aprobó un dictamen por la mayoría de la Ley de Presupuestos Mínimos para la preservación de los glaciares y del ambiente periglacial. El texto del proyecto aprobado, es el mismo de la ley vetada por el Poder Ejecutivo en noviembre de 2008, agregando un artículo por consenso entre los diputados de la comisión, la intervención de la Cancillería Argentina , en el caso que sea necesario para proteger los glaciares.

Los diputados integrantes de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara baja dieron ayer dictamen favorable a la Ley de Protección de Glaciares, iniciativa que fuera vetada por el Ejecutivo a fines de 2008, luego de haber sido votada por unanimidad en ambas Cámaras.

Pasadas las 16, la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de la Cámara baja, presidida por el diputado Miguel Bonasso (Diálogo por Buenos Aires), dio dictamen favorable a la ley de Protección de Glaciares. Los legisladores, luego de analizar las 5 iniciativas presentadas al cuerpo, entre las que se encontraba la del diputado Juan Carlos Gioja, vocal de la Comisión de Minería, dieron el visto bueno a la iniciativa de Bonasso, que es un clon de la iniciativa presentada por la ex diputada Marta Maffei, que fuera votada unánimemente y luego vetada por el PEN.

Al proyecto de Bonasso sólo se le incorporará un artículo que dispone la injerencia de la Cancillería en la protección de lo glaciares y la zona periglacial. No obstante, el camino que deberá seguir de ahora en más la norma no será fácil ya que a diferencia de lo que ocurrió cuando fue presentada por primera vez, ahora deberá sortear el debate en la Comisión de Minería.

Fueron invitados a esta comisión el Diputado Juan Carlos Gioja y la Diputada Fernanda Reyes ambos de la Comisión de Minería. El primero expuso su proyecto y la segunda, la fuerte necesidad de mantener la ley aprobada por unanimidad en ambas cámaras sin modificaciones.

A diferencia de otras oportunidades, en este caso hubo quórum pudiéndose sesionar, obteniendo dictamen de mayoría para el proyecto de Ley de Miguel Luis Bonasso.

Por su parte, la diputada Rosa Chiquichano (FpV-Chubut) presentará mañana el único dictamen en minoría por considerar que su norma es un poco más amplia al considerar no sólo la explotación minera sino otras actividades –como las turísticas- como destructoras de los glaciares.

Del encuentro, en el que también estuvieron presentes representantes de la organización Conciencia Ciudadana, participaron los legisladores Maria Cristina Cremer de Busti (Peronismo Federal- Entre Ríos), vicepresidenta además de la Comisión, Roy Cortina (Socialismo-Ciudad de Buenos Aires), Mabel Müller (FpV-Buenos Aires), Verónica Benas (SI-Santa Fe), Claudio Morgado (Concertación-Ciudad de Buenos Aires), Juan Carlos Vega (CC-Córdoba), Susana García (CC-Santa Fe), José Antonio Vilariño (FpV-Salta) y Fernanda Reyes (CC) que si bien no pertenece al cuerpo concurrió a brindar su apoyo como integrante de la Comisión de Minería, lugar donde se librará la próxima batalla por la ley.

El diputado Bonasso consideró que “este es un triunfo de la terquedad que ratifica nuestro compromiso con la defensa de los recursos naturales y el medio ambiente. Esperamos que el lobby minero no trabe el dictamen en la Comisión de Minería donde ahora, tiene que girar el proyecto”.

“Ojalá que el apoyo de la sociedad a la ley de protección de los glaciares, sea más fuerte que el lobby de las mineras”, agregó el legislador.

 

Italia: Liga Norte, el odio legalizado

Gennaro Carotenuto

Brecha / Giornalismo participativo

La nueva ley de seguridad, impuesta por la separatista Liga Norte en Italia, incita al odio racista y legaliza el “escuadrismo” fascista. La inmigración “sin papeles” fue equiparada a un crimen y patotas de ciudadanos financiados por el Estado ya han salido “legalmente” a cazar a los trabajadores extranjeros. Pero la Liga Norte, que domina a un Silvio Berlusconi debilitado por sus escándalos sexuales, va más allá: su objetivo es –también– discriminar a los italianos del sur, empezando por reducir sus sueldos.
Gennaro Carotenuto desde Roma para Brecha

A partir de ahora todo extranjero que no tenga documentos o que simplemente pierda su empleo (y con ello su derecho a permanecer en la península) cometerá un crimen y puede ser perseguido, encerrado hasta 180 días en un Centro de Identificación y Expulsión –en condiciones mucho peores de las de una cárcel– y finalmente expulsado. En tiempo de crisis económica, el pbi italiano cae en picada y los empresarios del norte, que votan a la Liga pero necesitan mano de obra extranjera barata y clandestina para no pagar impuestos, obtuvieron medidas que les permiten chantajear más a los trabajadores: o te sometés (aun más) o te hago expulsar.

Aunque en otros países de la Unión Europea la inmigración clandestina sea duramente perseguida (Francia es un ejemplo), sólo en Italia es considerada un delito en sí misma. A ello hay que agregar la financiación por el Estado de patotas de ciudadanos, llamadas “rondas”, que, supuestamente desarmadas, pueden marcar y recorrer el territorio para sustituir a la policía. (Una policía a la que el primer ministro Berlusconi continúa bajándole el presupuesto, al punto que se ha quedado sin gasolina para sus patrulleros.) En su gran mayoría, las “rondas” están conformadas por militantes de la propia Liga o de partidos neofascistas que ahora están amparados por la ley para salir a la calle a pegarle al extranjero. “Esta ley está pensada para causar dolor a los inmigrantes”, denunció el presidente de la Pastoral de los Migrantes de la Iglesia Católica, monseñor Agostino Marchetto. En primer lugar dolor físico, pues ya se cuentan por decenas los episodios de extranjeros golpeados en las calles italianas. Y a pesar de que por ahora no se ha logrado imponer al personal médico la obligación de denunciar a sus pacientes “indocumentados”, se sabe que buena parte de ellos han dejado de asistirse en hospitales públicos por temor a ser denunciados, arrestados y expulsados, como ya ha sucedido.

Algunos casos concretos: en aplicación de la ley, una pareja de ancianos italianos de cerca de 90 años, de la provincia de Ancona, le confiscaron la casa porque ambos fueron denunciados por haber albergado a una mujer ucraniana clandestina que cuidaba de uno de ellos, paralítico. El primer día de vigencia de la ley, un brasileño de 30 años fue atacado y robado en pleno centro de Milán; en el hospital en que se asistió lo denunciaron, fue detenido y enviado a un centro de expulsión junto a otros 11 extranjeros; los recién nacidos de madres “clandestinas” corren el riesgo de convertirse en “bebés fantasma”, porque no podrán ser legalmente reconocidos por sus padres, no podrán tener atención médica regular ni ir luego a la escuela. La única categoría de “indocumentados” que fue relativamente considerada por la ley es la del servicio doméstico. Y no todos, sino aquellos –mayoritariamente mujeres– que cuidan a ancianos y suplen así a los deficitarios servicios públicos. Hay entre 300 mil y 500 mil mujeres clandestinas en esa situación, provenientes sobre todo de Europa del este y de Perú.

Italia es prácticamente el único país del mundo que no prevé ningún recorrido seguro hacia la integración plena de los ciudadanos extranjeros. Un inmigrante legal (actualmente son 5 millones) que vive, trabaja y paga impuestos en el país puede permanecer décadas sin obtener la ciudadanía ni saber claramente cómo hacerlo. Y si quiere irse o volver a su país de origen pierde todos sus aportes jubilatorios, que si trabaja regularmente está obligado a pagar. Más: al estar vigente el ius sanguinis, un joven nacido en Italia de padres extranjeros inmigrantes legales que no hayan obtenido la ciudadanía, al llegar a los 18 años puede convertirse en “ilegal” y ser expulsado del país en el que nació y vivió.

Ya los centros de Identificación y Expulsión están bajo la lupa de Amnistía Internacional, la Cruz Roja y otras organizaciones humanitarias, que consideran aberrante que una persona que no cometió ningún crimen sea literalmente secuestrada durante 180 días en espera de una expulsión hacia un país del que huyó por motivos políticos o económicos. Estas organizaciones denuncian además que las condiciones de vida de esas personas son infrahumanas: viven hacinadas, en espacios mínimos, tiradas en el piso, prácticamente sin atención médica. Como Mohammed, 30 años, egipcio, que dijo a una organización humanitaria: “Hace seis años que trabajo como albañil en Italia, pero nunca nadie quiso regularizarme. Necesitaba operarme del oído y debí internarme. Me trajeron al centro de expulsión directamente desde el hospital”. O Susana, una rom nacida en Italia: “Mi familia vino de Yugoslavia. Yo nací acá, tengo marido y dos hijos pero nunca logré tener papeles. Ahora que me expulsan, ¿qué va a ser de mí en un país extranjero?”.

¿Hablás milanés?
Su actual ofensiva xenófoba no le ha hecho perder el norte a la Liga Norte: sus enemigos originarios son los italianos del sur, a quienes acusa de ser culpables de todos los vicios del país, en una carrera en la cual los estereotipos y los lugares comunes asumen el carácter de dogma.
Sicilianos, calabreses, napolitanos residentes en las ricas regiones septentrionales del país deberán ahora someterse a exigencias tales como saber bergamasco o véneto para poder enseñar química o matemáticas a los niños o jóvenes nórdicos. Y peor aun: la Liga promueve la adopción de “jaulas salariales” en función de las cuales por un trabajo similar los sureños (sean funcionarios o trabajadores del sector privado) cobrarán sueldos inferiores a los nórdicos. Y se haría por ley, aunque esa ley viole media docena de artículos de la Constitución. Silvio Berlusconi dio su apoyo a esa iniciativa, antes de desmentirlo, como ha hecho tantas otras veces.

Liga Norte: el odio legalizado

El sapo y el escorpión: a propósito de Honduras

Theotonio Dos Santos

 

Parece que los chistes nos permiten entender mejor a los EEUU:

El escorpión pidió al sapo para transpórtalo hasta el otro lado del río. El sapo dijo que no, pues él lo picaría.

“Pero esto es ilógico”, digo el escorpión, “ya sí yo te pico moriremos ambos pues yo me ahogaría junto contigo”. El sapo lo creyó y lo transporto.

En la mitad del río el escorpión lo picó. El sapo desesperado protestó: “Pero vamos a morir ambos. Tú me lo hiciste comprender…”

“Verdad”, digo el escorpión. “Pero no puedo ir contra mi propia naturaleza”.

Hoy estamos asistiendo la terrible historia del escorpión imperialista. Los Estados Unidos terminaron la sangrienta guerra mundial eliminando 200.000 japoneses en pocos segundos. Fue el único país en el mundo que se atrevió a tirar la bomba atómica. Y llevó el mundo al terrible equilibrio nuclear determinado por la “destrucción mutua” o el fin de la humanidad con el inevitable holocausto nuclear. Razones del escorpión.

¿Y todas estas guerras que ha hecho en la post guerra para preservar la democracia occidental cristiana?

¿Y la fuerza asesina del efecto marun en Vietnam?

¿Y su estímulo y entrenamiento a los fundamentalistas islámicos para derrotar a la invasión soviética del Afganistán y para detener el avance del partido Baath en el Oriente Medio que luego se convirtió en arma anti norteamericana?

¿Cuántas veces más el escorpión amenazará la supervivencia de la humanidad? En América Latina el escorpión destruye su posible base de apoyo panamericana. Su desprecio de los pueblos latinos en tan profundo que no consiguió ponerse una sola vez del lado de las fuerzas progresistas en la región. Ni mismo la independencia regional que le interesaba pudo convertir en fuente de amistad y colaboración. Ya Bolívar lo percibió. Después Martí lo advino cuanto preto que el monstruo anglosajón se apropiaría finalmente de las luchas por la independencia de Cuba y Puerto Rico para intentar convertirlos en sus colonias.

Véase ahora caso de Honduras.

Una oportunidad para redimirse del rastro de terror que dejaron en la región los regímenes militares impuestos por los gobiernos estadounidenses. Si votó con los latinos que la OEA (que se le escapa de las manos después de servirle tantas veces) en seguida demuestra su “naturaleza” golpista e antidemocrática al equiparar los golpistas al presidente constitucional que todas las naciones del globo reconocerán como legitimo presidente de Honduras.

Y llegamos a asistir la secretaria de Estado llamar de “imprudente” el intento de presidente constitucional de reingresar a su país. Su discurso fue repetido por el jefe golpista con las mismas palabras. Vamos a morir todos nosotros y la democracia en la región si dependernos del escorpión para atravesar el río de la democratización. Pues ella no vendrá sin confrontación con el imperialismo estadounidense.

Es increíble ver como el imperio se rebela contra de los resultados de la democratización de la región. La democratización gobiernos cada vez más contrario al reino neoliberal impuesto por los mandatarios electos contra el neoliberalismo y en seguida sus más fríos ejecutores.

Ahí están sus aliados:

El abogado de los jefes de la droga en Colombia que se apoya en los asesinos de las padillas donde se concentran las tropas estadounidenses.

Los separatistas racistas de Bolivia.

El líder de la represión a los indígenas y al movimiento popular hacia donde desplaza sus tropas.

El presidente “no elegido” de México.

La oposición golpista de Venezuela.

¿Cuántas aliados más se entregarán y transportarán al escorpión asesino?

Esta política suicida pone en riesgo todos los pueblos de la región. El imperialismo nunca ha sido tan violento y tan claramente reaccionario. El gobierno Obama está viviendo su prueba de fuego. Ninguno de sus actos liberales y democráticos fue acatado por el Estado norteamericano. La minoría republicana logra paralizar todos los avances – aún modestos – en contra de la naturaleza mórbida del capitalismo monopolista de Estado en que se funda el imperialismo estadounidense. Tenemos graves enfrentamientos por vivir. El escorpión dominará el siglo XXI y nos arrastrará a la cana que nos trajo el nacimiento del capitalismo monopolista en las 2 guerras “mundiales” y las terribles guerras coloniales del siglo XX?

– Theotonio Dos Santos es Presidente de la Cátedra y Red sobre Economía Mundial y Desarrollo Sostenible de la UNESCO y la ONU. Profesor emérito de la Universidad Federal Fluminense (UFF) de Río de Janeiro. http://theotoniodossantos.blogspot.com