Chile: A juicio de sus pares, Piñera es maleta de doble fondo

Manuel Salazar Salvo*

 

El candidato presidencial chileno de la derecha, Sebastián Piñera Echenique, ha acusado a sus adversarios de actuar en su contra con “mala leche”. Sin embargo, las dudas sobre el origen de su fortuna y sobre su conducta tanto política como empresarial han ido surgiendo desde un cada vez más amplio espectro de fuentes informativas, que van desde El Mercurio hasta el semanario El Siglo.

En el primero, lo expresó sin ambages su principal columnista, el abogado Carlos Peña: “(…) el problema de Piñera (hoy de Piñera, mañana de cualquier otro de los candidatos) no es que haya estado preso, prófugo o hubiera sido condenado. Su problema es que ayer tuvo una conducta por debajo de la que es razonable esperar de quien aspira a la Presidencia. Su conducta no estuvo a la altura” (El Mercurio, Cuerpo D, domingo 2 de agosto).

En El Siglo, en tanto, medio del Partido Comunista, el periodista Francisco Herreros publicó una serie de documentos desclasificados por el gobierno estadounidense, según afirma, donde se revela que el padre del candidato, el fallecido ingeniero y diplomático José Piñera Carvallo, habría sido agente de la CIA y que uno de sus hermanos, el economista José Piñera, ex ministro de la dictadura militar, habría sido analista e informante de la misma agencia de inteligencia norteamericana. Herreros, quien ha trabajado para el diario Las Ultimas Noticias y la revista Cauce, donde ganó el codiciado premio “Rey de España” por sus investigaciones profesionales, da cuenta también de una extensa y secreta red destinada al lucro ilícito del general Augusto Pinochet y de un extenso núcleo de colaboradores cercanos. (Ver El Siglo N° 9.163 y N° 9.164).

El diario electrónico El Mostrador, por su parte, dirigido por el periodista Mirko Macari Squella, publicó el 29 de julio una serie de piezas fundamentales del proceso judicial que en 1982 instruyó el juez Luis Correa Bulo para investigar la quiebra del Banco de Talca, donde figura como uno de sus protagonistas principales el entonces gerente general del banco, Sebastián Piñera. Los documentos fueron conseguidos por el periodista Jorge Molina, de reconocida trayectoria por sus golpes noticiosos en los ámbitos de tribunales y policía. (Ver http://www.elmostrador.cl/index.php?/noticias/articulo/exclusivo-todas-las-verd…).

Estas revelaciones se suman a las efectuadas desde hace varios meses por La Nación Domingo, cuyo equipo de redactores dirige la periodista Ana Verónica Peña, las que han merecido la amenaza del candidato de la derecha de cerrar ese medio de prensa si llega a La Moneda. La revista Punto Final también ha intentado contribuir al esclarecimiento de los hechos dudosos que acompañan la trayectoria del millonario accionista que una vez más pretende llegar a la presidencia del país. (Ver Ozren Agnic K., “La cara oculta de Piñera”, PF 687, 12 junio de 2009). Los demás medios de comunicación, con mayor o menor énfasis, han hecho lo suyo en la búsqueda de la verdad que se oculta en algunas actuaciones del candidato. Cabe preguntarse, entonces, si la prensa nacional en su conjunto está coludida en una conspiración en contra del abanderado de la derecha, o si verdaderamente existen oscuras lagunas en la trayectoria empresarial de Sebastián Piñera.

¿Por qué no creerle?

Existe un antecedente, periodístico también, que contribuye de manera prístina a reafirmar las dudas sobre la transparencia del hoy aspirante a La Moneda.

La noche del domingo 23 de agosto de 1992 en el programa A eso de…, en Megavisión, el fallecido empresario Ricardo Claro conmocionó a la clase política al dar a conocer una conversación telefónica entre Piñera y su amigo Luis Eduardo Díaz que buscaba perjudicar la precandidatura de la diputada Evelyn Matthei. Había sido grabada por un secreto dispositivo del ejército ubicado en el Comando de Telecomunicaciones, en los faldeos cordilleranos de Peñalolén. Esa grabación revelaba la magnitud de la animosidad de Piñera en contra de una rival de su mismo partido.

Ese mismo día, en el diario El Mercurio apareció una entrevista que Raquel Correa había hecho pocos días antes a Piñera, en parte de la cual expresaba: “La política debe ser con altura de miras, contenidos, propuestas, una competencia de ideas, de proyectos. ¡Jamás se debe caer en las pequeñeces de las descalificaciones y los ataques personales! Eso no contribuye a la unidad de RN ni al enriquecimiento del debate político”. Y agregaba al ser consultado acerca de Evelyn Matthei: “Somos amigos, nos tenemos cariño y respeto” y “no es fácil competir con una mujer. Sobre todo con una mujer buenamoza, inteligente y capaz como es la Evelyn (…). Eso obliga a una mayor delicadeza y mayor deferencia”.

Aquella misma noche quedó en evidencia que Piñera mantenía un doble estándar, el público y el privado, para conseguir sus fines. En los años siguientes, hasta hoy, lograría acumular una fortuna superior a los mil millones de dólares, y parece más que razonable que ahora los chilenos lo sometan a la prueba de la blancura antes de su posible llegada a la primera magistratura. Y eso no puede considerarse una conspiración.

Piñera construyó su patrimonio sobre la base de un indiscutible talento para los negocios. Pero también a partir de una amplia red de contactos sociales desarrollada por sus padres, sus tíos y muchos de sus primos. Gran parte de esas relaciones estaban ligadas al ascenso de la Falange Nacional y más tarde, del Partido Demócrata Cristiano.

No es una casualidad que Piñera se vinculara en sus inicios en las finanzas con personas como Carlos Massad Abud, Raúl Sáez, la familia Calaf Palet, Alvaro Donoso Flores (padre de Alvaro Donoso Barros, ministro de la dictadura en 1979), la familia Nieto y otras personalidades de diversos ámbitos de negocios, todos muy cercanos al freísmo y a los técnicos y profesionales del PDC que prestaron colaboración al régimen militar en sus primeros años.

Los Piñera Carvallo, en la década de los 60, eran sobre todo grandes admiradores de Eduardo Frei Montalva y, tras el golpe que derrocó a Salvador Allende, confiaban en que el líder del PDC sería la carta más segura para gobernar Chile luego de un supuesto breve reordenamiento cívico efectuado por las fuerzas armadas.

Hasta el día de hoy recuerda Sebastián Piñera la primera vez que su padre lo llevó a una concentración, en el Parque Cousiño. Era 1964, y escuchó embelesado el discurso de Eduardo Frei Montalva: “Yo no tenía conciencia de que podía existir tanta gente. Y me emocionó escuchar a Frei Montalva: ‘¿Quiénes son, padre? ¿Son los democratacristianos? No, hijo, son mucho más que ellos.

¿Quiénes son, son los freístas? No, hijo. Son muchos más que ellos. ¿No te das cuenta? ¡Es la Patria Joven, es Cancha Rayada, es el Desastre de Rancagua, es Bernardo O’Higgins! ¿No te das cuenta, hijo? ¡Es la marcha de la Patria Joven!’. Fue como un relato que él contaba de un diálogo con su hijo. Seguramente era Eduardito. En esa época fue para mí como el discurso de Martin Luther King. Discurso que leo ahora y digo ¡qué pelotudez!”, ha comentado el candidato de la derecha. (Ver La Segunda 14 de noviembre de 2008).

Reclutando colaboradores

En el colegio Verbo Divino, en la Escuela de Economía de la Universidad Católica, en la Parroquia Universitaria, que estaba en la plaza Pedro de Valdivia, en Providencia y en Harvard, Piñera conoció a muchos de los que más tarde lo han acompañado en sus negocios.

Su paso por la sociedad Ingeniería Financiera y Comercial Ltda., Infinco, que integró junto a Carlos Massad y otros socios, así como la gerencia del Banco de Talca, entre 1979 y 1980, fueron sólo el primer peldaño de su ascenso hacia la riqueza. De allí salió como uno de los dueños de Bancard, la firma administradora de tarjetas de crédito que le reportó sus primeros grandes dividendos. Pero sería en la gerencia general de Citicorp, el primer banco de inversiones creado en el país -donde lo instaló el grupo económico de Manuel Cruzat-, el lugar desde el cual fundaría las bases de su salto a las grandes ligas del poder económico.

Sebastián Piñera se rodeó allí de cuatro colaboradores principales: Eugenio Von Chrismar Carvajal, Isidoro Palma Penco, José Cox Donoso e Ignacio Guerrero Gutiérrez. Personalmente acudió a conversar con los profesores de la Escuela de Economía de la UC para elegir a los alumnos más talentosos y mejor relacionados y llevarlos a trabajar con él. En pocos años, a mediados de los 80, formó a una cohorte de jóvenes ejecutivos que poco a poco se trasladaron a los conglomerados económicos emergentes y que nunca, hasta ahora, lo han dejado de admirar y agradecerle.

A través de ellos, en muchos casos Piñera ha seguido al detalle las evoluciones del mundo empresarial y los vaivenes de los mercados en Chile y en los países vecinos. La mayoría de los miembros de aquel semillero de ejecutivos se ubica hoy en puestos claves de los principales grupos económicos, tanto en los rubros productivos como en los financieros, conformando una vasta trama de intereses de variado tipo.

De allí que adquiere importancia principal conocer en detalle no sólo las inversiones directas de Piñera en múltiples sociedades, sino también su amplia red de contactos con el mundo de los negocios. El enorme poder que tendría como eventual presidente de la República podría influir de modo determinante y casi inimaginable en la economía nacional y en la distribución de la riqueza.

Maleta de contrabandista

Sebastián Piñera fue uno de los financistas de la campaña del No en 1988. En las semanas siguientes a la derrota del general Augusto Pinochet sostuvo conversaciones formales con dirigentes del PDC para incorporarse a ese partido, expresando su interés por asumir un papel protagónico en la campaña presidencial y parlamentaria de 1989. Tanto fue así que colaboró con entusiasmo en la precandidatura de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, finalmente derrotado por Patricio Aylwin, quien se transformó en el primer presidente de la Concertación en diciembre de ese año.

En el intertanto, los dirigentes del PDC le manifestaron al inversionista que debía ganarse un espacio trabajando por el partido y por el gobierno, antes de conseguir una nominación como candidato al Senado, advertencia que fue rechazada de plano por Piñera, quien, acelerado como es, quería saltarse la etapa ingrata de la militancia partidista.

Fue en ese momento que Andrés Allamand, entonces también impulsivo joven líder de Renovación Nacional, le ofreció a Piñera postularse al Senado como candidato independiente por la circunscripción Santiago Oriente, con apoyo de RN pese a la resistencia del presidente del partido, Sergio Onofre Jarpa.

En muy pocos meses, Piñera saltó de los negocios al Parlamento y ya en las primeras semanas de 1990 selló un pacto con dos de los cuatro miembros de la denominada “Patrulla Juvenil” de RN, que integraban Allamand, Alberto Espina, Evelyn Matthei y el propio Piñera. El acuerdo consistió en que él trabajaría para ser el candidato presidencial de la derecha; Allamand, lo haría por controlar el partido y Espina, para dirigir la bancada parlamentaria del sector. Se les olvidó incluir en un rol importante a la hija del ex comandante en jefe de la Fach, lo que les costaría muy caro dos años después.

En aquellos tiempos, y también en los años siguientes, Jarpa sería un duro oponente de Piñera. Andrés Allamand contaría más tarde, en su libro La travesía del desierto, cuál era la razón de la desconfianza de Sergio Onofre Jarpa, un zorro curtido en muchas batallas políticas. “Piñera -decía el viejo dirigente de la derecha- es como maleta de contrabandista. Tiene doble fondo”

*Periodista de Punto Final

 

Idea Vilariño: Una mujer entera

Juan Forn

Página/12

Idea Vilariño

Mientras la televisión y un enjambre de periodistas locales y corresponsales extranjeros y el Uruguay entero estaban pendientes de la agonía de Mario Benedetti en un hospital de Montevideo, Idea Vilariño se murió en silencio a unas cuadras de distancia. Aunque el día de su muerte un centenar de admiradores le rindieron homenaje en el hall central de la Universidad de la República, a su entierro en el Cementerio del Norte, a la misma hora, fueron sólo catorce personas. El episodio cierra de manera perfectamente coherente la leyenda que la rodeó siempre, a veces alimentada y a veces padecida por ella misma.

Como muchos de mi generación, conocí los poemas de Idea Vilariño en las ediciones que le hizo Schapire en los ’60. Fueron de los primeros libros que compré con mi propia plata, cuando tenía trece o catorce años, y no podía creer que se pudiera decir tanto con tan pocas palabras, y con palabras de todos los días. Uno empezaba a leer esos poemas preguntándose si no eran material de poster, hasta que venía esa descarga eléctrica en el plexo y se nos atragantaban las palabras en la garganta y entendíamos con clarividente certeza que no se podía decir eso de otra manera, no se podía decir eso sin haber pasado antes por las comarcas más pavorosas del amor. Había uno en particular que se llamaba “Ya no”

Ya no será,

 no viviremos juntos, no criaré a tu hijo

no coseré tu ropa, no te tendré de noche

no te besaré al irme, nunca sabrás quien fui

por qué me amaron otros.

No llegaré a saber por qué ni cómo, nunca

ni si era de verdad lo que dijiste que era,

ni quién fuiste, ni qué fui para ti

ni cómo hubiera sido vivir juntos,

querernos, esperarnos, estar.

Ya no soy más que yo para siempre y tú

Ya no serás para mí más que tú.

Ya no estás en un día futuro

no sabré dónde vives, con quién

ni si te acuerdas.

No me abrazarás nunca como esa noche, nunca.

No volveré a tocarte. No te veré morir.

 

La Vilariño se lo había escrito a Onetti, le había escrito todos los poemas de ese libro terrible, y se lo había dedicado, y años después le quitó la dedicatoria cuando lo reeditó, y logró por fin lastimar a Onetti como él la había lastimado a ella.

En los años ’90, cuando yo trabajaba en Planeta y María Esther Gilio y Carlitos Domínguez preparaban su biografía sobre Onetti (Construcción de la noche), los torturaba pidiéndoles que contaran más cosas de aquella terrible historia de amor hasta que la Gilio me dijo: “¿Por qué no encargás una biografía sobre Idea y nos dejás de joder a nosotros?”. Todo lo que puede saberse de ella, ahora que ha muerto, está en el extraordinario suplemento especial que El País de Montevideo le dedicó hace unos días (donde Rosario Peyrou define inigualablemente su poesía: “El máximo escepticismo con la máxima sensualidad”) y en el libro-álbum La vida escrita, publicado el año pasado, que reúne fragmentos de sus diarios, cartas, textos inéditos y recuerdos de sus amigos (“El tipo de homenaje que suele tributarse a los grandes poetas cuando mueren y que nosotros quisimos hacerle antes”, según su responsable, Ana Inés Larre Borges) y en el documental Idea, que filmó Mario Jacob en 1996 (donde ella dice: “Cuando escribo nunca miento. Puedo mentir en la vida de todos los días, pero no cuando escribo”).

Gracias a ellos sabemos que el padre le recitaba, a Idea y a sus hermanos, desde muy chicos, poemas del Siglo de Oro español en voz alta (y que por eso, antes de aprender a leer, ella ya inventaba poemas de rima y métrica perfectas con palabras que elegía exclusivamente por su sonido). Que, a pesar de su salud precaria, desde los veinte años vivió sola. Que antes de cumplir los treinta publicó esta opinión sobre la poesía rioplatense de su tiempo: “Miserablemente estancada en un pantano, pobre poesía de provincia, sin originalidad, sin fuerza, sin ningún poeta verdadero, ningún intenso, ningún nuevo, ningún desesperado, ningún revolucionario. Nadie sabe cantar, nadie tiene mensaje”. Que colaboró en la legendaria revista Marcha hasta que le censuraron por pornográfico un poema donde decía “un pañuelo con sangre, semen, lágrimas” (el problema era que lo firmara “una mujer sola”; ella los mandó a la mierda y no publicó más nada con ellos). Que dio clases durante treinta años en un liceo (se levantaba a las cuatro de la mañana para estar en el liceo a las ocho y tenía otro trabajo a la tarde, y de noche traducía, entre otros a Shakespeare). Que durante muchos años se resistió a recibir premios (no a obtenerlos: le dieron como tres veces el Premio Nacional de Poesía pero recién lo aceptó en 1987, cuando consideró que el jurado era irreprochable). Que detestaba las apariciones en público y que dio apenas tres entrevistas en su vida (“Me gusta mucho escuchar las entrevistas que les hacen a los demás, pero yo no tengo el don: recién al otro día se me ocurren las cosas inteligentes que podría haber dicho”). Que tocaba tangos al piano y los bailaba y los cantaba igual de bien. Que, en lugar de publicar libros nuevos, a partir de 1966 prefirió reeditar los tres que menos le disgustaban (Nocturnos, Poemas de Amor y Pobre Mundo) agregando de canuto en cada reimpresión los poemas nuevos que iba escribiendo, hasta que en 1989 aceptó sacar un libro enteramente inédito: lo tituló, a secas, No, y los dos últimos versos del libro son éstos: “Inútil decir más / Nombrar alcanza”. Que tenía una muletilla (“¿Cómo te diré?”) que la pintaba en genio y figura. Que una septicemia estuvo a punto de matarla a los veintisiete y la tuvo postrada en llaga viva durante casi tres años. Que se casó tres o cuatro veces (siempre por gratitud, con los tipos que fueron buenos con ella, como Manuel Claps, que la cuidó durante aquellos tres años) pero el hombre de su vida fue, sin discusión, Onetti (el propio Claps fue quien los presentó, cuando ella acababa de recuperarse de aquella septicemia).

Que Onetti y ella sólo pasaron juntos nueve noches, en once años. Que al principio él le pareció el hombre más adulto que había conocido y que, a causa de eso, perdió después toda confianza en su propio juicio. Que los momentos juntos eran “el infierno en la calle Durazno”. Que él la llamaba por teléfono y le decía: “Ayudame a entender el modo en que te quiero”. O: “Tengo una loca que se ha tirado al piso y me abraza los pies y no sé qué me pide. Te llamo porque necesito oír tu voz, escuchar a alguien sensato”. Que él le reprochó siempre que no lo amaba de verdad, que sólo lo usaba para escribir “esos poemas tremendos”. Que ella le reprochó siempre que no apareciera “ni una mujer entera” entre los personajes de sus novelas.

Vaya a saberse cuánto es cierto y cuánto es leyenda en toda esta historia. Yo sólo sé que, precisamente por saberse incompleta, Idea Vilariño logró convertirse en una mujer entera, absoluta. En un poema titulado lacónicamente “43” se retrató, a mi gusto, mejor que en ninguna otra parte. Son sólo cinco líneas:

Como un jazmín liviano

que cae sosteniéndose en el aire

que cae cae

cae.

Y qué va a hacer.

 

 

 

China: una burbuja disfrazada de recuperación

Alejandro Nadal

La Jornada

congreso_partido_comunista

La realidad es que este aumento en importaciones chinas está más vinculado a la especulación que a la actividad productiva.

La crisis es global y la recuperación tendrá que ser global. Así que cuando la prensa internacional comenta que China está incrementando su demanda de materias primas, muchos analistas saltan de gusto. La demanda de materias primas podría ser una señal de que la actividad productiva está retomando su curso y pronto recuperará el nivel que tenía antes de la crisis. Pero las apariencias engañan.

La realidad es que este aumento en importaciones chinas está más vinculado a la especulación que a la actividad productiva. Su efecto de corto plazo ha sido el aumento en los precios de materias primas en los mercados mundiales, lo que no sólo no ayuda, sino que hará mucho más lento el proceso de recuperación.

 

Para enfrentar la crisis, Pekín puso en marcha un gigantesco paquete de estímulos fiscales y monetarios. Esta intervención fue considerada clave para evitar que la economía mundial cayera en algo parecido a la Gran Depresión. Pero, cuidado, la economía china no está bien y sus distorsiones internas impiden que el estímulo fiscal funcione adecuadamente. Eso puede arrastrar a la economía mundial a una recaída de efectos nefastos.

 

Desde diciembre 2008, los bancos chinos han prestado alrededor de un billón de dólares como resultado del estímulo monetario. Pero la economía china no puede absorber esa inyección de liquidez de manera productiva y una parte importante de estos recursos se usó para comprar materias primas (desde petróleo hasta madera, pasando por mineral de hierro y bauxita). Esta demanda ha sido considerada como una señal de que la economía china está en vías de recuperación. Pero la realidad es otra: la adquisición de estos commodities está más ligada a la especulación que a la actividad productiva.

 

El uso de crédito barato para especular en los mercados de materias primas ha profundizado la disparidad entre precios spot y precios en el mercado de futuros. El índice Reuters-Jefferies de precios de commodities se ha incrementado 27 por ciento desde marzo. En el caso de algunos productos, como el petróleo y el cobre, el precio se ha llegado a duplicar en unos cuantos meses. En el corto plazo, eso refuerza el incentivo para apostar, lo que crea una nueva burbuja especulativa, esta vez en el mercado de commodities. Las repercusiones son tremendas para una política económica que busca salir de la crisis sin recurrir a otra onda especulativa.

 

Esta burbuja en los mercados de materias primas no genera un incremento en la demanda derivada del efecto riqueza. Al contrario, al aumentar los precios de las materias primas, la demanda especulativa golpea a la economía mundial. Eso conduce a un círculo vicioso porque el miedo a las presiones inflacionarias (que muchos piensan serán desencadenadas por los paquetes de estímulos fiscales y monetarios) es el motor de una demanda creciente sobre las materias primas consideradas como refugio. Esa demanda por un motivo de precaución conduce a hacer realidad la profecía sobre el incremento de precios.

 

Lo único que frena la demanda especulativa de materias primas es el costo de almacenamiento. Por ejemplo, las ruedas de troncos y el mineral de hierro tienen una relación volumen/precio muy alta y eso es un obstáculo para utilizarlos como refugio contra la inflación. Pero la imaginación para diseñar instrumentos para la especulación no tiene límites. En muchas de estas transacciones, las mismas materias primas constituyen la garantía del crédito bancario y en algunos casos se han concentrado estos contratos para ser vendidos como si se tratara de las infames hipotecas estructuradas como vehículos de inversión que estuvieron en los orígenes de la crisis en Estados Unidos.

 

Los recursos de un estímulo fiscal y monetario pueden ser canalizados hacia inversiones productivas, para estimular la demanda interna o para especular. Las inversiones productivas necesitan un mercado y en las condiciones actuales, ese mercado se ha desplomado. Después de todo, el ajuste en la economía de Estados Unidos ha sido dramático y su tasa de ahorro alcanza hoy 7 por ciento del PIB, algo no visto desde hace 20 años. Eso ha frenado su sed de productos Made in China y hace difícil que las fábricas en el gigante asiático regresen a los niveles de actividad que tenían antes de la crisis.

 

Para incrementar la demanda interna de manera saludable se necesitan salarios decentes y una mejor distribución del ingreso. Eso es algo que el modo de acumulación en China no ha permitido realizar, y habrá que ver si lo permitirá algún día porque requiere una profunda transformación social, lo que lleva tiempo. Por el momento, la economía china vive en una coyuntura de una fuerza de trabajo dislocada y es difícil pensar en un incremento de la demanda interna en el corto plazo.

 

Así que el desvío de recursos hacia la especulación era normal. Lo malo es que la normalidad en una economía capitalista parece llevar el nombre de crisis. No hay que olvidarlo: reventar es el destino de toda burbuja.

 

 

 

Las bases militares gringas en Colombia, retroceso histórico y amenaza a la soberanía nacional

Apolinar Díaz – Callejas

Argenpress.info

Bases militares

El pueblo de Colombia y todos los sectores sociales estamos bajo el peso de la tremenda angustia y el monstruoso terror que ha originado el anuncio oficial del gobierno del Presidente Álvaro Uribe Vélez de entregar a los Estados Unidos de Norteamérica, al gobierno del presidente Barack Obama, espacios e instalaciones y armamentos para que los Estados Unidos utilicen y ensanchen a su medida de potencia militar y atómica, para montar modernas bases militares, de tierra, aire y mar en territorio y mares colombianos, disque para proteger a los colombianos y al gobierno del presidente Uribe Vélez.

Esto es una repetición vulgar y grosera de la imposición del poderío militar gringo en Colombia desde el momento mismo de la independencia. Apenas 30 o 35 años después de nuestra propia independencia del poderío español Estados Unidos y sus Fuerzas Militares ya estaban en territorios colombianos, específicamente en la zona de Panamá en la que se veía técnicamente el espacio para la construcción del Canal de Panamá.

Los gringos llegaron para pasar del Océano Atlántico al Pacífico, de su propio territorio y unir por transporte marítimo su población de la Costa Atlántica con la población de la Costa Pacífica. Desde el primer momento hubo acuerdo técnico universal de que el mejor sitio para el canal interoceánico estaba en Panamá, que se había constituido como República independiente y que luego se incorporó voluntariamente a Colombia. Los años y la realidad mostraron que siendo Panamá el territorio adecuado para el canal interoceánico, debería convertirse desde el principio en nación independiente y autónoma, vecina y amiga de Colombia, pero independiente totalmente y autónoma, como realmente lo es ahora.

Las continuas guerras civiles de los terratenientes, comerciantes y empresarios colombianos, que se expresaron en el Partido Liberal, Partido Conservador y la Iglesia Católica, llevaron a decenas de guerras civiles y mantuvieron al país en el más grande atraso y dificultaron la obra del canal de Panamá que uniría en América a los dos grandes océanos del mundo. Todo esto culminó, lamentablemente en la última guerra civil colombiana de fines del siglo XIX, conocida como la Guerra de los Mil Días, que se inició en los últimos años de ese siglo y terminó en 1903.

Dada la brevedad de este artículo sobre el propósito manifiesto y en plena ejecución del presidente Uribe Vélez de entregar siete bases militares, aéreas y marítimas colombianas a las fuerzas armadas de los Estados Unidos, para que desde ellas y desde territorio colombiano ejerzan vigilancia y control militar y aérea sobre nuestro propio territorio y el de los países de la América Latina y del Caribe. Es la más vulgar entrega de la soberanía nacional de Colombia que yo como historiador estoy apenas conociendo.

¿A cambio de qué entrega Uribe Vélez a los Estados Unidos el manejo soberano que tenemos de nuestras fuerzas militares, entregándole territorios en siete regiones de Colombia para que funcionen bases militares, aéreas y de guerra que dominaran totalmente a Colombia , liquidaran su soberanía nacional y servirán de base de ataque militar y agresión a todas las naciones Sur Americanas y del Caribe y, posiblemente, hasta a naciones de África que quedará bajo el fuego de guerra de la aviación norteamericana.

Pareciera que la idea de los militares norteamericanos y de los dirigentes de los dos partidos de ese país, el Republicano y el Demócrata, es crear un nuevo imperio norteamericano, unos Estados Unidos tan poderosos que ocuparán directamente con sus tropas y armamento el territorio de Colombia y otras naciones del continente, a lo largo y en lo que queda del siglo XXI, tal como lo hicieron en el siglo XIX y parte del siglo XX.

La política y acuerdos militares de Uribe con el gobierno de Estados Unidos es que desde ahora, a principios del siglo XXI, Estados Unidos asuma el control total político y militar del continente americano, el Caribe y de las naciones africanas que están a todo lo largo del Océano Atlántico en África y Europa. Este proyecto sería de más poder político, económico y militar de los Estados Unidos que el que tuvo en el siglo XIX y parte del siglo XX.

Es el anuncio anticipado de que Estados Unidos en el siglo XXI dará un gran salto en su poder económico, mayor que el que dio en los siglos XIX y XX para apoderarse de gran parte del territorio mundial y mantener bajo dominio militar, naval, aéreo, comercial, bancario y económico en todos los órdenes, a la totalidad de la América del Sur y del Caribe, así como para controlar la soberanía y desarrollo de las naciones africanas que están en las costas del Océano Atlántico.

Es, a mi juicio, el alcance secreto del proyecto norteamericano y del presidente colombiano Álvaro Uribe, que lo más a que podrá aspirar, realizados los objetivos norteamericanos, es disfrutar los beneficios económicos que el proyecto le dé o llorar en las montañas del Departamento de Antioquia su culpa en el desastre continental que está propiciando.

 

 

 

Vecinos distantes: México-ALBA

Juan Manuel Bueno Soria

Rebelión

Ochenta millones de pobres es la prueba irrefutable de que el modelo neoliberal aplicado a México, a través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ha dejado exhausto a este país, cuyas ciudades principales están llenas de desempleados y menesterosos, y su sector rural muestra las evidencias del desastre agrícola y humano. Paradójicamente, en el contexto de este tratado, México sufre el desprecio y la discriminación de sus propios socios comerciales, pues el gobierno de Canadá impuso, el 13 de julio del año en curso, con el objeto de controlar el aumento en las solicitudes de refugio por parte de ciudadanos mexicanos, la necesidad de visa a todos aquellos que pretendan viajar a ese país.

De manera opuesta, bajo un nuevo esquema de cooperación, los países del sur del continente, miembros de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), muestran un buen desempeño económico y humano, como se desprende del último informe anual publicado por la Comisión Económica para la América Latina (CEPAL), así como de otros organismos internacionales.

1. El doloroso expediente de México.

En México ya hay 80 millones de pobres afirmó el reconocido especialista Julio Boltvinik el 21de julio pasado. Aunado a ello, el gobierno ha aceptado la caída del 10,4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre de 2009, mientras que el banco central (Banco de México) ha aceptado que este año se perderán 735 mil plazas en el sector formal.

Desde el 22 de mayo pasado, José Ángel Gurría, secretario general de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), sentenció que la economía de México era un desastre. Para finales de julio, este organismo insistía en que es “decepcionante” el crecimiento de la economía mexicana en los últimos 20 años y confirmaba que este país será de los más afectados por la actual recesión y aseveraba que la destrucción de empleos formales se extenderá a 2010.

En este contexto, la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL), en su Estudio 2008-2009, hace un recuento de la crisis mexicana: repunte del desempleo, disminución del crédito para el consumo, menor llegada de remesas del exterior y caída de las exportaciones. El informe es contundente, señala que “Las ventas externas en el primer cuatrimestre del año se desplomaron un 30,5% a consecuencia del agravamiento de la situación de la economía de los Estados Unidos, que acapara el 80% de las exportaciones de México”.

Según informes del 28 de julio de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se deduce que los mexicanos sufren de hambre, ya que los precios de los alimentos son 135% superiores a la inflación. Este panorama se agrava con el megafraude del que ha sido objeto por años el sistema de apoyo financiero al agro mexicano, denominado PROCAMPO, que fue creado para que los agricultores del país pudieran competir en los mercados de Estados Unidos y Canadá, el cual sólo ha beneficiado a políticos y grandes terratenientes.

Ante esta situación, inocultable e insostenible, el Consejo Nacional de Evolución de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reconoció recientemente que bajo el régimen de Felipe Calderón, unos 5.1 millones de mexicanos se han integrado al universo de personas pobres alimentarias. Esto sin olvidar que el país está sometido al Plan Mérida, apoyado y supervisado por el gobierno americano, mediante el cual se lleva a cabo una intensa e infructuosa batalla contra el narcotráfico, que ya ha costado muchas vidas al país.

2. El modelo ALBA

Por su parte, los países integrantes del ALBA han acelerado los procesos democráticos internos y han privilegiado a la vez sus objetivos de integración económica sostenible. Ejemplo de este esfuerzo es el fomento al intercambio comercial y la protección del empleo que conjuntamente han llevado a cabo. Nos referiremos aquí al desempeño económico de tres países, en base al reciente informe anual de la CEPAL:

Bolivia. La lectura del informe de la CEPAL permite destacar el éxito de la administración del presidente Evo Morales en materia de democracia y desarrollo social, pues señala que en enero de 2009 en este país se aprobó, mediante un referendo organizado por la Corte Nacional Electoral, la nueva Constitución Política del Estado, que se venía discutiendo desde 2006.

En general, el informe de este organismo sobre el desempeño económico de Bolivia es bastante claro por lo que lo citamos textualmente:

“En 2008 la economía boliviana continuó presentando resultados positivos en términos de crecimiento de la actividad económica, cuentas externas y fiscales. El PIB registró un incremento del 6,1%” y “Por quinto año consecutivo, la tasa de crecimiento fue superior al 4%. La tasa de inflación cerró el año en un 11,8%. El incremento de la actividad económica se tradujo en un descenso de la tasa de desempleo que pasó del 7,7% al 7%”. “Con respecto a las remuneraciones, la mano de obra no calificada registró en 2008 un incremento del 18,6%, mientras que el de la mano de obra calificada creció un 8,6%”.

“El sector público no financiero registró un superávit equivalente al 3,2% del PIB. Por su parte, la balanza de pagos presentó un superávit de 2.374 millones de dólares y las reservas internacionales netas en poder del Banco Central de Bolivia (BCB) registraron un incremento de 2.403 millones de dólares. Estos resultados obedecen al incremento del precio medio de exportación del gas y la soja durante 2008 y al mayor volumen exportado de minerales”.

Si aceptamos que el buen manejo de la inflación es un logro irrefutable, entonces éste es el caso del gobierno del presidente Morales, pues el documento de referencia resalta, que para este año la inflación cerrará en el rango de la meta de inflación establecida por el banco central de este país.

– Ecuador. Recientemente incorporado al ALBA, Ecuador alcanzó en 2008 un crecimiento económico de 6,5%. La CEPAL hace énfasis en la aprobación de una nueva Carta Magna por la Asamblea Constituyente, en virtud de la cual se introdujeron cambios significativos en diversas esferas, incluida la económica. Entre las modificaciones se cuenta un rol más importante del Estado en la economía en general y otras de carácter más específico como la eliminación de la autonomía del banco central.

Las medidas descritas han sido positivas para el desarrollo económico de este país, pues de lo informado por la CEPAL, se deduce que la acertada política económica del presidente Rafael Correa ha permitido que la tasa de desempleo se redujera del 7,4% al 6,9%. Cabe resaltar que en Ecuador el salario mínimo real aumentó un 8,5% medio anual.

En el texto del informe se establece que “El resultado de la balanza de bienes fue particularmente favorable como consecuencia de los elevados precios del petróleo observados hasta el tercer trimestre. La balanza de rentas también mejoró durante el año, de manera que el déficit se redujo desde un 4,0% del PIB en 2007 hasta un 2,5% en 2008” y “El superávit de la cuenta corriente en 2008 fue de 1.194 millones de dólares, equivalente al 2,3% del PIB”. La inversión extranjera directa neta alcanzó a representar un 1,8% del PIB.

En cuanto al sector exportador, en 2008, la Comisión señala que “el valor de las exportaciones ecuatorianas aumentó un 29,3%, superando el crecimiento del 12,7% registrado en 2007. Por su parte, las exportaciones no petroleras aumentaron un 14,1% en términos de valor y representaron el 20% del incremento de las exportaciones. Entre los productos de mayor contribución al respecto destaca el banano, cuyas ventas crecieron un 25,9%, mientras que las de pescados enlatados y de extractos y aceites vegetales subieron un 21,5% y un 57,5%, respectivamente”.

En base a lo anterior, podemos afirmar que estos resultados explican el triunfo electoral del presidente Correa durante las elecciones presidenciales de abril pasado.

– Venezuela. Cabe recordar que la tasa actual de desocupación en Venezuela, es de 7,40 %, menor en comparación con el 8,1 % que registra la economía estadounidense, según la Oficina de Estadísticas de Empleo de ese país (Bureau of Labor Statics).

Por su parte, el informe de la CEPAL señala que el PIB de Venezuela aumentó un 4,8% y destaca que en marzo de 2009, el gobierno anunció un conjunto de medidas orientadas a afrontar los efectos de la crisis internacional y de los bajos precios internacionales del petróleo en la economía interna: reducción del sueldo de los altos funcionarios de la administración pública; recorte de gastos suntuarios, así como un incremento del 20% al salario mínimo nacional, entre otros. No obstante, pese a la disminución de los gastos se anunció que no habrá recortes en el presupuesto del gobierno destinado a gasto social.

“En 2008, el índice general de remuneraciones creció un 25% medio anual respecto de 2007. En 2008, tanto las remuneraciones del sector público como el sueldo mínimo fueron ajustados un 30%, efectivo a partir del 1° de mayo. En marzo de 2009 se anunció un 20% de incremento del sueldo mínimo que se otorgará en dos etapas: un 10% a contar del 1º de mayo y un 10% adicional el 1º de septiembre” y “a lo largo de 2008, el mayor número de nuevos empleos se verificó en el sector público”.

Cabe resaltar que además, el gobierno venezolano cuida la disponibilidad de alimentos para la población, pues como lo señala la Comisión, “en marzo de 2009 el gobierno fijó una cuota mínima de producción de 12 partidas de la canasta básica (aceite comestible, azúcar, café, salsa de tomate, queso, leche, harina, arroz y patatas), que deberán venderse al precio estipulado en el marco del control de precios”.

En síntesis, los países del Sur plantean de manera conjunta sus propias opciones ante la crisis económica y financiera mundial, pues además del buen desempeño alcanzado en sus economías nacionales, los integrantes del ALBA se reunieron en la ciudad de Caracas, el 3 de agosto pasado, en la primera reunión del Consejo Económico de esta alianza, que tiene como objeto promover las inversiones en programas de desarrollo, que sean acordes con los modelos sociales de mayor justicia para los pueblos y con el proceso de integración de Latinoamérica y el Caribe.

Por su parte, ante la crisis, México se encuentra solo en Norteamérica. Recordemos la sentencia de José Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE: “México está teniendo una recesión que causaron otros, pero que lamentablemente el primero que tiene que ayudarse a sí mismo para salir del agujero es México y los mexicanos porque el apoyo que van a recibir de otros no será en la misma proporción del daño que le han importado… Y el daño es enorme” (sic) (La Jornada, 23/05/09).

*Dr. En derecho de la Cooperación Internacional por la Universidad de Toulouse I, Francia