La Globalización Neoliberal en la cultura

Erasmo Magoulas

Especial para Argenpress Cultural

Cuántos de nosotros no hemos visto alguna vez en nuestras zonas rurales o semi-urbanas de Nuestra América, adolescentes con nítido fenotipo indígena vestidos como un rapero del barrio del Bronx de Nueva York, o por lo menos usando algún símbolo identitario de esa subcultura urbana, como la gorra de “baseball” ladeada o los pantalones por debajo de las caderas.

Este fenómeno de posesionamiento cultural inconsciente lo podemos ver a través de toda la geografía, semi-rural y por supuesto urbana de Nuestra América.

Me encontraba cerca de San Lorenzo, en el área cercana a Choluteca, Honduras, cuando me llamó la atención un joven de claros rasgos chorotegas vestido como un rapero neoyorquino.

Seguramente si le hubiera preguntado por el Dr. Juan Almendares, por Lempira, Francisco Morazán o por la Civilización de Copán, la respuesta hubiera sido muy pobre en el mejor de los casos.

Ahora bien, sentirse representado por una manifestación cultural que no hace a su realidad, a su identidad y a su entorno; no es más que un proceso alienante y desidentitario.

El proceso de aculturación lleva a la perdida de la identidad nacional, de etnia, clase, de realidad social y política.

Es en definitiva un secuestro, un desaparecimiento, un “elemento conflictivo” neutralizado, por la industria cultural de la “educación” visual, mediante la repetición de imágenes que se han tornado verosímiles y creíbles por el valor agregado de su origen central, colonizante y normativo.

Hay dos procesos que le son fundamentales al proyecto neo-colonial de la globalización neoliberal de la cultura, estos son:

a.- Homogenización de la cultura

b.- Hegemonización de la cultura

Estos dos procesos interactúan en la estrategia de globalización neoliberal de la cultura.

Por un lado postulan como valor cultural un imaginario colectivo que tiene signos globales similares, aún en realidades completamente dispares.

Y simultáneamente hegemonizan el signo pues el mismo nace significativamente en los centros de poder cultural que también son los centros del poder político, económico, financiero y de propaganda.

Aún en los casos de que esos signos hayan nacido como manifestaciones contestatarias al status quo, la maquinaria cultural del mismo los coopta y los transforma rápidamente en mercancía cultural.

Los medios, mass-media o los main-stream media que conforman un complejo aparato corporativo de propaganda, adoctrinamiento y ordenamiento social cubren todos los aspectos de la realidad objetiva y subjetiva del ser humano, su familia, el núcleo extrafamiliar y los aspectos nacionales y regionales:

La industria cultural en todas sus formas.

La industria del entretenimiento.

La industria del deporte.

La industria de la propaganda como signo cultural.

La industria de los valores culturales como discurso único.

La industria de los comportamientos, necesidades y deseos humanos como valores únicos y globalizados.

Los medios son sin lugar a dudas los A.I.E. (Aparatos de ideologización y adoctrinamiento del Estado) más poderosos para someter a las sociedades y colectivos periféricos del capitalismo, a un estado de sumisión espiritual e intelectual ante los valores hegemónicos que emanan los centros de poder del capitalismo (Usamérica y Europa). La superioridad moral e intelectual del colonizador.

Existe una guerra de colonización de espíritus y mentes que se ha exponenciado mediante el “acercamiento” del mundo bajo la única y exclusiva mirada del colonizador y la negación del colonizado.

Por eso el joven chorotega valoriza signos del colonizador y rechaza por desconocer signos que le son propios por etnia, nacionalidad, realidad social, histórica y familiar.

Nuestros procesos independentistas de comienzos del siglo XIX adolecieron en muchos casos de un proyecto verdaderamente identitario en lo nacional y popular de la cultura.

Marcharon hacia una concepción de la independencia y soberanía vacías de contenidos nuevos e innovadores.

“Independizaron” bajo el marco ideológico del liberalismo económico y la democracia representativa y bajo el modelo cultural del positivismo y el determinismo europeos.

Allí está la semilla de nuestra dependencia cultural, que tanto daño nos ha hecho y nos sigue haciendo.

Romper con esa dependencia y sometimiento culturales es la imposición que tienen nuestros pueblos, mediante procesos organizativos populares, nacionales, regionales y revolucionarios.

Erasmo Magoulas es argentino residente en Canadá.

 

Tan cerca y tan lejos

Ricardo Andrade Jardí 

Poresto.net/

 
 

En México los políticos no conocen ninguna realidad que no sea la de Televisa. La voz y la verdad “oficial” es y será Chespirito. Tan cerca del golpe y tan lejos de la resistencia hondureña.

En un programa matutino de radio la senadora priísta Rosario Green “condenaba el golpe militar” en Honduras, criticando el hecho de que el desgobierrno mexicano exigiera, como casi todo el mundo, con excepción de Israel y la ambigüedad de los yanquis, el regreso de Manuel Zelaya a la presidencia de Honduras. Presidencia a la cual llegó por la voluntad popular y no por la imposición de una televisora basura, como nuestro actual desgobierno y como se perfila el que el futuro se dará en México. No deja de ser parte del peligroso folclore de un partido político que se autonombra “social demócrata” y se comporta como lo que es, un partido de corte neoliberal al servicio de Televisa.

La postura del PAN no nos sorprende, son congruentes con lo que son y una buena parte de su cúpula militante puede ser parte de las oligarquías que apoyan, no sólo moralmente, el golpe militar.

La exigencia de Fecal responde a la de todo el continente, no a su voluntad, que aún no sabemos si la tiene. Aunque su estrategia no pasa de hacer declaraciones públicas. No esperemos que convoque al Grupo de Río por el golpe de Honduras, faltaba más.

La senadora afirmaba, algo así como, que la situación en Honduras (el golpe) era una manifestación por la oposición de la ciudadanía a las aspiraciones “releccionistas” de Zelaya y lo afirmaba como si los cientos de miles de hondureños que están en la calle exigiendo el regreso de su presidente constitucionalmente electo, Manuel Zelaya, y la salida inmediata de los golpistas, no existieran. Como si la imposición de un gobierno de facto, por parte de un Congreso mentiroso, que justificó el nombramiento del golpista Micheletti, (sujeto que jamás ganaría una elección limpia en Honduras), con un documento falso de renuncia (de Zelaya), al tiempo que la televisión hondureña trasmitía caricaturas gringas, fuera producto de la voluntad popular.

La posición de la senadora priísta: Rosario Green, muestra la incapacidad que tiene nuestra clase política para ver más allá de lo que las televisiones comerciales ordenan, trasmiten o autorizan como la verdad de los hechos, es decir, como la nueva política de Estado, la política de la censura telecrática. En tanto los golpistas siguen, como estrategia bien trazada por la Casa Blanca, haciendo tiempo, con un país paralizado por lasmovilizaciones de protesta que, al parecer, la senadora priísta no es capaz de ver. Tal vez por el hecho de que esas no son las noticias que trasmite la “democrática” y golpista Televisa, al parecer, órgano oficial de Peña Nieto y del “Nuevo” PRI que se apresta a tomar el poder de la misma manera, si se hace necesario, “haiga sido como haiga sido” que el espurio panista.

Terriblemente hemos llegado, en México, al punto donde nuestros políticos no conocen ya ninguna realidad que no sea la que Televisa trasmite.

No es raro, es un objetivo bien planeado por años de prianismo. La voz y la verdad “oficial” de los mexicanos es y será Chespirito. Ese es el futuro que se dibuja para México, tan cerca del golpe y tan lejos de la resistencia hondureña… 

Paradojas

Osvaldo Bayer

Página/12

Desde Bonn, Alemania

No, ni Shakespeare ni Chejov ni Ibsen hubieran sido capaces de imaginar la comedia dramática que acaba de ocurrir en estas tierras europeas. Lo que se llama la fantasía de la realidad. Tal cual. Ribetes dramáticos, discusiones interminables, ejecutivos empresariales muy deprimidos al borde del suicidio, pero todo terminó con champaña y sonrisas. Somos todos democráticos, somos todos humanistas. Sólo queremos el bien del prójimo, de todos. Con gente así vamos a salvar el mundo.

En pocas palabras: el top manager Wendelin Wiedeking, de la empresa Porsche, dedicada a automóviles de lujo, quiso comprar a la Volkswagen –aquella que se hizo famosa con el “escarabajo”, el auto para que todos los humildes pudieran tener cuatro ruedas–, pero resultó que la Volkswagen se compró a la Porsche. Ni más, ni menos. Y para consolar al ejecutivo Wiedeking, le dieron como indemnización por despido 50 millones de euros. Sí, 50 millones de euros.

Un hecho más que deja al desnudo el sistema que domina al mundo. Un sistema del egoísmo, de la avidez, de la injusticia. El débil se jode, como principio. Si es pobre, por algo será, como lema. Porque el mismo día en que los ejecutivos de las dos grandes empresas llegaron a ese “arreglo”, los diarios traían la noticia de que la de-socupación en Alemania había aumentado a 3.460.000 personas. Pero también hay que agregar más de un millón de lo que se llama “trabajo abreviado”, o de horario reducido por falta de tareas, con la consiguiente reducción de salario.

Pero volvamos al drama con final feliz. Lo que ganan los ejecutivos en el mundo capitalista. Volvamos a Wiedeking. En el debate sobre si lo echaban o no se supo que el top manager había ganado oficialmente 80 millones de euros durante el año 2008. Sí, algo absolutamente legal. ¿Por qué no?, se preguntarían los que manejan la riqueza. Fue un buen ejecutivo, responderían. Así salieron a la luz los altísimos sueldos de los que tienen la manija. Por ejemplo, el señor Piech, titular de Volkswagen, es multimillonario, con una fortuna de más de mil millones de euros. Para demostrar que lo recibido como despido por Wiedeking no es exagerado, ni injusto, sino algo que se “acostumbra” en ese medio, las secciones económicas de los medios informativos del sistema trajeron las cifras de lo recibido por los ejecutivos de grandes empresas estadounidenses cuando fueron despedidos: Lee Raymond, jefe del consorcio petrolero Exxon, recibió como despido 350 millones de dólares; en 2007, Robert Nardelli, boss de la empresa de construcciones Home Depot, una indemnización de 210 millones de dólares; Hank McKinnell, jefe del consorcio farmacéutico Pfizer, obtuvo para irse 200 millones de dólares; Robert Eaton, presidente de Chrysler, cuando esta empresa se fusionó con la Daimler Benz, recibió 130 millones de dólares por presentar su renuncia, etcétera. La lista podría llegar hasta el final de esta contratapa.

Esas sumas son ya una costumbre en el mundo de las altas finanzas empresarias, me señala un periodista especializado en información económica. Es así, agrega, es la moraleja de la fábula, es algo que ya no se puede cambiar. Son demasiado poderosos, dominan todos los ámbitos.

Me suena como la aceptación un tanto resignada de la realidad de nuestro mundo. Pero que llama a abandonar toda resignación cuando en los diarios alemanes del mismo día podemos leer las grandes discusiones políticas acerca de que hay que aumentar de 67 años a 69 la edad para retirarse, ya que las cajas de jubilación presentan déficit cada vez más grandes, porque el ser humano vive cada vez más. O, por ejemplo, el político demócrata cristiano Johannes Singhammer (sí, “demócrata” y “cristiano”), quien ante la protesta de que lo que reciben los jubilados alcanza cada vez menos para vivir, dijo: “Los jubilados tienen que dejar de hacer turismo en las vacaciones y darles ese dinero a los jóvenes”. Claro, ahí está la cosa, hay que tomar los problemas desde sus raíces, los jubilados tienen la culpa. Por eso, el también demócrata cristiano Philip Missfelder propuso, para ahorrar, que se les niegue financiar caderas artificiales a los jubilados de más de ochenta años de edad. O últimamente, cuando el presidente de la Asociación de Empresarios, Dieter Hundt, señaló sin temor a equivocarse que “la situación económica exige una baja, en numerosos rubros, de sueldos y jornales”.

Pero volvamos a los 50 millones de indemnización. Hay que reconocer que ese ejecutivo, Wendelin Wiedeking, supo hacer las cosas cuando era el jefe indiscutido de Porsche. Sí, de la fábrica Porsche. Donde se fabrica el Porsche, el auto de lujo preferido de los banqueros y ejecutivos de la New Economy en Nueva York y ahora en Moscú. Top manager que supo aumentar las ganancias de su empresa dejando cesantes a 1800 obreros de un total de 9 mil. Demostró que se podía hacer más con menos fuerza de trabajo: ahorrar ahí. No en su sueldo y beneficios. Lo que se llama científicamente el “sistema social de mercado”. Social.

Pero esta comedia que parece inventada para divertir a la platea y dejar vacío el paraíso no para allí. En la misma semana en que se anunciaban los 50 millones para el “ejecutivo” Wiedeking, y sí que lo es, se producía algo en Alemania que transgredía todas las reglas de la ética y de la moral, como se decía antes. La ministra de Salud Pública de Alemania se había ido con su coche oficial con chofer a pasar sus vacaciones a Alicante, en España. La noticia ocupó la primera página de los diarios y el primer lugar en noticiosos de radio y televisión. No podía ser. La ministra había usado en beneficio propio un vehículo propiedad del Estado. Además, un diputado indignado demostró que por lo menos se habían gastado 700 euros en combustible. Claro, la ministra es socialdemócrata, actualmente formando parte del gobierno, pero en un partido que se encuentra en caída continua y, dentro del gobierno, pretende representar a la “izquierda moderada”. Páginas enteras, cálculos distintos de lo que ese viaje costó a la sociedad, repudio de toda la gente de bien. Acaba el presidente del partido de presentar la lista de sus colaboradores en el próximo gobierno, en elecciones muy cercanas. Y, por supuesto, la actual ministra ha sido excluida. Cometió un pecado que no tiene perdón.

Comparar los 50 millones dados al empresario –que no ocasionó ninguna protesta de ningún representante del gobierno– con los 700 euros de la ministra no tiene razón de ser. Pero con esta crítica a la ministra se ha demostrado que la ética debe estar presente siempre en la política. ¿Y por qué se guarda silencio ante los despropósitos de los que tienen el verdadero poder, el económico? ¿Será tal vez porque de allí viene el dinero de apoyo? Ya al pensar esto, el cronista se hace sospechoso de propagar ideas extranjerizantes. Mejor lo dejamos ahí.

Pero el gran circo no termina allí. Ya no va a ser creíble lo que escribiré ahora. Pero sí, les doy los datos a todos aquellos descreídos. La noticia que voy a dar ahora apareció en todos los diarios alemanes del 31 de julio. Lo pueden constatar. Un basurero en la ciudad de Mannheim se llevó, de la basura que recogía, un viejo cochecito de bebé en desuso que había sido colocado junto a los desperdicios. La empresa lo despidió. Ahora el juez señaló que, si bien fue un robo, no es motivo para ser despedido y ordenó que se lo retome. El hecho nos hace pensar: llevarse un cochecito de bebé abandonado es un robo, porque ya pertenece a la empresa recolectora, sí. Pero un ejecutivo que recibe 50 millones de euros como indemnización por renuncia no es ningún delito, es algo natural, comprendido en las leyes de economía de mercado. Es para pensarlo, me digo. El juez que hizo reincorporar el basurero despedido merece un aplauso, qué coraje civil. Sí, porque en la Justicia había dos hechos distintos: una dependiente de una confitería que fue sorprendida comiéndose un pedazo de torta que estaba a la venta fue despedida y la Justicia señaló que era pleno derecho de la empresa de hacerlo. Con el nuevo veredicto del cochecito de bebé abandonado, tal vez la Justicia no sea tan severa con los que no tienen nada. (Ahora se está esperando otro fallo de la Justicia: se ha permitido revisión del fallo en primera instancia que aprobó el despido de una cajera del supermercado Kaiser–Tengelmann por haberse quedado con el bono de dos botellas vacías por 1,30 euro.)

¿Increíble, no? Pero típico del primer mundo, en países donde el capitalismo “derrama” riqueza. Claro, a unos un poco más, a otros un poco menos. ¿Y en el tercer mundo? No hablemos. Cerremos el capítulo. Lo podemos ver con nuestros ojos todos los días.

Es como querer poner frente a frente dos fotografías: el Che Guevara es fusilado por querer hacer la revolución en los solitarios llanos de Bolivia y, enfrente, un almuerzo conjunto de los ejecutivos que cobraron esas indemnizaciones multimillonarias de las grandes empresas. No, querer hacer esa comparación levantaría la sospecha de que el cronista ha bebido algunos whiskies antes de sentarse a escribir. Pero, eso sí, lo que es imperdonable para el sistema que nos rige a todos es esta información también aparecida ayer en los diarios alemanes: “La venta de cerveza en Alemania ha disminuido, en el primer semestre de este año, en un 4,5 por ciento, a un total de 49,5 millones de hectolitros”. Que los alemanes beban menos cerveza… ese sí que es un indicio de que las cosas no andan bien.

 

Ofensiva imperial en América Latina y financiamiento para “promover la democracia” en la región

Eva Golinger

TeleSur

La evidencia sobre el aumento en financiamiento durante los últimos años de las agencias de Washington a los sectores de la oposición en Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros países que están construyendo modelos alternativos al capitalismo estadounidense, se han presentado, se han denunciado y no se ha desmentido. El presupuesto que ha solicitado Barack Obama para el Pentágono para el año 2010, sobrepasa el último presupuesto de George Bush.

*El Presupuesto de la USAID y el Departamento de Estado aumenta el 12% para el año 2010, con 2,2 mil millones de dólares destinados a América Latina.

* 447,7 millones de dólares son para ”promover la democracia” en América Latina

*13 millones de dólares para ”promover la democracia” en Venezuela

*101 millones de dólares para ”promover la democracia” en Bolivia

*3 millones de dólares para un fondo especial para la OEA para ”consolidar la democracia representativa en Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela”

*20 millones de dólares para la ”transición hacia la democracia” en Cuba

El Presupuesto del Comando Sur aumenta en un 2% para llegar a los 200 millones de dólares para el 2010 más 46 millones de dólares adicionales para mejorar la base militar de Palanquero, Colombia, para el uso estadounidense

No existe duda ninguna sobre la escalada de agresión imperial en América Latina durante los últimos años. Desde el golpe de Estado contra Venezuela en 2002, el secuestro del presidente Aristide de Haití en 2004, las intervenciones en los distintos procesos electorales en la región, la reactivación de la cuarta flota de la armada estadounidense en 2008, los intentos de generar un conflicto regional entre Colombia, Venezuela y Ecuador, el separatismo en Bolivia, y hasta el golpe de Estado contra Honduras en 2009 y el alarmante aumento en presencia militar de Estados Unidos en la región: todo evidencia que el imperio está a la ofensiva de nuevo en América Latina. Pero más allá de la manifestación visible de esta agresión, que busca neutralizar los procesos de cambio revolucionario en la región, existen pruebas

–innegables- de que hoy en día, Washington está apuntando hacia el Sur con su gran poder militar, diplomático, económico y comunicacional.

Sigue el dinero y encontrarás la verdad

La evidencia sobre el aumento en financiamiento durante los últimos años de las agencias de Washington a los sectores de la oposición en Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros países que están construyendo modelos alternativos al capitalismo estadounidense, se han presentado, se han denunciado y no se ha desmentido. Que existe una tendencia de financiar y apoyar a la desestabilización regional por parte del imperio, desde la llegada de la Revolución Bolivariana hace diez años, es un hecho. Pero no tenemos que examinar la evidencia desde los diez años hasta hoy, podemos simplemente mirar de hoy al futuro para comprobar que Washington financia no solamente a la desestabilización regional, sino que también está aumentando esa financiación e intensificando sus planes militares para los próximos meses.

La USAID, Agencia de Desestabilización Internacional

La agencia que comenzó como el brazo financiero del Departamento de Estado en el año 1962 para atender a los asuntos ”humanitarios”, se ha convertido durante el siglo XXI en uno de los actores principales de la contrainsurgencia bajo la nueva doctrina de Guerra Irregular de Washington. A principios del año 2009 fue firmada ésta doctrina por el recién llegado presidente de Estados Unidos, Barack Obama, como parte de su nueva política de ”smart power”, el poder inteligente, una política que emplea el uso del poder militar junto con la diplomacia, la cultura, la comunicación, el poder económico y la política. Hay dos grandes puntos de diferencia entre la Guerra Irregular y la Guerra Tradicional: el objetivo y la táctica. La Guerra Tradicional ve como objetivo la derrota de las fuerzas armadas del adversario, y su táctica principal es el uso del poder militar en su forma más tradicional – el combate y el bombardeo. La Guerra Irregular tiene como objetivo el control sobre la población civil y la neutralización del estado, y su táctica principal es la contrainsurgencia, que es uso de técnicas indirectas y asimétricas, como la subversión, la infiltración, las operaciones psicológicas, la penetración cultural y la decepción militar (el intento de engañar a las fuerzas armadas del adversario para que reaccionen a amenazas que no existen en la realidad, así distrayendo y desgastando sus capacidades y recursos).

Durante el siglo XXI, la USAID ha desarrollado divisiones dentro de la agencia que funcionan juntos con el Pentágono, como las oficinas de Gerencia de Conflictos, Transición y Reconstrucción, Democracia y Gobernabilidad, e Iniciativas hacia una Transición, que están reorientando su trabajo hacia los esfuerzos de contrainsurgencia. Así, la USAID se ha convertido en el actor principal financiero de la desestabilización y la penetración en la ”sociedad civil” en países estratégicamente importantes para los intereses estadounidenses.

En el caso de América Latina, las cifras de inversión financiera de la USAID en los grupos políticos y en la ”promoción de la democracia”, que se traduce en términos reales como una invasión silenciosa, son abrumadoras. A través de una Oficina para las iniciativas hacia una transición (OTI, por sus siglas en inglés), que fue establecida en Venezuela en agosto 2002, la USAID ha invertido 15 millones de dólares en el conflicto político en Venezuela solamente durante el último año y medio. Y tiene previsto una financiación de 13 millones de dólares para el año 2010, un incremento notable del año pasado. Estos millones de dólares alimentan el conflicto en el país, manteniendo vivo a diferentes grupos de oposición y ayudando crear nuevas organizaciones para seguir con sus planes desestabilizadores. Los beneficiarios son conocidos: Súmate, Sinergia, CEDICE, Red de los Barrios, Primero Justicia, Consorcio Justicia, Universidad Metropolitana, Liderazgo y Visión, CESAP, y cientos de otros grupos políticos, ONG y partidos políticos que viven del dinero y el apoyo que vienen desde Washington.

Por toda América Latina va aumentando el presupuesto de la USAID y el Departamento de Estado (DOS) para promover la agenda y los intereses de Washington. Vemos algunos ejemplos:

Bolivia: Presupuesto de la USAID/DOS para 2009 = 86 millones de dólares; Presupuesto para el 2010 = 101 millones de dólares.

Ecuador: Presupuesto de la USAID/DOS para 2009 = 35 millones de dólares; Presupuesto para 2010 = 38 millones de dólares.

Honduras: Presupuesto de la USAID/DOS para 2009 = 43 millones de dólares; Presupuesto para el 2010 = 68 millones de dólares.

Nicaragua: Presupuesto de la USAID/DOS para 2009 = 27 millones de dólares; Presupuesto para 2010 = 65 millones de dólares.

También hay un fondo especial en 2010 de 3 millones de dólares para el Fondo para Fortalecer la Democracia de la Organización de Estados Americanos (OEA), para ”defender y consolidar la democracia representativa en Nicaragua, Venezuela, Ecuador y BoliviaÂ…” No es casualidad que el fondo va dirigido a promover la ”democracia representativa” en cuatro países donde se están implementando un modelo de democracia participativa. Tampoco es coincidencia que son países del ALBA, y que Honduras no está incluida en la lista, ya que con el golpe de Estado contra el Presidente Zelaya se daba por resuelto la ”amenaza” de la democracia participativa en ese país.

Adicionalmente, el presupuesto del Departamento de Estado para el año 2010 incluye 447,7 millones de dólares para ”mejorar la seguridad, fortalecer las instituciones democráticas, promover la prosperidad e invertir en la gente” en América Latina. Dentro de ese monto hay 200,7 millones de dólares destinados a Colombia para ”consolidar los logros del gobierno de Colombia en la lucha contra los grupos ilegales y armados y el narcotráfico”, y 20 millones de dólares para ”promover la democracia” en Cuba, ”ayudar a los presos políticos y otras víctimas de represión” y ”promover la competición política dentro de Cuba. Ese presupuesto incluye también a 6 millones de dólares para ”fortalecer y promover la sociedad civil, la participación ciudadana, los medios independientes, las organizaciones de derechos humanos y los partidos políticos democráticos” en Venezuela, y un fondo de 91.1 millones de dólares para el uso discrecional del Presidente Obama para ”promover los intereses” de Estados Unidos en la región. El año pasado, éste fondo sólo llegaba a 23 millones de dólares.

En total, son 2,2 mil millones de dólares que utilizarán el Departamento de Estado y la USAID en América Latina durante el año 2010. Este es un aumento del 12% del presupuesto del año 2009, último año de la administración de George W. Bush, que apartaba unos 1,9 mil millones de dólares para América Latina. Todas estas grandes cifras evidencian el énfasis que pone el gobierno de Obama en su trabajo político en América Latina y la intención de retomar la dominación e influencia de Estados Unidos en el hemisferio.

El Comando Sur se potencia de nuevo

Pero no solamente es el Departamento de Estado y la USAID que han recibido un salto financiero para intensificar sus operaciones en América Latina, sino que la Guerra Irregular y el ”smart power” (poder inteligente) de la administración de Obama también emplean el uso del poder y fuerza militar. En este sentido, el presupuesto que ha solicitado Obama para el Pentágono para el año 2010, sobrepasa el último presupuesto de Bush – considerado en su momento el más alto de la historia – por casi 25 mil millones de dólares. Son más de 533 mil millones de dólares solicitados y aprobados por el gobierno de Obama para sus operaciones en materia de defensa para el año que viene (el presupuesto del Pentágono del año pasado fue 515.4 mil millones de dólares). Esta cifra no incluye a los 80 mil millones de dólares adicionales para las guerras en Iraq y Afganistán, y tampoco incluye al presupuesto de la comunidad de inteligencia de Washington, lo cual se mantiene en secreto.

Pero dentro de esta inmensa cifra – sobre la cual las Naciones Unidas han dicho que con sólo una cuarta parte del presupuesto de defensa de Estados Unidos de un año, se podría dar comida, casa, atención médica y educación a todos los niños y las niñas del planeta – hay aportes interesantes para América Latina. El aumento del Comando Sur para 2010 es de 2% para llegar a 200 millones de dólares, más 46 millones de dólares adicionales para mejorar las instalaciones de la base militar en Palanquero, Colombia. También, el presupuesto del Pentágono indica que una de las prioridades presupuestarias es la implementación de la Doctrina de Guerra Irregular, incluyendo en la zona de operaciones del Comando Sur. Específicamente destaca que, ”El presupuesto del 2010 para el Comando Sur completará su transformación y reorganización para ser una organización ”inter-agencias”, que posiciona a Estados Unidos como el socio más atractivo en las Américas. El Comando está marcando el estándar para asegurar que la organización opera de manera eficaz en un ambiente del siglo XXI, y que promueve la democracia, los derechos y las libertades individuales, el libre comercio, la diplomacia, el desarrollo y la seguridad para las Américas.” En esencia, el ”smart power” como táctica de la Guerra Irregular, que emplea el uso del poder militar.

La Privatización de la Guerra en Colombia

Y adicional a estas cifras multimillonarias están los más de 550 millones de dólares destinados anualmente para el Plan Colombia. Casi la mitad de esos millones llegan a manos de contratistas privados que operan como mercenarios de un ejército privado dentro del país suramericano. Algunos datos de un documento desclasificado del Departamento de Estado del año 2007, revelan las operaciones, nombres y cantidades otorgadas a 31 contratistas estadounidenses trabajando en Colombia. La información evidencia que la Policía Nacional de Colombia, las fuerzas armadas colombianas y hasta los cuerpos de inteligencia son manejados por contratistas privadas de Estados Unidos, que son pagadas por el Departamento de Estado y el Pentágono.

Aquí hay algunos de ellos:

-52.868.553 dólares para Lockheed Martin, gran empresa del complejo militar industrial, encargada de suministrar apoyo logístico y recursos humanos para ayudar a la Policía Nacional de Colombia.

164.260.877 dólares para DynCorp International, para la provisión de pilotos, técnicos y apoyo logístico para el Ejército colombiano y el programa de erradicación aérea de la Policía Nacional de Colombia.

-7.875.000 dólares para ARINC, Inc., para el apoyo logístico, ingenieros, mantenimiento de sensores y formación a la Policía Nacional de Colombia en el uso de aviones C-26 equipados con equipos de monitoreo, espionaje y colección de señales.

-20.953.000 dólares para ARINC, Inc., para formar personal y suministrar apoyo logístico para los aviones que utilizarán en el Programa Colombiano de Puentes Aéreos y la supervisión aérea de las fuerzas estadounidenses.

-5.000.000 dólares para Oakley Networks para suministrar un software de monitoreo de Internet y para ayudar los programas conducidos por la Policía Nacional de Colombia de monitoreo en Internet.

-6.533.502 dólares para ITT para operar y mantener un Sistema de Radares Hemisféricos en Colombia. También suministrar los recursos humanos para operar cinco radares en Colombia y un nodo de comunicación satelital en Bogotá.

-2.345.442 dólares para Lockheed Martin para operar un sistema de inteligencia y espionaje aérea, que incluye a la conducción de misiones de inteligencia comunicacional y la colección de sensores e imágenes.

-3.394.768 dólares para el Grupo Rendon (a través de Lockheed Martin) para dar talleres de formación sobre operaciones psicológicas en apoyo al Plan Colombia. Esto incluye al uso de una plataforma del programa Echelon de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos, que es el programa de espionaje y comunicaciones más grande del mundo.

En una próxima entrega, detallaré más sobre los contratistas privadas operando desde Colombia, y también, divulgaré una lista creciente de organizaciones políticas en América Latina financiadas por la National Endowment for Democracy (NED) para promover la agenda imperial. El dinero revela todo, y de descubrirlo y denunciarlo, destapamos la conspiración.