Eduardo Galeano: memoria del Fuego III – El Siglo del Viento (Descargar Libro)

el-siglo-del-viento

Eduardo Galeano  Memoria del Fuego III – El Siglo del Viento 1986

El volumen y la trilogía llegan a su fin dos veces, con una estampa de Bluefields, Nicaragua, en 1984, durante el acoso de Reagan a la débil y efímera revolución sandinista, y con una carta de Galeano a Reynaldo Orfila, director de la editorial Siglo xxi , en 1986, en la que el autor le declara a su editor que se siente «más orgulloso que nunca de haber nacido en esta América, en esta mierda, en esta maravilla, durante el siglo del viento».

El Canal de Panamá  (Fragmento)

El paso entre los mares había sido una obsesión de los conquistadores españoles. Con furor lo buscaron; y lo encontraron demasiado al sur, allá por la remota y helada Tierra del Fuego. Y cuando alguno tuvo la idea de abrir la cintura angosta de América Central, el rey Felipe II mandó a parar: prohibió la excavación del canal, bajo pena de muerte, porque el hombre no debe separar lo que Dios unió.

Tres siglos después, una empresa francesa, la Compañía Universal del Canal Interoceánico, empezó los trabajos en Panamá. La empresa avanzó treinta y tres kilómetros y cayó estrepitosamente en quiebra.

Desde entonces, los Estados Unidos han decidido concluir el canal y quedarse con él. Hay un inconveniente: Colombia no está de acuerdo y Panamá es una provincia de Colombia. En Washington, el senador Hanna aconseja esperar, debido a la naturaleza de los animales con los que estamos tratando, pero el presidente Teddy Roosevelt no cree en la paciencia. Roosevelt envía unos cuantos marines y hace la independencia de Panamá. Y así se convierte en país aparte esta provincia, por obra y gracia de los Estados Unidos y sus buques de guerra.

Libro tomado de: https://hectorucsar.wordpress.com/

Descargar Libro Eduardo Galeano: memoria del Fuego III – El Siglo del Viento

El hundimiento del dólar

Immanuel Wallerstein

La Jornada

dólar

Cuando el premier Wen Jiabao de China dijo en marzo de 2009 que estaba «un poquito preocupado» por la situación del dólar estadunidense, se hacía eco de los sentimientos de estados, empresas e individuos por todo el mundo. Él hizo un llamado a Estados Unidos para que «mantenga su buen crédito, honre sus promesas y garantice la seguridad de los activos de China».

Apenas hace cinco años, esto habría parecido una petición muy presuntuosa. Ahora parece «entendible» aun para Janet Yellen, presidenta del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, pese a que considera que las propuestas de China acerca de la divisa mundial de reserva «está lejos de ser una alternativa práctica».

Hay sólo dos maneras de almacenar riqueza: en estructuras físicas concretas y en alguna forma de dinero (divisas, bonos, oro). Ambas implican riesgos para el poseedor. Las estructuras físicas se deterioran a menos que se utilicen, lo que implica costos. Utilizar tales estructuras para obtener ingresos y como tal ganancias, depende del «mercado» –es decir, de la disponibilidad de compradores que deseen adquirir lo que las estructuras físicas puedan producir.

Las estructuras físicas son, por lo menos, tangibles. El dinero (que se denomina con cifras nominales) es meramente una reclamación potencial ante las estructuras físicas. Si varía un pequeño monto, casi nadie lo nota. Pero si varía considerablemente y con frecuencia, sus poseedores pueden ganar o perder mucha riqueza, en ocasiones bastante rápido.

En términos económicos una divisa de reserva es la forma más confiable de dinero, la que varía menos. Es entonces el lugar más seguro para almacenar cualquier riqueza que uno tenga, que no asuma la forma de estructuras físicas. Desde por lo menos 1945, la divisa mundial de reserva ha sido el dólar estadunidense. Es todavía el dólar estadunidense.

El país que emite la divisa de reserva tiene una ventaja singular sobre los otros países. Es el único que puede legalmente imprimir la divisa, siempre que piense que es a favor de su interés hacerlo.

Todas las divisas tienen una tasa de cambio con las otras divisas. Desde que en 1973 Estados Unidos puso fin a su tasa fija de cambio con el oro, el dólar ha fluctuado con respecto a otras divisas, subiendo y bajando. Cuando su divisa ha bajado con respecto a otra, se ha vuelto más fácil vender sus exportaciones porque el comprador de las exportaciones requiere menos de sus propias divisas. Pero también ha hecho más cara la importación, debido a que requiere más dólares para pagar el artículo importado.

En el corto plazo, una divisa debilitada puede incrementar el empleo al interior de un país. Pero esto es, cuando mucho, una ventaja de corto plazo. En el mediano plazo, hay mayores ventajas de contar con una divisa considerada fuerte. Esto significa que el poseedor de tales divisas tiene más control de la riqueza del mundo medida en productos y estructuras físicas.

Más allá del mediano plazo, las divisas de reserva son fuertes y quieren seguir siéndolo. La fortaleza de una divisa de reserva se deriva no sólo de su control sobre la riqueza del mundo sino del poder político que le ofrece al sistema-mundo. Es por eso que la divisa mundial de reserva tiende a ser la divisa del poder hegemónico en el mundo, aun si se trata de una potencia hegemónica en decadencia.

Así que, ¿ por qué está «un poquito preocupado» el primer ministro Wen? Es claro que es porque durante las últimas cuantas décadas, la tasa de cambio del dólar estadunidense ha estado fluctuando bastante pero a fin de cuentas va descendiendo lentamente. Uno de los factores principales ha sido la deuda global increíblemente creciente del gobierno de Estados Unidos. Existen dos modos principales mediante los cuales Estados Unidos ha podido balancear su contabilidad. Imprime dinero y vende bonos del tesoro estadunidense, primordialmente a otros gobiernos (los llamados fondos soberanos de inversión).

No es secreto que en años recientes el mayor comprador de bonos del tesoro estadunidense haya sido China. No es el único. Japón y Corea del Sur, Arabia Saudita y Abu Dhabi, India y Noruega, han comprado, todos, bonos del tesoro de Estados Unidos. Pero China es hoy el mayor comprador, y dada la presente contracción del crédito, China es uno de los pocos probables compradores en el futuro inmediato.

El dilema para China, como para otros que invirtieron en bonos del tesoro estadunidenses, es que si el dólar baja aún más o si hay una inflación significativa por el hecho de que Estados Unidos imprime dinero, su inversión en bonos del tesoro puede hacerlos perder dinero. Por otro lado, ¿qué alternativas tienen China o los demás?

La conclusión de políticas que China (y otros compradores) sacan es que hay un discreto desposeimiento constante. No quieren que sea tan rápido que ocasione un «pánico bancario», pero que tampoco sea tan lento que uno termine siendo el último fuera de la puerta «antes de la estampida», como tituló su artículo Joseph Stroupe en el Asia Times.

 

China está reduciendo la cantidad de bonos del tesoro estadunidense que está comprando, y ahora prefiere comprar unos de plazo más corto en lugar de aquellos de plazo más largo. China incursiona en el «cambalache o trueque de divisas» con otros países, como Argentina, de tal modo que ninguno tenga que usar dólares en sus transacciones. Y China está haciendo un llamado a la creación de una divisa de reserva alterna basada en los Derechos Especiales de Giro (DEG) creados por el Fondo Monetario Internacional, con base en una canasta de monedas. Rusia ya respaldó el llamado.

 

Estados Unidos no está seguro de cómo responder. Cuando el secretario del Tesoro Timothy Geithner dijo que el gobierno estadunidense está «bastante abierto» a la propuesta de China de incrementar el uso de los DEG, de inmediato bajó el dólar en el mercado de divisas. Así que Geithner «clarificó» entonces lo que había dicho. El dólar permanecería como «divisa de reserva dominante» en el mundo y «es probable que continúe así por un periodo prolongado de tiempo». Aseguró que «hará lo necesario para garantizar que mantenemos la confianza en nuestros mercados financieros, y en la capacidad productiva de este país y en nuestros fundamentos de largo plazo».

 

¿Será que Geithner sólo está aparentando calma? Y más importante, ¿quién cree que lo que dice es plausible? La clave de la fuerza de una divisa no son los llamados fundamentos sino la «fe» en la realidad de esos fundamentos.

 

Todos los actores principales están confiando que pueda haber una aterrizaje suave, una transición ordenada hacia algo que se aparte del dólar estadunidense. Nadie quiere precipitar una caída libre, porque nadie está seguro de salir adelante si eso ocurre. Pero si el estímulo de Estados Unidos resulta ser la última de las burbujas, el dólar bien puede desinflarse repentinamente en la forma más caótica. El modo de decir «estampida» en francés es «sauve-qui-peut», que se traduce literalmente como «sálvese quien pueda».

Chile: La última cuenta presidencial de Michelle Bachelet

Andrés Figueroa Cornejo

Rebelión

1. Mientras en las calles aledañas al Congreso Nacional en Valparaíso, profesores, deudores habitacionales, cesantes, estudiantes y distintos sectores de trabajadores son duramente reprimidos por la policía blindada por manifestar sus demandas; al interior del edificio de pretensiones romanas edificado por Pinochet, la Presidenta Michelle Bachelet ofrece su última cuenta presidencial, autocomplaciente y cosmeticada con sentencias vagamente progresistas (y absolutamente contradictorias con las medidas anunciadas) sobre el «Estado social y democrático» del cual estarían gozando los chilenos y que «el costo de la crisis no la pueden pagar los trabajadores». Curiosamente, ambas consignas son las que cuelgan en la sede capitalina de la Central Unitaria de Trabajadores que dirige el vicepresidente del Partido Socialista de la Concertación , Arturo Martínez. En tanto, en Santiago los deudores habitacionales son castigados con gases y agua combinada con químicos mientras marchan bajo el nivel de la calle, por las orillas sucias del río Mapocho.

2. En Concreto, la Mandataria en el informe tradicional del 21 de mayo, afirmó que su gobierno está concentrado en tres líneas de acción: superar la crisis; que las personas no paguen la crisis; y que el país salga fortalecido de la crisis. Para cumplir esas metas, Bachelet anunció una batería de subsidios para los dueños de la industria forestal, el BancoEstado, para que concesionarios privados realicen obras públicas, y subsidios habitacionales que reduzcan la sobreproducción de viviendas que tiene jaqueada a las grandes constructoras inmobiliarias. De esta manera, el Ejecutivo persigue paliar simbólicamente el desempleo (que ya alcanza el millón de cesantes) y satisfacer las reivindicaciones patronales, ya complacidas a través de último Acuerdo Laboral, disfrazado de pacto social y unidad nacional. Además, Bachelet –destruyendo en los hechos su retórica contra el populismo- notificó sobre un bono «helicóptero» para agosto de 70 dólares, por una vez y por carga familiar para los «los sectores más vulnerables». Asimismo, prometió que los estudiantes cuyos padres estén cesantes, para costear sus aranceles del segundo semestre de 2009 podrán endeudarse con créditos provenientes de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO). Hace una semana, el 14 de mayo, los gremios patronales que controlan el comercio en Chile ya habían dictado con sus solicitudes gran parte del discurso de la Presidente , exigiendo flexibilidad laboral (más todavía), nuevos bonos para los pobres, ventajas tributarias y obras de infraestructura para reactivar el consumo y dinamizar ese sector ferozmente deprimido por la crisis capitalista en curso. En síntesis, y más allá del uso y abuso de una pobre poética dirigida a la izquierda ingenua y combinada con emocionales lugares comunes alusivos a la violencia contra la mujer y la desigualdad de género existentes en Chile, la Jefa de Gobierno fortaleció con sus noticias el Estado subsidiario y antisocial, manteniendo intacto el actual orden de cosas.

3. El ex presidente del Banco Central, cuya dirección terminó a fines de 2007, Vittorio Corbo, indicó que respecto de la crisis «No hay ninguna evidencia de que haya tocado fondo». Asimismo, analizó que «Con la quiebra de Lehman Brothers se desató un congelamiento del sistema financiero y comenzó un derrumbe sistémico», y enfatizó que «La proyección de crecimiento para este año que tiene el Banco Central muestra un rango de entre – 0,75% y 0,25%. El Consensus Forescast de abril proyecta – 0,5, y el Economist Intelligence Unit (EIU) de mayo muestra una caída de 0,8%. Y los analistas tienen una expectativa de caída de 0,7%. Yo creo que lo más probable es que el crecimiento vaya entre 0 y -1,5%.» Pero Corbo no terminó allí sus vaticinios: «…no veo la economía mundial volando. Por ejemplo, el peak del desempleo será a mediados del próximo año (2010). Tampoco veo el consumo ni la inversión saltando rápido (…) puede que el próximo año se requiera tener de nuevo programas de estímulo fiscal. Guardemos municiones para ese momento. Pero no gastemos más plata, si ya vamos a terminar este año con un déficit fiscal por sobre el 3,5% del PIB». Por otra parte, las exportaciones chilenas en el primer trimestre de 2009 cayeron un 21% en relación al mismo período de 2008. Estados Unidos y Perú lideran la compra de productos manufacturados del país. En este marco, la OCDE (el «Club de países desarrollados») advirtió que el Comercio mundial podría retroceder hasta un 13%. Contradictoriamente, de acuerdo a EIU, Chile estaría en el lugar 15 de países con «mejor ambiente empresarial», entre 82 naciones evaluadas. Naturalmente los criterios de EIU para la evaluación están sujetos a los ajustes estructurales, reducción de las regulaciones estatales, leyes laborales que benefician ampliamente al capital contra el trabajo asalariado y gobiernos obedientes a las políticas económicas, sociales, políticas y militares que emanan de la hegemonía del capitalismo corporativo en su período imperialista, financiero y otoñal. Pero mientras el bloque en el poder en Chile, campea en los ranking de la ganancia fácil y con menores riesgos, las exportaciones de cobre cayeron un 52% en abril de 2009 respecto del mismo mes del año pasado, esto es, el cuarto mes de este año se exportaron 1.753,7 millones de dólares. Las causas se encuentran en la menor demanda cuprífera y su consecuente baja vertical de precio. El metal rojo corresponde a la principal materia prima de exportación de Chile, al más importante soporte productivo del ahorro fiscal y dínamo de la economía nacional.

4. Cuando se multiplica la reorganización por abajo de las expresiones de la izquierda anticapitalista en Chile a través del Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores (MPT), su unidad política, sus posibilidades de ser mañana alternativa genuina para participar-conduciendo el movimiento real del pueblo trabajador castigado cotidianamente por los efectos de la crisis capitalista mundial a escala criolla; por arriba la Concertación se hace trizas por un costado, y procura actualizarse ilusoriamente, por otro. Con la colaboración desembozada de la colusión mediática del poder –tutelada por el diario El Mercurio-, el candidato presidencial y diputado Marco Enríquez Ominami trata aceleradamente de ordenar alrededor suyo los desprendimientos de la componenda en el Ejecutivo, a 7 meses de las elecciones presidenciales y parlamentarias. De este modo, desde el derechista Partido Regionalista Independiente del ex DC Adolfo Zaldívar; el ex miembro del Partido Socialista y senador Alejandro Navarro; el Partido Ecologista; ex militantes de Chile Primero (micro tienda liderada por Fernando Flores que ya es parte de la candidatura del ultraderechista Sebastián Piñera); y recientemente, el Partido Humanista (distanciado del Juntos Podemos, que agrupa a la izquierda tradicional, por quedarse fuera del acuerdo parlamentario entre la Concertación y la organización capitaneada por la dirección del Partido Comunista), están conjuntándose con la esperanza, en boca del diputado Esteban Valenzuela de que «Este puede ser el nacimiento de un nuevo arco iris, que reúna a todas las fuerzas que no son de la Concertación y de la Alianza.» Lo cierto, es que el nuevo panorama político –regido estratégicamente por el mismo modelo de explotación capitalista, apenas matizado retóricamente- daña de inmediato a la candidatura del oficialista y DC, Eduardo Frei Ruiz Tagle, descalcifica la capacidad de negociación y potencias políticas y electorales del Juntos Podemos, y mantiene intacta la candidatura de Sebastián Piñera. Ello explica, en gran medida, la profusa publicidad en los medios de comunicación de masas controlados por la minoría que manda y que es dueña de alrededor de un 90% de los canales televisivos, radios y medios de papel en el país. Esta suerte de «Concertación chica» o despechada, tiene sus fundamentos no tanto en aspectos programáticos (de hecho, Marco Enríquez llegó a postular la privatización de un 5% más de lo que queda de propiedad estatal del cobre, yendo más a la derecha en este aspecto sustantivo que el propio Piñera), sino más bien con el deseo de desplazar a los grupos de poder que no se han movido de manera significativa desde hace 20 años de los mejores lugares en el Ejecutivo y el Legislativo, provocando así, ante la opinión pública un «cambio de rostros», y hacia adentro del nuevo pacto, construir una componenda de fuerzas que, manteniendo los ejes estructurales del actual modelo de dominación, despeñe «los viejos estilos» y a sus viejos personajes. Es decir, tras y alrededor de Marco Enríquez, por ahora mediante una lista parlamentaria única y distinta de la Alianza por Chile y la Concertación «tradicional», se compondría un arco político de recambio generacional, y la renovación de una fracción de la fachada del bloque en el poder. Todo esto, apoyado electoralmente a través de la capitalización del descontento ambiental que reina en Chile ante la mala vida. En fin, en torno a palacio se observa el más puro gatopardismo a la chilena, aparentemente audaz y, por el momento, que beneficia en las encuestas a la ultraderecha.

Compleja situación : Resaca electoral en India

Txente Rekondo

Gara

 

El autor examina las claves de la contundente victoria del Congreso Nacional Indio en las recientes elecciones y las de las derrotas de la Alianza Democrática y del Tercer Frente, y partiendo del análisis de la situación del país enumera algunos de los retos del nuevo Gobierno.

 

 

 

Los «malabarismos científicos» de todas las proyecciones pre-electorales han supuesto un rotundo fracaso, ya que no han acertado ni de lejos los resultados finales, volviendo a constatar la cada vez menor credibilidad de los sondeos en cualquier cita electoral. Además, los comicios de 2009 han supuesto la reelección de un primer ministro, Manmohan Singh, por primera vez en cerca de cuarenta años.

El triunfo de la coalición electoral Alianza Progresista Unida, liderada por el Congreso Nacional Indio (CN), ha sido de una envergadura y con un margen que nadie presuponía. Con 263 de los 543 parlamentarios -206 de ellos del CN-, le bastaría llegar a acuerdos con los diputados independientes o con algún partido regional minoritario para gobernar, en principio, sin grandes obstáculos los próximos cuatro años.

La otra cara de la moneda la representa la Alianza Democrática Nacional, al frente de la cual se sitúa el segundo partido del país, el hinduista radical Bharatiya Janata Party (BJP). Éste ha salido derrotado no sólo frente al triunfo del CN, sino porque el BJP ha perdido más de veinte escaños y ha visto cómo sus deseos de «cambio» se esfuman del horizonte político indio. La crisis interna y de liderazgo puede estar a las puertas del BJP.

Entre los claros derrotados figura también el Tercer Frente, que agrupa al Partido Comunista de India (PCI), al Partido Comunista de India-Marxista (PCI-M) y a otras fuerzas parlamentarias de izquierda y algunos partidos regionales. Sus proyecciones de convertirse en la llave del futuro Gobierno se han esfumado tras las importantes pérdidas de votos de los dos primeros, que han visto cómo el CN les ha superado en escaños y votos en sus plazas más fuertes.

La victoria del Congreso Nacional Indio es la suma de varios factores. Ante una coyuntura compleja (ataques «terroristas» en el pasado, crisis económica global, inestabilidad regional…), el factor del miedo ha llevado a muchos votantes a buscar el voto de «la continuidad y la estabilidad» que puede representar el CN. Además, está la propia reorganización del partido, que ha sabido poner fin a las fugas de «barones» y personalidades políticas que han buscado forjar su propia carrera política al margen del CN, en pro de su beneficio personal. Al mismo tiempo, ha recompuesto su enorme maquinaria interna y ha sabido aprovechar el tirón de Rahul Gandhi, al que muchos auguran un gran peso en el futuro del gigante asiático.

Asimismo, el CN ha sido capaz de captar el voto de buena parte de la minoría musulmana, que temerosa de un triunfo de las fuerzas reaccionarias hinduistas del BJP se habrían decantado por sus rivales.

La grave derrota de la izquierda parlamentaria, que ha sufrido importantes pérdidas en dos de sus bastiones más emblemáticos (Bengala Occidental y Kerala), también obedece a un abanico de factores. Por un lado, a los enfrentamientos entre las diferentes formaciones políticas de izquierda a la hora de afrontar ciertas situaciones, ya que mientras que unos apostaban por un rápido desarrollo industrial en determinadas regiones -lo que supone la confiscación de tierras de cultivo-, otros defendían los derechos de los agricultores a resistir a esas medidas. Los violentos enfrenta- mientos y la posterior represión tampoco han ayudado a estas fuerzas a difundir con claridad sus mensajes.

Si lo que pretendían con el impulso industrial era recabar el apoyo de las nuevas clases medias, no lo han logrado, y, además del rechazo de los agricultores más pobres se han encontrado con las protestas de la «intelligentsia» local, otrora firme defensora de las políticas progresistas.

Tampoco hay que olvidarse del llamamiento del Partido Comunista de India (Maoísta) al boicot electoral. Esta fuerza, que cada día tiene más peso en el escenario indio, requeriría ser tratada aparte, para poder analizar en profundidad sus cambios y propuestas.

El rumbo político del próximo primer ministro, Manmohan Singh, tiene el camino despejado. Ya no necesita del apoyo de las fuerzas de izquierda institucionales que en el pasado frenaron, en parte, sus planes. A partir de ahora, el rumbo económi- co de India va a estar dominado por la desinversión del sector público y las privatizaciones; la liberalización de la normativa para permitir una mayor participación económica extranjera; la flexibilización del mercado laboral y la apertura del mercado doméstico a las cadenas multinacionales extranjeras.

En materia exterior, el Gobierno de Singh profundizará sus acuerdos estratégicos y la colaboración con EEUU. Además, habrá que ver el pulso que mantiene con China por la hegemonía del continente asiático y, sobre todo, sus relaciones con Pakistán (algunos mencionan también el conflicto de Jammu& Kashmir y los posibles ataques islamistas).

Pero el panorama indio es mucho más complejo que el escenario surgido tras las elecciones. Las violencias y tensiones de todo tipo siguen latentes en esta sociedad. Los conflictos religiosos, los ataques islamistas, la violencia separatista, el movimiento maoísta, el hinduismo chauvinista y el sistema de castas son algunos ejemplos.

Además, en India existe otra amalgama de problemas. La superpoblación, la pobreza, la violación de los derechos humanos, la contaminación y deterio- ro del medio ambiente también marcarán el futuro del país.

Y sin duda alguna la corrupción, ya que en India el movimiento de dinero negro o las bolsas con dinero son algo «habitual». No hay más que ver la sucesión de escándalos que han sacudido a la clase política o el dato que indica que una cuarta parte de los parlamentarios salientes fue acusado de «cargos criminales, incluyendo tráfico ilegal de personas, violación, asesinato, malversaciones…»

O el grave problema del campesinado indio, que aunque genera el 70% del empleo ve cómo la mitad del presupuesto federal se destina al sector servicios, que supone sólo el 0,5%. La crisis agrícola ha supuesto también que cerca de 200.00 agricultores se hayan suicidado en los últimos diez años y la destrucción de empleo y desplazamiento a causa de las llamadas Zonas Económicas Especiales (SEZ) han añadido mayor incertidumbre a este amplio sector.

La llamada «mayor democracia del mundo» tiene otra cara que no presentan los medios. El peso «familiar», que provoca en la masa electoral la sensación de que siempre es «alguien, no el votante ni necesariamente el partido, quien decide»; la escasa presencia de la mujer, con tan sólo un 7% de los más de 8.000 candidatos, y el sentimiento extendido de que la mayoría de líderes políticos identifican política con dinero y poder.

Las fichas del entramado institucional ya están casi colocadas, pero todavía restan muchas más piezas para completar el complejo puzzle de India.

Eduardo Galeano: Memoria del Fuego I – Los nacimientos (Descargar Libro)

 Memoria del fuego I. Los nacimientos
Eduardo Galeano
Memoria del fuego I. Los nacimientos
Casa de las Américas, La Habana, 1982.
Eduardo Galeano (1959) Recibió tres premios por sus libros: Premio Casa de las Américas en 1975 para La canción de nosotros y en 1978 para Días y noches de amor y de guerra, y en 1989, el premio -American Book- Award por Memoria del fuego.

Colón

Cae de rodillas, llora, besa el suelo. Avanza, tambaleándose porque lleva más de un mes durmiendo poco o nada, y a golpes de espada derriba unos ramajes.

Después, alza el estandarte. Hincado, ojos al cielo, pronuncia tres veces los nombres de Isabel y Fernando. A su lado, el escribano Rodrigo de Escobedo, hombre de letra lenta, levanta el acta.

Todo pertenece, desde hoy, a esos reyes lejanos: el mar de corales, las arenas, las rocas verdísimas de musgo, los bosques, los papagayos y estos hombres de piel de laurel que no conocen todavía la ropa, la culpa ni el dinero y que contemplan, aturdidos, la escena.

Luis de Torres traduce al hebreo las preguntas de Cristóbal Colón:

—¿Conocéis vosotros el Reino del Gran Kahn? ¿De dónde viene el oro que lleváis colgado de las narices y las orejas?

Los hombres desnudos lo miran, boquiabiertos, y el intérprete prueba suerte con el idioma caldeo, que algo conoce:

—¿Oro? ¿Templos? ¿Palacios? ¿Rey de reyes? ¿Oro?

Y luego intenta la lengua arábiga, lo poco que sabe:

—¿Japón? ¿China? ¿Oro?

El intérprete se disculpa ante Colón en la lengua de Castilla.

Colón maldice en genovés, y arroja al suelo sus cartas credenciales, escritas en latín y dirigidas al Gran Kahn. Los hombres desnudos asisten a la cólera del forastero de pelo rojo y piel cruda, que viste capa de terciopelo y ropas de mucho lucimiento.

Pronto se correrá la voz por las islas:—¡Vengan a ver a los hombres que llegaron del cielo! ¡Tráiganles de comer y de beber!

Libro tomado dehttp://www.telesurtv.net/

Descargar Libro Eduardo Galeano: Memoria del fuego I. Los nacimientos