Como la Siempreviva

 

Mi poesía

es como la siempreviva

paga su precio

a la existencia

en término de asperidad.

Entre las piedras y el fuego,

frente a la tempestad

o en medio de la sequía,

por sobre las banderas

del odio necesario

y el hermosísimo empuje

de la cólera,

la flor de mi poesía busca siempre

el aire,

el humus,

la savia,

el sol,

de la ternura.

Roque Dalton

García Márquez: Relato de un naufrago (Descargar Libro)

relato-de-un-naufrago

Gabriel García MárquezRelato de un náufrago 1970

Aunque conocida con este título abreviado, el verdadero título de esta narración, mucho más largo, resume perfectamente la historia: Relato de un náufrago que estuvo diez días a la deriva en una balsa sin comer ni beber, que fue proclamado héroe de la patria, besado por las reinas de la belleza y hecho rico por la publicidad, y luego aborrecido por el gobierno y olvidado para siempre. Publicada por entregas en El Espectador de Bogotá en 1955 y más tarde en libro (en 1970), la obra tiene toda la apariencia de una novela corta, pero se trata en realidad de un reportaje periodístico que da cuenta de un suceso real.

Con impecable técnica literaria y profesional estilo noticioso, García Márquez relata un suceso acaecido a un marinero de la armada colombiana llamado Luis Alejandro Velasco. La historia, reconstruida minuciosamente por el escritor sudamericano en primera persona a partir del testimonio del protagonista, fue tácticamente atribuida a éste en la prensa y sólo legitimada tras el formidable éxito de Cien años de soledad.

El 28 de febrero de 1955, ocho miembros de la tripulación del destructor Caldas cayeron al agua a causa del contrabando que sobrecargaba el buque frente a los bandazos del viento en mar gruesa. Aunque el gobierno del dictador colombiano Rojas Pinilla atribuyó el naufragio a una tormenta en el Caribe, lo cierto es que no hubo tal tormenta y que la negligencia fue la única responsable de la catástrofe. La denuncia supuso la clausura del periódico, la caída en desgracia del marino y el exilio de Gabriel García Márquez en París.

El destructor Caldas y su tripulación habían pasado ocho meses en el puerto de Mobile, Alabama, a raíz de las reparaciones que se efectuaban en el buque. Como presume el tópico, el marinero Velasco repartía su ocio entre su nueva novia, Mary Address, y diversos métodos para matar el tiempo con sus compañeros, como las broncas a puñetazos o las salidas al cine. Viendo la película El motín del Caine, los marineros colombianos experimentaron cierta inquietud ante las escenas de una tempestad. Como si de una premonición novelesca se tratara, Velasco albergaba recelos sobre el inminente regreso del destructor a su base en Cartagena.

Lo cierto es que, a unas doscientas millas del puerto, la sobrecarga situada en la cubierta del buque se desprendió a causa del viento y del oleaje y se llevó al agua a ocho marineros. La desgracia quiso que Velasco fuera el único que alcanzara a nado una de las balsas arrojadas por el destructor. Impotente, nada pudo hacer por sus compañeros, que se ahogaron a pocos metros de donde él estaba.

Mientras el buque de guerra proseguía su rumbo sin detenerse (llegó a su base con puntualidad), el náufrago esperó inútilmente que le rescataran con rapidez. En una balsa a la deriva, desprovista de víveres, en compañía de su reloj y tres remos, resistió durante diez días la sed, el hambre, los peligros del mar, el sol abrasador, la desesperación de la soledad, la locura, únicamente con su instinto de supervivencia. Aunque los aviones colombianos y norteamericanos de la Zona del Canal pasaron muy cerca de él, no llegaron a localizarle (…)

Libro tomado de: https://docs.google.com/

Descargar libro: Relato de un náufrago

Pete Seeger, vocero del pueblo, festeja 90 años con sus amigos

David Brooks

Corresponsal de La Jornada

peteseegarEl presidente Barack Obama le envió una carta para felicitarlo al cumplir 90 años; Bruce Springsteen, al recordar que su lucha ha abarcado desde las grandes batallas sindicales de los años 30, el movimiento por los derechos civiles y contra la guerra en los 60, y hasta la lucha por el medio ambiente, declaró: «Pete, has logrado durar más que los sinvergüenzas, hombre» (o sea, los enemigos del pueblo), y líderes indígenas lo celebraron por su [lucha para salvar el planeta.

Pete Seeger ha cantado la otra historia de este país y ha sido participante en los principales movimientos sociales –los sindicales, contra el fascismo, los derechos civiles, contra las guerras y las intervenciones, los de solidaridad, los ambientales– durante más de 70 años, ha hecho que todos ellos canten con él y, al cumplir 90 años, este domingo fue festejado por todos ellos.

Springsteen, Dave Matthews, John Mellencamp, Ani DiFranco, Arlo Guthrie, Joan Baez, Taj Mahal, Emmylou Harris, entre más de 40 artistas, celebraron con un magno concierto en la arena Madison Square Garden la vida de esta «leyenda viva» de la música de los ciudadanos comunes, de todos, del pueblo, la llamada música folk, de la cual él es el abuelo e icono. Algunos contaron que sus canciones fueron las primeras que aprendieron a cantar de niños o jóvenes.

Silvio Rodríguez había sido invitado a este festejo, pero en un comunicado después informó que una vez más el gobierno estadunidense no le otorgó una visa para asistir.

«Recupera la historia que se deja fuera de los cuentos»

«No se vayan con la finta: se ve así, como si fuera tu abuelito, pero sólo si tu abuelito te puede partir la madre», advirtió Springsteen. «Él canta en la voz del pueblo» y «apuñala con un cuchillo las falsas ilusiones de nuestro país», pero mientras «revela sus grandes fracasos, también festeja sus mejores ángeles» al recuperar la historia estadunidense que se deja fuera de los cuentos oficiales, afirmó.

Junto con Tom Morello (de Rage Against the Machine), Springsteen cantó su gran balada El fantasma de Tom Joad, una canción muy al estilo Seeger, que concluye con las últimas frases de la novela de John Steinbeck Las viñas de la ira, en la que Joad le dice a su madre que no esté triste porque él se está muriendo, ya que él estará presente en toda lucha de los obreros, en toda resistencia ante una injusticia. Ése es como Pete, dijo.

 Seeger acompañó a trabajadores en huelga desde los años 30, fue por un ratito a Harvard, pero se hartó y se fue a viajar por todo Estados Unidos junto con un musicólogo que rescataba las canciones populares del sureste del país. Participó en la lucha contra el fascismo y en defensa de los republicanos españoles y se fue soldado en la Segunda Guerra Mundial. Cuando regresó fundó con otros un grupo famoso de música folk.

Pero todo fue interrumpido por el macartismo. Con la orden para presentarse ante los comités anticomunistas del Congreso, fue uno de los pocos que rehusó invocar una ley para protegerse, y simplemente se negó a responder al interrogatorio sobre si era miembro o aliado del Partido Comunista. En 1961 fue legalmente declarado en desacato del Congreso y condenado a la cárcel por un tribunal federal, donde ofreció tal vez la primera y única conferencia de prensa musical jamás brindada para comentar su caso. En 1962 su condena fue revocada, pero durante ese tiempo Seeger, como tantos más, fue colocado en las listas negras y ya no podía presentarse, ni sus canciones, en radio, televisión o conciertos.

Fue en esos años cuando participó en el creciente movimiento de los derechos civiles encabezado por el reverendo Martin Luther King, Jr. Él, junto con otros músicos reunidos en el famoso Highlander Center, compuso una nueva versión de una antigua canción de gospel que se convirtió en el himno del movimiento: We Shall Overcome. En 1963, cantó ante el Monumento a Lincoln en la famosa marcha y manifestación del reverendo King en Washington, donde éste ofreció su discurso «Yo tengo un sueño».

El 20 de enero de 2009, 46 años más tarde, de nuevo estaba ante el Monumento a Lincoln, esta vez como invitado al concierto oficial de celebración de la toma de posesión del primer presidente afroestadunidense. Junto con Bruce Springsteen, ahí cantó, frente a Obama, This Land is My Land, de su amigo Woody Guthrie, incluyendo los versos originales, y subversivos, que casi siempre se dejan fuera ahora, como éste: “Al caminar/Había un anuncio ahí/De un lado decía ‘propiedad privada’/Pero del otro no decía nada/Ese lado está hecho para ti y para mí”.

 Fue el padrino de la gran resurrección de la música folk durante los años 60, inspirando a Bob Dylan y casi todo músico consciente desde entonces. Se presentaba en grandes y pequeñas movilizaciones contra la guerra de Vietnam, como después en protestas contra las intervenciones estadunidenses en América Latina.

A finales de los años 60 impulsó lo que se ha convertido en una de las iniciativas ambientalistas más famosas de este país. Por medio de conciertos, siempre con otros, recaudó fondos para construir un buque velero como los que existían en el siglo XIX: el Clearwater, que navega por el Hudson con el objetivo de limpiar uno de los ríos más majestuosos y de los más contaminados. Más de 40 años después, esa iniciativa ha ayudado a recuperar la vida acuática en ese río (www.clearwater.org). De hecho, el concierto del domingo empezó con representantes de varias naciones indígenas que elogiaron la contribución de Seeger para «sanear la madre Tierra y sus aguas, que son su sangre vital».

 Su banjo tiene un lema: «esta máquina rodea al odio y lo obliga a rendirse». Una vez dijo: «mi chamba es mostrarle a la gente que hay mucha música buena en este mundo, y si se usa bien, podría ayudar a salvar el planeta».

 El músico irlandés Tommy Sands dijo, en el concierto del domingo, que Seeger canta temas que «consuelan a los afligidos y afligen a los cómodos».

 Condecorado por el entonces presidente Bill Clinton y distinguido por Cuba con la Medalla Félix Varela, ahora lo felicita Obama por sus aportaciones a la vida de este país, aunque sus cada vez más ilustres reconocimientos parecen darle igual a Seeger. El mejor regalo para él, como dijo el actor Tim Robbins en el festejo, es que todos canten.

 «La música puede distraerte un rato de tus penas; la música puede consolarte ante tus penas; la música puede expresar tus penas, y, a veces, la música puede lograr hacer algo para superar tus penas», dijo en una ocasión.

Pakistán «talibanizado» y en llamas: ¿Cuál es el plan de Washington?

Manuel Freytas

pakistan_taliban2En Pakistán se está cumpliendo la agenda anticipada por IAR Noticias: EEUU consiguió crear el «caos interno» como justificativo para una ocupación militar efectiva del país. Finalmente la CIA y los servicios de inteligencia pakistaníes (el brazo local de la Agencia) consiguieron «anarquizar» el país  convirtiéndolo en un teatro operativo de la «guerra  contraterrorista» que traslada el escenario afgano a Pakistán.

El clima fue cuidadosamente «preparado» por la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton,  que en diferentes apariciones mediáticas estuvo advirtiendo desde hace una semana que Pakistán «está en peligro» de caer en manos de los talibanes debido al recrudecimiento de la actividad de los «terroristas» en ese país.

La secretaria de Estado estadounidense «blanqueó» las intenciones intervencionistas de Washington al declarar frente a un comité del Senado, la semana pasada, que EEUU teme la «desintegración» del Estado pakistaní,  advirtiendo que el Gobierno civil de Alí Azif Zardari «ha fracasado en sus políticas para combatir a los talibanes».

«Creo que no podemos infravalorar la seriedad de una amenaza existente en el Estado de Pakistán por el avance terrorista, ahora están a unas horas de Islamabad», señaló  Clinton ante el Comité de Asuntos Exteriores.

 Esta semana, se profundizó el proceso de «talibanización» de Pakistán donde (como ya lo hicieron con éxito en Irak) la CIA y el ISI (servicios secretos pakistaníes) infiltrados en los grupos islámicos, crearon un conflicto armado «integrista» entre grupos que simultáneamente guerrean entre sí, atacan al ejército pakistaní y toman poblaciones.

Los bombardeos del ejército paquistaní y los combates encarnizados, que sólo en las últimas 24 horas han provocado 95 muertos en las filas talibán y seis entre los soldados, ya desataron una huida en masa de civiles que tratan de alejarse de las zonas en conflicto.

Para generar la sensación de «caos», EEUU usa indistintamente la presencia de la «guerra religiosa» entre sunies y chiíes, y la amenaza de «guerra santa» talibán que -según Hillary Clinton- busca «afganizar» Pakistán.

Repitiendo el esquema de «guerra civil» aplicado en Irak (para dividir la resistencia), la CIA utiliza los odios religiosos para promover enfrentamientos tribales que lleven agua al molino del «caos».

 Tanto chiíes (que suponen cerca de un 20% de la población), como cristianos, hindúes y ahmadis (que juntos apenas suman un 5%) siguen siendo objeto de amenazas y ataques por parte de fanáticos suníes, que no aceptan credos distintos al suyo. Esto sirve a Washington para justificar el caos y la anarquía.

 Por otra parte, y en otro frente operativo Washington hace realidad la «amenaza talibán».

En los últimos días, los «integristas» de Swat (una región de alto voltaje talibán) han desafiado el toque de queda impuesto por las autoridades, han patrullado por Mingora, la capital de Swat, y han atacado convoyes militares y puestos de control, secuestrado a civiles y policías, y han decapitado a dos miembros de las fuerzas de seguridad.

El cuadro de situación cierra la profecía de la secretaria Clinton: Pakistán está en un «caos» y en un avanzado proceso de «desintegración». El Gobierno y el ejército  «no controlan», y el escenario está preparado para que las fuerzas y los aviones del Pentágono ingresen a poner «orden y paz» en el convulsionado Pakistán.

Puede decirse que en Pakistán la inteligencia USA está aplicando una «fórmula de manual» ya utilizada para invadir y luego dividir a Irak.

El gigante islámico con dientes nucleares, en medio de una brutal crisis política y económica, se suma así al selecto club del «eje del mal» junto a Irán, Corea del Norte y Sudán, que están en la mira y en «lista de espera» en la agenda del Pentágono.

 Al parecer, y como venimos anticipando, todo está preparado para qué (invocando la figura del «Estado ausente»)  Washington ocupe militarmente Pakistán.

Todo indica que al demócrata Barak Obama (siguiendo el legado de Bush en Irak y Afganistán) le toca la misión de ampliar y extender el dispositivo del control geopolítico militar sobre los corredores energéticos euroasiáticos con la ocupación militar de Pakistán.

 Un objetivo necesario y complementario para el  reposicionamiento del poder de EEUU en el Cáucaso, y la profundización del control geopolítico militar sobre la «llave petrolera» del Golfo Pérsico hoy en manos de Irán.

 El viejo  plan archivado de Bush de ocupar militarmente las zonas de Pakistán en «peligro» -según lo rescata Hillary Clinton- parece reciclarse con las advertencias estadounidenses de que el país está a punto de ser tomado por los talibanes.

Sin la mano dura de Musharraf, atacado por un vacío de poder ascendente, metido en un espiral de crisis económica, y con una escalada indetenible de violencia y atentados (promovidos por la CIA) en las grandes ciudades, Pakistán se ha convertido en un resorte geopolítico-militar clave en la estrategia regional de Washington.

Para EEUU, Pakistán, dotado de un arsenal nuclear y con uno de los ejércitos mejor armados y entrenados de la región (financiado por EEUU) es el mejor contrapeso estratégico contra Irán, un gigante islámico que, además de controlar la llave petrolera del Golfo Pérsico, también comparte fronteras con Irak, Turquía, Afganistán y Pakistán.

 Tanto Irán como Pakistán conforman una caja de resonancia estratégica de cualquier conflicto que estalle tanto en Medio Oriente como en el Cáucaso o en los corredores euroasiáticos del gas y petróleo, donde se acumula más del 70% de las reservas energéticas mundiales.

Por las líneas geopolíticas paquistaníes se trasmiten y retrasmiten los teatros de conflicto que atraviesan la escala comprendida entre Eurasia y Medio Oriente, cuyos desenlaces impactan directamente en las fronteras de Irán, ubicadas entre el Mar Caspio y el Golfo Pérsico, las llaves estratégicas del petróleo y la energía mundial.

En ese polvorín de la «guerra energética», todo lo que pasa en Pakistán repercute en Teherán y en sus fronteras, y todo lo que pasa en Irán se expande rápidamente a sus vecinos, y, todos juntos, representan el corazón estratégico de la guerra intercapitalista por áreas de influencia y recursos energéticos que disputan Rusia y el eje USA-UE.

Ese es el punto que explica el alto valor estratégico que representa Pakistán en la agenda de Obama, el gerente imperial de turno en la Casa Blanca.

 Y es la razón central que justifica la ocupación militar de Pakistán.

 *****

  Manuel Freytas es periodista, investigador y analista, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.

IAR Noticias

Argentina: Chanchos con elecciones

Eduardo Aliverti

cerditosDel delito urbano a los mosquitos, del paco a la cotización del dólar y de los mosquitos a los chanchos. ¿Es tan difícil advertir que el vector de todas esas impresiones es el miedo?

 

Da un tanto de (falsa) vergüencita entrometerse con cuestiones políticas domésticas, cuando buena parte del mundo parece completar la obra de su pandemia económica con otra virósico-porcina de alcances, por ahora, igual de impredecibles.

De hecho, por fuera de quienes protagonizan el microclima de acuerdos y desarreglos electorales, quedaron muy pocos resquicios mediáticos que no se dedicaran en forma obsesiva a barbijos, aeropuertos, vacunas antigripales y modos de contagio. Casi desapareció el dengue, sin ir más lejos, y no por razones estacionales. De entre 20 y 100 mil infectados, según se tomen las cifras oficiales u oficiosas, a prácticamente la nada. Para no hablar de “la inseguridad”, que de la noche a la mañana se ausentó de los grandes titulares gráficos y audiovisuales como sucede, siempre, cuando no hay algo mejor para provocar bombazos. Por supuesto, no hay esperanzas de que esos abruptos desvanecimientos habiliten alguna reflexión masiva en torno de cómo se manipula la información, ya sea por razones de intereses político-corporativos o de mero impacto dramático. Pero se supondría que todavía quedan mentes despejadas, en condiciones de preguntarse cómo puede ser que de un momento a otro las noticias salten de aquí para allá sin ton ni son aparente. Del delito urbano a los mosquitos, del paco a la cotización del dólar y de los mosquitos a los chanchos. ¿Es tan difícil advertir que el vector de todas esas impresiones es el miedo? El fogoneo del miedo. Tengamos miedo, es la orden no escrita. Miedo del otro, miedo de salir a la calle, miedo de que la economía se derrumbe, miedo al estornudo, miedo a que nos dejen sin trabajo las empresas que la levantan en pala, miedo a unas líneas de fiebre. Miedo. Cuanto más miedo, más reclusión. Cuanta más reclusión, menos agrupamiento social y menos solidaridad. Fórmula eficaz, cómo que no: asustar a la gente. Porque gente asustada es más o menos igual a gente que cree/apoya/vota al primer mago que el imaginario de los asustados quiera imaginarse como tal. ¿Nadie repara en si acaso no hay negocio ideológico, y luego o antes pecuniario, en que cada vez tengamos más miedo? ¿Tan pocos son los que se detienen a dudar, aunque sea, de los beneficiarios del temor permanente? ¿Quiénes manejan vacunas, empresas de “seguridad” privadas, antivirales, pánicos financieros? ¿Quiénes conducen los medios que sobreactúan todo eso? Y así sea que todo eso se monta de manera cierta en peligros que provienen de profecías autocumplidas, ¿cuántos se preguntan quiénes son los montadores antes de, simplemente, sucumbir ante el miedo?

 Preguntas, todas, que semejan a abstracciones porque, como quiera que sea, es complicado escapar al miedo o no tener, al menos, interrogantes angustiosos. Entonces uno se remite a científicos, cientistas sociales, economistas, infectólogos, relatores de las Naciones Unidas, en la presunción de que sólo ellos tienen o podrían tener las respuestas. Uno mismo se vence y (se) dice “dejémosle las contestaciones (técnicas) a ellos”, porque nadie o pocos se convencerán de que las respuestas son, finalmente, políticas. De conducción política. De para dónde va el mundo con este capitalismo depredador. Y la política criolla, desde ya, queda bien lejos de esas respuestas o planteos, aunque cabe reconocer que, tanto aquí como en una muy buena porción de América latina, hay mínimamente –y hasta un poquito más también– cierto debate ideológico del que carece el resto del orbe. Es la única región donde “pasa algo” en ese plano. Pero el problema consiste en que la temperatura electoral disminuye o pulveriza, como ahora en Argentina, las probabilidades de advertirlo. No porque no pueda notárselo apenas se raspa la cáscara, sino por el modo en que se lo expresa.

Los K vienen de cometer la grosera tontería de plantar como eje que se trata de ellos o el caos, mediante una táctica que profundiza lo iniciado con las candidaturas “testimoniales”. Jugar a todo o nada a través de esos artilugios es justamente lo que podría generar serias convulsiones institucionales, porque en caso de una derrota –que aparece factible o con números que serán susceptibles de ser leídos como tal– habrán echado por la borda todo lo que acumularon. Y, paradójicamente, son ellos mismos quienes desmentirían que esa acumulación fue real, si es que una caída en comicios parlamentarios desata una catástrofe como la que prenuncian. ¿Querría decir que las cosas quedarían, por ejemplo, como para De la Rúa y la Alianza después de las legislativas de octubre de 2001? Pues vaya con lo mal que hablaría eso de la fortaleza conductiva del kirchnerismo. Porque además son también las propias tropas oficialistas quienes insisten, con tanta exageración como buenas razones, en la solidez que presenta la economía (reservas, superávits gemelos, inconvenientes de financiamiento solucionables, etc.) frente a la crisis internacional. ¿Cuál es, en consecuencia, la sensatez de meter miedo también en esto? ¿No sería mucho más eficiente desdramatizar el tono, mostrándose seguros de que lo actuado hasta aquí es lo que permite quedar a salvo de amenazas graves cualquiera sea el resultado electoral? La contestación suena afirmativa, tanto como que posiblemente ya sea tarde porque se los ve cebados.

Este talante del kirchnerismo, por lo pronto, le cae a la oposición como anillo al dedo, porque le despeja la responsabilidad de ofrecer alternativas explícitas, obvias en lo ideológico pero desconocidas en la acción de medidas concretas (como no sea para cortejar a los campestres en todas sus pretensiones, hasta el punto de haberlos sumado a sus filas directamente). Baste como modelo la respuesta de Macri a la aseveración de Kirchner, acerca de que el país explotará si pierde el oficialismo. “Sí, explotará pero de alegría…”, contestó con sagacidad quien vive de franco para, con ello, darse el lujo de reducir el cotejo de ideas a un mero juego de frases maximalistas, o ingeniosas, o chicaneras. ¿Qué mejor que quedarse a descansar allí en lugar de someterse a la exhibición específica de que tanto la variante del conservadurismo antiperonista, encarnado en radicales y Coalición Cívica, como la del peronismo liberal de De Narváez, Macri, Solá y adyacencias, significan efectivamente el retorno a lo que el país ya probó?

Con las cosas así de distorsionadas gracias a los errores oficiales, es muy probable que, también en efecto, muchos, quizá la mayoría, no perciban que se trata de la restauración conservadora o de profundizar un cambio tímido, si se quiere muy tímido, pero con rasgos positivos (o algo más que eso en la comparación con lo ya experimentado). Aun cuando esa restitución liberal no suponga la calamidad que azuzan los K sino, sencilla pero contundentemente, la vuelta a un país más injusto de lo que ya es.

 http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-124315.html

Las transnacionales negocian el TLC entre Colombia y la UE

Bolpress

no_tlc2

El objetivo del TLC entre Colombia y la Unión Europea es «consolidar y ampliar el control que ya poseen las multinacionales europeas sobre vitales áreas de la economía nacional»

El objetivo del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y la Unión Europea es «consolidar y ampliar el control que ya poseen las multinacionales europeas sobre vitales áreas de la economía nacional, como el agua, la energía, las telecomunicaciones, el sistema bancario, los medicamentos y los recursos mineros, con la complicidad del gobierno colombiano», afirman la Red Colombiana de Acción Frente al Libre Comercio (Recalca) que reúne a las organizaciones sociales más importantes del país y la Red UE-CAN con sede en Bruselas.

 Cinco estudios elaborados por RECALCA y dos por la Red UE-CAN evidencian que empresas europeas «han sido protagonistas y principales beneficiarios de grandes negociados que han defraudado el erario por décadas, y estarían detrás de las decisiones que se están tomando en las actuales negociaciones del TLC».

El gobierno colombiano se niega a elaborar estudios de impacto del TLC con Europa y crear mecanismos de participación para la sociedad civil. Por ello, diversas organizaciones sociales se han dado a la tarea de analizar sus consecuencias.

Los estudios de Recalca toman cinco casos en los que las multinacionales europeas han actuado en contra del patrimonio público.

La española Endesa brega por la privatización de la Empresa de Energía Eléctrica de Bogotá; la alemana Siemens está interesada en la construcción del Metro de Medellín; la española Telefónica quiere comprar Telecom; la inglesa BHP Billiton está interesada en la explotación del ferro-níquel y la suiza Glencore en la explotación del carbón en el departamento del Cesar.

El diagnóstico general de los estudios de Recalca es que la presencia del capital europeo en los sectores más importantes para el progreso del país «ha significado la pérdida de valiosos patrimonios públicos, trayendo como consecuencia menos ingresos para el Estado, mayores tarifas en servicios públicos para los usuarios, descapitalización de las empresas que han adquirido, enormes sobrecostos en los proyectos donde están involucrados, incrementos inmensos de la deuda externa pública, despojo y explotación voraz en vastos territorios del país, un impacto ambiental irremediable y nefastas consecuencias sociales y económicas».

Sin acceso real para productos agropecuarios

 Otro estudio presentado por la Red UE-CAN concluye que con el TLC «persistirán las rígidas medidas sanitarias y fitosanitarias que la UE exige para el ingreso de productos, sobre todo agrícolas».

Estas barreras no arancelarias impiden el ingreso de «productos que no hayan tenido un historial de exportación al mercado europeo anterior a mayo de 1997, dado que considera que los mismos podrían ser dañinos para la salud».

Los productores colombianos deberán enfrentarse a los enormes subsidios otorgados en la Política Agrícola Común Europea, que suman más de 51.000 millones de euros. En el caso del azúcar, por ejemplo, los subsidios suman 7.000 millones de euros, mientras la producción tiene un valor de 6.472 millones. Es decir, «la ayuda interna es mayor que la misma producción».

Con estos subsidios y las pretensiones europeas en medidas sanitarias y fitosanitarias, será imposible vender un kilo de cualquier producto colombiano a ese bloque, concluyeron los investigadores.

Inversión extranjera y servicios bajo control europeo

El TLC con la UE contempla una definición amplia de inversionista y de inversión extranjera; además de normas sobre servicios financieros y libre movilidad de capitales.

 Para los investigadores, «es evidente la semejanza en la estructura temática del TLC con la Unión Europea, con respecto a la que contemplan los tratados de libre comercio (TLC) suscritos entre países de la CAN con los Estados Unidos».

En efecto, el Mandato Negociador de Europa para estas negociaciones plantea como un objetivo principal la «conformación de una Zona Euro-Latinoamericana de Libre Comercio, contrapunto al ALCA, a más tardar en el 2010».

La inversión en servicios de la Unión Europea en el mundo es de 1.549 millones de dólares al año, mientras la inversión extranjera de la CAN en esta área no alcanza los 80 millones al año. «Cuál será la inversión que se beneficiará en este TLC, la de Europa o la de la CAN», se preguntan los investigadores que afirman que los únicos ganadores de esta negociación son las transnacionales europeas.

Los negociadores han manifestado que el ámbito para la inversión extranjera incluye todas las actividades económicas de la nación, excepto el tema de seguridad y desechos tóxicos, es decir, incluye también el tema de la educación, la biodiversidad y la salud.

Los precios de medicamentos subirán $us 386 millones

 La cifra es el resultado del estudio elaborado por la Alianza CAN-UE por la defensa de los medicamentos, conformada en Colombia por Misión Salud, que preside Germán Holguín Zamorano.

 Según los análisis de la organización, «el monto mencionado se haría realidad si se aceptara extender las patentes de 20 a 25 años y si igualmente se elevara los derechos de los datos de prueba (que permiten validar los medicamentos antes de su comercialización) de 5 a 10 años», tal como lo ha exigido la UE en las negociaciones.

 Los resultados de estos estudios serán presentados en Bogotá el 7 de mayo -paralelo a la III Ronda de Negociaciones en Bruselas- en rueda de prensa que se ofrecerá a las 8:00 a.m. en el paraninfo Benjamín Herrera de la Universidad Libre (calle 8 con 5), donde posteriormente se realizará el foro público «Lo que no se ha dicho del TLC con la UE: los beneficios para las transnacionales», con la participación de los senadores Jorge Enrique Robledo y Cecilia López, Iván Cepeda del movimiento de víctimas de crímenes de Estado, Miguel Cortes de la fundación Ifarma, entre otros.