Triunfo aplastante de Correa

 

 

TeleSur

correaecuador_xz1 

 

 

El presidente Rafael Correa logró una contundente victoria en los comicios generales que se celebraron este domingo en Ecuador, de acuerdo con los últimos datos publicados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) de este país sudamericano.

 

Con el 63,44 por ciento de actas computadas, Correa, del movimiento Alianza País, obtiene el 50,98 por ciento de los sufragios, lo que siginifica una amplia ventaja sobre la opción del ex mandatario ecuatoriano, Lucio Gutiérrez, quien registra un 28,32 por ciento de votos.

 

Asimismo, el magnate bananero Álvaro Noboa logró el 11,81 por ciento de votos, lo que sería su cuarta derrota en un un evento electoral.

 

Antes de que fuesen revelados estos resultados preliminares, el mandatario ecuatoriano se comprometió a no defraudar a la Revolución Ciudadana y manifestó su agradecimiento con los ecuatorianos, en un discurso pronunciado durante un mitin en la ciudad de Guayaquil (Suroeste).

 

Además, adjudicó esa victoria a «los más pobres y los más débiles, por ellos estamos aquí para que la patria sea de todos y de todas, nunca los vamos a defraudar», precisó.

 

«Hemos hecho historia en un país en que desde 1996 al 2006 ningún presidente había terminado su periodo, y hoy se gana en primera vuelta», aclaró Correa, al tiempo que le agradeció, incluso, a «quienes no han votado por nosotros, a la derecha».

 

Con esta victoria, Rafael Correa proseguirá con la proyecto revolucionario que ha gestionado desde hace dos años, para «darle la educación, la salud que siempre les negaron, para que nunca más caigan en las trampas de los mentirosos de siempre».

 

«Hoy damos un paso histórico en esta Revolución Ciudadana, damos palabras de agradecimiento a los ecuatorianos y a esos 3 millones de hermanos migrantes que se reparten por todo el planeta .. con ellos mi compromiso de que alguna vez, cuando vuelvan aquí» se encuentren con un país que ha «decidido ser libre».

 

El vicepresidente ecuatoriano, Lenin Moreno, en compañía de Correa, precisó que con las labores del Gobierno, «allí donde habían muertos, ahora hay salud; donde había olvido, hay puertos; donde había cráteres, ahora hay carreteras; donde no había un poco de apoyo, están los créditos a plazos convenientes y a intereses bajos», relató.

 

Más temprano, sondeos de la encuestadora Cedatos, Correa obtenía el 55,2 por ciento de los votos, con lo que es ratificado en la Magistratura de Ecuador, mientras que el ex presidente de ese país, Lucio Gutiérrez un 27,7 por ciento de los sufragios.

 

De igual manera, antes del cierre oficial de las urnas, un sondeo a pie de urna que difundió la televisora Teleamazonas, dio a Correa un 56 por ciento de los votos, lo que también le otorgó la reelección en primera vuelta, mientras que el ex presidente Lucio Gutiérrez queda con el 29 por ciento según la encuesta.

 

Para éste proceso electoral estaban llamados a votar 10 millones 529 mil 765 electores y por primera vez ejercieron el derecho al voto, aunque de forma facultativa, policías y militares, presos que no hayan sido condenados, extranjeros residentes en el país por más de cinco años y adolescentes entre 16 y 18 años.

 

También estaban facultados a votar, si lo deseaban, personas con discapacidad y más de 180 mil migrantes ecuatorianos en el exterior que se inscribieron en el padrón electoral.

Argentina: El show de la política y políticos en elecciones.

Los candidatos testimoniales y la farándula política

 

 

 

Adolfo Pérez Esquivel

 

 

testimomiales Alguien decía que el mundo ha perdido su capacidad de asombro; menos en la Argentina donde nos desayunamos cada día con el plato de lo insólito y el asombro del “yo no sé, no lo sabía”. A nuestros “craneotecas” políticos se les ocurrió inventar el “candidato testimonial”, una figura ambigua y mal nacida que se presenta a elecciones pero, no va a asumir el cargo si es elegido. Es decir, prestan su imagen de posters publicitario para la campaña electoral. Es una estafa al pueblo y lo hacen con total y absoluta impunidad.

 

Otros personajes renuncian a su cargo para asumir otro, guiados por lo mediático electoralista y no cumplen con el compromiso asumido con el pueblo. ¿Para qué diablos los votaron? Con el perdón de los diablos que al lado de estos personajes, son unos ángeles.

 

La farándula política prepara su escenario y actúa de acuerdo a las directivas de los ‘mandamás’, para después dejar el puesto a segundos actores de reparto para continuar imponiendo políticas de despojo y entreguistas, como es la venta del territorio nacional, de los recursos naturales, la devastación por las empresas mineras y sojeras y los altos índices de contaminación. Y así sigue la joda, impunemente, entregando la soberanía nacional.

 

Esos personajes políticos creen que el pueblo traga sapos y come vidrio molido condimentado con mentiras y falta de dignidad. En ese escenario actúan dirigentes políticos, ex mandatario, gobernadores, intendentes, diputados y senadores, sumando a ese aquelarre de la farándula política. Allí están los pedacitos que quedan del justicialismo en el desbande ideológico y la falta de creatividad; un justicialismo al cual ya nada le queda de sus principios e ideales de justicia social y participación del pueblo.

 

Lo que les queda son los despojos para actuar con las mismas palabras del movimiento peronista, vaciadas de contenido. Hay que recordarles a Perón cuando decía que: “el año dos mil nos encontrará unidos o dominados” y en estos años la entrega del patrimonio del pueblo a los grandes intereses internacionales es aterradora, sometiendo al país a la decadencia y entrega colonialista.

 

Evita, les estaría pateando el trasero al ver tanta bajeza, sometimiento y falta de coraje para defender la soberanía nacional y a nuestros niños. ¿Recuerdan: “Los únicos privilegiados son los niños”?. Dan ganas de llorar.

 

Para la farándula política del gobierno, como de sectores opositores, pareciera que su único objetivo es la “seguridad”, cada día más insegura. Un ejemplo de éste aquelarre es que todo se reduce a bajar la edad de imputabilidad a los niños, como si fueran los responsables de la violencia y de todos los males que afectan al país. El gobierno nacional con el co-gobierno de Kirchner, y con Scioli y otros personajes, se asumen como cruzados en la campaña impulsada y manipulada por los grandes medios de comunicación que, con hipocresía mediática, buscan justificar lo injustificable, necesitan a quien inmolar en “nombre de la seguridad” y la víctima son los niños. Ese mecanismo perverso no es nuevo

 

“¡Señores y Señoras…la función ha comenzado, se levanta el telón y no hay entre- acto. No se suspende por mal tiempo! Aquí están la televisión, las radios, los periódicos, todos los medios posibles a su disposición para que la farándula política logre aturdir con sus mensajes a la población….”

 

Vivimos en una sociedad en crisis de valores. En el escenario electoral cada actor y actriz asumen su personaje y se ponen la máscara para representar su rol, donde cada cual atiende a su juego, siguiendo el libreto. Pero, como toda obra teatral, también finaliza y cae el telón; los actores y actrices deben sacarse la máscara del “personaje” y volver a ver su verdadero rostro. Algunos se reconocen como “persona”. Otros continúan asumiendo su rol de personajes porque tienen miedo de reconocerse como personas. Ahí vienen los problemas de conciencia, de valores y actitudes frente a si mismos, a sus familias, ante la sociedad y el país. Pero algunos tienen miedo de si mismos y que la conciencia y el corazón les reclame por sus actos; son los actores que privilegian el precio por sobre el valor; no reconocen que precio y valor no son lo mismo.

 

Hay que hacer memoria, no podemos olvidar los comportamientos de dirigentes políticos que votaron las leyes aberrantes y después, de acuerdo a los vientos políticos y el oportunismo, cambiaron el libreto. A muchos actores y actrices les falta coraje, claridad política y valores éticos y están dominados por sus propios miedos que los lleva a la “obediencia debida o obediencia ciega”. (Los argentinos sabemos lo que eso significa, aún nos duele en el alma y el corazón)

 

La farándula política sumisa teme desobedecer la orden del jefe, quien no tolera disidencias ni críticas y le baja el pulgar a quien no responde a sus órdenes. La “democradura, como bien la define E. Galeano.

 

En algunos casos ha provocado la “rebelión en la granja” de sectores del partido, cada día más partido; no por objetivos y valores al servicio del pueblo, sino por los puestos políticos en el juego electoral, terminando aliados a sectores que antes criticaban. Pero negocios, son negocios y los objetivos sociales y políticos ya no cuentan. Lo que cuenta es cómo ‘arrimar el bochín’.

 

Sectores de la oposición pareciera que tienen el mismo libreto. Han cambiado algunos parlamentos y actores encargados de vociferar toda clase de pestes posibles para lograr denigrar a otros, frente a su propia su falta de creatividad. Buscan alianzas políticas a cualquier precio. No presentan propuestas alternativas a los problemas estructurales, a la pobreza y miseria que afecta a casi 15 millones de compatriotas, al aumento de la mortalidad infantil, (25 niños mueren por día de hambre en el país, según informe de UNICEF), a los daños ambientales, al dengue; a la situación que viven los niños a quienes quieren penalizar y castigar por las faltas cometidas por los mayores. Pero en nombre de la “seguridad” los niños son las víctimas de una sociedad injusta, indiferente y violenta que busca solucionar su problema con más represión y autoritarismo, y encerrarlos en cárceles que son depósitos humanos.

 

El Parlamento apura sancionar una ley para encerrar a los niños y no para solucionar sus condiciones de vida. Es aberrante actuar con tanta bajeza y falta de valores. La farándula continúa con la obra: “drama argentino, la mentira al poder en tres actos”.

 

 

Sí, entendieron bien, he dicho niños y no menores; hasta en eso pretenden despersonalizar a las víctimas, más aún si son pobres, de piel morena, ojos negros y hambreados. Les resultan útiles para la campaña electoral, para pontificar sobre la seguridad, pero poco o nada hacen para resolver los problemas de la pobreza, la marginalidad y la falta de condiciones para una vida digna. ¿La farándula, se bajó de sus coches y se acercaron a un chico que vive en la calle violentado, hambriento, con frío y calor y con la ternura ausente de su vida, por su seguridad?

 

La situación de los derechos humanos en el país, en la construcción democrática, se encuentran en serias dificultades, ha aumentado la violencia social y estructural, que si bien desde algunas áreas del gobierno nacional y algunas provincias se han desarrollado políticas sociales y acercado a resolver el problema, son medidas parciales e insuficientes. Faltan políticas que lleven a la redistribución de la riqueza, a recuperar el patrimonio del pueblo y la defensa de la soberanía nacional. De lo contrario, seguiremos dando tumbos sin destino. Hay temas prohibidos en el teatro de la farándula política: “de esto, no se habla”.

 

Hay fuertes signos de resistencia en la esperanza en nuestro pueblo, de sectores sociales, campesinos, indígenas, comunidades religiosas, de derechos humanos, asambleas populares, sindicatos que no están dispuestos ha claudicar y que no quieren el teatro de personajes que termina traicionando al pueblo.

 

Esta resistencia es frente a los personajes que presentan su candidatura testimonial, y que son un mal testimonio y un engaño al pueblo, que no se debe tolerar.

La lucha continúa, es el grito continental que señala que el camino está abierto hacia la liberación. Hay que asumirlo en la resistencia social, cultural, política, económica y espiritual. Es necesario encontrar nuevas alternativas, nuevas formas en el hacer político.

 

“Hasta la Victoria siempre”. No hay que desesperar a pesar de los candidatos testimoniales de la nada y de la farándula política.-

 

Prensa de Frente

Un libro que nos abrió las venas

Rosa Regàs   

 

 

solar105b

Cuando en 1971 el periodista uruguayo Eduardo Galeano publicó Las venas abiertas de América Latina, la idea que en España teníamos de la historia de aquel continente era poco más que la de nuestro imperio que vivía del dudoso esplendor del pasado y de un incomprensible orgullo de lo que se llamaba nuestra raza.

 

La solidaridad con los pobres de todos los continentes se limitaba a poco más que al Domund. Es cierto que conocíamos la leyenda negra y a sus detractores, pero nos habían educado de tal modo en la lejanía del dolor ajeno y en el rechazo de toda injusticia que se refiriera a nuestra historia, que América Latina nos habría quedado muy lejos de no ser por una literatura que desde hacía algo más de una década nos iba acercando a un pueblo oprimido, empobrecido, atormentado.

 

Fue entonces cuando nos llegó el libro de Galeano a través de amigos que venían de América o de librerías españolas en París o Ginebra. Estábamos todavía a caballo entre la muerte del dictador y la transición. Los libreros y distribuidores afrontaban una censura que no había sido derogada.

 

La lectura del libro nos abrió las venas también a nosotros al desvelarnos otra Historia, la de los derrotados y perdedores, que nos mostraba hasta qué punto el expolio del imperio español había dejado en la miseria a pueblos enteros que además fueron esclavizados.

 

Comprendimos, comprendí, los infinitos caminos que recorren los imperios para hacer suyos los tesoros de la tierra conquistada, en aquel caso el imperio español y el portugués en los siglos XVI y XVII, y el británico y el norteamericano durante los siglos XIX y XX.

 

Descubrimos horrorizados las distintas formas de usurpar los recursos naturales: la fiebre del oro y de la plata que llenó los barcos españoles hacia la metrópoli; los monocultivos de azúcar en Cuba, del caucho en Brasil, de la banana en Ecuador, Colombia y los países de Centroamérica, y que una vez agotados los campos, los dejaban y todavía hoy los dejan inservibles para el cultivo. O las tropelías y atrocidades perpetradas contra el pueblo para apropiarse de las abundantes riquezas mineras.

 

Y nos dimos cuenta de que la Historia no es, como habíamos aprendido, un asunto del pasado, sino que el saqueo continuaba en el presente utilizando métodos más modernos y presiones más sofisticadas, como las utilizadas por los países más ricos mediante un sistema colonial actualizado, por decirlo así, en relación con el que habían puesto en práctica los primeros conquistadores.

 

Y así es como crearon una sociedad dividida entre unos pocos enriquecidos por los emperadores y la gran masa de los pueblos empobrecidos hasta unos extremos que era difícil imaginar. El libro provocó la indignación de las dictaduras que con la ayuda norteamericana se habían instalado en la mayoría de países, y por supuesto en nuestro país fueron muchos los que se arrogaron el derecho a conocer mejor que el autor la tragedia histórica de América Latina.

 

Eduardo Galeano necesitó, según sus propias palabras, «cuatro años de investigación y recolección de la información» y tuvo que exiliarse a raíz del golpe militar ocurrido en Uruguay en 1973. Pero volvió al libro «siete años después» para decirnos que el deterioro continuaba y que «lo más difícil no había hecho sino comenzar».

 

Para mí, la lectura de Las venas abiertas de América Latina supuso entonces una toma de conciencia viva de lo que es la obligada sumisión a los imperios y también de la pobreza provocada por su codicia, que todavía hoy me mantiene vigilante frente a la actuación de los poderosos.

 

Esta es la razón por la que creo que Barack Obama sabe exactamente hasta qué punto el libro de Galeano acusa al imperio que hoy dirige. Pero de lo que no estoy tan segura es de que supiera que también los latinoamericanos, por más que hayan sido sometidos al silencio durante tanto tiempo, son conscientes de ello.

 

La actitud del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fue un gesto de coraje y tal vez obligue al presidente del Norte a hojear el libro. Si esto ocurriera, le sería fácil comprender ciertas actitudes de sus vecinos del sur, perseguidas y destruidas por la mayoría de los líderes del pueblo norteamericano.

 

Rosa Regàs es escritora y fue directora de la Biblioteca Nacional)

 

 

Sinpermiso

Acerca de Uribe Vélez, del premio “Cortes de Cádiz: a la Libertad”, o del Galardón de la Infamia”

Hugo Gomez 

 

 

En un acto profundamente inmoral y provocador, que se celebrará en Madrid (España), en Casa de América el 29 de abril a las 11 horas, le será entregado personalmente al Presidente de Colombia Alvaro Uribe Vélez el Premio “Cortes de Cádiz a la Libertad”. Como colofón de su extraordinaria gira de amistad –mercado, se reunirá a manteles en los refinados clubes de conspiración económica con los magnates empresarios españoles, alucinados  por siempre con la rica orografía de Colombia, sempiterno “Dorado” codiciado,  y  la robustez productiva de los brazos “esclavos” colombianos. Excelentes lugares para programar entre bastidores una nueva subasta de  territorios y bienes colombianos, de la que nuevamente obtendrán y compartirán  jugosos beneficios los  indomeñables “conquistadores” hispanos de acá y los criollos cipayos de ultramar, acullá. Suculento banquete , que contribuirá generosamente a hacer más ligera la crisis económica del reino español a expensas del  menor desarrollo y de la soberanía recortada del país latinoamericano humillado. 

 

Uribe arribará a Madrid el martes 28 “en visita oficial”, donde habrá de reunirse con los Gerentes oficiales de las instituciones públicas y privadas españolas, encubridoras y cómplices de su tenebroso sistema de gobierno. Lleva repleta su agenda de actividad exterior: Palacio gubernamental de la Moncloa, Palacio real de la Zarzuela, palacio de las otras Cortes o del Congreso de los Diputados, y en la que no faltarán los agasajos interesados de la real burguesía española.  Seguir leyendo «Acerca de Uribe Vélez, del premio “Cortes de Cádiz: a la Libertad”, o del Galardón de la Infamia”»