Los diecisiete años que empobrecieron a Nicaragua

Orlando Núñez Soto

Entre 1990 y 2006 gobiernan Nicaragua tres regímenes políticos de corte neoliberal, el de Violeta Barrios de Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños. 17 años de contrarrevolución neoliberal en el que los gobiernos facilitaron a la empresa privada extranjera desmantelar el Estado, saquear a la nación y empobrecer a su población. Los mecanismos utilizados fueron el desmontaje del fisco, la privatización de las empresas y servicios públicos, el endeudamiento del país y la corrupción de sus funcionarios, el desempleo de los trabajadores y la descapitalización de los productores.

Desmantelamiento y regresividad fiscal

Lo primero que hicieron fue desmantelar la protección arancelaria, eliminando los impuestos a la importación de mercancías competitivas con la producción nacional, lo que dejó desamparado a nuestros productores, beneficiando por supuesto a los importadores y sobre todo a las empresas estadounidenses y europeas que pudieron invadir nuestra economía con mercancías desgravadas.

Si hasta 1990 el promedio de imposición arancelaria era de 50%, al final del período neoliberal dicho porcentaje había bajado a 5%. Las actividades que más sufrieron fueron las alimentarias y artesanales. Nicaragua comenzó a ser invadida de alimentos, muebles o zapatos y nuestros productores comenzaron a resentir fuertemente dicha competencia.

A su vez a las grandes corporaciones transnacionales se les exoneró de todo tipo de impuestos: impuesto sobre la renta, impuesto sobre bienes inmuebles, impuesto al valor agregado, etc., etc. Esta situación, unida a otras facilidades, contribuyó incluso a la quiebra de muchos productores y empresas nacionales que fueron sustituidas por empresas extranjeras.

Se calcula que el fisco dejó de percibir cada año 500 millones de dólares por exenciones y exoneraciones impositivas y por reducción de los aranceles externos. Las corporaciones extranjeras se enriquecieron y Nicaragua entera se empobreció.

Es así que Nicaragua tiene la tributación más regresiva del mundo, pues el sector privado apenas paga el 10% de nuestras recaudaciones, mientras que el pueblo aporte el 90% del presupuesto fiscal de la república.

Privatización, endeudamiento y corrupción

Alrededor de 400 empresas del Estado se vendieron a precio de guate mojado, incluyendo los bancos estatales, como el Banco Nacional de Desarrollo, el Banco Popular, entre otros.

Muchas de estas empresas habían sido confiscadas a los somocistas y a los enclaves extranjeros: empresas de comunicación, energéticas, mineras, ganaderas, algodoneras, tabacaleras, cafetaleras, arroceras, cañeras, industriales y comerciales. La privatización de estas empresas, benefició a los dueños a quienes posteriormente se les indemnizó sumas millonarias pagadas por el presupuesto nacional, lo que comenzó a agrandar la deuda interna del país.

Se calcula que el patrimonio público perdió alrededor de 1.000 millones de dólares por haber vendido con facturas subvaluadas las cuatrocientas empresas, tanto las empresas de la Corporación Nacional del Pueblo (CORNAP) como las empresas públicas nacionales, sin contar con las ganancias que el Estado ha dejado de percibir.

Asimismo, estos gobiernos privatizaron los servicios públicos como la educación, la salud, el servicio eléctrico, la telefonía, el agua, entre otros. Inmediatamente, por supuesto, las tarifas de estos servicios comenzaron a aumentar para la población.

La privatización de las empresas productivas y comerciales del Estado, la quiebra de las empresas nacionales y de los bancos privados, generó una gran corrupción donde participaron empresarios extranjeros, empresarios nicaragüenses y funcionarios de gobierno.

El mecanismo más usado fue el siguiente: en un primer momento el gobierno le vendía a funcionarios tales empresas a precios muy inferiores a los precios en libros o a los precios de mercado, meses después los primeros compradores las revendían a empresarios extranjeros a mayores precios, con una diferencia de decenas de millones de dólares por encima del precio inicial, como fue el caso de las empresas de telecomunicación y electrificación, hoy en manos de Movistar y Unión Fenosa. Otras veces se vendían tales empresas directamente a los empresarios extranjeros a precios ridículos comparados con su precio real, siendo emblemático el caso del balneario de Montelimar, hoy en manos de Barceló.

Aunque la corrupción más conocida fue la entrega y venta de bonos y certificados estatales a los empresarios somocistas confiscados y a los banqueros. A los primeros se les entregaron Bonos de Pago por Indemnización (BPI), a los segundos se les vendieron Certificados Negociables de indemnización (CENIS).

Los especialistas e instituciones gubernamentales calculan que por concepto de venta subvaluada de las empresas públicas, BPI y CENIS, el Estado nicaragüense perdió y sigue perdiendo, pues se sigue pagando una cuantiosa deuda interna. Solamente por concepto de bonos a los confiscados somocistas se deben 817 millones de dólares y por bonos a los banqueros se deben 365 millones de dólares, en total más de 1,000 millones de dólares que el Estado le debe a la oligarquía por haberle vendido ventajosamente empresas y bonos.

Mientras el campo socialista nos condonaba cerca de 5,000 millones de dólares, por concepto de deuda externa concedida a la revolución, los gobiernos oligarcas nos endeudaban con 3,000 millones de dólares aproximadamente, por concepto de deuda interna contraída con ellos mismos en forma ventajosa.

Desempleo masivo, descapitalización y migración

En cuanto llegaron al poder, los gobiernos neoliberales comenzaron a despedir a cientos de miles de asalariados. Lo primero que hicieron en este sentido fue despedir a 90.000 personas de las fuerzas armadas que vivían de su salario.

Inmediatamente después despidieron a 50.000 trabajadores de las empresas de las corporaciones estatales, pues tenían que entregarlas libres de sindicatos y prestaciones sociales a los antiguos dueños antes de privatizarlas. De los ministerios despidieron a más de 30,000 empleados, entre ellos a 11, 000 maestros.

Pero el desempleo más masivo se generó en el seno del campesinado y del artesanado, al cortarles el crédito a los pequeños productores del campo y la ciudad. Recordemos que Nicaragua es un país donde los cuenta-propistas son la mayoría de la población laboral. Más de 500.000 campesinos y artesanos se convirtieron de la noche a la mañana en desempleados, semi-empleados o precaristas. Debido a esta situación, muchos campesinos emigraron a la ciudad, otros tantos emigraron a Costa Rica y Estados Unidos. Se calcula que en estos 17 años, el número de nicaragüenses que migraron al exterior por razones económicas fue mucho mayor que durante la guerra de los años 80.

En síntesis, en estos 17 años, los ingresos del Estado disminuyeron, los gastos del Estado se destinaron a pagar servicios de la deuda interna, lo que disminuyó grandemente el monto de los servicios de educación, salud, electrificación, agua, carreteras y caminos, crédito a los campesinos. El resultado de toda esta situación se refleja en la precipitación abrupta del Indice de Desarrollo Humano de Nicaragua, el que descendió del escalón 60 en que lo dejó el gobierno sandinista (1990), al escalón 112 en que lo dejaron los gobiernos neoliberales (2006).

Radio La Primerísima

La crisis financiera: Dinero y Especulación Financiera (Descargar Libro)

Juan Torres López

 

gana-la-banca

La crisis que estamos viviendo es la más seria del último siglo. El capitalismo basura de la especulación financiera ha hecho saltar por los aires el empleo y la estabilidad macroeconómica.

 

INTRODUCCIÓN

 

La crisis que estamos viviendo es la más seria del último siglo. El capitalismo basura de la especulación financiera generalizada ha hecho saltar por los aires el empleo y la estabilidad macroeconómica, ya de por sí precarios en los últimos años de predominio neoliberal. Los dirigentes políticos no tienen alternativas, los banqueros (verdaderos y directos causantes de la crisis) tratan de evadir sus responsabilidades mientras utilizan las billonarias ayudas que reciben de los estados para sanear en la medida en que pueden sus balances. Los ciudadanos asisten perplejos al aumento vertiginoso del desempleo, a las quiebras de empresas y al incremento de la deuda.

 

Y, mientras tanto, las izquierdas permanecen prácticamente ausentes. Unas, silenciosas por torpeza o complicidad. Otras, silenciadas porque no han sido capaces de empoderar a los ciudadanos. Y todas, divididas, confusas y sin ser capaces de tomar con firmeza la iniciativa para informar, formar y movilizar a los millones de personas que cargan los efectos de la crisis sobre sus espaldas. Esto ocurre en gran parte porque las izquierdas han descuidado en los últimos decenios la práctica unitaria y la formación y el diseño de alternativas capaces de aglutinar a los movimientos sociales, a las organizaciones, sindicatos, partidos y personas individuales en una gran oleada de rebeldía y respuesta al neoliberalismo.

 

Los perjudicados de todo esto son los millones de trabajadores y desempleados, mujeres y hombres desamparados que, sin representación político social y fragmentados, no pueden enfrentar al dominio neoliberal más que su resignación, frustración y sufrimiento.

 

La tarea que tienen por delante las izquierdas no es poca ni fácil. Pero si hay algo que está claro es que hay que empezar por analizar con rigor la situación, por denunciar sin descanso lo que está ocurriendo y por ofrecer a la sociedad alternativas que se puedan tocar con la mano, que no solo sean cantinelas ni el recurso al viejo nominalismo que a nada conduce.

 

Esta última convicción es la que nos ha llevado a participar en docenas de charlas, seminarios de formación y reuniones de todo tipo en los últimos meses. Tenemos la seguridad de que la crisis económica que estamos sufriendo es un hito histórico que la izquierda debería aprovechar para mostrar a los ciudadanos que la acumulación que es capaz de generar el capitalismo no es sino un gran fiasco, un fraude, una vía sin retorno, un callejón sin salida, una quimera que lleva justamente a donde estamos, a la debacle financiera y a la crisis global.

 

En estos momentos en que la especulación financiera ha abierto las carnes del capitalismo, las organizaciones de la izquierda, de todas sus sensibilidades y corrientes, deberían convertirse en redes globales de denuncia y sus militantes y afiliados en los granos de arena que fuesen mostrando por doquier lo que está pasando, que enseñaran a los ciudadanos lo que han hecho los bancos con su dinero, el apoyo que los bancos centrales y los gobiernos han prestado a los especuladores multimillonarios que han provocado la crisis y, en fin, que le ofrecieran las medidas alternativas que hay que tomar sin dilación para evitar que todo se vaya derrumbando poco a poco.

 

Este pequeño libro es una modesta contribución a esta denuncia. No podemos ir a más sitios a explicar lo que está ocurriendo y creemos que lo oportuno era proporcionar esta guía para entender y explicar la crisis.

Tomado de: http://www.archivochile.com/

Descargar Libro:  La crisis financiera. Guía para entenderla y explicarla

Una breve mirada al continente africano

Txente Rekondo

africa-mapa

La actual crisis mundial también tendrá consecuencias en África, tal vez no sea una réplica mimética de los que acontece en el mal llamado primer mundo

África, el continente olvidado, expoliado, afronta el 2009 inmerso en la gran complejidad que ya ha observado en años y décadas precedentes. Crisis de todo tipo, alimenticia, humanitaria, económica; violentos enfrentamientos, guerras; golpes de estado… han convivido durante estos meses con procesos electorales, recambios de dirigentes o reformas políticas.

Durante el 2008 hemos asistido a elecciones marcadas por la violencia, a conflictos que más allá de los costes humanos, sociales o económicos han aportado su granito de inestabilidad a países o regiones, o a la intervención de actores ajenos al continente africano que desembarcan en el mismo para explotar sus recursos y aumentar sus propios beneficios.

No es sencillo analizar una situación tan diversa y compleja en base a parámetros preconcebidos o con la aplicación de una o dos claves analíticas. Los factores políticos, económicos y culturales se suelen entrelazar para poder acceder mejor a la situación que se vive en el continente.

Algunos factores que nos pueden ayudar a entender mejor las raíces de los conflictos serían los siguientes. En primer lugar encontramos lo que algunos analistas han definido como ‘violencia negra, raíces blancas’, en un claro intento en señalar la responsabilidad de las antiguas potencias coloniales en el desarrollo posterior del continente africano. El poder colonial destruyó los antiguos métodos tradicionales para la resolución de conflictos, así como buena parte de las instituciones políticas tradicionales. Junto a ello, los colonialistas fallaron estrepitosamente a la hora de crear un estado ‘efectivo’, una situación que dará lugar a los posteriores ‘estados fallidos’ que se suceden por buena parte de África.

Unido a lo anterior está la demarcación de fronteras, obedeciendo a intereses coloniales y ajenos totalmente alas realidades concretas de los pueblos de África. Antes de la llegada colonialista, los territorios africanos no estaban marcados en base a esa virtualidad que otorgará posteriormente el dominio colonial, que impondrá fronteras rígidas, encerrando dentro de ellas a grupos que no tenían relaciones entre ellos, y separando al mismo tiempo a otros que siempre habían vivido juntos.

Junto a ello, el colonialismo supo dividir aún más las sociedades, dejando como legado histórico una clara marginación política y económica de algunos grupos o de algunas regiones, aprovechando el papel de una élite política local dispuesta a aprovecharse también de las migajas que en un primer momento le aseguraba el colonialismo, y que posteriormente será un importante lastre en el periodo postcolonial Seguir leyendo «Una breve mirada al continente africano»

«Yo, Picasso»: genio y chamán

El «Guernica»— ese extracto de universo sin palomas El «Guernica»— ese extracto de sangre, rebeldía y llanto

pablo-picasso

«Yo, Picasso» era su frase favorita. Fue un desesperado por la vida y la arrasó. No tuvo límites. Ni para crear, ni para doblegar. Ni para beberse el arte, el alcohol y los burdeles; ni para encerrarse en silencio, para crear. El 8 de este abril se cumplen los treinta y seis años de su adiós (¿A Dios?). Hoy grita, gime, increpa y resiste desde el «Guernica», su obra maestra. Desde ese cuadro que es historia, que escribió la Historia, y que es emblema de libertad, «Yo, Picasso» sigue alertando a los inocentes de la Tierra. En el corazón de este mundo trémulo, su clamor pictórico y vital tiene hoy, aún más entidad.

Niño prodigio y superdotado; comunista y pacifista, o burgués. Tierno y cruel; amigo y traidor… aquella vez. Aunque ardió en su fuego, salió siempre ileso, él. Calcinaba a los otros. A las otras. Las mujeres eran sus diosas, pero también, «frazadas para limpiar pisos» y «máquinas para sufrir». Sus ojos desorbitaban destinos. Lo rodeó la muerte y lo abrazó la vida, hasta los 91, cuando nos dejó. ¿Quién fue: Eros o Tánatos?

Fue un chamán, un genio; el mayor artista del siglo XX y hasta ahora sin parangón. Pintor, escultor, grabador, dibujante, su obra fue decisiva para el desarrollo del arte, incluso para el diseño gráfico, la ilustración y el cómic. Ganó un dinero incalculable; mientras otros artistas morían de hambre, él vivía en castillos y, cuando sus obras los desbordaban, no los vendía: compraba otros.

Se declaraba pacifista y fue miembro del Partido Comunista Francés, hasta su adiós. Pero si bien la obra del Picasso de los 20 años, refleja el desconsuelo de los excomulgados de la humanidad, el de los cuerpos abismados, y el de los ciegos, después nunca mostró explícitamente un compromiso con el dolor universal. Hasta que el demonio nazi aliado a ese otro amo de los infiernos —el Generalísimo español Francisco Franco— se encaramó en pájaros asesinos. Pájaros-aviones que bombardearon la ciudad vasca de Guernica el 26 de abril de 1937, y la muerte puso huevos en la herida. ¡Oh ruiseñor de sus venas! (García Lorca) Seguir leyendo ««Yo, Picasso»: genio y chamán»

Obama y Latinoamérica: definición en El Caribe

Jorge Gómez Barata 

Aunque pueden ocurrir otros desplazamientos, en la crítica temprana a Obama, la izquierda maximalista puede coincidir con la derecha norteamericana. No sería la primera vez en que, sin quererlo, los extremos se tocan.

En el primer caso, como es típico de los gobiernos norteamericanos, los señalamientos de la izquierda serán desoídos, cosa que la administración no puede hacer frente a las poderosas fuerzas internas de la derecha bipartidista con presencia e influencia en el Congreso, la prensa y la sociedad y que cuentan con importantes grupos, espacios y formas de presión.

Respecto a América Latina, el delicado equilibrio que implica a cada una de las partes será sometido a escrutinio durante el próximo mes de abril cuando en Puerto España, capital de Trinidad y Tobago, se reúna la VII Cumbre de las Américas.

En julio de 1991, en el contexto de la situación internacional creada al calor de la caída del socialismo real y la desaparición de la Unión Soviética, acompañada de un retroceso de la diplomacia tercermundista que, al igual que otros espacios multilaterales, había perdido influencia, convocada por México se reunió en Guadalajara la Primera Cumbre Iberoamericana en la que participaron todos los jefes de Estado y gobierno de América Latina, así como los presidentes de Portugal y España, incluyendo a los monarcas de este último país. Seguir leyendo «Obama y Latinoamérica: definición en El Caribe»

Manifestación en Barcelona contra Bolonia y la represión policial

 

represionmossosbcn190309sd_xz 

Entre cánticos, euforia y sensación de triunfo, tanto estudiantes como no-estudiantes han dado, durante tres horas, una lección de creatividad, de democracia y de dignidad.

 

He llegado al Centro de Barcelona del trabajo y me he dado cuenta de que eran casi las ocho. Se me hacía tarde para la manifestación. He pasado un momento por casa para dejar las cosas y coger la cámara y he empezado a andar rápido hacia Plaça Universitat. De camino hacía allí he visto las calles llenas de Mossos. El Portal de l’Àngel, las calles que rodean Plaça Catalunya, la calle Pelayo… mientras esperaba ante un semáforo para cruzar, oía como una señora de unos setenta años conversaba con un mosso d’esquadra y le decía que los estudiantes no son lo suficientemente maduros como para entender nada. El mosso asentía y la mujer seguía hablando. Yo la oía y me iba preguntando qué iba a pasar esta noche. Me he cruzado con unos chicos jóvenes que iban riéndose mientras decían que todo el mundo “iba a recibir esta noche”. A mí en realidad en ese momento lo que más miedo me daba era encontrarme una Plaça Universitat vacía. Me preocupaba que, ante la incertidumbre respecto al cariz que iba a tomar la manifestación, hubiese gente que hubiera decidido quedarse en casa. Que dejaran a los estudiantes solos. Que dejaran a la lucha coja.

Al acercarme a la plaza y poder vislumbrar el gentío, he sonreído y me he relajado. Si el miércoles pasado estaba llena, hoy la gente no cabía en ella y ocupaba las calles que la rodean. En la cabeza de la manifestación se había colocado a profesores, que anunciaban que “Bolonya es futuro caduco”. Los fotógrafos invadían la parte izquierda de la plaza, las televisiones y las radios se colocaban para retransmitir la manifestación en directo, la gente se preparaba para recorrer una noche que no se sabía cómo iba a acabar.

Una de las preocupaciones que había era que se iba a intentar bajar por las Ramblas hacia Plaça Sant Jaume a pesar de las prohibiciones. Éste era uno de los primeros detonantes que podían derivar en violencia y represión. Sin embargo, sobre las 20:15 ha empezado a correr el rumor de que el trayecto de la manifestación había cambiado. Y efectivamente, en un dribbling a los dispositivos de seguridad y represión que ya estaban instalados por toda la zona, lo que era la cola de la manifestación se ha convertido súbitamente en la cabeza y lentamente hemos empezado a alejarnos del Centro intentando entrar en Ronda Sant Antoni. Al encontrarnos con la barrera policial, la manifestación ha girado a la derecha y hemos empezado a subir por la calle Aribau.

A partir de ahí, l’Eixample ha sido nuestro. Mientras recorríamos Diputación y virábamos por Calabria, docenas de vecinos se asomaban a sus balcones contemplando nuestro avance, el de más de diez mil personas gritando “llibertat d’expressió, policia no!” y “Què direm, què direm? no a Bolonya, no a Bolonya! Què farem, què farem? lluitarem, lluitarem!” y nos aplaudían, mostraban pancartas, nos tiraban flores o improvisaban caceroladas en señal de apoyo. La improvisación de la ruta ha derivado en sorpresa y confusión. El tráfico ha estado cortado durante horas, los mossos no sabían donde ponerse, los helicópteros intentaban en vano predecir nuestro siguiente paso. La preocupación por el cariz de la manifestación ha ido convirtiéndose en euforia, y los coros contra Bolonya, contra la crisis y contra el gobierno burgués en Catalunya han ido aumentando. Las estudiantes y no-estudiantes alzaban sus flores y libros como armas. La sensación de estar tomando las calles, de estar tomando la ciudad se ha ido incrementando a medida que nos acercábamos al Barrio de Sants. La sede de Esquerra Republicana ha sido rociada de pintura roja como denuncia a la mercantilización que este partido, que este gobierno, quieren hacer de la educación pública. Hoy Barcelona ha vibrado.

Esta mañana los medios de comunicación acusaban a los estudiantes barceloneses de querer desafiar a los Mossos con esta manifestación ilegal. Y, aunque por razones distintas a las que diarios como la Razón argüían, lo de hoy ha sido un desafío: a la obsesión del govern por querer controlar y encorsetar a las luchas, a la caracterización de los estudiantes como provocadores, criminales o terroristas, a la criminalización de los movimientos sociales en general, a un sistema político-económico que arrasa, destruye, margina, tortura, mata. Entre cánticos, euforia y sensación de triunfo, tanto estudiantes como no-estudiantes han dado, durante tres horas, una lección de creatividad, de democracia y de dignidad.  Los estudiantes mostrando que, a pesar de las porras y acoso, la lucha no se ha acabado. El resto por estar ahí, por acompañar, por hacerse la lucha suya. Hoy Barcelona ha hablado.

Justo antes de entrar por la Avenida Roma ha llegado un compa de IA de Bilbao explicando que ha bajado de Euskadi porque tenía que estar en Barcelona en un día como éste. Nos contaba que había tenido que andar veinte minutos para llegar de la cabecera de la mani hasta donde estábamos nosotros. Si te subías a las vallas podías ver una marea de gente sin principio ni fin. Después de pasar por la Plaça de Sants y al llegar a una enanísima Plaça Osca donde no cabían ni la mitad de los manifestantes, se han leído manifiestos, han hablado estudiantes, profesores, se ha advertido de la presencia de los polis de paisano y se ha felicitado a todo el mundo por el éxito de la protesta. Un compañero sindicalista andaluz ha cerrado la rueda de intervenciones expresando su orgullo por lo que había visto hoy en Barcelona y compartiendo que “las calles que hemos recorrido hoy nunca encontraron tanta dignidad”. “Estoy convencido” ha gritado “que los jóvenes que tengo delante son los jóvenes que pueden cambiar este puñetero mundo!”

Independientemente de la lectura política auto-indulgente y demagógica que seguro hará mañana el govern d’entesa de la ausencia de violencia en la protesta, hoy el movimiento estudiantil y la izquierda (la de verdad) ha vencido.  Y la victoria de hoy nos da mucha fuerza para seguir luchando: “Se va a acabar, se va acabar, se va a acabar la paz social!”.

 

El sábado más.

 

 

Más fotografías en

http://intersecciones.wordpress.com

 

 

 

El G-7 ya no es el mundo. ¿Hacia la década pérdida?

Leonel Carranco Guerra

 

 

En las discusiones actuales acerca de cómo salir de la crisis en donde se juntan primero el G-7 y luego el G-20 se plantea temas relevantes como el de cómo llegar a un nuevo sistema financiero internacional así como también una posible nueva arquitectura. Otro de los temas es la coordinación de las políticas e incentivos económicos entre los países para reactivar la dinámica de crecimiento de la economía mundial. Pero nadie ha tocado en las discusiones el problema de las altas tasas de endeudamiento con respecto del PIB de los países miembros del G-7, las cuales en montos absolutos o en términos relativos son mucho mas altos que en el tiempo de la crisis de la deuda que vivieron los países latinoamericanos.

Es necesario decir que algunos miembros del G-7 (Canadá, Estados Unidos, Japón, Italia, Alemania, Inglaterra y Francia) ya no deberían estar en este grupo ya que han sido rebasados si es que medimos su posición (ver cuadro 1),  en PIB en Poder de Paridad de Compra (PPP por su siglas en inglés) Italia, Canadá y Francia han sido desplazados y por ellos han entrado China, India y Rusia. Sin duda vemos el ascenso del BRIC (Rusia, India y China) solo falta Brasil el cual se encuentra en novena posición después de Francia con una diferencia en su PIB-PPP de 67 mil millones de dólares pero recordemos que la perspectiva de crecimiento en el 2009 de Francia según el FMI es de -1.9 mientras que para Brasil es de 1.8, eso le permitiría a Brasil en este año rebasar a Francia. Con seguridad podemos proyectar que Brasil entrara para el año 2010 al G-7 (sino es que en este año), y que Inglaterra desaparecerá de la lista del G-7 medido por su PIB en PPP.

Cuadro 1.- El G-7 en PIB-PPP, 2008

Estados Unidos

14.58

China

7.8

Japón

4.49

India

3.32

Alemania

2.86

Inglaterra

2.28

Rusia

2.23

Fuente: CIA


Lo sorprendente de esto es que el G-7 político (así nombrado por que algunos de sus miembros ya no deberían estar ahí) sigue pensando que ellos son el mundo y que a partir de ellos se dictaminara la receta a seguir por los demás países. Piensan que estos fungen el puesto que tuvieron en los 70´, 80’ y 90’, en donde ellos eran los que siempre se juntaban para solucionar los problemas de los países en vías de desarrollo cuando estos entraban en crisis (recuérdese: la deuda de la crisis de los 80’s en países latinoamericanos, las crisis financieras en México, Brasil, Asia, Rusia, Brasil y Argentina.). Pero la posición actual del G-7 político es que ellos ya no son el mundo, y que estos tendrán que negociar las nuevas reformas del orden internacional económico-financiero.

El problema de la deuda de los países ricos, elemento que aun no se discute con importancia, es algo en lo que debemos comenzar a discutir ya que esta deuda aunado a la mantenimiento de reservas internacionales son dos indicadores importantes para poder reflexionar acerca de cómo se va a construir las nuevas correlaciones de fuerzas financieras entre los países, no es lo mismo tener cash que deber dinero, además acordémonos que en la actual coyuntura “el dinero es el rey”, es decir aquellos que tengan gran liquidez tienen un gran peso dentro de las negociaciones en la construcción del nuevo sistema financiero internacional.

Es mas si tomamos a los primeros 27 países del mundo medido en PIB-PPP, y lo mensuramos a partir de tres variables, que serían el PIB-PPP, Deuda y Reservas Internacionales tendríamos una diferente posición de los países (ver cuadro 2). El indicador sería el PIB por Descuento de Deuda Externa (PIB-DDE) que seria igual a:

PIB-DDE= Coef DER / PIB-PPP

En donde  Coef DER (Coeficiente de Deuda Externa-Reservas), es la relación de Deuda Externa entre las Reservas Internacionales.

Cuadro 2.- Posición de los países mesurado en PIB-DDE, 2008

1

China

0.02648606

 

15

Polonia

3.93417834

2

India

0.17910714

 

16

Taiwán

4.65572774

3

Irán

0.26224924

 

17

Argentina

5.04627302

4

Japón

0.3485129

 

18

Italia

5.65924914

5

Rusia

0.54399158

 

19

Singapur

6.02345775

6

Brasil

0.58893697

 

20

Alemania

11.5120098

7

Corea del Sur

0.82417293

 

21

Estados Unidos

12.1487717

8

Tailandia

1.06927817

 

22

Canadá

13.8112286

9

México

1.24827587

 

23

Francia

18.1186524

10

Corea del Sur

1.47977549

 

24

Australia

48.5848829

11

Sudáfrica

2.33471975

 

25

Inglaterra

80.0234633

12

Indonesia

2.97552065

 

26

España

84.1093707

13

Arabia Saudita

3.69344414

 

27

Holanda

136.408567

14

Turquía

3.81726232

 

 

 

 

Elaboración propia con datos de la CIA


Este indicador muestra la posición de un país que tiene frente a su deuda externa a partir de sus reservas con relación a su PIB en PPP mientas mas pequeño sea el indicador hace referencia a una mejor posición del país. (Ver cuadro 2). Si bien es cierto que la deuda la tenemos que dividir a los plazos en que esta contratada para hacer un mejor análisis; pero es interesante ver a este como un indicador mas que nos permite en primera, ver la vulnerabilidad de los países ante su deuda hoy mas que nunca frente a la crisis que estamos viviendo, y en segundo dar un elemento mas para poder dilucidar el despliegue de la lógica y correlación de fuerzas en la negociaciones actuales para crear el nuevo sistema financiero-económico mundial.

El mundo esta montado sobre un sistema organizado por el gran acreedor que era Estados Unidos y consolidado por los países que integran el G-7 político, por eso, entre otras cosas, el sistema esta quebrado por que no representa la nueva correlación de fuerzas económicas-financieras, es decir el sistema no responde a la realidad actual, ni el sistema ni la teoría.

Lo que tenemos es que los miembros del el G-7 son los mas endeudados del mundo en términos absolutos y relativos a su PIB, mantienen un sobreendeudamiento que podría llevar aun segundo capitulo de la actual crisis que vivimos, si esta deuda comienza a manejarse mal como por ejemplo la acción de la Fed de Estados Unidos de comprar bonos de largo plazo del Tesoro, y no olvidemos también los casos de Inglaterra y Japón que han anunciado el mismo día que la Fed, el usar mecanismos similares para la compra de bonos soberanos por parte de su banca central. Lo que esta pasando es que ellos quieren tapar un agujero pero están provocando otro que puede ser la próxima crisis a partir de la deuda del G-7 político; Es la política “hoy arreglamos y mañana veremos”, el problema es que ni están arreglando lo de hoy pero si están acumulando un gran problema para el futuro, ¡están hipotecando el futuro de sus ciudadanos y del mundo entero! Lo que es importante es comenzar a pensar como encontrar la forma para que los demás que no provocamos la crisis no paguemos al último la factura de la crisis y recuperación de los Países Ricos Altamente Endeudados (HIRC por sus siglas en inglés, nombre acuñado por Oscar Ugarteche 2009). Aunado a esto es necesario comenzar a crear el grupo tenedor de la deuda de los HIRC, a semejanza del Club de París.

Como vemos en el cuadro 3, existe una tasa de endeudamiento y sobreendeudamiento externos y públicos en términos relativos al PIB del G-7 político en relación con aquellos que mantienen grandes reservas internacionales. Para el caso de Inglaterra su deuda externa es 458.53% calculada para el año 2008, para Estados Unidos es del 93.42%, Alemania 156.79%, esto nos hace recordar América latina de los 80’, la gran diferencia es que la magnitud de la  deuda externa nominal del G-7 político en el 2008 es de 78.78 veces mas grande que la deuda total –reitero deuda total-   de los países de América latina en 1987, que sumaba la cantidad de 446.12 mil millones de dólares[1](siendo esta la cifra mas alta que obtuvo América Latina) esta es 28.02 veces mas pequeña comparada tan solo con la deuda externa de Estados Unidos, con la de Inglaterra es de 23.42 veces menor, Alemania 10.06 etc.

Por último hay que preguntarnos, en primera ¿si es que actualmente se esta consolidando las bases para poder vislumbrar una crisis de deuda por parte de los HIRC? Y con ello ¿una “década pérdida de los HIRC al estilo de América latina en los años 80’?  Y en segunda ¿Cuál es la posición negociadora del G-7, conociendo  su alta tasa de endeudamiento,  frente aquellos que tienen las grandes reservas monetarias del mundo?

Cuadro 3: Indicadores del G-7 político con el G-7 de reservas internacionales

 

Reservas Internacionales (mmd)

Perspectivas de Crecimiento 2009 (%)

PIB (PPP) (bdd)

% Deuda pública/PIB

Deuda Externa/PIB (%)

G-7 político

 

 

 

 

 

Estados Unidos

70.57

-1,6

14.58

74.09

93.42

Canadá

41.08

-1,2

1.34

62.30

56.74

Inglaterra*

57.30

-2,8

2.28

47.20

458.53

Alemania

136.20

-2,5

2.86

62.60

156.79

Francia

115.70

-1,9

2.10

64.40

209.63

Italia

104.00

-2,1

1.80

103.70

58.86

Japón

954.10

-2,6

4.49

170.40

33.25

G-7

1478.95

 

 

 

 

G-7 de las reservas

 

 

 

 

 

China

2033.00

6.70

7.80

15.70

5.38

Brasil

197.40

1.80

2.03

40.70

11.63

Rusia

435.40

-0.70

2.23

6.80

23.69

India

274.20

5.10

3.32

59.00

4.91

Taiwán

280.90

0.89

0.76

28.20

13.08

Corea del Sur

231.20

0.70

1.31

27.20

19.05

Singapur

170.10

-2.50

0.24

92.60

10.25

G-7 de las reservas

3622.20

 

 

 

 

Fuente: Banco Centrales, FMI (reporte del enero del 2009), Departamento del Tesoro, CIA
*La deuda externa de Inglaterra esta estimada para el 2007
Deuda externa incluye la pública y privada
mmd: Miles de millones de dólares
bdb: billones de dólares

Leonel Carranco Guerra, Observatorio Económico de América Latina



[1] Pérez Sánchez, Alfredo; Deuda Externa de América Latina. Balance de una Década 1980-1990; dirección electrónica  http://revistas.ucm.es/emp/11316985/articulos/CESE9595110243A.PDF, 1995

ALAI net

El retraso social de España

Vicenc Navarro

 

Una de las características del estado del bienestar en España es su subdesarrollo. Según Eurostat, España en el año 2006 (el último año con datos comparables) era el país, después de Portugal, que tenía el gasto social por habitante más bajo de la Unión Europea de los Quince (UE-15), el grupo de países de desarrollo económico semejante al nuestro. En aquel año, el PIB per cápita de España había alcanzado ya a ser el 93% del promedio de la UE-15 y, sin embargo, el gasto público social per capita era sólo el 70% del promedio de la UE-15.

¿A qué se debe este retraso social? Una de las mayores causas es el enorme subdesarrollo social que la España democrática heredó del sistema dictatorial anterior. Cuando el dictador murió, el gasto público social en España era sólo un 14% del PIB, muy inferior al promedio (22%) de los países que más tarde constituirían la UE-15. Ni qué decir tiene que mucho se ha hecho durante los 32 años de democracia. Pero el hecho es que en 2006 –29 años en democracia– continuábamos a la cola de la Europa (UE-15) social. Y es probable que en 2009 continuemos a la cola a pesar de los avances considerables que se han hecho durante el periodo 2004-2009.

De ahí que debamos considerar que existen otras causas, además de la insensibilidad social de la dictadura, que determinan el retraso social de España. Y una de ellas es el enorme poder que las fuerzas conservadoras (la monarquía, la nomenclatura del Estado franquista, el Ejército, la Iglesia, la banca, la patronal, y los medios conservadores) tuvieron en el proceso (erróneamente definido como modélico) de transición de la dictadura a la democracia, que lideraron aquel proceso y dominaron la vida económica y política del periodo democrático. Las enormes movilizaciones populares en el periodo 1975-1978 (España fue el país con mayor número de huelgas en Europa durante aquellos años) fueron determinantes en forzar el fin de la dictadura (el dictador murió en la cama, pero la dictadura murió en la calle), mas no fueron suficientemente fuertes para provocar una ruptura y cambiar las condiciones que permitieron la continuación del dominio político de aquel enorme bloque de poder. Y una de estas condiciones fue la Ley Electoral, cuyos primeros borradores surgieron de la nomenclatura del Estado dictatorial, y que, tras ser modificado fue adoptado, por el Gobierno Suárez en 1978, dando gran dominio a las fuerzas conservadoras, discriminando a las zonas urbanas, a la clase trabajadora y a los partidos de izquierda (tal y como autores de aquel proyecto, como Herrero de Miñón y Calvo Sotelo, reconocieron).

Una consecuencia de ello es que el sistema electoral español es uno de los menos proporcionales y menos representativos de los existentes. Ello explica que aún cuando en todas las elecciones legislativas al Parlamento español (excepto en 1977, 1979 y 2000), el electorado español ha dado muchos más votos a los partidos de izquierdas que a los partidos de derechas, España no ha tenido un Gobierno mayoritario de izquierdas (o apoyado por una mayoría de izquierdas) durante la mayor parte del periodo democrático. Sólo ocurrió durante el periodo 1982-1993; en los otros periodos el partido mayoritario de las izquierdas, el PSOE, se alió con las derechas nacionalistas más que con los partidos a su izquierda, resultado en parte de la enorme discriminación que el sistema electoral ejerce hacia estos partidos y también consecuencia de la enorme presión ejercida por aquel bloque de poder que lideró la transición. Y es ahí donde hay que buscar las causas del subdesarrollo social de España. Es bien conocido que, en general, a mayor fuerza de las izquierdas, mayor desarrollo de los derechos sociales y laborales en un país, y de su estado del bienestar. El mejor indicador de esto es Suecia, donde las izquierdas gobernaron por más tiempo desde la II Guerra Mundial. En aquel país, 32 años (1945-1977) fueron suficientes para convertirse en el país con mayor sensibilidad social del mundo. No así en España. La debilidad de las izquierdas es causa de ello.

El bipartidismo refrendado en la Ley Electoral, continuista del año 1985, ha favorecido al aparato del partido mayoritario dentro de las izquierdas, el PSOE, permitiéndole tener más escaños, pero ha dificultado la implementación de su programa, pues este no se ha podido desarrollar en su totalidad por falta del apoyo parlamentario de las otras izquierdas, apoyo que podría haber tenido si hubiera existido en España un sistema auténticamente proporcional. Por cierto, tal falta de proporcionalidad aparece también en las CCAA como lo muestran las últimas elecciones gallegas, en las que los votos a los partidos de izquierda (PSOE, BNG y EU-IV) fueron 811.641, más que los votos a los partidos de derecha (PP y TEGA), que sumaron 808.153. A pesar de ello, el PP ganó la mayoría de escaños, permitiéndole gobernar.

Pero queda por responder cómo es que este subdesarrollo del estado del bienestar no ha tenido mayor visibilidad política y mediática en España. La razón es que los establishments políticos y mediáticos, constituidos en su mayoría por individuos que pertenecen al 30% de la población de renta superior del país, no quedan afectados por las grandes insuficiencias de los servicios públicos del estado del bienestar. Envían a sus hijos a las escuelas privadas concertadas (que tienen un gasto por alumno superior a las públicas) y, cuando caen enfermos, van a la medicina privada (cuyo tiempo promedio de visita es de 18 minutos; el promedio en la pública es de 8 minutos), o reciben trato preferencial en la pública. De ahí que no sean plenamente conscientes del retraso social en España. Y su poder político y mediático es enorme. Y así estamos.

Vicenç Navarro es Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra

Público